Biblioteca Babab
[Visita nuestra Biblioteca: libros completos totalmente gratis]

 

Entre el 26 y el 31 de mayo tendrá lugar la decimoséptima edición del Festival Internacional de Poesía de Bogotá, un evento anual que intenta dar a conocer los mejores versos en lengua española de labios de sus propios autores. Para ello se programan recitales durante toda una semana, y es tanto él éxito de la iniciativa que en la actualidad esta actividad ha traspasado las fronteras de la capital colombiana para extenderse hasta otras ciudades como Cali, Cartagena de Indias, Fusagasugá e Ibagué, lugares que este año se convierten también en sedes del festival.


La revista Ulrika ha sido la promotora del evento desde sus inicios en 1992. Su director, Rafael del Castillo, lo es también de este festival, que se ha convertido en el evento cultural más importante de los organizados por la Corporación Ulrika (Corpoulrika), entidad creada para promocionar la literatura y el arte surgidos de Iberoamérica.


Cada año, el festival cuenta con un autor homenajeado. Este año el elegido ha sido el colombiano Álvaro Miranda. Venezuela será el país invitado.


Más información: www.poesiabogota.org



SELECCIÓN DE POEMAS DE LOS POETAS PARTICIPANTES

EN EL FESTIVAL INTERNACIONAL DE POESÍA DE BOGOTÁ



Adhely Rivero     Alberto Rodríguez Tosca     Bruno D'Este      Enrique Hernández D'Jesús

Ernesto Román     Floriano Martins     Francisco Hernández     Gonzalo Fragui

Gustavo Pereira     Jesús Munárriz     José Ángel Leyva     Luis Eduardo Zambrano

Luis Miguel Madrid     María Baranda      Miguel Márquez     Porfirio Dávila

Ron Riddell     Tarek William Saab     William Osuna

 

 


ADHELY RIVERO


ADHELY RIVERO, nació en Arismendi, Estado Barinas, Venezuela, en 1954. Poeta, editor y gerente cultural. Desde hace años está residenciado en Valencia. Es Licenciado en Lengua y Literatura por la Universidad de Carabobo. Se desempeña como Jefe del Departamento de Literatura de la Dirección de Cultura de la Universidad de Carabobo, Coordinador del EIPUC: Encuentro Internacional Poesía Universidad de Carabobo y Director de la revista POESIA. Es Premio de Poesía Facultad de Ciencias de la Educación. Premio de Poesía "Cecilio Chio Zubillaga" de Carora, Premio Universidad de Carabobo, Premio Universidad Rómulo Gallegos, Premio Único de Poesía "40 Aniversario de la Reapertura de la Universidad de Carabobo". Es autor de los Poemarios: 15 poemas, 1984; En sol de sed, 1990; Los poemas de Arismendi, 2006; Tierras de Gadín, 1999; Los poemas del viejo, 2002; Antología Poética, 2003; Medio Siglo, La Vida Entera, 2005.


Tengo pendiente mucha sequía
No soy un ángel
pero la sed de estos animales
la tengo por encargo de Dios.

LA CASA

Cuando salí del pueblo pensaba regresar
a comprar la casa de la esquina suroeste de la plaza,
cerca de un puerto solitario del río.
Cuando vuelvo no está en venta y entiendo el arraigo
de sus dueños.
A cada vuelta al pueblo visito la calle y bajo mi familia
a la costa a contemplar las aguas pardas bajar
eternamente.
Me enteré que vendieron la casa que me gusta,
cerca de la plaza y del río de mi infancia.
Continuaré a la espera con la oferta en el transito
del pueblo que crece y se desborda,
solicitándole a Dios la gracia
que no se me adelante un turco y la transforme en tienda.
Por las aguas del río pasan las boras
mientras espero el día.


EN EL CIELO DE BAGDAD

Para Caupolicán Ovalles
y Alí Al - Shalah

La luna en Irak no se puede ver
lastima la cara del nativo
que ha visto caer bombas todo el año.
De noche al lado de la luna llena
caen Racimos,
terminando por creer que una bomba se quedó
pegada en el firmamento.
Lo mismo ocurre con una sirena letal
que socava los refugios.
Ni los ángeles están seguros en el cielo.
El día que Caupolicán visitó Bagdad
les llevó el humor y perdieron la paciencia,
todos los basaban y él sospechaba y se reía.
Hoy nadie duda de la valentía de los hombres
y de los pájaros que se desgranan en el aire.
Cuando termine la pesadilla, dormirán eternamente
en las arenas del desierto
y podremos ver la luna llena en el cielo.


LA SAZÓN DEL HUESO

Nada hay especial en las mujeres de la calle.
Nadie sabe sus compromisos ni su salud mental.
La propiedad de sus trajes, ligeros, sus zapatillas
de piel importada.
En la casa nos espera la conquista, la mesa
y la sazón del hueso.
Afuera somos intimidados por virus
en los cuerpos divinos.
En los ojos perfectos perdemos la mirada
y la cabeza.
Me cansa el jardín, la electricidad,
los mercados a la hora del sábado.
Las historias de las mujeres de la calle son
como el fútbol, aburridas,
siempre repiten las mismas jugadas.
O las carreras de caballos, sólo gana uno.
Aunque parezcamos un animal de zoológico
en la casa,
nada es comparable a la vida secreta,
sagrada, de los ciudadanos.

De Medio siglo, La vida entera (2005)



Subir

 

 


ALBERTO RODRÍGUEZ TOSCA


Alberto Rodríguez Tosca nació en Artemisa, La Habana, Cuba, en 1962. Poeta, ensayista y narrador. Ha publicado Todas las jaurías del rey (Premio David de Poesía, 1987), Otros poemas (Premio Nacional de la Crítica, 1992), El viaje (Ediciones Catapulta, Colombia, 2003), Las derrotas (Ediciones Unión, 2006). Sus poemas y cuentos han aparecido en antologías publicadas en Cuba, España, Argentina, México, Colombia, Venezuela, Puerto Rico, Austria, Italia y Estados Unidos. Reside en Colombia desde 1994. Dirige un taller de escritura en la Casa de Poesía Silva.











Viéndolas llegar a la Universidad

Cuántas de estas muchachas
amanecieron hoy en brazos de otro,
después de haber hecho el amor una
y otra vez en el largo delirio de la infancia
crecida. Cuántas reventaron de fiebre
esta mañana mientras yo convalecía de mí
y me abrazaba a mis sudores como un náufrago
se abraza a un tronco para soñar con una orilla.
Con cuántas orillas y frutas y veranos soñaron
estas muchachas hoy al final de la ruda faena.

Yo las veo subir las escaleras de la Universidad
y se me parte el alma. ¡Cómo envidio a ese otro
que esta mañana deambuló en sus senos, se ahogó
en sus labios y murió en sus caderas! Cuántas
de estas muchachas imaginan que en la ciudad
un hombre se muere por ellas y madruga sólo
para verlas subir y deletrear con letras ciegas
las habilidades de sus cuerpos desnudos
contoneándose al ritmo del tic tac de un reloj.

¡Si supieran estas muchachas lo que vaga ese hombre
al verlas pasar con el pelo aún mojado y la sonrisa
del placer todavía desarmándose en sus bocas! Si
lo supieran, dejarían de subir las escaleras y correrían
a comprar una cuerda para llegar a su balcón y secarle
esa lágrima que corre sólo por ellas que amanecieron
hoy en brazos de otro haciendo el amor una y otra vez
en el largo delirio de la infancia crecida.


A la manera de Empédocles

"yo he sido una vez águila y moza y pez mudo en el mar"
he visto caer los muros levantarse las aguas en briosas
mareas contra las míticas ciudades he hablado con los dioses
(me han mentido) he visto al buda al cristo al krishna al lama
(me han negado: soy hombre) he calumniado al prójimo
y el prójimo me ha calumniado a mí (siempre estamos a mano)
he tentado la suerte en los lupanares que esconde el corazón
he dormido en las calles y en mi cama (la misma cama
en la que he amado a una mujer que no me ha amado) he salido
de noche a perdonar ladrones (ellos me han perdonado)
he besado la mano de mi enemigo al tiempo que le ofrecía
su mejilla he maldecido en el templo y en la sinagoga he
orado en casas de cita y en mi casa he llorado en babilonia
he contemplado al tigris y al eufrates unidos por el nudo
de mi garganta y me he avergonzado de mis ojos acechando
el vaho del febril apareamiento entre los dos torrentes he
estado en delfos preguntando por nadie (nadie sabe que existo
nadie sabe que lloro en silencio y que estoy solo) he alterado
la letra de los himnos de orfeo (donde decía "sólo hablo
para los que estén en la obligación de escucharme" yo canté
"sólo escucho a los que no estén en la obligación de decirme")
he sufrido y he invitado a sufrir he muerto y he resucitado he sido
y he dejado de ser y todo por haber sido tierra y aire y agua y fuego
y sólo para ser otra vez águila y moza y pez mudo en el mar.


