Biblioteca Babab
[Visita nuestra Biblioteca: libros completos totalmente gratis]





Kurdistán:: una historia de erráticas y fatídicas alianzas

por Zara Fernández de Moya


Como introducción a este trabajo y después de haberme documentado lo suficiente para tener una idea bastante completa sobre la cuestión kurda, quisiera, antes de nada, sumarme a todas estas voces que denuncian la instrumentalización que se hace de determinados conflictos según cambian los intereses de un país, adoptando posiciones tan contradictorias y maquiavélicas como las que se van a describir a lo largo de este estudio.

Históricamente, la cuestión kurda está sembrada de falsas e interesadas alianzas en las que la población civil sigue siendo la gran víctima de diferentes y sanguinarios verdugos: desde el gas mostaza de Sadam Hussein lanzado contra iraníes y kurdos, a los bombardeos turcos respaldados por las mismas autoridades estadounidenses que, supuestamente, ahora protegen a la población kurda de Iraq, un país que llevan devastando y masacrando desde que el dictador baazista dejó de ser el amigo de confianza de Occidente.

Pero, "¿protestó enérgicamente la prensa estadounidenses o británica contra el uso de armas químicas? ¿Se emplazó al Consejo de Seguridad a enviar inspectores a los campos de batalla? ¿Se amenazó a Iraq con sanciones? En absoluto. Las armas y la experiencia para utilizarlas procedían de Occidente"1. Como señala Saleh, "el doble rasero de Occidente en relación con los asuntos del mundo árabe y musulmán vienen siendo una evidencia para cualquier observador" que, con relación a la cuestión kurda, quedaría patente con el apoyo que las autoridades estadounidenses han ofrecido a un país, "cuyo gobierno se conoce desde hace mucho tiempo por su sistema represivo, especialmente con las minorías y, de forma particular, con los kurdos (...) Así, existen denuncias frecuentemente contra el gobierno de Sadam, mientras no las hay contra el gobierno turco, aunque ambos no se diferencien mucho en este aspecto (...) Curiosamente la comunidad internacional no ve con malos ojos los abusos que comete Turquía contra los kurdos, poque este país es miembro de la Alianza Atlántica y candidato a la Unión Europea"2.

En efecto, Estados Unidos, en su ya más que habitual doble juego, apoya al Kurdistán iraquí en su guerra contra Sadam Hussein y, al mismo tiempo, respalda los bombardeos de Turquía sobre la zona custodiada por NU en Iraq: "El ejército turco ha violado la legalidad internacional y la integridad territorial de Iraq, bombardeando toda el área bajo custodia de NU y haciendo blanco de los ataques a la población civil. Sin embargo, no es el gobierno turco, sino al PKK a quien se acusa de terrorista... ¿Por qué los gobiernos europeos que apoyan a Turquía bajo el pretexto de que el PKK amenaza la integridad territorial del país, guardan silencio cuando Turquía lleva a cabo operaciones militares transfronterizas? ¿No es ésta una violación a la integridad territorial de Iraq?"3. Esta misma acusación la revelaba Peinó Vila en su artículo sobre el apoyo militar ofrecido por la OTAN a Turquía para luchar indiscriminadamente contra la población kurda.4

En la misma línea se ha situado el régimen de Teherán, que, con el objetivo de debilitar al régimen iraquí y de frenar la "amenaza kurda" del país vecino, ha financiado durante años al PDK iraquí, pacto contra natura que provocó una guerra civil entre los kurdos de ambos países. Sin embargo, en 1975 interesó a ambos gobiernos llegar a un acuerdo y el Sha de Persia aceptó retirar el apoyo a la guerrilla iraquí. Ahora bien, cuando Sadam Hussein emprendió la guerra contra Irán, el PDK iraquí y, más tarde la UPK, se pusieron de nuevo del lado de Teherán, alianza que sería duramente castigada con la masacre de Halabja.

Tanto Irán, como Siria5, Iraq o Turquía han mantenido, como instrumento de presión, una política de alianzas con los kurdos de otros Estados; los movimientos kurdos han recurrido, a su vez, a esas alianzas para buscar apoyo contra el régimen que los gobernaba, aunque con esto traicionaran a los movimientos kurdos de los Estados vecinos. Como recordaba Martín Muñoz, "no han dudado en aliarse con fuerzas progresistas o conservadoras, capitalistas o comunistas, siempre que de ello pudieran extraer apoyos para su causa"6. Esto ha agravado sus rivalidades internas, llegando al enfrentamiento armado, como la guerra entre el PDK y la UPK.

Tampoco se puede pasar por alto el papel de Naciones Unidas en el conflicto cuando, por un lado, aprobó la resolución 688, que permitía la instalación de campos de refugiados kurdos en el norte de Iraq con el establecimiento de facto de una entidad autónoma kurda iraquí por encima del paralelo 36º, y, al mismo tiempo, por deseo expreso de E.E.U.U, impuso al país un feroz embargo que causó estragos entre la población durante doce años.

Nos queda, así, una nación como Iraq, intencionadamente dividida, al borde de una guerra civil, "en la que los invasores han venido para completar el trabajo del tirano"7 y un pueblo que todavía aspira a recuperar sus derechos más elementales en Turquía, firme candidato a la Unión Europea, o, en Siria, donde todavía no se imprimen libros o periódicos en su lengua y se les impide celebrar algunas fiestas importantes del calendario kurdo.

Para intentar comprender cómo se ha llegado a esta situación, he tratado de ofrecer una visión de conjunto del tema kurdo, partiendo de sus remotos orígenes indoeuropeos hasta llegar a su actual posición en los diferentes países donde se encuentran: un recorrido por las claves culturales, histórico-políticas y socio-económicas que han marcado el devenir de este pueblo.

De esta forma, tras ofrecer unas coordenadas geográficas, demográficas y culturales generales, el estudio se centra en el análisis de la denominada "cuestión kurda" en Iraq, Irán, Turquía y Siria. Esto nos permitirá examinar las complejas alianzas que acabo de mencionar y contrastar la situación entre unos Estados y otros. Asimismo, revisaremos la historia y la evolución de los principales partidos kurdos y, finalmente, concluiremos con un apartado sobre identidad y derechos (lengua y cultura, federalismo e independencia, etc.).


COORDENADAS GEOGRÁFICAS, DEMOGRÁFICAS Y CULTURALES

Situación geográfica

Tal y como puede verse en el mapa elaborado por el Diario de León en su edición digital8, observamos que el pueblo kurdo está distribuido entre Oriente Medio y Asia Central, a lo largo de una vasta extensión montañosa con una superficie superior a los 550.000 km2, que se expande en forma de media luna desde Turquía hasta Irán, atravesando Siria e Iraq. Específicamente, el territorio kurdo ocupa el noreste de Irán, en provincias como Urmia, Sina, Loristán y Kerman (en este último centro se encuentran los más importantes recursos petrolíferos), así como el enclave de Meshed; la región sudoriental de Turquía, donde está la que se considera la capital del Kurdistán turco, Diyarbakir; en este país también están repartidos por algunas provincias cercanas a Ankara. En Iraq9, las tres provincias kurdas son Suleymaniya, Erbil y Dahuk, aunque ahora también es reclamada Kirkuk como capital. El mapa ilustra la región autónoma kurda instituida por Bagdad en 1974 donde, como veremos, ya se reconoció el kurdo como lengua oficial, se empezó a enseñar en las escuelas y, entre otras cosas, se creó la Universidad de Sueymaniya.

El pueblo kurdo en Siria se extiende a lo largo de 19.000 km2, en las provincias de Kurd Dagh, Ain el Arab y Yazira. Por último, encontramos pequeños territorios en el sur de Armenia, en la parte sudoccidental de Azerbayán y algunos núcleos dispersos en Líbano y Egipto.

