Biblioteca Babab
[Visita nuestra Biblioteca: libros completos totalmente gratis]



Music-a  



SUPERMAYER
Save the world

Por Diego Gez

El arte de "dejarse ir" , de que todo transcurra con la naturalidad propia del fluir, parece ser el Concepto de Supermayer, la criatura pergeñada por Michael Mayer y Aksel Schaufler (aka Superpitcher) como último knock knock en la puerta del viejo 2007.
Estos dos productores de la otra electrónica, la que escapa a los lugares comunes del beat clase machacante, dejan de lado el abc minimal de la discoteca para encarar, casi como un juego, la canción para pies inquietos en el que el beat de la pista de baile se mezcla con un espíritu funky.
Entonces esta apuesta, que huele a juego de a dos, no tiene otra alternativa que la búsqueda de un incresendo, mientras que un centrifugado dual de beats y bajos gordos de tamaño XL, entran en combustión con la canción technopop; y desde ahí hacia la cima, porque lo mejor está por venir.

¿Será la pulsión del beat bajo la impronta relax lo que mueve a Supermayer? Si el puntapie de "Save the world" expresa que al relajarse se obtiene un estado de liberación con status de disciplina académica ¿que mejor que fluir, sin resquemores por lo que vendrá? El resto, está asegurado, y no presenta contraindicaciones.




subir



______________________
 



PINKLER/RECHE
Debajo

Por Diego Gez

Los jardines en la superficie, bajo declive, el sonido. Semejante declaración en formato de tapa CDR no puede sugerir otra cosa que atención por lo que vendrá; tal vez actúe como llave de acceso.
Pablo Reche e Ismael Pinkler son tan diferentes como parecidos. Por separado, el primero cultiva un acercamiento profundo hacia el ruídismo experimental, un género que se sirve de las frecuencias sonoras más extremas para alcanzar rascacielos climáticos; mientras que Pinkler incursiona en el ambient cósmico, un ideal para mañanas después de madrugadas intensas.
Juntos, todo se potencia en favor de una introspección meteorológica por el ambient y el Drone (la constante repetición de una secuencia de sonido) que invita a acomodarse, a dejarse llevar por una constante postal sonora que brota en plan de sudestada. Es justo en ese punto cuando el mar de paisajes se prueba un talle más grande, y solo resta escuchar, abandonarse y escuchar...




subir



______________________
 



JAMIE LIDELL
Jim

Por Diego Gez

Que la electrónica desde hace algún tiempo despide un profundo olor a humedad no es algo que pase desapercibido para algunos. Pero para otros tantos sigue siendo la banda de sonido ideal para un fin de semana salvaje, en el que el beat (el autentico corazón de la pista) no importa demasiado si toma forma de percutor automático de oídos.

Tampoco sabemos si Jamie Lidell observó todo esto al finalizar su proyecto electrónico con Cristian Vogel, al que bautizaron a finales de los noventa como SuperCollider. Si bien ambos daban forma a una inyección vitamínica que nada tiene que ver con lo que, se supone hoy en día, significa vitaminizar el género electrónica, es decir, mirar hacia los ochentas en busca de ideas salvadoras, lo concreto es que Lidell decidió terminar el asunto con Vogel para despegar hacia un estilo propio, donde el groove, ese limbo donde nada permanece estático, exuda sensibilidad y latido humano.

Multiply de 2005, el segundo álbum solista de Lidell, nos presentó a un tipo parado sobre una actitud Soulman, entonces la combinación entre impronta y género no podría haber resultado mejor. Ese disco resumía una transformación y apego por un estilo que siempre presionó por liberarse. Entonces ¿como escaparle a esa declaración cuando se perfila un renacer de artista?
Días atrás lo nuevo de Jamie se coló por la red para quedarse con uno de los lugares favoritos para el resumen de 2008. En Jim, su seguramente último álbum de la década, la ecuación se vuelve tan agradable como cuando sorprendió por primera vez. Si siempre se lo comparó por su timbre vocal con el genial Otis Reading (pavada de comparación/mochila...) su sensibilidad soul hace que no puedas negarlo, ni negarte a caer en sus redes. Body moving, soulstyle & groovepure revitalizado en caída directa desde los principales sellos/vertientes de la Era Dorada del Soul (Motown & Stax) hacen que no puedas perder el foco. Por eso viven hits que sacuden desde el primer segundo ("Another Day") otros en la mitad ("Figured Me Out") pero también al final, recordando como era eso de generar una obra integral en tan solo 38 minutos. It´s body&Soul, tan simple como eso.




subir




Texto, Copyright © 2008 Diego Gez.
Todos los derechos reservados.


 


Babab.com
Para contactar con nosotros entra aquí
Última actualización: agosto 2008

Copyright © 2000-08 Babab
Prohibida la reproducción de cualquier parte de este sitio web sin permiso del editor. Todos los derechos reservados.