Biblioteca Babab
[Visita nuestra Biblioteca: libros completos totalmente gratis]





Ladrones de Tinta, de Alfonso Mateo-Sagasta

por Darío Sánchez Carballo


Cuatrocientos años han pasado desde que apareciera el libro inicial de El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha. Seguramente en 1605, Miguel de Cervantes Saavedra no se imaginó la magnitud que tendría su obra para la literatura universal y sobre todo para la escrita en lengua castellana, mucho menos él y sus ilustres coetáneos pensarían en ser parte de las páginas de otra novela cuatro siglos más tarde. Todo lo que un escritor se pueda imaginar acerca del futuro, tan solo es un boceto de lo que finalmente el tiempo, con su indeleble barniz, consigna en los folios de la historia. Ladrones de Tinta, publicada por Ediciones B, es la crónica del escritor madrileño Alfonso Mateo-Sagasta, donde se ilustran los diez años posteriores a la edición realizada por Francisco Robles de la primera parte del Quijote.

Además de narrador, Mateo-Sagasta es docto en historia antigua y medieval, especialidad que lo llevó a descubrir un manuscrito de Isidoro Montemayor (empleado de Francisco Robles), en el que señala cómo Robles, rabioso, le encarga buscar a un tal Alonso Fernández de Avellaneda, quien ha sacado a la luz la segunda parte de la novela de Cervantes. Con un ofensivo prólogo contra el autor del verdadero Quijote, que lo tilda de manco y hasta de homosexual, la publicación causa revuelo en la Corte, en las huestes intelectuales que la circundan y por supuesto en el negocio de Robles. La presión, el atrevimiento y la grosería, obligan al gran escritor a terminar la novela que su editor le viene pidiendo con desmedido y justificado afán desde hace diez años. Robles ha editado las Novelas Ejemplares y el Viaje al Parnaso de Miguel de Cervantes, pero indignado porque don Miguel no le entrega la continuación del Quijote, que le garantizaría el éxito editorial si vendiere las dos partes al mismo tiempo, se queja de su autor, asegurando que éste ha vivido a costillas suyas con la promesa de entregar el segundo libro.

Montemayor se convierte en nuestro protagonista, con un temperamento forjado entre la búsqueda de una supuesta noble cuna y el trabajo en los garitos o tabernas, se le facilita desenvolverse en lo más bajo de la ciudad como también en los círculos más selectos de la España barroca:

"El tal Avellaneda se ha metido en un buen lío. Me han encargado que lo encuentre y me han pagado bien por ello, demasiado bien para buscar a un hombre, si he de ser sincero, pero necesito todo lo que me quieran dar."

Éste es un fragmento del manuscrito de 1614; la base de una narración llena de matices, olores y texturas que recrean el hervidero literario que era la capital española del siglo XVII.

Comienza la búsqueda de Alonso Fernández de Avellaneda a quien nadie conoce, lo que lleva a nuestro protagonista, después de variadas, particulares y hasta graciosas pesquisas, a conjeturar que Avellaneda es un seudónimo. Lo recursivo e inteligente que resulta Montemayor produce una historia exquisita. Aquí, el autor logra desarrollar de tal manera los aspectos humanos del personaje principal que es el lector quien se siente entrando en la casa de Cervantes o acercándose en cuerpo y alma a Lope de Vega. Uno de los logros de esta historia radica en el hecho de tomar a un personaje desconocido, pero real, del siglo de oro y a través de él llevarnos en un delicioso recorrido donde personajes secundarios pueden ser un Quevedo o un Góngora. Indagando aquí y allá, Isidoro, termina descubriendo una aparente verdad acerca del falso autor de la continuación del Quijote y postulando una nueva tesis en torno a la publicación por parte de Cervantes del final del Ingenioso Hidalgo, donde la necesidad de reivindicación y desagravio logran, por fin, que se culmine una de las obras maestras más importantes de la literatura universal.

Alfonso Mateo-Sagasta, Historiador, arqueólogo y editor de la revista de arqueología y antropología Arquítica, después de haber publicado su primera novela El Olor de las Especias, nos deja ver su calidad narrativa con esta obra, que desde ya lo sitúa como uno de los novelistas más interesantes de los últimos años en la escena española contemporánea y a quien sin mayores prevenciones, hay que acercarse.


__________________

Título del libro: Ladrones de Tinta
Autor: Alfonso Mateo-Sagasta
Ediciones B - grupo z
Año: 2004
Número de páginas: 572



Texto, Copyright © 2005 Darío Sánchez Carballo.
Todos los derechos reservados.


 


Babab.com
Para contactar con nosotros entra aquí
Última actualización: julio 2005

Copyright © 2000-05 Babab
Prohibida la reproducción de cualquier parte de este sitio web sin permiso del editor. Todos los derechos reservados.