Respecto a lo que este pueblo considera el Kurdistán histórico10, el territorio se correspondería con las tierras comprendidas entre el lago Van, al norte; el lago salado de Rizaiyeh o Urmia, al este; el río Tigris, al sur, y la ciudad turca de Malatya, al oeste. Es decir, limitaría al norte con el Cáucaso, al sur con el valle mesopotámico, al oeste con la cordillera del Tauro Oriental (Anatolia) y al este con los Montes Zagros. Su núcleo histórico y geográfico se encuentra, como ya se ha señalado, entre los lagos Urmia y Van.

Todos los territorios poblados por los kurdos, desde el golfo de Iskenderun, en el extremo nordeste del Mediterráneo, hasta la región de los montes Zagros, que se internan en el golfo Pérsico, incluyendo el monte Ararat, se caracterizan por ser predominantemente montañosos.


Datos demográficos

En cuanto a la situación demográfica, aunque los datos varían sustancialmente de unas fuentes a otras, sí parece haber consenso sobre el número total de kurdos, estimado en unos 30 millones. En cuanto al número aproximado por países, nos hemos ceñido, por un lado, a las estimaciones propuestas en el Diario de León de este año y, para completar la información, a los datos ofrecidos por uno de los especialistas españoles más conocidos en el tema que nos ocupa, Manuel Martorell11. Insistimos, no obstante, en que los movimientos de población, espontáneos o forzados, que han afectado a los kurdos desde hace un cuarto de siglo, dificultan estas valoraciones y dan como resultado datos bastantes dispares.

Número de kurdos (en millones) Diario de León, edición digital, 2005
Turquía19
Irán8´4
IRAQ5´6
Siria1´6


Número de kurdos Manuel Martorell, La aventura de la historia, 1999
Azerbayán y Armeniamedio millón
Alemania560.000
Líbano85.000
Francia80.000
EEUU75.000
Holanda46.000
Suecia32.000
Austria30.000
Suiza24.000
Gran Bretaña21.000
Chipre20.000
Bélgica16.000

Como puede observarse, la mayoría de los kurdos vive en Turquía e Iraq. En Turquía, más de dos millones se han establecido en Anatolia central y en las ciudades al oeste del país. En cuanto a Iraq, se encuentran en su mayoría en al norte del paralelo 36º, y en Irán, sobre todo, en las proximidades de las fronteras de Turquía e Iraq y en los núcleos aislados de Jorasán y Elburz; los kurdos de Siria, por su parte, forman una minoría fronteriza. A estas cifras, como dijimos arriba, habría que añadir los que viven en otras zonas de Oriente Medio: en el sur de Irán (frontera de Pakistán), en Egipto y Líbano. La particular "diáspora" kurda les ha llevado a otros destinos como EEUU, Gran Bretaña y, especialmente, Alemania, donde cientos de miles de kurdos han ido en busca de trabajo.

La lengua kurda

De acuerdo con Sa´ad Jawad12, aunque con diferencias en sus tesis sobre el origen exacto del pueblo kurdo, en lo que sí parecen estar de acuerdo los expertos es en que su lengua, de origen indoeuropeo, pertenece, junto con el persa y el pashto (afgano), al subgrupo iranio de esta gran familia. Existen numerosos dialectos regionales y multitud de variables locales: los dos principales son el kurmanyí y el soraní. El primero, se habla en Turquía, en Siria, en el Cáucaso, al norte del Gran Zab, en Iraq y en el norte del kurdistán iraní; el segundo, además de ser el más usado en la literatura, se habla más al sur, en Irán y en Iraq, país este último donde el soraní ha sido reconocido como lengua oficial, por lo que se enseña en las escuelas del Kurdistán iraquí. El zaza, otro de los dialectos kurdos, se habla en toda la región turca al norte de Diyarbakir. Asimismo, en la zona oriental del Kurdistán iraquí, los kurdos feilíes hablan una curiosa variedad del kurdo, mezcla rica de otras lenguas. Recordemos, por último, que la fase más primitiva del kurdo y del resto de lenguas iranias es el idioma avéstico, utilizado en los cantos (gathas) que recopilan las enseñanzas de Zaratustra.

La poesía kurda en dialecto kurmanyí hizo su aparición en el siglo XVII; en soraní, en el XIX, pero no fue hasta el período de entreguerras, fundamentalmente en Iraq y en Armenia, cuando se produjo un mayor florecimiento literario13.


Religión

Parece ser que este pueblo, profundamente religioso, mantiene una importante vinculación con el zoroastrismo, la primera religión monoteísta que se conoce: los Mukri, gran tribu Kurda que habita al sur del lago Urmia (en el Kurdistán iraní) aseguran que fue en sus tierras donde nació Zaratustra. Si nos remontamos a la historia del pueblo medo, observamos que los magos, una de sus tribus, se habían convertido en los sucesores de Zaratustra, por lo que pudieron llevar el mazdeísmo hacia las tierras habitadas por los kurdos.

Actualmente, según las fuentes oficiales, parece que la mayoría son de culto sunní, aunque también son continuadores del ritual chií en pequeñas localidades. Destacan, asimismo, los yezidíes, conocidos también, por el misterio que los rodea, como "adoradores del diablo". Como señala Gutiérrez de Terán, la teoría más fiable sobre esta religión es "una filiación zoroastrista adobada de elementos musulmanes, cristianos y paganos"14. Es interesante notar cómo ciertos sectores nacionalistas kurdos "ven en la religión yazidí el auténtico referente ideológico y doctrinal del pueblo kurdo en tanto se trata, según ellos, de la primera religión profesada por los kurdos".

Los yezidíes sufrieron múltiples persecuciones y, hoy, apenas sobreviven pequeñas comunidades en Siria, Armenia, Georgia, Azerbayán y en dos pequeños macizos montañosos cercanos a Mosul.

La importancia de esta religión y de otras creencias locales no es menor, ya que se presentan como señas de identidad y, como tales, adquieren un valor especial de oposición frente a los Estados que los gobiernan.


ORGANIZACIÓN SOCIAL Y ECONÓMICA

Ganaderos y trashumantes, salvo en períodos puntuales de su historia, los kurdos se han organizado en una sociedad de férrea estructura tribal que ha evolucionado poco a lo largo del tiempo y ha constituido, según varios autores, un serio obstáculo en su desarrollo socio-político: las tribus funcionaban como clanes dirigidos por el ilimitado poder de los Beis, que tenían como asesores a los barbas blancas y estaban dominados económicamente por los Agas o grandes terratenientes (esto ha derivado en relaciones de tipo feudal, poco favorecedoras para el progreso de un pueblo). Junto al Aga, otra figura de capital importancia es la del caudillo militar y político, el jefe de los milicianos kurdos o peshmergas, en kurdo, "los que están dispuestos a morir".

La fidelidad ciega al clan, a la tribu, al jefe, a la religión y a la tradición, son, básicamente, los principios por los que se rige la comunidad. Esta estructura tribal, unida a la importancia de las cofradías en la organización política, parecen ser factores que están en el origen de conflictos internos de primer orden (recuérdese, en este sentido, la rivalidad histórica entre los dos líderes iraquíes, Barzani y Talabani, vinculados respectivamente a la cofradía nakshibendi y qadiri)15. Parecería, pues, que el movimiento kurdo ha sido desigual e inconstante debido, entre otros factores, a las consecuencias derivadas de su peculiar organización socio-económica y religiosa.

