Biblioteca Babab
[Visita nuestra Biblioteca: libros completos totalmente gratis]



Broadcast: Nostalgia utópica futurista

por Rafael Villegas


Broadcast: sus únicos integrantes fijos son la dupla creativa y sentimental inglesa formada por Trish Keenan y James Cargill, pareja de cuya plática infiero que podrían hacer palidecer a más de un coleccionista de discos. Su trabajo musical dotado de un carácter sonoro que nos hace recordar, entre otras cosas, la manera en que la imaginación de los años sesenta escuchaba en su imaginación el futuro, ha dejado un enorme impacto en el panorama pop contemporáneo. Gracias a grupos como Broadcast o Stereolab, hoy en día Nico, la música pop francesa de los sesenta y setenta y sus chanteuses, las exóticas sonoridades de los jingles de Raymond Scott, la psicodelia más allá de los Beatles o The Mamas and The Papas y la música folk de antaño no son figuras extrañas a las nuevas generaciones de melómanos. Geniales canciones cantadas por una hermosa voz en juego con las posibilidades nunca del todo exploradas de los sintetizadores análogos. Broadcast es una banda formada por dos personas enamoradas de cincuenta años de música, capaces de decir algo nuevo. Aquí, nuestra conversación con ellos.

Casi diez años han pasado desde el lanzamiento de " Work and Non Work", el primer LP de Broadcast, seguro habrá cosas que han cambiado y algunas otras que siguen iguales...

Trish: Cuestionar el proceso mismo de hacer un disco ha sido algo constante en Broadcast. Hay cosas que no se pueden cambiar, como el que se vaya algún miembro de la banda o buscar un presupuesto, tienes que hacer que éstas y otras cosas trabajen a tu favor. James y yo estamos siempre buscando maneras interesantes de producir los discos y modos nuevos para desarrollar canciones.

Musicalmente hablando, me puedo imaginar cuál es su época favorita...

Trish: Es obvio hablar de los años sesenta como si fueran los únicos en los que pasaron cosas interesantes. Creo que lo fascinante es que los treinta, los cuarenta y los cincuenta se enfocaron en el diseño y la técnica, el alto nivel de perfeccionismo que existió en esos años es lo que permitió a los sesenta el experimentar. Todas estas décadas son parte de una progresión. Siendo creativo, cualquier década en que te encuentres es tu trampolín.

¿En dónde están las influencias no musicales de Broadcast?

Trish: El cine es una gran influencia, además de la literatura. Creo que si estás interesado en explorar la música de una manera creativa no puedes ignorar lo que se hace en otros medios. Todos ellos nutren a la música. Para mí , el movimiento de la cámara en un film de Kenneth Anger se relaciona con la posición para poner un micrófono en un estudio de grabación, quiero decir, cómo capturas la superficie de una chamarra de piel y la textura fuzz de una guitarra corren de una manera paralela.

Viendo las recopilaciones de música que personalmente seleccionan y suben a su página me di cuenta de que incluyen a Los Gatos ¿Conocen más música psicodélica latinoamericana? ¿Qué les gusta en particular de Los Gatos? También quisiera que nos hablaran un poco de Raymond Scott, incluido también en sus listas.

James: Los Gatos tuvieron un sonido realmente único, algo que los apartaba de la psicodelia norteamericana o europea...un uso realmente excelente del eco. Estamos familiarizados con algo de psicodelia de Latinoamérica, como con Kaleidoscope de México y ¡obviamente! con Os Brazoes y Os Mutantes.
Raymond Scott fue un líder de banda de jazz que se volvió un genio eléctrico. Él se ganó la vida creando radio electrónico y jingles para tv en los 50 y 60 para compañías como IBM y construyó sus propios sintetizadores, su música era realmente dinámica y emocionante y el hecho de que no sea música académica quiere decir que ¡es diversión para todos!

Además de escribir las canciones de Broadcast, sé que has publicado historias cortas ¿en dónde has publicado? ¿Cómo es Trish, la escritora?

Trish: Escribo por diversión. Me gusta escribir pequeñas piezas que se sitúan en algún lado entre las historias cortas y la poesía. No tengo presión por escribir. De repente me encontré a mí misma escribiendo piezas cortas de unas 500 palabras, con Jorge Luis Borges como gran influencia. Todo esto afecta a mi manera de escribir canciones pues me da otra manera de ver las letras de éstas. Tengo una historia publicada en "The High Horse"[1]. Es un periódico bimestral muy interesante para gente que gusta de explorar ideas extrañas. Me gusta mucho este periódico, la gente trata de poner un montón de ideas creativas en él. Me gustan estas publicaciones DIY [do it yourself] y estoy contenta de de que la cultura de éstos siga creciendo, la industria editorial está atada a tener que poner libros de ficción popular pobre en los estantes de las librerias. También me gusta "Umbrella", una publicación que tiene muchas memorias, puntos de vista interesantes y retrata la nostalgia

La cuestión del diseño visual parece ser de gran importancia y dedicación para la banda, lo cual se nota en el arte de sus discos y las proyecciones que usan cuando tocan en vivo ¿Alguna vez han descubierto un gran disco sólo viendo su portada?

