Poesía

Uberto Stabile presenta en Madrid su nuevo libro Afterhours

Uberto Stabile

spacer

Poemas de Afterhours

I.

reside en la inconformidad
de los eternos olvidados,
no permitiré que la publicidad
se apodere de nuestras costumbres.

II.

el acto consciente en el arte
reside en la espontaneidad del deseo,
cuando la hierba se pudra
nosotros seremos el cielo.

III.

son la primera contradicción.

IV.

sé mi libro, librame de escribirte.

V.

la estética es el rito en virtud del cual
la ética se convierte en belleza.

XXI.

pidió el libro de reclamaciones
pero tampoco allí encontró
el teléfono de la mujer
que tanto deseaba.

XLI.

el paraíso no es un lugar
es un estado
por lo tanto no se ocupa
se conquista.

Más poemas de Uberto Stabile

Exigencias de la edad

Dicen que lo último que se pierde es la esperanza,
pero si ya has perdido el sentido del humor,
¿de qué te sirve la esperanza?
Te doblo la edad
duermo la mitad de horas que tu
fumo tres veces más
gano cada día la paciencia que tu pierdes a diario,
y aún piensas que somos almas gemelas.
Después del amor siempre llega el sueño
y mientras tu roncas yo devoro cigarrillos,
tu ansiedad tiene un límite
la mía un final.
Cuando pierdas el sueño
descubrirás que el amor es siempre
otra cosa,
lo que para ti es un mito
para mi es sólo una leyenda.
Es la edad la que no perdona
no admite créditos, devoluciones ni transferencias,
podemos compartir una vida
pero de la muerte nos tendremos que reír a solas.

 

Vidas rebeldes

“Ningún camino de flores conduce a la gloria”
Jean de la Fontaine
Cuando era más joven pensaba que ser libre era ser libre
algo así como no tener obligaciones ni compromisos,
nada por lo que vivir, nada por lo que morir
rebelde sin causas conocidas.
Años más tarde descubrí que alguien
tenía que tirar la basura todas las noche,
porque la vida y la casa empezaban a oler mal,
como huele uno cuando crítica todo cuanto no es.
Años más tarde descubrí entre la basura que tiraba
el dulce aroma de mi propio hogar
tu ropa sucia, mis fotografías
los juguetes viejos de los niños
y esa llave que nunca supe lo que abría,
pero ya había perdido la casa
y tuve que reconstruir la esperanza
mucho más lejos de dónde estaba calculado.
Ahora, cuando cada noche salgo a la calle con mi bolsa de basura
y aprovecho el paseo para encender ese cigarrillo que despierta
los perros del vecindario
y los veo en sus casitas encendidas consumir la vida,
me doy cuenta que en la oscuridad
era más fácil ser libre.

 

Jack Kerouac, Pocahontas y yo

Íbamos Jack Kerouac, Pocahontas y yo
camino del sur en mi vieja furgoneta escuchando
John Lee Hooker en la radio
Despeñaperros pa´ bajo y algo más en el cuerpo
cuando recogimos al estudiante colombiano
haciendo autoestop en la gasolinera de Bailén
con un master en geología y dos piedras de hachís en el bolsillo,
contando historias de Manu Chao y las FARC
y el estado de sitio y una muchacha de Cáceres que le prometió el amor
y se quedó con todos sus travelcheques como recuerdo.
Íbamos, digo, camino del sur desentonando a coro al Camaron
palmeando sobre el salpicadero de la Nissan
creyéndonos libres y soberanos en un país que no reconocemos
ni quiere reconocernos,
cuando vimos la luna sobre la ciudad de Córdoba y suspiramos
como si fuéramos niños de plata en un jardín prohibido,
y nos cogimos de la mano porque en un momento todos fuimos indios
como Pocahontas, Moctezuma y nuestro amigo colombiano,
indios en una reserva de vino, ceniza y hechizos,
y conjuramos al futuro para que nos fuera propicio
y el futuro se nos hizo de pronto irreversible, irreverente, irrevocable.
Y tuvimos que enterrar en una sola noche
a los amigos que habían muerto desbocados, de amor
de velocidad, de locura, de la vida misma que ahora nosotros
en el umbral del siglo reclamamos desde la memoria.
Como pasajeros de un poema sin destino
íbamos Jack Kerouac, Pocahontas y yo
camino del sur encañonando con insolencia
la sien plateada y sospechosa de una Europa limpia
ordenada y preparada para repeler el hambre que nunca
nos dejaron reclamar.