En cuanto a los principales recursos económicos, provienen, básicamente, de la ganadería y la agricultura, centrada sobre todo en los cereales; son también importantes, mayormente en Iraq (Mosul y Kirkuk) e Irán (Kerman), los recursos petrolíferos. Otros recursos son los yacimientos de carbón, hierro, magnesio, cobre y cromo, así como las industrias del tabaco, el cemento y la artesanía. Como decía Martorell en un artículo reciente de prensa, "la ventaja del Kurdistán iraquí es que cuenta con recursos naturales (especialmente agua), lo que favorece una gran producción agrícola y ganadera, y una cuota de los beneficios que se extrae del subsuelo"16.


BREVE RECORRIDO HISTÓRICO

De acuerdo con Jawad17, los kurdos han estado bajo control de otros imperios, desde los partos, pasando por los persas, los armenios, los romanos, los bizantinos, los árabes, los mongoles y, finalmente, los otomanos. Así, han estado influenciados por diversas religiones, como el zoroastrismo, el cristianismo y el Islam.

Aunque es difícil determinar con exactitud el origen de este pueblo, en principio, está ampliamente aceptado que los medos serían el antecedente directo de los kurdos. Por referencias arqueológicas, ya podemos hablar de poblaciones kurdas en torno al 5000 a.C. En este sentido, suele ligarse el origen de los kurdos a la migración de un grupo de indoeuropeos que viajaron desde el norte de Afganistán y atravesaron el territorio persa hasta alcanzar los lugares comprendidos en las fronteras históricas descritas con anterioridad.

No obstante, como la mayoría de los pueblos de la Antigüedad, los propios kurdos también tienen una explicación de carácter legendario respecto a sus orígenes: se trata del mito de Kawa, personaje de leyenda que tiene erigido un monumento en la ciudad de Suleymaniya, y cuya figura se puede encontrar en la mayoría de hogares kurdos. Este personaje representa el nacimiento de la conciencia del pueblo kurdo como nación unida, tras conseguir librarse de la opresión del rey Zohak. La conmemoración de este hecho tiene lugar el 21 de marzo, fecha de la celebración del Nowroz, que marca el inicio del año nuevo en recuerdo del primer líder de su historia (esta fiesta no puede celebrarse en Siria desde 1995).

A partir del siglo VIII, bajo las invasiones árabes, la mayoría de la población se hizo musulmana, mayoritariamente sunní, aunque ya hemos señalado antes que los kurdos siempre se han esforzado en la lucha por encontrar espacios propios donde mantener sus señas de identidad, lo que también ha dejado su huella en ciertas religiones propias.

En el siglo XI, los turcos selyúcidas, originarios de Asia central, conquistaron la mayor parte de lo que hoy es la región este de Turquía y, con ella, la zona del Kurdistán.

En 1114, Alí ben Wafa, conocido como Alí el Kurdo, gobernó como emir en la ciudad siria de Hama. Turcos y kurdos se integraron entonces en una única jerarquía militar musulmana, y el príncipe turcomano Nur ad-Din Zangui, emir de Mosul, asumió la responsabilidad absoluta frente a las Cruzadas. De aquel ejército formaron parte tanto el padre como el tío de Saladino, Ayyoub y Sherkuh Najm ad-Din, respectivamente. Al morir su padre, Saladino fue nombrado nuevo comandante de un ejército, mayoritariamente kurdo, que había ocupado Egipto.

Saladino será, por lo tanto, uno de los personajes históricos más destacados en la historia del pueblo kurdo18.

Después de la derrota turca tras la I Guerra Mundial, el Tratado de Sèvres establecerá el reconocimiento de un Estado kurdo, pero, como veremos a continuación, Turquía lo impedirá tres años después.

Desarrollaremos este apartado bajo el título "La cuestión kurda", donde explicaremos con detalle, a partir de estas fechas, la situación general del Kurdistán y de cada país en particular.


LA CUESTIÓN KURDA

La cuestión kurda surge entre 1914 y 192619 como consecuencia de la partición colonial de Oriente Medio y, fundamentalmente, ante la lucha por el control de la región petrolífera de Mosul, que atraía a las potencias europeas. Los británicos querían crear en Mesopotamia un Estado árabe que incluyera Mosul y los yacimientos petrolíferos de los alrededores. Los armenios, por su parte, consiguieron de los aliados la formación de un Estado que comprendía la región del lago Van, donde vivían numerosos kurdos. A su vez, los nacionalistas turcos, liderados por Mustafá Kemal, reivindicaban Mosul y la mayor parte del territorio kurdo del actual Iraq.

El 10 de agosto de 1920, en el artículo sesenta y dos del Tratado de Sèvres20,

"la Comisión reunida en Constantinopla y compuesta por tres miembros nombrados por los Gobiernos británico, francés e italiano respectivamente" (...) redactó el " esbozo de un gobierno autónomo local para las zonas de mayoría kurda situadas al este del Éufrates, al sur de la frontera meridional de Armenia (...) y al norte de la frontera de Turquía con Siria y Mesopotamia" (...) El borrador de este tratado debería "contener garantías de protección para los asirio-caldeos, así como otras minorías étnicas o religiosas incluidas dentro de estas áreas. Con este objeto, una comisión compuesta de representante británicos, franceses, italianos, persas y kurdos, visitará la zona para examinar y decidir qué modificaciones, si las hubiere, habría que hacer en la frontera turca donde, según las condiciones del presente tratado, dicha frontera se solaparía con la de Persia"[21].

Como señala Sa´ad Jawad, "Suleymaniya fue siempre visto como el mayor centro cultural y nacionalista kurdo", factor que, unido "a las promesas británicas que aseguraban una posición especial para los kurdos de la wilaya de Mosul"22, alimentaron las esperanzas de independencia en la zona. En efecto, las potencias aliadas reconocían el derecho de autonomía para el Kurdistán iraquí, promesa incumplida, una vez Gran Bretaña logró integrar Mosul en Iraq bajo mandato británico (Tratado de Lausana, 1923).

Parece que, en definitiva, el reconocimiento del Kusdistán iraquí no fue más que una estratagema británica para impedir que Ankara terminase por integrar Mosul en Turquía23.

El posterior Tratado de Lausana24, celebrado en 1923 entre las potencias aliadas y la República Turca Kemalista, anuló los términos recogidos en Sèvres, por lo que, de inmediato, quedó eliminada la autonomía kurda, aunque quedaba todavía en suspenso la cuestión de Mosul. En 1925, se efectuó la partición del Kurdistán entre los mandatos sirio e iraquí de Francia y G. Bretaña, respectivamente, así como de la recién instaurada Turquía. La parte oriental del Kurdistán se mantuvo como parte de la Persia prooccidental. Desde la perspectiva occidental, Turquía y Persia eran estados tapón contra la Rusia bolchevique, mientras que Gran Bretaña tenía acceso a los campos petrolíferos del sur del Kurdistán.

Más adelante, con el Acuerdo anglo-turco de 1926, se puso fin al contencioso entre ambos países con relación a Mosul, que quedaba definitivamente adjudicada a Iraq bajo control británico: Londres otorgó a Turquía una sustancial compensación económica y la garantía extraoficial de que no favorecería la autonomía kurda en Iraq, pese a que había sido una de las condiciones expuestas por NU a la anexión de Mosul.

En cuanto a las promesas de autonomía, éstas fueron reducidas por los británicos a la concesión de algunos derechos culturales, como el uso público de las dos lenguas kurdas.

El período de entreguerras marcó la división definitiva del Kurdistán, con un abandono progresivo del sueño independentista y una sucesión de sublevaciones en varios países. A partir de este momento, no obstante, conviene trazar un recorrido de la cuestión kurda por países, lo que permitirá ver la evolución particular que ha tenido en cada uno de ellos.


