Literatura Narrativa Relato

La 釞忦潛愥帯C饾搻 de 饾懆饾拪饾挃饾拤饾拏 饾檰饾櫀饾櫍饾櫃饾櫈饾櫒饾櫇饾櫀,
de Ahmed Oubali (Parte 3)

TRES

El gerente del hostal mir贸 el reloj y frunci贸 el ce帽o al ver que Nadia no aparec铆a. Sol铆a llegar a las nueve y eran las once. Llam贸 al chalet varias veces, sin respuesta alguna. La joven sal铆a de compras y hac铆a jogging solo en Agadir. Decidi贸 finalmente ir a ver qu茅 pasaba. Toc贸 el timbre. Nada. Trep贸 entonces por la verja y salt贸 al jard铆n. Se acerc贸 a la puerta de cristal, llev贸 la mano a las cejas a guisa de visera para atenuar la luz del sol y lo que pudo ver por el resquicio de la puerta del sal贸n le hel贸 el coraz贸n: dos piernas de mujer sobresal铆an detr谩s del sof谩. Se contuvo, ahogando un grito. A煤n atolondrado, el hombre sali贸 del jard铆n y tom贸 un taxi que lo condujo al puesto de la Gendarmer铆a Real que se hallaba a la entrada del pueblo. All铆 encontr贸 al teniente Sa铆d Bentato, a quien conoc铆a bien, y le relat贸 el macabro descubrimiento. Los gendarmes oficiales y suboficiales ejercen tambi茅n de oficiales de polic铆a judicial. Bentato era un hombre delgado, encorvado, con penetrantes ojos casta帽os que permit铆an traslucir su aguda inteligencia. Sin perder tiempo, avis贸 a la fiscal铆a, pidiendo asistencia cient铆fica y, acompa帽ado de sus asistentes, sali贸 en tromba hacia la escena del crimen, a la que accedi贸 el ayudante m谩s joven forzando la cerradura de la puerta del jard铆n. Entr贸, busc贸 las llaves de la vivienda y abri贸 la puerta principal y la verja, dejando entrar a los gendarmes que se acercaron inmediatamente al cad谩ver. La v铆ctima estaba tumbada en el suelo, boca abajo, desnuda, la expresi贸n convulsa, las piernas abiertas, unas manchas de sangre seca en las nalgas y una enorme herida en el hombro izquierdo. La parte derecha de la cara mostraba una lengua grotescamente hinchada y sobresaliente, y el siniestro brillo del ojo contrastaba con el tono p谩lido del cuerpo. La hab铆an estrangulado y sodomizado. Aquello no era bonito de ver. Bentato, al borde de vomitar, se dirigi贸 a los aseos para contener su malestar.
Mientras tanto, sus dos subalternos procedieron a delimitar y preservar el per铆metro del lugar del crimen, iniciando la inspecci贸n ocular de las distintas partes de la escena, rastreando los indicios y las huellas dejadas por el asesino, y fotografi谩ndolo todo con gran meticulosidad. El oficial ten铆a la cara enrojecida cuando baj贸 de la tercera planta del chalet, donde hab铆a inspeccionado las dem谩s habitaciones, y camin贸 por la espaciosa sala de estar donde Farid Garraf, un joven m茅dico de Tiznit, en per铆odo de pr谩cticas en medicina forense, acababa de examinar el cad谩ver, un primer examen que consist铆a en la obtenci贸n de datos in situ sobre las causas y la hora del fallecimiento de la v铆ctima. Era un individuo esbelto, pelo negro y de peque帽os ojos que indicaban pericia y competencia. Se quit贸 los guantes de l谩tex y estrech贸 la mano del oficial. Ambos intercambiaron palabras de cortes铆a.
鈥擫a v铆ctima muri贸 por asfixia, estrangulada por un poderoso par de manos 鈥攅xplic贸 solemnemente el m茅dico鈥. La pobre no parece haber ofrecido mucha resistencia. La cogieron por sorpresa, y tengo la certeza de que conoc铆a a su verdugo. Una l谩stima que el ojo humano no tuviera el obturador de una c谩mara fotogr谩fica para captar y grabar las im谩genes exteriores.
鈥擫e entiendo 鈥攃arraspe贸 el gendarme, apesadumbrado鈥. 隆Habr铆amos encontrado la foto del asesino en las pupilas de la muerta! 驴Tiene idea de la hora de la muerte?
鈥擯ara determinar la hora de la muerte con la mayor precisi贸n posible, estudiamos el grado de deterioro de los gl贸bulos rojos en una muestra de sangre, y el vaciado g谩strico 鈥攄eclar贸 el pat贸logo, mirando el reloj y alzando luego sus finas cejas鈥. Pero teniendo en cuenta la temperatura del cuerpo, que a煤n no huele a carne podrida, puedo afirmar que el cad谩ver est谩 en fase de rigor mortis y que la v铆ctima muri贸 hace unas doce horas. Durante la autopsia sabremos m谩s sobre la hora de la muerte, la profunda herida que tiene en el hombro y la forma en que fue sodomizada. Les preparar茅 un informe detallado.

Danos tu opini贸n

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende c贸mo se procesan los datos de tus comentarios.