El extranjero

Hoy me puse mis galas de extranjero para salir a caminar. Esta ciudad no es mía. La recorro sin prisa. Dejo que me recorra como lo haría la mano de una niña abandonada en una caja de cartón ante la puerta de un prostíbulo. La ciudad ignora que yo existo. Me escurro entre portales, columnas, puentes, autos, muros, gente. Soy un fantasma aferrado a su túnica como al último madero de un bosque a punto de zozobrar entre las ruinas de un suburbio en llamas. En cada esquina me aseguro de que aún llevo la isla en peso doblada en el bolsillo. Asechan los ladrones. Los asesinos cumplen su ronda alrededor de los ensueños del paseante solitario. Despiertan exhaustos los amantes al regreso de la dura faena. Si algo le pasara a la isla en peso que llevo en el bolsillo, la lluvia que ha empezado a caer quedaría congelada en el aire y tendríamos que abrirnos paso por entre espadas de hielo. Si algo le pasara a la isla que llevo en el bolsillo. Me resguardo en la barra de un bar del barrio La Concordia y pido una cerveza y un reloj. Busco el aturdimiento en el reloj y la hora exacta en la cerveza. Escribo este poema al dorso de la carta donde me advierten que debo seis meses de alquiler. ¿Será muy tarde ya para rendirle cuentas de las derrotas de anoche a la noche de las derrotas de mañana? En la mesa contigua un hombre llora, otro habla con la sombra de un barco que navega desconsoladamente en la pared. Yo pago la cerveza y vuelvo a la intemperie de un mundo que gira a la velocidad de un lirio. Sí, esta ciudad no es mía, pero tampoco de quienes la heredaron. Es del alba, es del sueño, es de la noche. Por eso hoy todos nos pusimos las galas de extranjero para salir a caminar.


Subir

 

 


BRUNO D'ESTE


Bruno D'Este nace en Santiago de Chile el 27 de Junio de 1975, a temprana edad acompaña a su familia al exilio, donde se cría en Tenerife, Islas Canarias. Participa en Talleres poéticos con Cesar Soto, Adán Méndez y Gonzalo Quesada, donde conoce a Ernesto Cardenal y Thiago De Mello. Publica su primer libro en isla Negra en 1998 -Poesía Onírica- Participa en lecturas en el Museo de Pablo Neruda y en la librería América del Sur en Santiago de Chile. Toma talleres de teatro y guión cinematográfico en la Fundación Pablo Neruda, y taller de clow con el teatro gestual de Chile, donde presenta dos obras de creación propia El cazador de poemas y El coleccionista de palabras. Participó en las obras: Fábulas de un duende enamorado y una ninfa coqueta, Recetas poéticas para niños y Delirionirico. Se considera a sí mismo como poeta errante en un continuo viaje de la búsqueda de experiencias lingüísticas.

Payaso triste

Malabares cosmicos
Surgen en la esquina
Con las peripecias
De un payaso triste
Que con sus saltos de circo.
Derrocha todo su arte
Por los adoquines callejeros
Y los cuerpos vacios


Corazon de ciudad

La melancolia de un dia gris
Acompaña este caminar
Por una ciudad que funciona
Con un corazon averiado
Un tic-tac
Al ritmo de los pasos
Que marcan este juego de vivir
Con un puñado de sueños
De metas incompletas
alimentando la melancolia
De este dia gris
a pesar de este sol
Que alumbra a la distancia
No logra disipar esta nube
Acompañante de este caminar
Al ritmo de este tic-tac
Del carazon averiado
De una ciudad.


Fractal de soledad

Predeterminado
A no coicidir
En una relacion
Confinado a repetir
Una decepcion
Expuesto a una ecuación
Donde la formula
Es igual a -1
Un infinito
De quiebres
Una sola separacion
Un fractal de soledad


Serie haiku.

Luna nueva
Una sonrisa
Que ilumina
Mi universo.

*
mi regalo
hacia la naturaleza
es recibirla
con los brazos abiertos
y los pies descalzos

*
cruzando fronteras
caminantes de una nueva era
viajan expandiendo
conciencia


Subir

 

 


ENRIQUE HERNÁNDEZ D'JESÚS


De su obra ha dicho Luis Camilo Guevara: "Se trata de los despojos del amor, de lo que nadie quiere enterarse, a no ser que se esté sufriendo bajo no sé qué respetables formas de humillación, y se nos den por adelantado algunas cuantas indicaciones para dormir tranquilos... [El poeta] nos lleva al fondo del despecho que todos llevamos encima alguna vez, o siempre. Claro, nada indica que estamos abjurando de las reconciliaciones. Lo que Hernández-D'Jesús propone es que respetemos nuestros vicios (en su mejor sentido, el amor es casi un vicio religioso) y, además, que busquemos en los ocultos significados de una baraja, en el contenido de una copa brillante, en el secreto de un bar cómplice, no solamente la señal que nos devuelva la razón (necesaria, por supuesto) sino el coraje con el cual podamos recorrer de nuevo los parques y ver el esplendor de los soles profundos." ["Confidencias alrededor de las cartas." En Enrique Hernández-D'Jesús, Los poemas de Venus García. (Caracas: Monte Avila, 2006). pp. vii-viii.].


VENUS APARECE CON SU PLATO DE FRUTAS

Y así comienza la gran fiesta con Baco
La invitación es siempre la misma
debajo del puente
La belleza deja el lugar de la noche
y el sol complica el día
parezco siempre ausente
sin energía en la morada
Y si mi Baco no le ha dado uso práctico a la vida
es porque se ha equivocado. Pero muy útil serán
estos consejos, este juego de amor, estas modificaciones
del tiempo, estos rompimientos, este ejercicio mudo
Por el pudor no he podido derraparme aún más
He dado lugar a las palabras y las cosas
He asistido al recuerdo y al pensamiento
Me he rodeado de interrogaciones
Prendida de lo humano
Precipitada
Juguetona
Levantando ruido con mis zapatos
abriendo puertas cerradas y prohibidas
Así quedo con mi tela de juicio
Cuando salgo rescato los objetos abandonados
y sigo contestándome la eterna pregunta
de abandonar
y dejar solo a mi Baco en el patio

Me reúno con mis amigas
y lo llamo de nuevo
Le hago señas con mis ojos
Yo necesito la rienda suelta
y siento el plato de ensalada de frutas
como se confunde en nuestras pieles
La patilla comienza acariciándome los senos
el melón la espalda
el cambur se introduce en mi sexo
la mandarina me baña el cabello
Y yo le doy la manzana negada a Baco
para que se quede tranquilo


MI PADRE TERCO

Mi padre me dijo
"Hijo por qué no estudias plomería
Yo me quedé callado pero eso no me gustó mucho
Mi padre era patinador
y desde el día en que resbaló
y cayó al suelo y se rompió una pierna
y los médicos dijeron
que tenían que cortársela
llevó a la casa una jaula
allí metió cuarenta y tres gatos
a las seis semanas eran cuarenta y nueve
al pasar varios años había como doscientos diez
Pero un día mi padre no podía aguantar esos gatos
Y deliraba y decía
"Los gatos se comieron mi pierna"
Mi padre alquiló un camión y sobre él montó
A todos los gatos
Se los llevó a una ciudad como a quince horas
De nuestro pueblo
Allí los dejó
Pero los gatos todos los gatos regresaron
Y mi padre tuvo que aceptarlos de nuevo
A mi padre no le gustó la casa
Y por necesidad compró una más grande
Compró también ocho gallinas y doce conejos
Desarmó la jaula de los gatos y allí metió
Como ochenta y nueve loros y trece guacamayos
Yo nunca le reclamé
Ni le dije nada a mi padre
De tantos gatos loros y guacamayos
Ni siquiera me dio valor hablarle
De los conejos
Ni le pregunté por qué organizaba
Campeonatos de metras con sus amigos
En el patio que estaba detrás de la casa

Vivir así era insoportable

Pero yo nunca le dije nada a mi padre

Una vez se formó un gran lío por dos metras
Y todos los del equipo se agarraron a golpes
Por tres meses mi padre se olvidó
De jugar a las metras
Y de nuevo comenzó con los campeonatos
Yo recuerdo
Que él organizaba cinco equipos
La única condición que les ponía
Era que las metras estuviesen nuevas
En la entrada de la casa había un cartel
Que decía


Subir

 

 