IRAQ

En este rosario de sublevaciones destaca Mustafá Barzani, presidente del Partido Democrático Kurdo, fundado en 1946, quien permaneció exiliado en la Unión Soviética hasta que el general Qasem derribó, el 14 de julio de 1958, a la monarquía hachemita impuesta por los británicos (otro de los líderes del Kurdistán iraquí, Ibrahim Ahmad, secretario general de PDK, fue sometido a arresto domiciliario). El golpe, protagonizado por oficiales nacionalistas y de izquierdas, instauró un gobierno militar.

Con el fin de la monarquía, el pueblo kurdo disfrutó de un período de tranquilidad, autonomía y nuevas expectativas ante una Constitución que recogía expresamente "la asociación de árabes y kurdos en la nación iraquí". Fue, probablemente, uno de los momentos más importantes en la historia para el pueblo kurdo25, que gozó de importantes derechos. Barzani fue recibido como un héroe nacional a su vuelta del exilio, mientras que Qasem contaba con el apoyo de los comunistas (hasta que también fueron apartados del gobierno en 1960), relación que beneficiaba a los kurdos, aliados del PCI.

El 8 de febrero de 1963 un golpe de estado de inspiración baazista depuso a Qasem, que fue ejecutado. Abd el-Rahaman Bazzaz, primer ministro en 1966, abogó por un verdadero reconocimiento del pueblo kurdo con la "Declaración del 29 de junio", donde se hablaba, por primera vez en la historia del país, de que "la tierra iraquí incluye dos nacionalidades, los árabes y los kurdos."Asimismo, el documento ofrecía la descentralización del poder, elecciones libres en los consejos administrativos, la representación propia en provincias, distritos y subdistritos, el reconocimiento del kurdo como lengua oficial, su enseñanza en la escuela primaria, y la difusión de la literatura, la historia y la tradición kurdas en la universidad26. La Declaración no pudo prosperar totalmente ante la presión de los militares que llevaron a Bazzaz a dimitir.

Un nuevo golpe de estado en 1968 puso fin al mandato de Abd al Rahman Aref. El gobierno de Hasan al-Bark y Saddam Husein celebró el VII Congreso Baazista con el que prometía la declaración de autonomía del Kurdistán iraquí. Tras una demostración de poder militar en verano de 1969, Sadam Hussein inició conversaciones secretas con Barzani que condujeron al acuerdo de marzo de 1970 con el que se reconocía la identidad nacional kurda, se prometía su participación en el gobierno y en la administración local. Además, se admitían sus derechos culturales y el kurdo como lengua oficial. Se creó un comité conjunto para poner en práctica el manifiesto, con vista a 1974 como fecha límite, pero pronto quedó claro que el gobierno privaba de autoridad a los kurdos en cuestiones de defensa, finanzas y petróleo. Todo esto, unido a varios intentos de asesinato contra Barzani, reanudaron un enfrentamiento armado que contaba, del lado kurdo, con el apoyo de Irán y Estados Unidos27.

El 11 de marzo de 1974, el Baaz establecía el marco de la autonomía en unos términos insuficientes para los kurdos, de manera que Barzani rechazó la propuesta, ya que se imponía a la región un Parlamento designado por las autoridades nacionales28: parece que se proponía una asamblea legislativa con sede en Arbil que elegiría a un comité ejecutivo cuyo presidente podría ser nombrado o destituido por el gobierno de la República de Iraq quien, a su vez, tendría el control total en lo relativo a defensa, seguridad, política exterior, petróleo y presupuesto regional. Las fuentes de petróleo de Kirkuk, Janaquin y el monte Sinyar quedarían también bajo dominio exclusivo de Bagdad, lo que enfrentó definitivamente a Barzani con el gobierno (aunque se estableció que el petróleo y su explotación dependían de Bagdad, Barzani contaba con que el 20% de esas fuentes fuese destinado a un presupuesto especial para el Kurdistán). Sin embargo, el frente kurdo quedó dividido entre los partidarios de la insurrección armada, encabezada por Barzani, y los que aceptaron la aplicación de la autonomía, liderados por el hijo de aquel, Obeid Hachem. De esta forma, la lengua kurda, declarada oficial, fue la lengua del sistema educativo; se creó una Academia kurda, la Universidad en Suleymaniya29, se abrieron periódicos y revistas, así como una radio (1975) y programas de televisión (1979).

El gobierno de la República mantuvo un doble juego al permitir éstos y otros importantes avances (plan de desarrollo de la región) mientras que, al mismo tiempo, perseguía a los enemigos kurdos del régimen con destrucción de aldeas, bombardeos, arrestos, etc. Como señala Segura, "el patronazgo de Bagdad podía proporcionar cuantiosas recompensas materiales, siempre y cuando se acatasen las reglas del juego"30.

Barzani, por su parte, continuó con la lucha desde las montañas, hasta que, en marzo de 1975, se celebró en Argel la solemne cumbre de la OPEP, en la que Sadam Hussein, vicepresidente en aquel momento, y el Sha de Persia, firmaron un acuerdo con cuatro cláusulas secretas: se pone fin al apoyo iraní a los peshmergas iraquíes y se aporta, como contrapartida, la soberanía de este país sobre la mitad de las aguas de la región sur de Shatt al-Arab, viejo contencioso entre ambos países. Con esta cesión de territorio iraquí al país vecino, el poder central debilitaba al frente kurdo que, efectivamente, no pudo resistir sin el apoyo de Irán: Barzani se exilió de nuevo, esta vez hasta su muerte en Estados Unidos en 1979. Efectivamente, "la cuestión kurda se encuentra interferida por unas conflictivas relaciones con Teherán, que durante años ha financiado, con el apoyo de la CIA americana, la guerrilla en el Kurdistán iraquí, con el ánimo de desestabilizar al régimen"31. EE.UU. también apoyó el acuerdo irano-iraquí, cuando hasta ese momento había apoyado a los kurdos, acción que abundó en la derrota del 75 (frente debilitador en la guerra árabe-israelí del 73. Los kurdos se aliaron con Irán, Estados Unidos e Israel).

Se calcula que, aproximadamente, medio millón de kurdos fueron trasladados lejos de sus poblados bajo amenaza de pena de muerte si intentaban regresar. Paralelamente a esto, el gobierno hacía un llamamiento a las familias árabes para que se trasladaran al norte y así conseguir la exclusión de la región kurda de las zonas pobladas por mayor cantidad de árabes. Los kurdos se reagruparon en los denominados "poblados estratégicos" que bordeaban las carreteras.

Al mismo tiempo, las enquistadas divisiones internas en el seno del PDK, llevaron a la escisión entre los Barzanis (el Mulá Mustafá y sus hijos), y Jalal Talibani, quien fundó la Unión Patriótica del Kurdistán (UPK) y centró su reorganización en la ciudad de Suleymaniya.

Guerra irano-iraquí (1980-88)

Cuando Sadam Hussein emprendió la guerra contra Irán, el PDK se puso del lado de Teherán; en 1983, la UPK, por el contrario, intenta negociar con Bagdad, pero el régimen da muestras de gran brutalidad y, en 1988, comienza un cruento episodio para los kurdos, con ejecuciones masivas (8.000 miembros del clan de Barzani desaparecieron en 1983), destrucción de aldeas y deportación de más de medio millón de kurdos al sur de Iraq. Era la lógica de al-Anfal (botín de guerra), violenta campaña donde se utilizaron armas químicas en varias ocasiones (el primer uso en el Kurdistán data de 1987). En 1987, creyendo inminente la caída de Sadam Hussein, toda la resistencia kurda se sitúa del lado de Teherán, pero en marzo de 1988, el régimen decidió actuar con armas químicas en la ciudad de Halabja, donde se cometió una terrible masacre en la que debieron matar a 4.000 personas. Respecto al uso de armas químicas, como recuerda Tariq Ali, "los guardianes de la moral no sacaron a relucir la cuestión de las armas químicas en los medios de comunicación hasta que Sadam Hussein fue declarado enemigo de los intereses occidentales en la región después de 1990"32. Es decir, esta vez Occidente no se dio por enterado, ya que prefería a su "gendarme laico" como muro frente al enemigo islámico iraní. Por su parte, Irán, tras firmar la paz con Iraq, abandonó definitivamente la causa kurda iraquí.