Trish: Hay dos sitios web grandiosos: waxidermy y soundmuseum, ambos son excelentes para ver portadas interesantes de LPs, por supuesto que no he escuchado todo lo que está ahí, pero me emociono mucho cuando veo una portada extraña, especialmente si el título no me dice mucho. En la parte de spoken word de waxidermy hay uno de una mujer llamada Marr Del, una extraña dama cristiana rumiando sus recitaciones acerca de irse al cielo, suena como un disco hecho en casa de los 60. Vale la pena investigar al respecto.

Broadcast ha sido nombrada por The Guardian como una de las "40 bandas más importantes de la Gran Bretaña hoy en día", en el lugar 20 para ser precisos ¿Cuál es su opinión sobre ese nombramiento?

Trish: Creo que muchas de las bandas incluidas en esa lista giran en torno a la gran industria de la música gracias a la manera en que se mercadea con la música en este país, las bandas se embotellan para el escaparate...un productor exitoso, un estilista, un buen encargado de prensa, la música se envasa para ser vendida, es muy aburrido, ves a una banda y desde las fotos, el nombre, su sello discográfico, ya sabrás a que suena. Lo mismo con las canciones. Yo recibo la revista de la PRS[2] en mi correo y desearía que no me la mandaran por que me deprimo nada más de verla, haciendo bulla en torno a las canciones de Dido. Cada quincena es lo mismo, no hay nada desafiante, nada emocionante que decir en el mundo de las canciones.
Por otro lado la cultura del CDR está creciendo y eso me gusta, me emocionan las subculturas al margen del "negocio" como la serie de The Ghost Box y Blood Stereo, los Gas Shepherds...esto es el futuro para los cds.

¿Qué me pueden decir de su más reciente disco The Future Crayon (Warp, 2006) y sobre su contenido?

Trish: The Future Crayon es una colección de todos los EPs y tracks inéditos o difíciles de encontrar de 1998 a 2003. Yo pienso que es una recopilación interesante, una oportunidad de escuchar qué tanto hemos explorado a lo largo de estos años. Nosotros probamos muchas ideas diferentes en nuestros eps y vemos a nuestros "lados b" como una oportunidad de explorar el sonido y la canción y nos divertimos haciéndolo, es bueno ver lo libre que puedes ser cuando la presión de hacer un LP no está encima, debería haber más EPs en el mundo.

Warp empezó como un sello exclusivamente de "música electrónica". Cuando publicó los primeros discos de Broadcast hubo quién sentía que ustedes estaban en el sello equivocado. Hoy en día los artistas de la Warp se han diversificado ¿Creen que también los gustos de la gente sean mas eclécticos?

James: ciertamente en 1995 había divisiones más marcadas en el gusto musical de la agente. Definitivamente nosotros sentimos el desapruebo de muchos fans de hueso colorado de la Warp. Creo que aún existe pero no tiene mucho que ver con el asunto de encasillarse en la "música electrónica. Me parece que es un asunto en lo que está más en juego lo masculino y lo femenino de la música. Probablemente hoy en día haya la misma proporción de gente que guste de la música extrema/pesada/tecnologizada/masculina que en ese entonces. La "música electrónica" como etiqueta en ese entonces embonaba en el estilo de vida de algunas personas, era un género, por lo general la gente se siente mejor cuando sabe como llamar al tipo de música que están escuchando, pero hoy en día esto ha dejado de ser en parte tan sencillo como lo era antes.

Cerca de su reproductor de música (cualquiera que éste sea) están...

Trish: "A vintage burden" de The Charalambides, "Fairly early works with postscripts" de Derek Bailey, "Happen" de David Hemming.
James: Wolfram Wire, Gas Shepherds y "Here in the land of victory" de Rex Holman.

__________________

Notas:

1. *La historia en cuestión es Life of a Dummy, publicada como Patricia Keenan, se puede leer en línea en www.thehighhorse.net/life-of-a-dummy/111/. El número 6 de The High Horse incluyó también One Way to Look at a Dream, poema corto de la misma autora.

2. Performing Right Society la asociación británica de compositores, escritores de canciones y gente dedicada a publicar música.




Texto, Copyright © 2007 Rafael Villegas.
Todos los derechos reservados.


 


Babab.com
Para contactar con nosotros entra aquí
Última actualización: agosto 2007

Copyright © 2000-07 Babab
Prohibida la reproducción de cualquier parte de este sitio web sin permiso del editor. Todos los derechos reservados.