poemaspoetas
Autogiro

Verano

por Basilio Rodríguez y Beatriz Hernanz

 

LA BRISA, LA NOCHE Y TU RECUERDO

La luna en la noche
como la brisa en tu cuerpo.

Infinitos peces azulados
juegan y saltan en la superficie
tapizando una alfombra
de brillantes reflejos.

Un negro espejo que se quiebra
en múltiples astillas plateadas.

Al final de este camino te espero,
apurando el licor de los recuerdos,
mientras pierdo
la escasa cordura que me queda.

(B.R.)

 

VIVO

Una luna de alfanje corta el valle de Morna.

La húmeda niebla envuelve
el asiento trasero del destino.

Una hoguera de almendros
esclarecía el desamor.
El viento se acerca,
como una presencia
infinita.

La carretera serpea en la distancia,
como los cuerpos olvidados que van a dar al mar.

El fósforo de la tarde se dilata en los campos,
y el mar hace creer en otra vida.

Suenan, a lo lejos,
los tambores de la playa,
una pavana ausente,
el agua desamparada.
Las palabras comen de tu mano,
como gaviotas de fuego,
como úlceras de la madera.

Tañedor de cuerpos,
tu tez se ilumina en la brisa y en la pena,
aldaba de la lluvia.

Pero la isla se cierra, como un amante,
sobre sí misma.
Recordó la noche en que casi perdió la razón.

(B.H.)




Babab
Última actualización: jueves, 30 de noviembre de 2000

Copyright © 1998 Archione Editorial S.L.
Copyright © 1998 Basilio Rodríguez
Copyright © 1998 Beatriz Hernanz
Copyright © 2000 Mañana Es Arte A.C.
Prohibida la reproducción de cualquier parte de este sitio web sin permiso del editor. Todos los derechos reservados.