En estas fechas, alrededor del 80 por ciento de las ciudades y pueblos de la región autónoma kurda, habían sido destruidos; gran parte de los territorios agrícolas se declararon "territorio prohibido" y posiblemente perdieron la vida unas 60.000 personas33.

La Guerra del Golfo y la región autónoma de facto en el Kurdistán iraquí

Con la agresión de Kuwait, "el mundo árabe quedó hecho añicos al dividirse entre los que apoyaban al dictador iraquí y los que tomaron parte activamente en la guerra junto a la coalición internacional"34. La insurrección kurda, iniciada a comienzos de marzo de 1991, meses después del levantamiento chiíta en las tierras del sur, se alió con esa coalición internacional integrada por más de treinta países y encabezada por Estados Unidos. Temiendo que Bagdad utilizara sus peores armas químicas como había sucedido en Halabja en marzo de 1988, más de tres millones de personas, aproximadamente la mitad de la población kurda en Iraq, huyó hacia las fronteras de Irán y Turquía. El Consejo de Seguridad de la ONU, a instancias de Francia, aprobó la resolución 688, que permitía la instalación de campos de refugiados kurdos en el norte de IRAQ, un "refugio seguro" del que quedaban excluidas todas las fuerzas iraquíes; al norte del paralelo 36 se prohibieron todos los vuelos iraquíes. De esta forma, en octubre de 1991 se creó una línea de alto el fuego que venía a coincidir con las fronteras definidas en el 74 para la región kurda del norte de Iraq35.

Esta intervención aliada supuso, por lo tanto, el establecimiento de facto de una entidad autónoma kurda iraquí por encima del paralelo 36º. Así, el PDK confirmó su liderazgo en el norte y el UPK en el sur, en su tradicional base de Suleymaniya. En mayo del 92, tras una elecciones organizadas por el Frente Nacional Kurdo36 y auspiciadas por la Comunidad internacional, ambos partidos consiguieron un porcentaje de votos de, aproximadamente, el 50%, junto a otros escaños logrados por partidos más pequeños. Sin embargo, el gobierno de Bagdad pronto impuso un bloqueo económico completo, que exarcebó los conflictos internos de la región. En efecto, los enfrentamientos entre kurdos rivales, derivaron en una guerra entre el PDK, dirigido por Masud Barzani, hijo del anterior líder, Mustafá Barzani, y la UPK, que también se oponía al Movimiento Islámico del Kurdistán, MIK.

Un acuerdo interkurdo de 1994 acordaba el cese de hostilidades, pero apenas unos meses después se retomaron los combates. El PDK buscó ayuda en Turquía, que luchaba para destruir las unidades del PKK en Iraq (el movimiento separatista radical de Turquía); la UPK, por su parte, miraba hacia Irán.

A finales de agosto y principios de septiembre de 1996, Sadam Hussein lanzó a 12.000 soldados al norte del paralelo 36º, apoyados por el PDK, enfrentado desde 1992 con el UPK. Esta acción, la primera de envergadura tras la Guerra del Golfo por parte de Iraq, supuso la desarticulación del ensayo de autogobierno en el Kurdistán iraquí al ocupar la ciudad de Arbil (774.000 habitantes).Como respuesta, EEUU bombardeó diferentes instalaciones militares iraquíes.

Estos incidentes en las áreas de exclusión aérea, hicieron que los EE.UU amenazaran con llevar a cabo una nueva guerra contra Iraq. Sin embargo, las actuaciones del Secretario de la ONU, Kofi Annan, lograron que la situación quedara en un precario statu quo. De esta forma, aviones británicos y estadounidenses siguieron llevando a cabo ataques contra objetivos del ejército iraquí en dichas zonas.

A este demoledor período de luchas con débiles alto el fuego, en un conflicto en el que aumentaban las hostilidades entre las diferentes regiones de cada país (asesinatos por parte de Turquía de 500 militantes del PDK), le siguió, en septiembre de1998, el denominado Acuerdo de Washinton, según el cual Barzani y Talabani se comprometían a compartir el poder en la región. Se volvieron a celebrar nuevas elecciones y la Asamblea kurda fue de nuevo convocada.

En este acuerdo, se reconoce la composición multiétnica de Iraq, en general, y de la región kurda, en particular. En esta misma línea, se garantizaba una política federal para la región, proyecto siempre deseado por diferentes líderes kurdos.

La invasión de Iraq

En 2002, la CIA abría en Salahaddin y en Suleymaniya (respectivamente, las capitales de los feudos de UPK y PDK) dos estaciones a fin de preparar la intervención contra Iraq. En agosto de 2002, Talabani se mostraba dispuesto a poner a disposición de EE.UU a sus 4.000 peshmergas para la invasión de Iraq.

En marzo de 2003, Estados Unidos, con el apoyo de Reino Unido y España, invade un Iraq extenuado al que deja sumido en el caos, la muerte y la destrucción. El consiguiente fin de la dictadura de Sadam Hussein, unido a la postura de los EEUU y Gran Bretaña, parece de nuevo favorecer a los kurdos, ya que en la campaña norteamericana por acabar con el supuesto arsenal atómico y químico del dictador iraquí, pondrán como ejemplo la crueldad del régimen ejercida contra la población kurda en 1988. En aquella ocasión, como señalé arriba, Estados Unidos no denunció la masacre que ahora rescataba para justificar la invasión.

Efectivamente, parece que en este país, a principios del siglo XXI, se recuperan temas históricos como "la invasión y la ocupación imperialistas para apropiarse de los recursos de la región y las rivalidades entre las diferentes potencias en sus esfuerzos por hacerse con el premio"37.


TURQUÍA

Tal y como se dijo anteriormente, el gobierno kemalista rehusó ratificar el Tratado de Sèvres de 1920 y obtuvo, con el de Lausana, 250.000 km2 del territorio kurdo. Con la severa política de "el padre de la patria turca", se prohibieron todas las organizaciones nacionalistas kurdas, así como cualquier manifestación cultural; desaparecieron todos los libros y documentos que se referían al Kurdistán y su historia fue eliminada de la Historia oficial; asimismo, quedaron prohibidas las palabras kurdo y Kurdistán. Las consignas del Ministro de Justicia en un mitin de 1930 son una muestra clara de esta política:

"Vivimos en un país llamado Turquía, la nación más libre del mundo. Como su representante, siento que puedo expresar mis convicciones sin reserva: los turcos deben ser los únicos dueños y señores de este país..."[38].

No hay que olvidar que en Turquía existen 154 leyes que prohiben cualquier manifestación de la identidad cultural kurda; la toponimia ha cambiado por nombres turcos; existe una lista de "nombres autorizados turcos" en los registros civiles para impedir que los niños lleven nombres kurdos. Sólo a partir del año 91 ha empezado a ser autorizado el uso público de la lengua kurda.

Por otra parte, el esfuerzo de laicización, provocó, entre otras cosas, la prohibición de las cofradías sufíes; al mismo tiempo, se declaró la Ley Marcial y se ocuparon militarmente todos los territorios. Desde ese momento, y en sucesivas ocasiones, se produjeron distintas sublevaciones kurdas, que acabaron con una represión indiscriminada, la destrucción de pueblos enteros y la comisión de múltiples asesinatos públicos. De este modo, estalló en 1925 una importante sublevación que terminó con la ejecución y detención de sus dirigentes. Este tipo de rebeliones se sucedieron ininterrumpidamente en distintas regiones desde 1926 hasta 1932. En el año 37, con el Pacto de Saadabad, Turquía se coordinaba con Irán, Iraq y Afganistán para luchar contra "bandas armadas", entre las que destacaba el pueblo kurdo. La fuerte represión ejercida por Turquía se cobró la cifra de más de un millón de kurdos masacrados y deportados; el Kurdistán turco fue declarado zona prohibida para los extranjeros y desapareció del mapa oficial.