 

Dice Gillespie

Dice Gillespie que la muerte no es lo peor
que no es el dolor la mejor escuela
ni el hambre nos convierte en héroes.
Dice Gillespie
que nos son más fuertes quienes más pueden
que lo son quienes más resisten
quienes de la derrota levantan victorias.
Dice Gillespie
que lo más peligroso no es el peligro
que lo más peligroso es la seguridad
con la que eludimos diariamente el peligro.
Dice Gillespie
que no es un hombre acabado
que es un hombre que está acabando
que nunca el final sustituye al fin,
porque en realidad,
dice Gillespie
que le dijo Parker
que le contó Cortazar
que en lugar de hacer el amor
ya va siendo hora
de que el amor nos haga.

 

Los Impostores

El olvido es la madrugada donde el miedo les hace fuertes
son como amantes inexpertos despidiéndose una y otra vez
sin terminar de pronunciar nunca el definitivo adiós.
Los impostores conocen todas las entradas y salidas de los sueños
todos los rodeos que hay que dar para llegar antes a ninguna parte.
Los impostores se suceden uno tras otro
confundidos entre la niebla y el amor ciego
son el ir y venir de una misma cosa
el plazo de una deuda que no se paga.
Ellos trazan las fronteras de países imaginarios
y juegan a conquistarlos desafiando al miedo.
Son audaces ante la adversidad
y pálidos bajo el fuego.
Ellos siempre andan pisándose los talones
en su loca carrera por no ser advertidos.
Frente a la verdad son invisibles
mudos frente al silencio.
Los impostores nunca tienen el mismo rostro
ni usan palabras que los delaten,
emboscados en sus viejas gabardinas
los impostores pasean al acecho bajo la lluvia.
Dicen venir de lejos
pero son siempre del mismo lugar
sus huellas no perduran
sus manos frías cambian de color
cuando alguien las estrecha.
Los impostores habitan el amor
como se habita una casa vacía,
mienten para sobrevivir
y viven con la incertidumbre atada al cuello.
Los impostores nos engañan con su certeza transparente
nos conducen sin tregua ni descanso
al lugar de siempre.
Los impostores somos nosotros
cuando cerramos los ojos
frente al amor que duele.

 

En todas partes cuecen patrias

Nací en Valencia
de padre italiano y madre gata
he sido charnego en Bacerlona
polaco en La Mancha
y churro en mi ciudad,
me llamaron spagnoleto en Italia
y en la escuela macarroni,
en Andalucía soy “el que habla fino”,
gallego en Cuba y en México gachupín,
en Berlín me tomaron por turco
y en Brasil me hablaban en inglés,
a los rifeños les parezco muy claro
y demasiado moreno a la policía de Miami.
He vivido en dos países, siete ciudades y quince casas
de las que sólo conservo sonrisas
y algunas fotos apulgaradas de amigos y familiares.
Siempre vengo de lejos
y lejos voy
con otra lengua, con otra luz
y la patria en los zapatos
para vergüenza de mis invasores.

 

El beneficio de la duda

No sé si la poesía deba buscar la verdad o la belleza
no creo siquiera en el deber de la poesía
ni creo que la verdad sea finalmente algo hermoso
incluso esto también es verdad.
Ignoro cuantos muertos entran
en una sola raya de coca
en un litro de gasolina
en un cristal tallado
en un telediario
no sé cuantas tumbas sin nombre caben en un desierto
seguro que muchas más que cruces en la calles de Juárez.
No encuentro belleza en las palabras
ni hallo fe en las plegarias
por ello me sigo preguntando
cuantos muertos caben en una oración
en una bandera
en un discurso a la nación
en un olvido.

 

Paisa

oye paisa tu compra algo mi
reló, gafa, goro
bueno, bonito, barato paisa
tu compra algo mi…

pero es que no te enteras…
no quiero nada de ti moreno
ya todo lo tengo,
tus bosques, tus minas, tus piedras
preciosas, tus negras
toda tu piel y sal
y los leones enjaulados
y los bancos de peces,
hasta el color púrpura de áfrica
-el cuerno de la abundancia –
lo tengo yo…

pero oye paisa yo amigo tuyo
yo sólo busca trabajo en españa
sólo compra algo mi
yo hambre, yo no casa
yo amigo paisa, mucho amigo

no negro, tu no amigo mío,
esta no es tu tierra
yo tengo ahora el tiempo
y el fondo monetario internacional
y todas, todas las malditas
organizaciones no gubernamentales
para lavarme la cara y el culo
y venderte como siempre
lo que antes ya era tuyo

oye paisa pero yo siempre bueno con tú
yo gusta barsa y pallea
y mucho toro en sevilla
yo sólo hambre paisa
mucha hambre…

eres tonto negro,
tu nunca amigo mío,
tu hambre me da de comer
tu sed llena mis piscinas
tu mujer calienta mi cama
tus heridas de bala las fabrico yo
yo soy tu virus del sida negro
yo soy el blanco
de todas tus pesadillas.

no paisa no
yo siempre amigo tuyo
yo cuida bien tu familia
yo sólo tener la vida,
mucho querer y amor
y sonrisas
que paisa ya no tiene,
sólo eso paisa, la vida.