ERNESTO ROMÁN-OROZCO


Cabimas, Estado Zulia, 1962. República Bolivariana de Venezuela. Ha publicado: Los zapatos descalzos (Edic. ICAM, Barinas 1995). Las piedras inconclusas (Edic. Mucuglifo, Mérida 2001). La costumbre de ser sombra (El Árbol Editores, San Cristóbal 2003). Los hemisferios distantes del silencio (Ediciones Cada día un libro, CONAC, 2005). Las casas líquidas (Ateneo de Skuke, Estado Trujillo, 2006). Las casas líquidas (Edic. La mano junto al muro, Universidad Central de Venezuela, Núcleo Maracay, Estado Aragua, 2006) y Artesa del tiempo Selección poética 2000-2008 (Monte Ávila Editores Latinoamericana, Caracas, 2008) . Su obra poética ha merecido los siguientes galardones: Mención Honorífica del Concurso de Poesía del Instituto Universitario de la Frontera, San Cristóbal, Estado Táchira 1991. Premio Regional de Poesía de la Dirección de Cultura y Bellas Artes, Gobernación del Estado Táchira, San Cristóbal 1993. Premio Nacional de Literatura, Mención Poesía, Universidad Central del Venezuela, Estado Aragua 2001, Primera Mención Honorífica en Poesía en la III Bienal Nacional de Literatura Antonio Arráiz, Barquisimeto, Estado Lara 2002. Mención Única de Poesía en la VI Bienal Nacional de Escritura Ramón Palomares, Ateneo de Skuke, Estado Trujillo 2005, y Mención Honorífica IV Bienal Nacional de Literatura Antonio Arráiz, Barquisimeto, Estado Lara 2005. Premio Nacional de Poesía Héctor Roviro Ruiz, Alcaldía del Municipio Andrés Bello, 2007, estado Mérida, y Premio Nacional de Literatura, Mención Poesía, Revista Solar, 2007, Gobernación del estado Mérida. En la actualidad vive en San Cristóbal, estado Táchira, República Bolivariana de Venezuela, donde se desempeña como Coordinador de Literatura del Ateneo del Táchira. Es director y fundador de El Árbol Editores.

un golpe
de nubes a los truenos
y un árbol
cae de espaldas a tus pies
pero tomas el camino
de los hombres más aves
de los linos más ebrios
y te veo venir silbando
borrando tus huellas
con un ramo de helechos

(de Las piedras inconclusas)


por el tambor iniciático
del águila que vuela
en la tranquilidad de los abuelos
y la fuerza equitativa
de las moscas
quede esta casa
cerrada hacia la sombra
de una mujer
elegantemente desnuda

(de La costumbre de ser sombra)


si digo luz
te apagas
y tengo que dejar la casa
muy dentro
de tu cuerpo

sin embargo
me nubla la idea
de verte
alquilando los pájaros
que hubo
entre nosotros

y por eso brindo

(de Las casas líquidas)


Subir

 

 


FLORIANO MARTINS


Floriano Martins (Fortaleza, 1957). Poeta, editor, ensayista y traductor. Se especializa en el estudio de la literatura hispanoamericana, en particular, de la poesía. Fue editor del periódico Resto do Mundo (1988/89) y de la revista Xilo (1999). En enero de 2001, convocado por Soares Feitosa, creó el proyecto Banda Hispânica, banco de datos permanente sobre poesía en lengua española, de circulación virtual, integrado al Jornal de Poesia. Críticas sobre su obra, así como entrevistas con el poeta, han sido publicadas en el Brasil y en el exterior. Ha actuado como curador de la Bienal Internacional del Libro de Ceará (Brasil, 2008), y jurado del Prémio Casa de las Américas (Cuba, 2009). Actualmente es director de Agulha - Revista de Cultura (1999-2009): www.revista.agulha.nom.br.

Igualmente extensa es su trayectoria en el periodismo cultural, a través de artículos sobre música, artes plásticas y literatura publicados en la prensa. Organizó algunas muestras dedicadas a la literatura brasileña para revistas de países hispanoamericanos: "Narradores y poetas de Brasil" (Blanco Móvil, México, 1998), "La poesía brasileña bajo el espejo de la contemporaneidad" (Alforja, México, 2001) y "Poesía brasileña" (Poesía, Valencia, Venezuela, 2006). También fue co-responsable por las ediciones especiales "Poetas y narradores portugueses" (Blanco Móvil, México, 2003), "Surrealismo" (Atalaia Intermundos, Lisboa, 2003) y "Poetas y prosadores venezolanos" (Blanco Móvil, México, 2006).

Como artista plástico participó de las exposiciones "O surrealismo" (Núcleo de Arte Contemporânea, Escritório de Arte Renato Magalhães Gouvêa, San Pablo, 1992), "Lateinamerika und der Surrealismus" (Museo Bochum, Köln, 1993) y "Collage - A revelação da imagem" (Homenaje al centenario de André Breton 1896-1996, Espaço expositivo Maria Antônia/USP, San Pablo, 1996). En mayo de 2000 realizó el espectáculo Altares do Caos (lectura dramática acompañada de música y danza), en el Museo de Arte Contemporáneo de Panamá. Un año antes también había realizado una lectura dramática, William Burroughs: a montagem (collage de textos con música incidental), en la Biblioteca Mário de Andrade, en San Pablo; y la muestra "Teatro Impossível", compuesta de lectura de poemas, con canciones, collages y fotografías (Centro Cultural Banco del Nordeste, Fortaleza, 2006). Estuvo presente en festivales de poesía realizados en Chile, Colombia, Costa Rica, República Dominicana, El Salvador, Ecuador, España, México, Nicaragua, Panamá, Portugal y Venezuela.

Participó de los siguientes volúmenes colectivos: Camorra (volumen monográfico sobre Harold Alvarado Tenorio, Bogotá, Ediciones La Rosa Roja, 1990); Focus on Ludwig Zeller, poet and artist (New York-London, Mosaic Press, Oakville, 1991); Adiós al siglo XX (edición dedicada a la poesía de Eugenio Montejo, Separata de la revista Palimpsesto, Sevilla, 1992); O olho reverso. 7 poemas e um falso hai-kai (edición conmemorativa de los 41 años de poesía de José Santiago Naud (Brasilia, Thesaurus, 1993); Tempo e antítese. A poesia de Pedro Henrique Saraiva Leão (Fortaleza, Editora Oficina, 1997); Surrealismo e Novo Mundo (ensayos sobre el surrealismo en América Latina), Org. Robert Ponge (Porto Alegre, Editora da Universidade UFRS, 1999); Festival Mundial de Poesía Venezuela 2004 (antología poética), Org. Andrés Mejía (Caracas, Monte Ávila Editores, Caracas, 2004); El Bacalao - Diatribas antinerudianas y otros textos (ensayos), Org. Leonardo Sanhueza (Santiago de Chile, Ediciones B, 2004); Escolas literárias no Brasil (conferencias), Org. Ivan Junqueira (Río de Janeiro, Ed. de la Academia Brasileña de Letras, 2004); La imagen doble, de Franklin Fernández (Caracas, Fundación Editorial El Perro y la Rana, 2008); y O Surrealismo, Org. J. Guinsburg e Sheila Leirner (São Paulo, Ed. Perspectiva, 2008).


Noticiero Nacional

Cuando un penitente embiste contra sí mismo
es para librarse no precisamente de una tentación externa,
sino del infierno que hay en sí mismo.
El hombre y el fruto de lo que crea en su mente.
En la realidad, el mundo es bien simple.
La exploración del deseo es lo que da ocasión a esos monstruos tan hábiles.
Y nuestra idea de catástrofe adora el eje dislocado,
de un día para otro, en un telenoticiero cualquiera.
Víctimas aquí o allá, pero siempre víctimas.
Las víctimas no son reales. Sólo el telenoticiero es real.

(Traducción: Adám Méndez)


EVOCACIÓN DE LA RUINA

Los días entre voces, encarnando hechos cuya memoria se pierde enseguida. Antonieta se sentía presa de un tormento mecánico que la soldaba a la boca del abismo como un raro metal empleado en el mercado de vértigos. Ella misma deseaba su muerte. Era un laberinto de conductos que barajaban desgracias, confundían sentimientos, intimidaban la dialéctica. Pero nadie la mataba, por más que hubiera sufrido los efectos de sus circuitos devastadores, y ella misma al menos pensaba en tal extremo atado. Antonieta era un azote de Dios. De la cofradía secreta de criminales de todo orden. Un día, ya por entero vacía de la mínima fe, Antonieta decide matarse. Pone en duda que el suicidio sea una instrucción demoníaca, una evocación de la ruina. Se mata y no muere. Toda la hermandad comparece, rodeándola en sus deberes mediúmnicos. Antonieta es una emparedada de Dios. De la cofradía secreta de criminales de todo orden.