El nacionalismo kurdo en Turquía no empezó a actuar de nuevo hasta finales de la década de los cincuenta, durante el mandato turco de Menderes, con su política aperturista con respecto a Occidente y la incorporación de este país a la OTAN. En este sentido, es interesante hacer referencia a la opinión de Peinó Vila en su artículo sobre la relación entre Turquía y la OTAN, cuando en 1980 Estados Unidos se compromete a modernizar las fuerzas armadas turcas como potencia de primer orden en la OTAN. La autora denuncia el uso que Turquía hace de la fuerza militar proporcionada por Estados Unidos y la OTAN en contra de los kurdos y el interes de aquel en suplir, con Turquía, la pérdida de Irán como aliado militar de Occidente en la zona39.

Tanto bajo este gobierno como tras el golpe de estado de 1960, y hasta 1966-1967, las persecuciones hacia los "turcos de las montañas" se repitieron con asiduidad. Durante estos años sólo existía el PDK, Partido Democrático del Kurdistán, fundado por Faik Bucak en 1965, similar al ya existente PDK sirio e iraquí que, a finales de los sesenta y principios de los noventa, sufrió una escisión en dos ramas, la dirigida por el doctor Chivan, de corte izquierdista, y la dirigida por Said Elçi.

A partir de 1966, el gobierno de Ankara formó una unidad de elite destinada a la preparación exclusiva de la lucha contra las guerrillas, conocida con el nombre de Komando. Lo que en un principio debía ser una operación de carácter preventivo, se convirtió en acciones de tortura y destrucción. Las denuncias eran infructuosas, pues la acción estaba justificada debido a la actividad independentista y separatista en la que todos los kurdos estaban implicados por el simple hecho de serlo.

Todavía se recrudeció más el panorama con el nuevo golpe de Estado del ejército, el 12 de marzo de 1971. El terror quedó implantado hasta la elección de Bulente Ecevit como primer ministro turco, en 1973, si bien nunca pudo controlar las acciones de unos Komandos que permanecían completamente ajenos a cualquier poder y a cualquier control. Un nuevo golpe de Estado, en 1980, situó a Bulente Ulusu en el puesto de nuevo primer ministro por la junta militar dirigida por Kenan Evren.

En 1983 Turquía comenzó un proceso histórico encaminado a implantar un sistema democrático, giro político que fue facilitado por el apoyo de la OTAN como de la CEE. Para los kurdos nada cambió, la guerra sucia se mantuvo durante los años ochenta, cuando el PDK comenzó su lucha armada, encontrando, esta vez sí, el apoyo de toda la población. El uso del kurdo sólo ha sido autorizado a partir de 1991, año que coincide con el establecimiento de facto del Kurdistán iraquí, donde fue difícil impedir que el PKK emplease el territorio como base de retaguardia.

Turquía no tolera en absoluto esta autonomía de facto iraquí, por lo que, mediante la presencia eventual de sus tropas (llamadas de "mantenimiento de paz") hace lo posible por crear dificultades a los kurdos de este país. Como señala Halkut Hakim, "para los gobernantes turcos, el Kudistán iraquí no es más que el núcleo de un futuro Estado kurdo, que es lo que más temen (...) Por eso se opusieron a un Iraq federal y movilizaron todos sus recursos para hacer fracasar los numerosos acuerdos a los que han llegado las dos facciones enfrentadas, PDK y UPK"40.

Por consiguiente, otro de los objetivos de la política turca ha sido extender su influencia en el Kurdistán iraquí para frenar el peso de la autonomía de facto sobre los kurdos turcos y, al mismo tiempo, preparar operaciones de castigo contra el PKK, que, como dijimos, ha empleado el territorio como base de retaguardia.

La captura de Abdulá Ocalan en 1999 paralizó la lucha armada del PKK y entre 3.000 y 5.000 guerrilleros abandonaron las armas o se ocultaron en las montañas del norte de Irán. En 2003, el actual gobierno islamista levantó la Ley Marcial que todavía pesaba sobre algunas provincias kurdas y que situaba a las autoridades locales bajo el control de una administración militar. Sin embargo, según el portavoz de los nacionalistas del DEHAP "Erdogan sólo se dedica a sus negocios en Europa y se olvida de que hay zonas, como Diyarbakir (la capital del Kurdistán turco), donde la tasa de desempleo es de casi el 60%"41.

El Kongra-Gel, como se conoce ahora el PKK, a juzgar por su nula capacidad para atacar en zonas urbanas, no parece ser ya una guerrilla activa tras más de cinco años de tregua.


IRÁN

Tras la segunda guerra mundial, se establecieron en Irán tropas soviéticas y británicas: el sur del Kurdistán iraní bajo ocupación británica y, el norte, en la zona soviética. Es en ésta última donde se funda, en enero de 1946, la efímera República de Mehabad, con Qadí Muhammad al frente, un intelectual que hablaba, aparte del kurdo, el persa, el árabe, el turco y el inglés. Fundador en 1945 del PDK, fue nombrado presidente de esta República que nació de acuerdo con el programa del propio partido: no se reivindicaba la independencia, sino una autonomía política y cultural en el seno de Irán; gestión del Kurdistán por una asamblea provincial elegida por sufragio universal, así como el uso del kurdo en la Administración y en la escuela (cuando la República desapareció, parece que se estaban imprimiendo los primeros manuales en kurdo); las fuerzas de Mustafá Barzani, que habían sido expulsadas de Iraq en 1945, le permitieron la formación de un ejército con la guerrilla peshmerga.

La bandera tricolor del Kurdistán, que apareció durante la lucha de independencia del Imperio Otomano, se adoptó en este momento: roja, blanca y verde, con un sol rodeado por espigas de trigo y una pluma en el centro; el sol simboliza la libertad y la pluma la importancia de la educación.

A pesar de los repetidos intentos de negociar con Teherán y tras la evacuación soviética, Qadí Muhammad fue ahorcado el 31 de marzo de 1947 en la plaza pública de Mehabad. A partir de entonces, Teherán siempre lo presentará como a un bandolero, lo mismo que hizo con Simko, el jefe kurdo de la década de los veinte que falleció en una emboscada cuando se enfrentaba al ejército de Reza Kan.

La dictadura del Sha, apoyado por su policía política, la savak, consiguió reducir la lucha de los kurdos y aplastar las revueltas de 1956 y 1957, pero, al año siguiente, animadas por la revolución en Iraq, volvieron a producirse sublevaciones. La ayuda (principalmente apoyo logístico y económico) que el Sha y su savak ofrecieron a los kurdos iraquíes de Barzani constituyó el mayor problema. En primer lugar, fue una traba para el PDK de Irán y, finalmente, este pacto contra natura derivó en un auténtico enfrentamiento entre los partidos de los dos países: desde que se había producido el levantamiento en Iraq, la relación entre el PDK de Irán y de Iraq parecía marchar bien. El peligro que esto suponía para el gobierno de Teherán le forzó, junto con la pretensión de agotar al gobierno baazista de Iraq, a apoyar al movimiento kurdo iraquí mientras los kurdos iraníes permaneciesen sumisos. Esto provocó una guerra civil entre los kurdos de ambos países que se prolongó hasta los años setenta, y en la cual Barzani ejecutó a más de cuarenta miembros del PDK de Irán. Como se sabe, el PDK y la UPK se enfrentaron al PDK iraní, que, minado por disputas ideológicas, perdió terreno en la década de los ochenta.