 

 

Uberto Stabile (Valencia, España 1959)

Estudió Historia del Arte en la Universidad de Valencia. En los años ’80 dirige el café-librería Cavallers de Neu, la Editorial Malvarrosa y funda la Unión de Escritores del País Valenciano. En la década de los ’90 se traslada a Huelva donde coordina las actividades culturales de la Fundación Juan Ramón Jiménez, crea la tertulia y colección literaria Las Noches del 1900, dirige la Feria del Libro de Huelva y funda la Asociación de Gestores Culturales de Andalucía. Desde 1994 organiza y dirige la revista de poesía y colección Aullido Libros y el Encuentro Internacional de Editores Independientes bajo el nombre de “EDITA”. Funda y dirige en el año 2005 el Encuentro de Escritores Hispano–lusos “Palabra Ibérica” y en 2007 el “Salón del Libro Iberoamericano de Huelva” y el “Foro Iberomaericano sobre Bibliodiversidad”. Actualmente trabaja como director de la Casa de Cultura del Ayuntamiento de Punta Umbría en Huelva.

Ha recibido entre otros el Premio Valencia de Literatura (1987) y el Premio Internacional de Poesía Surcos (1997). Los once libros de poesía que ha editado han sido recopilados bajo el título “Habitación desnuda; poesía 1977/2007” (Ed. Baile del Sol, Tenerife 2008) y sus artículos bajo el título “Entre Candilejas y Barricadas”. Ha sido traducido al inglés, italiano, portugués, búlgado, catalán y francés. Es además autor de la antología “Mujeres en su tinta; poetas españolas en el siglo XXI” (UNAM México 2010) y del libro y documental “Tan lejos de Dios, poesía mexicana en la frontera norte” (UNAM – Editorial Baile del Sol, México/España 2010)

 

Bibliografía:

* En torno a un mar (Poesía) Cuadernos del Mar (Valencia 1980)

* Distrito marítimo (Poesía) Cuadernos del Mar (Valencia 1981)

* El estado de las cosas (Poesía) Editorial Fernando Torres (Valencia 1982)

* Hermosas escenas de la noche (Poesía) Universidad de Valencia (1994)

* Cristina Peri Rossi (Ensayo) Cuadernos Quervo (Valencia 1984)

* Haikú Romano (Poesía) Ed. Victor Orenga (Valencia 1985)

* El pianista del Metropol (Poesía) Editorial Malvarrosa (Valencia 1985)

* De Kategorías (Poesía) Diputación Provincial de Valencia (1988)

* Rendez vous (Poesía) Línea de Sombra (Valencia) 1991

* Las edades del alcohol (Poesía) Diarios de Helena (Elche 1995)

* Guía de Recursos Literarios de la provincia de Huelva (Documentación) Diputación Provincial de Huelva (Huelva 1996)

* Perverso (Poesía) Ayuntamiento de Coria del Río (Sevilla 1997)

* Los días contados (Poesía) Diarios de Helena (Elche 2000)

* Empire Eleison (Poesía) Crecida (Ayamonte 2000)

* Mujeres en su tinta: aproximación a la poesía de género en Huelva (Antología) Fundación Caja Rural del Sur (Huelva 2004)

* Entre candilejas y barricadas (Artículos) Fundación Caja Rural del Sur (Huelva 2006)

* Diccionario Literario de Huelva (Documentación) Diputación Provincial de Huelva (Huelva, 2006)

* Cien días de mayo (Poesía) Editorial Homoscriptum (Monterrey, Nuevo León, México 2006)

* Maldita sea la poesía (Poesía) Editorial Eclipsados (Zaragoza 2007)

* So mais uma vez (Poesía) Editorial Livrododia (Torres Vedras, Portugal, 2007)

* Habitación desnuda (Poesía) Editorial Baile del Sol (Tenerife, 2008)

* La línea de fuego (Poesía) Editorial Brosquil (Elche, 2008)

* Tatuaje (Poesía) Editorial Atemporia (Saltillo, Coahuila, México 2009)

* Mujeres en su tinta: poetas españolas en el Siglo XXI (Antología) UNAM & Editorial Atemporia (Saltillo, Coahuila, México 2009)

* Tan lejos de Dios; poesía mexicana en la frontera norte (Antología) UNAM & Editorial Baile del Sol (Tenerife – México, 2010)

 


Poemas © Uberto Stabile 2013
Todos los derechos reservados.


 

 

Danos tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.