(Traducción: Benjamín Valdivia )


LA IMAGEN DESHECHA

La misma voz siempre indaga si todo está escrito. Un ruido extendido a tu puerta. Otro foco de centellas insiste en saber cuántas son las columnas circulares. Rumores surgen de la tierra, erigen abismos por toda la noche. Una furiosa atracción por los estruendos nos atormenta. ¡Oh viejo murmullo, vieja ley de escombros! ¿Qué me dirá el padre desconocido que anuncia la copa de sus enigmas? Las raíces se pierden en puertas carcomidas por resurrecciones. El alma se multiplica en gusanos que celebran su destierro. A veces el hombre se siente feliz en no ser nada. Ignoro el lugar e instante en que me encuentro contigo, lo que se sigue al son de nuestro imposible diálogo. Oigamos lo que dice la muerte. Abre el talismán de tus lamentos. Muestra en tu pecho dónde está escrito que todo se repetirá. Oigo la apaleada seca del tiempo en nuestras vértebras. La última palabra nos hará a todos mendigos.

(Traducción: Benjamín Valdivia )


DELANTE DEL FUEGO

Mi padre envejecido delante del fuego,
árbol no más resguardado en temblores.
Oh dulce tiniebla, ¿tu edad se extingue
para siempre? ¿Qué oscuro cántico
separa al hombre del júbilo de su muerte?
Tierra y hombre delante del fuego, niebla
la voz de las cenizas. La lengua no puede
contener su imagen derramada en cal.
Mi padre, con su pesado cuerpo ajeno
al tiempo, parece haber desnudado
el infierno, aprendido las palabras con que
se hace el abismo descarnar. Rodeado
por ávida quietud, el fuego, eterno súbdito
de impiedades, rige la mirada del muerto.

(Traducción: Benjamín Valdivia )


Subir

 

 


FRANCISCO HERNÁNDEZ


San Andrés Tuxtla, Veracruz, México. Junio 20 de 1946.

Libros Publicados: Cuerpo Disperso (Unam, L982); Mar De Fondo, (Joaquín Mortiz, 1983); Oscura Coincidencia, (Uam, 1986); De Cómo Robert Schumann Fue Vencido Por Los Demonios, (Ediciones Del Equilibrista, L988); En Las Pupilas Del Que Regresa (Unam, L99l); Habla Scardanelli, (Ediciones Del Equilibrista, L992); El Infierno Es Un Decir, (Primera Antología Personal, Lecturas Mexicanas, L993); Moneda De Tres Caras (Ediciones Del Equilibrista, L994); Poesía Reunida, (Unam-Ediciones Del Equilibrista, L996); La Rosa Escrita, Breve Antología De La Rosa En Lengua Castellana, (Aldus, L996); Mascarón De Prosa, (Conaculta,L997); Antojo De Trampa, Segunda Antología Personal, (Fondo De Cultura Económica,L999); ¿Quién Me Quita Lo Cantado?, Coplas Casi Completas De Mardonio Sinta y Autobiografía, (Oro De La Noche Ediciones Y Conaculta, 1999); El Placer De Soñar, Una Antología Poética Del Sueño Para Gente Despierta, (Planeta, L999); Las Gastadas Palabras De Siempre, (Editorial Norma, 2000); Soledad Al Cubo,(Editorial Colibrí-Secretaría De Cultura De Puebla, 2001); Vaincus Par Les Démons, (Écrits Des Forges-Unam-Aldus,2001); De Cómo Robert Schumann Fue Vencido Por Los Demonios, (Editorial Verdehalago- Conaculta, 2001); Aforismos (Editorial Monte Carmelo-Aldus, 2002); Óptica La Ilusión (Editorial Conaculta-Sello Bermejo, 2002); Diario Invento (Editorial Aldus, 2003); Más Crueles Son Tus Ojos, Antología Poética Del Romanticismo Hispano-Americano (Colaboración Con César Arístides, Editorial Alfaguara, 2003); El Corazón Y Su Avispero (Fondo De Cultura Económica, 2004); Palabras Más, Palabras Menos (Pre-Textos, Poesía, 2004); Imán Para Fantasmas (Ediciones Era - Conaculta, 2004); Diario Sin Fechas De Charles B. Waite (Gobierno Del Estado De Chiapas, 2006). La Isla De Las Breves Ausencias (Ed.Almadia, Pleamar Poesia, 2009).


Subir

 

 


GONZALO FRAGUI


Gonzalo Fragui, (Mucutuy, Mérida, Venezuela, 1960), poeta, periodista y editor. Co-fundador del grupo literario Mucuglifo. Magíster en Filosofía por la Universidad de Los Andes, Mérida, Venezuela. Ha publicado los poemarios: De otras advertencias, El poeta que escribía en menguante, De poetas y otras emergencias, La hora de Job, Viaje a Penélope, Dos minutos y medio y Obra poética (1989-2004), donde se recoge toda su poesía publicada. Igualmente ha publicado el libro de crónicas de humor político El humor en los tiempos del cólera. En 1990 obtuvo el premio de poesía de la Dirección de Asuntos Estudiantiles de la Universidad de Los Andes, y en 2001 el premio de Poesía de la III Bienal Nacional de Literatura Juan Beroes, San Cristóbal, Estado Táchira, Venezuela. Orden Tulio Febres Cordero en 2005. Actualmente cursa el Doctorado en Filosofía por la Universidad de Los Andes.








Salutación

Donde hay piernas
hay esperanza


Declaración

Amo a las cheerleaders
con el amor apasionado de los camellos


Las mujeres y el amor

a Max Resto


El amor
es una carrera indetenible
entre dos
(o más)
El primero en llegar
pierde.


Barra fija

Con la primera cerveza soy un desierto
con la segunda descubro zonas inexploradas de las muchachas
con la tercera soy un F-15
Primer viaje al baño
en el espejo un ser inocente sonríe
el animal acecha a punto de saltar
Con la próxima cerveza vibro al compás de la música
a la siguiente descubro que no hay lugar para lo prohibido
una más y agoto palabras de días posteriores
Segundo viaje al baño
el espejo vomita las carcajadas del ser
Con la siguiente compruebo
que todas las cervezas van a la mar
y la mar nunca se llena
Tercer viaje al baño
el espejo inocente reproduce varios seres que parecen sonreír
Con la próxima cerveza soy un encantador de serpientes
Con la última cerveza soy el rey de la selva
Ultimo viaje al baño
Nadie en el espejo.


Los puentes de Madison

La mirada de una mujer
es el único puente
que nos permite llegar
al otro lado del día.


Subir

 

 


GUSTAVO PEREIRA


Gustavo Pereira nació en Punta de Piedras, Isla de Margarita, Venezuela, en 1940. Poeta, se doctoró en Estudios Literarios en la Universidad de París. Fue fundador del Departamento de Humanidades y Ciencias Sociales y del Centro de Investigaciones Socio-Humanísticas de la Universidad de Oriente. Asume el compromiso social y político. Su poesía es de gran importancia para comprender el nuevo quehacer poético venezolano; de lenguaje directo, imaginativo y acusador. Es uno de los poetas venezolanos más importantes de su generación y de la historia literaria venezolana, latinoamericana. Fue director y fundador de la Revista Trópico Uno de Puerto la Cruz y director durante 4 años de la Revista Nacional de Cultura. En 1999 fue elegido miembro de la Asamblea Nacional Constituyente, presidió su comisión de cultura y redactó el Preámbulo de la Constitución aprobada por el pueblo de Venezuela. Ha publicado más de treinta títulos, entre ellos: Preparativos de viaje (1964); En plena estación (1966); Hasta reventar (1966); El interior de las sombras (1968); Los cuatro horizontes del cielo (1970); Poesía de qué (1971); Libro de los somaris (1974); Segundo libro de los somaris (1979); Vivir contra morir (1988); El peor de los oficios (1990); La fiesta sigue (1992); Escrito de salvaje (1993); Antología poética (1994); Historias del paraíso (1999); Dama de niebla (1999); Oficio de partir (1999) y Costado indio (2001).

Su poesía ha recibidos premios y reconocimientos, entre ellos el Premio Joven Poesía (1965), el Premio de la Universidad del Zulia (1966 y 1968), el Premio Latinoamericano de Poesía de la Revista Imagen (1970), el Premio Municipal de Poesía de Caracas (1988), el Premio Fundarte de Poesía (1993), el Premio de la XII Bienal Literaria Ramos Sucre (1997). El año 2000 le fue conferido el Premio Nacional de Literatura.


HISTORIA ÍNTIMA

Pasados los diez fui otro
     pero a los veinte era el mismo
Pasados los treinta no era el mismo
     pero tampoco fui otro
A los cuarenta comenzó la cosa
     pero a los cincuenta no sabía qué
Pasados los sesenta parecí otro
     pero a los setenta seguía siendo el mismo
A los ochenta todo fue ganancia
     que no supe muy bien qué era
hasta pasados los cien
     en que se es sólo historia íntima.


VELOCIDADES

La tierra sobre su eje a 1.600 km/h
          Alrededor del sol a 115.200 km/h
          Al borde de la Vía Láctea a 990.000 km/h

A este paso
          ¿quién puede acusarnos de impulsivos?


SOMARI DEL LUGAR COMÚN

Si usted dice la palabra cisne tantas veces
                         tantas veces
                         tantas veces
la va gastando hasta dejarla sin plumas.