Una de las figuras más destacadas del nacionalismo kurdo iraní es Abdul Rahman Ghasemlu. Bajo su dirección, junto a sus peshmergas, mantuvo el pulso al ejército del Sha Reza Phalevi y, después, al del imán Jomeini. La República Islámica de Irán, instaurada en 1979, se opuso a toda autonomía kurda; aunque fue más permisiva que Turquía en materia lingüística, se mostró intransigente en cuanto a unidad política de la comunidad musulmana. Tras sucesivas treguas negociadas entre ambas partes y violadas a los pocos días, Jomeini declaró la Guerra Santa contra los kurdos, debido al resultado de las elecciones al parlamento en las que el PDK consiguió el 80% de los votos emitidos en el Kurdistán. El 20 de abril de 1979, Irán puso en marcha toda su maquinaria bélica y aniquiló la resistencia del PDK, que intentaba resistir en las montañas continuando con una agotadora guerra de guerrillas. El resto del territorio, como sucedía en Turquía o Iraq, fue ocupado por una fuerza compuesta por más de doscientos mil soldados, que convirtieron al Kurdistán iraní en un gigantesco campo de concentración. La dictadura del imán Jomeini llevó a cabo fusilamientos públicos múltiples y dictaminó órdenes de deportación colectiva, mediante las cuales pueblos enteros fueron obligados a huir mientras contemplaban la destrucción de sus viviendas. Entre 1980 y 1990, más de cuarenta mil personas murieron asesinadas y el PDK declaró que más de cuatro mil peshmergas habían perdido su vida en la guerra de guerrillas. Ghasemlu, economista y amigo personal del canciller austríaco Bruno Kreisky, fue asesinado en Viena.


SIRIA

Uno de los temas más espinosos para el gobierno de Siria, ha sido el supuesto apoyo que, durante años, ha ofrecido al PKK kurdo. Turquía, por su parte, ha ejercido una fuerte presión contra este país, llegando en 1998 a amenazar con el inicio de una guerra si no dejaba de proporcionar cobertura y apoyo a los miembros de aquel partido. Sin embargo, tal y como apunta Gutiérrez de Terán,42 "el sorpresivo ultimátum turco (o nos dais a Ocalán y reprimís al PKK o tomaremos las medidas pertinentes) (...) persigue una serie de objetivos que van más allá del problema kurdo,(...)". De acuerdo con el autor, los tres grandes problemas bilaterales serían la provincia turca de Hatay (Iskandarún), reclamada por Siria, las aguas del Éufrates y el acuerdo militar turco-israelí. Es decir, la cuestión kurda ha sido, muchas veces, la excusa que ambos países han manejado para presionar al contrario sobre los asuntos que verdaderamente importaban. "Si Damasco ha mostrado cierta afinidad con el PKK (...) no ha sido por solidaridad con la cuestión kurda (...) y Ankara sabe perfectamente que el fin del supuesto apoyo militar y logístico sirio al PKK no va a rebajar la intensidad de la cuestión kurda en su propio territorio"43.

Parecería, pues, que la cooperación militar de Turquía con Israel (acuerdo firmado desde marzo de 1996) y el tema del agua, ambos estrechamente relacionados, serían la base de las tensiones sirioturcas desde hace años. Desde el principio, Siria vio esta alianza como una grave amenaza para sus intereses: a raíz del acuerdo, Israel y Turquía mantienen diferentes programas de colaboración hidráulica y de técnicas de regadío, de manera que "el eje Tel Aviv-Ankara se convierte, no sólo en una formidable tenaza militar, sino también en el aguador de Oriente Medio"44

En el año 90 Turquía desvió durante un mes el curso del Éufrates para llenar la nueva presa de Atatürk, acción que agravó las tensiones sirioturcas relacionadas con el problema del agua: las reclamaciones de Siria, no sólo no son atendidas por Ankara, sino que la respuesta suele llegar en forma de amenaza bajo la excusa de su apoyo al PKK.

Cuando llegó al poder en 2000, el presidente sirio, Bachar el Assad, anunció la progresiva apertura del régimen. Pero cinco años después, todavía no ha presentado ninguna verdadera agenda de reformas, pese a los repetidos llamamientos de Washington. Las presiones de Estados Unidos se hacen cada vez más fuertes para que Siria cambie su política exterior e interior, dirigidas por el partido único Baaz desde hace años. Bachar el Assad introdujo nuevas libertades y amnistió a algunos presos políticos, después de las tres décadas de régimen de hierro de su padre, Hafez el Assad (en el poder desde el año 71); sin embargo, la Ley Marcial sigue vigente desde hace 41 años (recordemos que en Turquía ha sido abolida definitivamente hace apenas un par de años).

Esta situación ha provocado recientemente el estallido de una revuelta nacionalista al noreste de Siria en la que se registraron diecinueve muertos y más de un centenar de heridos. Tras tres días de desmanes, las fuerzas de seguridad sirias no conseguían restablecer el orden en la provincia de Hassake, cuya capital y principales ciudades se encuentran sometidas a la Ley Marcial y donde la policía detuvo a más de cien activistas. Exaltados nacionalistas, que habían tomado al asalto numerosos edificios públicos para después saquearlos y prenderles fuego, fueron reprimidos en las calles por el Ejército.

Paralelamente, decenas de exiliados kurdos protagonizaron manifestaciones en Alemania, Turquía, Bélgica y Suiza para protestar por los incidentes en Siria.

Parece que la revuelta puede considerarse como uno de los peores desórdenes registrados en Siria desde la sublevación islamista de Hamás en 1982, sofocada por los tanques del Ejército45.

Es claro el descontento de los kurdos frente a Damasco, que no reconoce sus derechos nacionales y culturales. Entre ellos, la posibilidad de establecer un régimen autónomo o un Estado independiente. También denuncian la situación de marginación social y política en la que se encuentran sumidos cerca de 250.000 miembros de su comunidad a la que los gobernantes de Damasco les niegan la nacionalidad siria, alegando que son extranjeros. Las autoridades les obligan, sin embargo, a servir en el Ejército sirio.


PRINCIPALES PARTIDOS KURDOS

Iraq

Partido Democrático del Kurdistán (PDK) y Unión Patriótica del Kurdistán (UPK) Son las dos principales formaciones kurdo iraquíes que gobiernan la región autónoma, protegida por mandato de la ONU, desde las elecciones de 1992, en las que obtuvieron, cada uno, 50 de los 105 diputados del Parlamento. El PDK confirmó su liderazgo en Salahaddin, al norte, y la UPK en el sur, en su tradicional feudo de Suleymaniya. En las elecciones del domingo concurrieron juntos.

  • Partido Democrático del Kurdistán (PDK): fundado en 1946 por el general Mustafá Barzani.

  • Unión Patriótica del Kurdistán (UPK): escisión izquierdista de Jalal Talabani (Kelkan, 1933), fundador de la UPK en 1976 que hoy cuenta con 70 años.

  • Frente Nacional Kurdo (FNK), se crea en 1991: convivieron diversas formaciones políticas: desde el nacionalismo progresista del PDK, el más radical de la UPK (una suma de grupos minoritarios marxistas-leninistas y socialistas) y otros minoritarios como el Partido Socialista del Kurdistán y el Partido Socialista Kurdo.


Turquía

  • Partido de los trabajadores del Kurdistán (PKK): rebautizado ahora como Kongra-Gel, el PKK, de corte marxista-leninista, fue fundado en 1973 por su presidente, Abdullah Ocalan, actualmente en prisión tras haber sido capturado en Kenia en 1999 con ayuda del Mossad israelí. En los años 80, el PKK inicia la lucha armada, traducida en múltiples atentados por los que ha llegado a incluirse, tras el 11 S, en la lista negra internacional de organizaciones terroristas.


