Autogiro

Asesina

por Luis Miguel Madrid (prólogo y letra) y Lola de Cea (música)

INVENTOS DEL SENTIDO

Hay veces que se inventan canciones para que el sentimiento sea un hueco por donde pasan los amores que van y luego vuelven. Llevan dentro el camino del perdón y por tanto, una vía abierta a la esperanza.

Asesina quizás nació así en el piano de Lola de Cea. La letra quiso interpretarlo del revés y yo no soy quien para enmendar la plana. Los sentidos, igual los recuerdos, entran en las canciones para darles la vida que callamos.

Lola inventa músicas igual que inventa los momentos. La vida y las teclas corren a su alrededor con ojos redondos de ilusión. El tiempo se multiplica como puede para estar a su servicio y de cada tristeza saca ascuas de alegría con las que termina encendiendo otra nueva hoguera.

Sé que edificó estas notas con un cariño desbocado. Que a pesar del espanto inicial de asumir un compromiso que yo acepté por ambos, la tarea fue para ella un grato trasiego por los bordes de la emoción.

Era una canción para José Julián Frontal, un barítono sentimental de ancha tesitura que llegará sin duda donde el aire se despista.

Bueno, pero tengo que escucharle, dijo Lola y después comprobó tonos, ajustó escalas y escuchó la fusión de arias y romanzas sin esfuerzo aparente. Negoció entonces con el tiempo de tal forma que antes de que a mí se me apareciera el primer verso tenía configuradas, no una sino dos melodías para Frontal.

Maravillosas.

Elegí ésta y le llamamos Asesina. A la otra pusimos Pavisosa y Lola dice que es mejor.

Le dimos la canción casi sin horas ni remedio, pero Frontal encontró un respiro entre el Real y La Maestranza para estrenarla en el Teatro de las Aguas. El concierto encontró la magia que detiene los acontecimientos, el encaje de bolillo se disfrazó de música y las arias brotaron en selección de susto: Fauré, Ginestera, Guastavino, Grieg...

A Lola le sudaban las arterias y la emoción de pronto, corría por su flequillo. Cuando le quedaban milímetros de aguante, aparecieron sus notas por los rincones del piano. Frontal sonrió hacia dentro y Asesina cobró vida en medio de otros dioses con contrato indefinido.

Asesina habla de lo perdido sin remedio con el deseo de no recuperar. Con la firmeza del rencor y la amargura del cariño hecho desperdicio no apto siquiera para el contenedor del reciclaje. Para ello, se sirve disponer de tres etapas. Tras la exposición en A, en la B se desarrolla el tema ayudado por una agógica (cambio de tempo) y una dinámica (cambio de intensidad) que comunica el desasosiego, tan sólo templado por lo esperanzador del texto. La última parte supone una vuelta formal con la contundencia de un final sin fin en el continente aunque si en el contenido.

Existe la vida y no la esperanza, por contradecir la burda sabiduría popular. Habla no tanto de fracaso como de amarga decepción que inunda al que dio lo grande a quien nada merecía.

El protagonista (por supuesto, no es autobiográfico) asume el error y busca la miseria para quien le provocó tanta amargura, que es genérica, malintencionada y algo masoquista.

Tiene ese absurdo deseo de matar muriendo con quien le robó la dignidad, que es uno de esos inventos para sufrir que manejan los sentidos.

 

ASESINA

Siempre fui por sus demonios un papel
que gastó todas sus letras para
retenerte.
No hay olvido que te calle
ni haré verso
que no diga
tu nombre.
Sé que no habrá
más amargor
ni soledad
cuando robes mi miedo a huir.

Como un sueño que
olvidó volver
ando por las calles sin
memoria.
Asesina quiero verte
de rodillas como un fraile
arrastrando tus derroches.
Que me mates para siempre
con el miedo de perdernos
como besos en la frente.

Para ti con la locura negocié,
y perdí mil veces cada trato
con la suerte.
No hay caricia sin dolores
ni habrá nube
que no moje
tu nombre.
Si, yo me iré
para firmar
mi perdición
mientras cierro la vida en ti.

 

Para decargar la partitura de "Asesina" pulsar aquí (tamaño del fichero: 1,7 MB). El documento que se obtiene está en formato PDF y, para visualizarlo, es necesario disponer de la aplicación Acrobat Reader que, a su vez, se puede obtener pulsando sobre el icono inferior.

Acrobat Reader




Babab
Última actualización: jueves, 30 de noviembre de 2000

Copyright © 1998 Archione Editorial S.L.
Copyright © 1998 Luis Miguel Madrid
Copyright © 1998 Lola de Cea
Copyright © 2000 Mañana Es Arte A.C.
Prohibida la reproducción de cualquier parte de este sitio web sin permiso del editor. Todos los derechos reservados.