SOMARI DE LA REINA O EL GOLPE DEBELADO

En el turbio Café de mi barrio donde empezaba un poema para ti
pasó a mi lado la más perfecta de las diosas

Dio unos pasos de sílfide me miró de soslayo sonrió y se sentó
(con otro por supuesto)

Seguí con el poema

Tú seguías reinando.


SOMARI ANTIDIALÉCTICO

Sucede al descalabro el descalabro
A la locura la locura
A la migración de la nostalgia la melancolía
Al olvido la eternidad
Al sitio donde nada retoña el despoblado
A la miseria el desamparo
A los imperios otro imperio
A la prosa la prosa
Y a la poesía tú.


Subir

 

 


JESÚS MUNÁRRIZ


España. Jesús María Munárriz Peralta, de familia navarra, nació en San Sebastián en 1940, se crió y educó en Pamplona, y desde 1957 reside en Madrid.
Autor de numerosas canciones, interpretadas por diversos cantantes y por él mismo en los años 60 y 70.
Licenciado en Filología Germánica por la Universidad Complutense de Madrid.
Dos cursos de especialización para germanistas en la Universidad de Jena en Weimar.
Co-fundador y director de la editorial Ciencia Nueva desde su fundación en 1965 hasta su cierre administrativo en 1969.
Co-director de la colección de poesía Saco roto de la editorial Helios y de la revista La Ilustración poética española e iberoamericana.
Documentalista en la película de Basilio Martín Patino Caudillo (1973).
Director de publicaciones de la editorial Siglo XXI de España durante dos años.
Fundador de Ediciones Hiperión en 1975 y director de sus publicaciones hasta la actualidad. En 2004, la editorial recibió del Ministerio de Cultura el Premio Nacional a la mejor labor editorial cultural.
Nombrado “Caballero de la Orden de las Artes y las Letras” por el Ministro de Cultura de la República Francesa en 1996.
Presidente, de 1999 a 2003, de la “Asociación Cultural Sansueña para el fomento de la Creación, la Promoción, la Traducción y la Difusión de la Poesía”, integrada en la Red Europea de Traducción Colectiva de Poesía Contemporánea.
Le conceden en Milán el “Premio Internazionale di Poesia Clemente Rebora” 2006.
La Real Academia de Córdoba le impone en marzo de 2009 la “Insignia de oro de D. Luis de Góngora”.


Madeja

Madeja que la madre soltara por el mundo,
ruedas y ruedas al desenrrollarte
pretendiendo llegar a alguna parte.

Cuando llegues al fondo del pasillo
verás cómo de ti no queda nada,
nada de lana, sí, lana de nada.


Aleluya

Sembrador de proyectos y de ideas,
tantas y tantos has diseminado
que en buena proporción han arraigado,
regados por ajenas atarjeas.

Otros han recortado las obleas
del trigo que esparciste y no has segado,
otros lo que inventaste han patentado
y han hecho de tus planes sus tareas.

No te quejes; si hay culpa, es toda tuya
por pregonar lo que callar debiste.
¿De algo que tú pensaste y descubriste
otros pueden vivir? ¡Pues aleluya!

Encontrar un tesoro y repartirlo
es la mejor manera de invertirlo.


18

-¡Dieciocho! ¡Dieciocho!
¡Quién tuviera dieciocho
y el corazón anhelante
y la vida por delante
y supiera lo que sé!
-Eso sería hacer trampa.
-Pues bueno, tramposo, ¿y qué?


Mochaorejas
(en directo por Televisa)

-Diga, Aurelio Arizmendi,
¿es cierto que es usted lugarteniente
de la banda de su hermano Daniel?
-Así es, señor.
-¿Y a qué actividad se dedican ustedes?
-Al secuestro, señor.
-¿Y cómo decidían cortarles a sus víctimas
las orejas, los dedos...?
-Nunca fueron los dedos, las orejas no más,
para meter presión a la familia.
¿Cómo se las cortaban?
-Pues con unas tijeras.
-¿Anestesiaban antes a la víctima
para ahorrarle el dolor?
-No, no señor, así no más,
se le pillaba, se le cortaban las orejas.
Todo era por trabajo; si no pagaban,
teníamos que matar.
No era por odio lo de las orejas,
sólo era para presionar.


Subir

 

 


JOSE ÁNGEL LEYVA


José Ángel Leyva, Durango, México, 1958. Ha dirigido diversas revistas nacionales, entre éstas co-director de la revista de poesía Alforja y miembro fundador de la misma. Actualmente dirige la Coordinación de Publicaciones del Instituto de Posgrado, Investigación y Educación Continua de la Universidad Intercontinental. Es director general de La Otra. Revista de poesía+Artes visuales+Otras letras.

Fue subdirector de Literatura, Artes Plásticas y Artes Escénicas, Director de Vinculación Cultural y Coordinador de Vinculación Cultura de la Secretaría de Cultura del Gobierno de la Ciudad de México, de 2001 a diciembre de 2005. Obtuvo el premio nacional de poesía "Olga Arias" (Gobierno de Durango-Bellas Artes) con el libro Entresueños, en 1990, y el Nacional de Poesía convocado por la Universidad Veracruzana, en 1994. En 1999 recibió el premio del XXIX Certamen Nacional de Periodismo, en el área de reportaje cultural, otorgado por el Club de Periodistas de México, y en el 2009, fue de nuevo reconocido en la edición XXXVIII, del mismo certamen. Ha publicado los libros de poesía: Botellas de sed (Universidad Autónoma de Sinaloa, 1988), Catulo en el Destierro (UNAM. Col. El ala del tigre, 1993; reedición en Verdehalago-CONACULTA, Col. La Centena, 2006, y L'Oreille du Loup, París, Francia, 2008 ), Entresueños (Conaculta/Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas, Col. Los cincuenta, 1996), El Espinazo del Diablo (Juan Pablos Editor/ Instituto Municipal del Arte y la Cultura de Durango, 1998), Duranguraños (Ediciones Alforja, col. Azor/IMAC, 2007), Aguja (Ediciones Aullido, Punta Umbría, España, 2009, y Sentieri Meridiani Edizioni, Italia, 2009). Novela: La noche del jabalí (Fábulas de lo efímero), Editorial Praxis, 2002. Periodismo literario: El Naranjo en Flor. Homenaje a los Revueltas; coordinó y forma parte de los libros Versoconverso (Poetas entrevistan a poetas mexicanos), México, 2000; Versos comunicantes (Poetas entrevistan a poetas iberoamericanos) Ediciones Alforja y UAM, 2001. Versos Comunicantes II y III, ediciones Alforja-UAM, México, 2005, y Alforja-Universidad de Nuevo León, 2007. Libros para niños: Taga el papalote, Libros de Godot, México, 2005. Entre otros.

Libros suyos han sido traducidos al francés, inglés, portugués e italiano.


El prisionero del temalacatl

Las bestias del destino lloran
Padecen los golpes que dan al prisionero
Resiste con el coraje de quien
se alimenta de sí mismo
sin odio sin venganza
Ante los dardos del amor sonríe
evoca un campo de lucha
el placer en ruinas
el sexo que se enrosca al estómago
                                                impotente

El sitio donde podemos estar dentro
de cerca resulta inalcanzable
¿Por qué las cosas fuera de mí
están en la distancia?
Lo que me nace se desprende
se convierte en voz
en otro sueño

Mordidas por él en la garganta
las bestias padecen el castigo
que dan a tanto gozo
Lo flechan contra un árbol
Le quitan la corteza


Ángel Guardián

Sobre tu espalda un ángel
cae en tentación
sin alas
¿no sientes el aire de sus pasos
sobre el aliento de los tuyos?
Perdió el habla
                   como tú
quedó pasmado con el ruido
de la ciudad
y la mujer que amaste
en la bocacalle de su orgullo
Un ángel guardián camina solitario
y tú le das la espalda


Hermano Padre

a la memoria de Roberto Leyva Véliz


La muerte, profesor, enseña nada:
Espejo abisal donde concluye la parte por el todo
y el todo se revela parte a parte.
El magisterio comienza por el cuerpo.
Allí donde la voluntad y el sueño irrumpen,
la memoria encuentra habitación,
nos abre paso al alfabeto que soy
con mis hermanos
en tu deseo, en tu mujer, en el desorden
de palabras que van de atrás para adelante.
Se ponen las manecillas del reloj
de vuelta y media,
¿a quién dictan sin leer lo que tus labios callan?

Postrado en la inconsciencia envías mensaje.
El respirador automático trabaja la agonía,
te da el aliento necesario de la ausencia,
empuja el dolor hasta llenarte los pulmones.
Qué sabe una máquina de enigmas.
No puede seguir ni comprender el ritmo
del pie que marcha del parto a la partida.
Recuerdos quizás de aquel primer oficio.
Los pies, los dos, saludan al hijo desde el coma.
Punto y raya.
El telegrama de tu dedo, profesor,
me da en el ojo
del nervio al corazón
y punto
y coma.
Descifro la lección en clave Morse:
dignidad, amor a manos llenas,
el bosque y el papel donde me escribes.
Punto y raya.
Salto contigo en las espigas verdes
del monitor atolondrado que no aprehende
el humor de tus pinos y montañas,
tu sangre,
punto y coma.
En ese pie y el otro vas cantando
las vocales, las tablas,
tu saber
tu tiempo,
hermano padre.

(25 de septiembre de 2006, Ciudad de Durango)


Subir

 

 


LUIS EDUARDO ZAMBRANO


Eduardo ZAMBRANO COLMENARES (Táriba, Venezuela) es egresado del Instituto Pedagógico Nacional y de la Universidad Central de Venezuela. Ha realizado estudios de Posgrado en Lingüística en España y Francia y ejercido la docencia en los campos de la Literatura Española y la Lingüística en la Universidad de Los Andes (Trujillo, Venezuela). Su primer libro de poesía Amenaza del tiempo fue publicado en 1961; Muerto y con hambre en 1970, Hijo de tigre en 1973, Imágenes y Semejanzas en 1980, Máscaras y lugares en 1985 y La Desmemoria, libro de relatos cortos, en 1991 y 2007. En lengua bárbara (1997) es una selección antológica de su obra poética hasta ese año, publicada en la Colección Altazor de Monte Ávila Latinoamericana Editores. El sitio del delito fue publicada por FUNDARTE (Caracas, 2000) y A ras de todo es una versión corregida y aumentada de su último libro, publicada por Ediciones "El Ermitaño", México, en 2001. Actualmente prepara un nuevo libro de relatos y otro poemario, Falsos retornos. Zambrano Colmenares ha aparecido en varias antologías venezolanas y extranjeras y ha publicados artículos de crítica literaria en revistas especializadas.


LA PUERTA

Lloro y me emborracho
como un tipo que retarda el asunto
por si el tiempo mejora
por si la vida cambia
por si algo inesperado ocurre

Por si al abrir la puerta de la casa una noche
o ahora mismo
tú me abrazas
y me dices
he vuelto mi amor he vuelto
he vuelto mi amor.

Ha vuelto desde entonces
y por el resto de mi existencia
a quedarse conmigo
y también por el resto de mi existencia
se ha ido
y ha vuelto a decirme que ha vuelto
y a perderse infinitamente
otra vez.

Entretanto
lloro y me emborracho
y retardo el asunto
por si la vida
por si algo inesperado
por si al abrir la puerta.


EN CONTRA

Yo lo que he sido
es esta máscara que oculta
a mi doble real
a mi oscuro, cobarde y desdichado ser.

Al poeta pitecántropo que soy.

Acaso
ni siquiera sea
ese otro de saludable apariencia
atisbado y disperso.

El amoroso
el que baila
el que cocina
el que escribe de si mismo
y sobre su propia falsedad
el que se esconde tras la dudosa fortaleza
de las palabras
tras este falso número
y este juego.

La siesta

Entre las cosas diarias
del espacio en que moras
(la rutina la chatura los desafectos de la vida)
haz, por favor,
un claro
aparta persianas o malezas
e imagina allá afuera tu vida
como un fragmento que encaja
perfectamente
en el espacio cósmico
del día
o de la tarde.

Y respira profundo
como alguien que se devuelve
después de un cambio radical
de su signo
luego de alguna de esas muertes
peligrosas
que ocurren en la siesta.


Subir

 

 


LUIS MIGUEL MADRID


Nacido en Madrid en 1960. Licenciado en Filología Hispánica por la Universidad Complutense de Madrid, especializado en literatura hispanoamericana.

Su actividad literaria abarca diferentes géneros y fórmulas creativas: poesía (Rua das janelas verdes - Premio Internacional ARCIPRESTE DE HITA-, La caja italiana, Bomarzo, Anagnórisis, Cuatro letras, María de los demonios, etc.), teatro (Dulce desazón, Coño, Tripa de guanajo, El día que me hice caca, etc.), creaciones multimedia (La salsa de los caracoles -Retrozaria Bijoux-), guiones cinematográficos (La asesina de los corazones, Cena o cine, etc.), cuento o crítica literaria, que complementa con la dirección y colaboración en diversas revistas, asociaciones, editoriales o instituciones culturales.

Fundador y Director de la revista cultural BABAB. COM, socio fundador de A.R.D.E. (Asociación de Revistas Digitales Españolas) y miembro de su Junta directiva, director de MAÑANA ES ARTE (AACC/Editora) y Librería-Champañería MARÍA PANDORA. Anteriormente dirigió el TEATRO DE LAS AGUAS y la SALA MADRAGOA. Ha sido comisario y colaborador en varios monográficos publicados por el CENTRO VIRTUAL CERVANTES (Gabriel García Márquez, Juan José Arreola, Roberto Arlt, etc.).

En la actualidad, comparte su labor creativa, editorial y divulgativa con la práctica del funambulismo y puesta en marcha de TNGL, un taller dedicado a la invención de nuevos géneros literarios. Ocasionalmente, trata de acabar su primera y última novela: El sacrificio de ganar.

En Colombia, ha participado el las ediciones XIII y XV del Festival Internacional de Poesía de Bogotá y Feria del libro de Manizales (2007), ha sido seleccionado y publicados sus poemas en varias antologías (20 poetas españoles/colombianos, Antología de poetas españoles, Hojas Universitarias, de la U.C.B., ULRIKA, etc.), ha prologado poemarios (Hotel, de Paola Cadena Pardo, 49 habitaciones, de Darío Sánchez Carballo, Vaso de Tinta, de Liliana Gastelbondo Bernal), y recopilaciones poéticas (Red Poética colombiana: de la avenida 17 a la calle 74).

Éste mismo año, ha publicado una serie de poemas en la revista ARQUITRAVE (nº 42, Abril, 2009).
Durante los meses de mayo y junio de 2009 presentará su último libro, Sábanas blancas, (ZAHIR EDICIONES) en Bogotá y Villavicencio.


LA FANTASMA DE LA CURVA

No dudó ni una pizca el camionero,
proyectó las luces altas sobre aquella hembra mojada;
tocó la bocina, dio la intermitencia y arrastró su trailer
a la cuneta con una lánguida frenada.
La damisela en jarras, sin paraguas ni sujetador
aguantó sacando pecho a que parara su cliente
y por sesenta euros le salvó la vida
impidiéndole llegar a la siguiente curva
hasta que amainó la tormenta.


LA NIÑA DE LAS SIESTAS

Soy un fantasma limitado, mis posibilidades
son tan modestas que no puedo actuar
más que a primeras horas de la tarde,
y en ese tiempo mi niña duerme sus dulces siestas.
Ella se tiende, se ovilla, se retuerce, profundiza
en mundos diferentes a los nuestros.
Cuando despierta, mi actuación ha terminado.
Ella mira algunas veces al rincón donde me encuentro
y se frota los ojos
mientras yo me voy desvaneciendo.


LA DORADA Y EL PÁJARO

Una era a la brasa y el otro
vivía como un señor en el océano
de los manteles y las sobras principales.
Los dos que habían sido del mar
y nosotros de la tierra adentro
compartimos tres horas de una tarde
y una misma digestión.
Debo decir que no todos
tuvimos la misma suerte,
aunque al final los cuatro
cumplimos con nuestro papel
de manera sobresaliente.


Es suave la tarde
encerrada en una caja de zapatos.
Abro orificios en la caja
y la oigo respirar.
Me quedaré aquí, aguardando
que pase la noche sin llamarla.


Subir

 

 


MARÍA BARANDA


Nació en la Ciudad de México en 1962. Poeta y narradora ha escrito varios libros de poesía, entre ellos: El jardín de los encantamientos (1989), Fábula de los perdidos (1990), Los memoriosos (1995), Moradas imposibles (1997), Nadie, los ojos (1999), Narrar (2000), Atlántica y El Rústico (2001), Dylan y las ballenas (2003) y Ficticia (2006). Ha recibido los premios de poesía Efraín Huerta en 1995, Villa de Madrid, España en 1998, y el Premio Nacional de Poesía Aguascalientes en 2003. Recientemente la editorial venezolana, Monte Ávila, publicó una reunión de su poesía bajo el título de Ávido mundo. Libros suyos han sido publicados en Bélgica, Canadá e Irlanda y algunos de sus poemas han sido traducidos al japonés, alemán, italiano, lituano, rumano, inglés, portugués, turco y francés.

También ha escrito varios libros para niños por los cuales ha recibido diversos reconocimientos.





Epístola del náufrago

He soñado con tus grandes extensiones
de frescura,
con las sombras que se estremecen
bajo los malecones
y con altos árboles crecidos
bajo la indiferencia de la luna.
Te he soñado viva
entre mis manos
con tu rumor de especies
crepitando,
con los textos divinos
escritos en tus entrañas,
con los despojos
de todo cuanto te es ajeno,
con las flores silvestres que envilecen
los templos y las máscaras.
Te he soñado remontando
la historia de mis palabras
como una yegua overa,
lenta y armoniosa.

Tú, señora de nombre azteca,
fuiste penetrada de ola en ola
por un blanco ejército de gaviotas.

¿Quién como tú?
"Quebrantada por el mar
estás ahora,
sepultada en lo profundo de las aguas."

Tierra
de toda cosa y todo hombre,
ávida en regiones
y títulos de comarcas.
Tu presencia es mi ley,
tu extensión
la amarra más sagrada.

Tierra,
devuélveme la voz,
deja que mis sueños
sean frecuentados por la verdad
y que la noche se abra
al esplendor del agua.
Despoja de mí
toda historia y condúceme,
tal una colonia de pólipos
o una hambrienta hidra
en busca de la dafnia,
a la memoria del mar divino.

Dios,
que la noche ha roto sus amarras.


El jardín de los encantamientos

A mediodía
una mujer
lava sus ojos
en el límite del sueño.

Jamás la tierra vio tanta dulzura en un rostro.


Subir

 

 


MIGUEL MÁRQUEZ


Miguel Márquez (Caracas, 1.955) Poeta, editor, y promotor cultural; cursó estudios de Filosofía en la Universidad Católica Andrés Bello. Fue miembro fundador del grupo literario Trráfico. Ha dedicado gran parte de su vida a las faenas del libro, trabajando como investigador en el Centro de Estudios Latinoamericanos Rómulo Gallegos y participando como colaborador de la Biblioteca Nacional, la librería Ateneo de Caracas, Monte Ávila Editores y la Fundación Kuai-Mare. Miguel Márquez ha publicado Cosas por decir (Premio Fernando Paz Castillo, Celarg - Arte 1.982), Soneto al aire libre (Fundarte, 1.986), La Casa, el paso (Monte Ávila Editores, 1.992), Poemas de Berna (Pequeña Venecia, 1.991) y a Salvo en la penumbra (Mucuglifo, 1.999).




A salvo en la penumbra

Aquí vienen los días
con sus mañanas, con sus noches,
nubes, sol, luna, estrellas.
El sonido de la primera hora,
el canto que atraviesa soledades inhóspitas,
la densa lentitud de la tarde,
el despejado deseo que ahora brilla
en una hondura tersa, en el agua
nocturna, en la oscuridad entrañable.
Aquí viene tu rostro, la piel
que te fue dada y la que imaginaste,
la fuente del continuo rumor, la risa
impregnada de una débil tristeza,
la sonora afirmación del afecto,
las mentiras, la desconfianza,
el miedo, la perversidad.
Aquí el agua, la sombra, los venenos.
Aquí, a salvo en la penumbra.


En el tedio

Como el cristal incrustado en la roca,
el fulgor precisa la quietud, la dura
permanencia para forjar el brillo.

En el tedio, en una vez más la pesada
fatiga de la tarde;
en la navegación rutinaria, monótona,
que la costumbre lleva encima
un tiempo favorable se elabora
para dar paso a la radiante,
jovencísima piel de la aurora.


Con minúsculas

Los ángeles están despiertos esta noche,
comemos galletas, conversamos, callamos
cuando uno de ellos se incorpora y pasa
a ver los libros de la biblioteca, los poemas
que nos gustan más y que comienzan
casi siempre con minúsculas.

vienen en pareja, y sus alas se repliegan
fácil en las camisas blancas que cuelgan
en los densos escaparates colombianos,
y me hablan de sus días, salpicaduras
de tristeza por un olvido inmerecido,
comentarios sobre cartas que acompañan
tanto, los deseos del mar y la ansiedad
por una amistad duradera.

luego se duermen, con una plácida ternura
que los envuelve abrigadora, hasta el otro
día, antes de las seis, cuando no están y sé
que se han ido, de nuevo, para el colegio.


Subir

 

 


PORFIRIO DÁVILA


Nació en Tariba Municipio Cardenas del Estado Táchira, Venezuela, en 1969. Médico Veterinario y promotor cultural. Presidente de la Fundación Para Las Artes Institución dedicada a la promoción y difusión artística en la ciudad de Rubio, Estado Táchira y colaborador de la Cátedra Abierta de Poesía de La Universidad Pedagógica Experimental Libertador de la misma ciudad.

Sus artículos y poemas han sido publicados en: Perfiles (Universidad Centro Occidental Lizandro Alvarado), El Garrapatoso (Organo divulgativo de la Escuela de Ciencias Veterinarias de la UCLA), El Impulso periódico regional del Estado Lara, Carmelo (UCLA) La Eskina (Bucaramanga), y Línea Imaginaria (UPEL-IPRGR).

Sus libros publicados son: A Través de la Grieta (1986-Barquisimeto) y Espasmos de Adobe (2005-San Cristobal).






Eurìdice

Tu nombre
lo desterré
de mi memoria
cotidiana
a un desierto
donde sólo sopla
el viento
del olvido
y habitan
visiones lejanas
amorfas
y carentes de sentido.

Cuando te extraño,
me acerco
a ese desierto
para ver
con sorpresa
la belleza
con que tu nombre
florece
desafiando
la adversidad
de su destino.


Instantes

Entre gota y gota otra gota...El timbre una promesa y luego la interminable espera. Es fácil ante el silencio y la soledad escrutar el vacío, someter a juicio al ausente que casi siempre llora con mis ojos y bosteza con mi boca...La música, reminiscencias de embriagadas épocas, remonta el espiral donde el detritus logra crear imágenes cònsonas con la muerte que me alcanza, me pertenece y arrastra con sigo lo vivido y a quienes respiraron conmigo. No hay oscuridad que no conozca ni luz que no halla bebido, lo nuevo no es más que sonido, letra, mano o boca en su continuo esfuerzo por seguir siendo música, poema, escultura, caricia y ser. El tallo extraña la flor, después se acostumbra, así surge el poema que respira neblina al borde del precipicio que transita vena y espasmo y comulga con el fuego sin olvidar la leña, el verde y el ala que se diversifica en espacio y vida. No hay lugar para otra ausencia tampoco para bienvenidas, las horas se atrincheran, las imágenes no son mías y he olvidado mi sombra en algún cementerio. Hace frío y mi osamenta reclama tu piel. El ladrido del perro me despierta para atestiguar contra él, contra cada una de mis huellas que se desbordan...

Es tarde para reclamar la autoría de este instante que se viste y se desnuda de carne, de inicio y de final que habita inexorablemente en tus manos y salpica tus ojos para deambular entre estrellas, troncos y grafito.


Aquí

Aquí
extraordinariamente vivo,
sobre sierras y cuencas,
precipitándome hacia las flores
como lluvia, como niebla...
horadando la roca
donde cada surco es mi huella,
estremeciendo tu vientre
toda fuente, toda hoguera
para sucumbir en tus poros
en busca del vacío
mientras trepo al azul
de tu ausencia.


Subir

 

 


RON RIDELL


Ron Riddell es escritor, poeta, músico, pintor y gestor de paz. Es graduado en Artes de Auckland University. Riddell ha presentado su trabajo en muchos festivales y eventos culturales del mundo, incluyendo los festivales de Edimburgo, Harbourfront, Canadá, El Festival Internacional de Poesía de Medellín y El Festival Internacional de Poesía de Cartagena, Colombia; El Festival Internacional de Poesía de Austin, Texas; Encuentro Internacional de Poetas, El Salvador; Festival Internacional de Poesía de Costa Rica; Festival de Poesía de Tasmania y Festival de Poesía Overload, Melbourne, Australia; Encuentro Internacional de Poetas ChilePoesía, Santiago, Chile. En Auckland Riddell estableció un refugio para los poetas en el Live Poets' Café, adjunto a la librería Dead Poets en K. Road. Por tres años consecutivos organizó junto con su esposa Saray Torres el Festival Internacional de Poesía de Wellington. Ha publicado 19 volúmenes de versos, ha escrito tres novelas y dos obras de teatro. Cinco de sus libros, han sido publicados en edición bilingüe (inglés - español) en Colombia, Costa Rica, España y USA.




Adiós a Cartagena

para Gabriel García Márquez


Empezaba a conocerte
tus casas, tus calles y cafés;
el brillo del sol,
la caída de la lluvia.

Caminé entre desamparados;
mendigos y niños
vi la biblioteca enterrada;
un tesoro escondido, bajo las olas.

Mis zapatos ya desgastados,
mis pantalones raídos y en harapos
y sin embargo seguía incognito
encantado en mi sombra.

Empezaba a conocerte,
a entenderte, a apreciarte,
cuando un viento marino se levantó
llevándose mi espíritu.


Gorriones

Los gorriones picotean
Las migajas en mi mano

Bajan raudos
de las ramas invernales

sus piecillos cosquillean mi palma;
sus picos, sus pequeñas alas.

Miro en el interior de sus miradas;
únicas, absortas, relucientes.

Oh el indecible deleite
de compartir el pan con los gorriones.

Oh la bendición de sus piecillos,
Frágiles como la pisada de Dios


Rendición

Me rindo ante el aire.
Me rindo ante la tierra.
Me rindo ante las estrellas.

Me rindo ante las calles:
ante los árboles, los parques,
ante los campos abiertos.

Me rindo ante los ríos:
ante el mar, las colinas,
las montañas y el cielo.

Me rindo ante el bosque:
ante el desierto; ante la llanura
alta y ancha donde rondan los vientos fríos.

Me rindo ante las campanas,
los pájaros y las mariposas; ante cualquiera
que pueda dedicarme un poco de su día.


Subir

 

 


TAREK WILLIAM SAAB


Tarek William Saab: (El Tigre, Edo. Anzoátegui, Venezuela).- poeta, abogado, especialista en Derechos Humanos y Derecho Penal. Fue durante los años 70 un destacado dirigente estudiantil, en los años 80 y 90 integró el movimiento nacional de defensa de los derechos humanos. Ha sido electo a diversos cargos de representación popular. Fue presidente de la Comisión de Cultura de la Cámara de Diputados (1999). Presidente de la Comisión de Derechos Humanos de la Asamblea Nacional Constituyente (1999-2000). Presidente de la Comisión de Política Exterior de la Asamblea Nacional (2000-2004). Desde el 31 de octubre del año 2004, es Gobernador del Estado Anzoátegui, cargo que ejerce en la actualidad. Es padre de tres hijos.

Como poeta ha publicado los libros: Los Ríos de la Ira (1987). El Hacha de los Santos (1992). Príncipe de Lluvia y Duelo (1992). Al Fatal (México 1994). Ángel Caído Ángel (1995-1999). Cielo a Media Asta (2001 Argentina, 2003 Venezuela y Cuba). Cuando Pasen las Carretas (2004). Poemas Selectos (Colombia 2005). Los Niños del Infortunio (Cuba 2006). Memorias de Gulan Rubani y otros poemas (2008). En un Paisaje Boreal (2008).

Ha obtenido por su trabajo literario diversos premios en certámenes de poesía: Primer finalista de la III Bienal "Francisco Lazo Marti" del Ateneo de Calabozo (1987). Mención de honor en el premio internacional de poesía Ko- Eyù latinoamericano (1986), Primer finalista de la I Bienal Neoespartana de literatura "Ángel Félix Gómez" (1991). Mención de honor Bienal de poesía Daniel Camejo Acosta (Portuguesa 1991). Premio de Poesía de la U.C.V (1991).
Premio de poesía "Esta tierra de Gracia", Casa Ramos Sucre (1992). Primer finalista del Premio Conac Poesía (1999).

Su libro Los Niños del Infortunio (Cuba 2006) ha sido traducido al inglés, francés y chino y ha circulado en varios países de America Latina.


ESTE POEMA ES UNA APUESTA DE AMOR

Si fuese posible convivir
con alguien esencial
                    y luego perderse
                    y volver un día
                    y sentir que nada ha cambiado
y todo se aprestara a ser compartido sin temor
sin importar las pieles que pudimos haber conocido
                    y se encendieran otra vez las velas
y los finos juegos retornasen con las mismas sonrisas
                    y una nueva inteligencia
y la nostalgia atrás como una amnesia quedara
lustrosa las fotografías recientes
Y presto el lecho deslumbrante a develarnos un nuevo
                                                            misterio


SALMO

Ando a pie vestido de luto
ni cabizbajo
ni en derrota
oyendo viejas canciones

desvestido así
lo mío
lo negro

a mi diestra pernoctan restos de pájaros que nunca
emprendieron vuelo a ninguna parte

Ojos de alguna deseada mujer vista fugazmente
y que precipitaron en mí la desolación
de saber
      que nunca más
                  volveré
                        a verla


ORACIÓN DESDE UNA TUMBA DE MADERA

Quiero la alegría de ver a mis padres
vivos

por última vez

y arrojar a su paso
          granos de maíz

sin la imagen perforada
del suplicio
             la inclemencia
                          y el temor


Subir

 

 


WILLIAM OSUNA


William Osuna (Caracas, 1948). Obra: Estos 81 (1978), Mas si yo fuese poeta, un buen poeta (1978), 1900 y otros poemas (1984), Antología de la mala calle (1990 y 1994), San José Blues + Epopeya del Guaire y otros poemas; Miré los muros de la patria mía (2004).

Premios: Primer Premio, Bienal José Antonio Ramos Sucre, 1976, por Estos 81; Premio Municipal de Literatura, Mención Poesía, Distrito Federal, 1983, por Antología de la mala calle; Premio Bienal Manuel Díaz Rodríguez, Mención Poesía, Concejo Municipal del Distrito Sucre, 1984, por 1900 y otros poemas.








EPOPEYA DEL GUAIRE

El río Guaire tiene malos modales, cuando va
en los autobuses nunca le cede el puesto
a las parturientas, se sienta primero que las
damas, en los entierros grita más alto que
las viudas, dice impertinencias del muerto, cuentos
de los otros ríos.
A mí que no me nombre, dice el
Orinoco, no fue grumete en La Invencible ni
pudo unir sus aguas a los siete mares de China.
Los indios lo taparon con concha de totuma
para que los españoles no se lo bebieran.
No se parece a los ríos de don Jorge Manrique.
La mar océano no lo soporta; respecto a
él filosofa como un sabio chino: "Un río que no sabe
[morir es un golfo".
¿Quién lo maleó?
No lleva doblón, ni sencillo, ni baúl de
pirata en sus dominios.
Tampoco rabo de tigre, tiene la carne peluda.
No trabaja, no canta.
Se monta en un perol de leche o
sobre el capó de un carro a mirar
los colores de la ciudad: es un río
que contempla, no para que lo contemplen.
Tan pobre: si la luna de los amantes
se atreviera a conversar con él ningún puente
la aceptaría; que no le vaya a pelar
los ojos a la laguna negra, el poeta
Acevedo sería capaz de encerrarlo en un soneto.
Bronca de ríos y que hermanos. No me
meto en esos líos familiares. Así me
enseñaron en la escuela. No es mi problema.
Por el camino que da a la selva,
donde se gesta un remolino de caimanes;
y el árbol de caucho brilla como un
estuche de precioso bisturí, Andrés Mejía le fue
a meter chirimbolos del Guaire al Magdalena:
el Magdalena tan reilón con sus dientes de
oro y muelas de esmeralda lo dejó beber
ron durante tres días. No le paró.
Lo emborrachó, le silbó una cumbia, un bambuco.
Y así se lo envió al Motatán, metido en
un guacal de manzanas para la casa de
Hermes Vargas. Cuentos de Andrés. Más sabe Andrés
por Andrés que el Magdalena y sus pedrerías.
La flor fétida, el aceite de las refinerías, la
garcita urbana y una nevera desportillada
son cifras que acompañan. En algunos casos el
sol es un golpe de espuelas contra las
aguas revueltas.
El río Guaire es mi amigo. Yo le
pido la bendición. Él es como un burrito
indómito que atraviesa la ciudad cargado de botellas
vacías:
ningún río de las Francias y de las
Alemanias se le compara. Está enamorado de la
quebrada de Catuche. Qué amores
Intercambian bacinillas detrás de los estacionamientos,
[si los vieran.
El Dumbo Márquez no lo quiere: su Harley Davidson
se ahogó en sus aguas. Yo sí lo
quiero, no es como el Orinoco que se
alimenta de músicos; se tragó toda una orquesta,
y las cartas de amor de Argenis Daza Guevara;
y si no quería cantar y amar, ¿por qué lo hizo?
Qué desperdicio. Tan pedante.
En mi infancia yo quería al Orinoco.
En ese cruce había un araguaney, donde se
enlazaban los gatos, que lo miraban a uno
con sus ojos de oro. El viento corría
por ahí: hablaba como duro cartón. Bajaba gruesa
neblina por La Puerta de Caracas. Todos los
autobuses pasaban de largo y se metían al cine.
Mi infancia que tenía más colores que los
de un poeta de provincia en su provincia,
no distinguía las aguas, todas eran iguales.


Subir

 

Texto, Copyright © 2009 Los Autores Todos los derechos reservados.

 


Babab.com
Para contactar con nosotros entra aquí
Última actualización: lunes, 25 de mayo de 2009

Copyright © 2000-09 Mañana Es Arte A.C.
Prohibida la reproducción de cualquier parte de este sitio web sin permiso del editor. Todos los derechos reservados.