  • Merece la pena, en este sentido, referirnos a las palabras Abdullah Ocalan a propósito de la Conferencia Internacional por la Paz celebrada en Turquía en abril de 199746.
    "Desafortunadamente, se han hecho múltiples comentarios sin fundamento respecto al PKK. Esperábamos más objetividad de los círculos occidentales en sus análisis, en particular de las acusaciones de "terrorismo" originadas en los Estados Unidos, que ha dado todo su apoyo a la política de terror de Estado en el Kuristán, y que contribuye a ocultar el genocidio que se comete contra una nación (...) Si detuviéramos nuestra resistencia, ¿no sería borrado de la historia el pueblo kurdo? (...) Es un grave error ignorar el terrorismo de Estado... Seguramente están enterados de que las bandas del crimen organizado operan desde la estructura del gobierno, que tortura a nuestro pueblo cada día. Prueba de ello son los informes judiciales que dan cuenta de cómo se han organizado bandas criminales desde la oficina del ex -ministro del interior, Sr. Mehmet Agar (...) Con la certeza de que la Conferencia adoptará decisiones que contribuyan a la búsqueda de una solución para el Kurdistán, reitero nuestra disposición a colaborar si fuera necesario de manera directa".

    La ofensiva contra el PKK culminó en 1999 cuando Ocalan fue capturado en una "rocambolesca operación montada en Nairobi"47. Como se sabe, un tribunal turco, en un posterior y polémico juicio, le condenó a pena de muerte por su actividad terrorista, lo que supuso un gran escollo a las pretensiones turcas de integrarse en la Unión Europea. El rechazo a la pena de muerte y a la política represiva del gobierno turco, tutelado siempre por los militares, provocó que, en 2002, le fuese conmutada la pena de muerte por la cadena perpetua, y que, más adelante, el Parlamento turco aboliera la pena de muerte y prometiera un mayor respecto a las minorías (refiriéndose, obviamente a los kurdos). Por otra parte, tras el 11-S y el consiguiente miedo general al fenómeno terrorista, Turquía logró, a cambio de lo anterior, que la UE incluyera en su lista de grupos terroristas al PKK.

  • Frente de Liberación de Kurdistán (ERNK): en octubre de 1986, el Tercer Congreso del PKK decide crearlo para dar cabida a la representación de diversos sectores sociales. El ERNK aglutina a la población kurda en los distintos países donde se han visto obligados a emigrar, tanto en Oriente Medio, como en Europa, Estados Unidos y Australia.

  • Partido de la Democracia del Pueblo (HADEP): fundado en 1994, procede de las formaciones HEP y DEP, prohibidas en 1993 y en 1994 respectivamente. En las elecciones legislativas de 1995 obtuvo un 4,5% de los votos en el ámbito nacional y se erigió como fuerza más votada en numerosas localidades kurdas.

  • Partido Democrático Popular (DEHAP): condenado al ostracismo político por Turquía, acusado de ser el brazo político del PKK, proscrito en sus anteriores denominaciones por los tribunales, el DEHAP sigue siendo la fuerza hegemónica en el sudeste del país, con más del 50% de los sufragios en varias circunscripciones.

  • El PDK turco fue fundado por Faik Bucak en 1965. A finales de los sesenta y principios de los noventa, sufrió una escisión en dos ramas: por un lado, la dirigida por el doctor Chivan, de corte izquierdista, y, por otro, la dirigida por Said Elçi. (ambos líderes terminaron detenidos)


Irán

  • Partido Democrático Kurdo Iraní (PDKI): Fue fundado en 1945 por Qadí Muhammad, ideólogo y presidente de la República de Mahabad de 1946. En la actualidad, al igual que el PDK iraquí, reclama la autonomía para el Kurdistán iraní.


Siria

  • Además del PDK Sirio, el PKK, aunque desarrolla su actividad en Turquía, tiene gran influencia entre los kurdos de Siria.


IDENTIDAD Y DERECHOS

Lengua y cultura

Tal y como decíamos anteriormente, con el fin de la monarquía en Iraq, el pueblo kurdo disfrutó de un período de tranquilidad, autonomía e importantes derechos. Con la "Declaración del 29 de junio", ya se reconocía el kurdo como lengua oficial, su enseñanza en la escuela primaria, y la difusión de la literatura, la historia y la tradición kurdas en la universidad. Más adelante, tras la Ley de Autonomía otorgada en marzo de 1974, se creó una Academia kurda, una universidad en Suleymaniya, se abrieron periódicos y revistas, así como una radio (1975) y programas de televisión (1979).

En la Turquía kemalista, por el contrario, los kurdos serían considerados "turcos de las montañas" y se prohibió su lengua. Actualmente, en el ambiente de libertades creciente propiciado por el acercamiento de Turquía a la UE, se han abierto los primeros institutos privados de lengua kurda y dos cadenas locales esperan el permiso de Ankara para tener la primera televisión en este idioma.

En Diyarbadir, la capital del Kurdistán turco, existen varias cadenas de televisión locales que no emiten noticias y programan música kurda, pero con la estricta orden oficial de mantener la locución en turco: estaciones como Gun o Soz-TV que están estudiando crear una televisión generalista kurda para todo el territorio del sudeste. Por otra parte, la TRT, la cadena estatal turca, emite unos minutos diarios en kurdo en su programación local, pero ni siquiera tienen todas las letras kurdas para rotular sus programas. En este sentido, el gobierno acaba de completar el abecedario con las letras q, w y x, existentes en turco pero no en kurdo. Un cambio aparentemente insignificante, pero importante como símbolo de apertura. Unido a esto, han empezado a surgir iniciativas como la recogida de firmas para solicitar a Ankara que haya una asignatura opcional de lengua kurda en las escuelas públicas.

Otro fenómeno nuevo para Turquía son los centenares de profesionales kurdos (médicos, funcionarios, contables, profesores jubilados, etc.) que abandonan sus empleos para formarse como profesores de kurdo, el principal objetivo del Instituto de la Lengua Kurda de Estambul (la mayor ciudad kurda del mundo, a juzgar por los centenares de miles de inmigrantes que viven allí), ahora recientemente instalado en Diyarbakir, con más de doscientos alumnos48. En cuanto a la prensa, el diario Azadiya Welat (País libre), es el único editado en kurdo en Diyarbakir.

Señalar también que desde Bruselas se emite, vía Londres a través de Entelsat, Med TV, un canal en turco, soraní y kurmanyí con informativos, programas culturales e, incluso, espacios para niños. En total, unos diez millones de hogares reciben la señal en países tan dispares como Turquía, Polonia, IRAQ o Francia.

La decisión sin precedentes de excarcelar a Layla Zana, ex diputada nacionalista del PDK, puesta en libertad en 2004 después de pasar 10 años en prisión por haber hablado en kurdo en el Parlamento europeo en 1995, empieza a despejar el camino de Turquía hacia la unión europea. Después de tomar posesión de su escaño en el Parlamento de Ankara en 1994, tras la fórmula ritual en turco, Zana pronunció en kurdo la siguiente frase: "Lo prometo para que los pueblos turco y kurdo puedan vivir junto en un marco democrático". Asimismo, la diputada llevaba en la cabeza una cinta con los colores de la bandera de Kurdistán, el amarillo, el verde y el rojo. Fue juzgada y condenada por "traición" y por "atentar contra la integridad del Estado49".

En cuanto a Siria, aunque sí están reconocidas su lengua y su cultura, no se enseña kurdo en las escuelas, ni se imprimen periódicos o libros en esta lengua, que está reducida al ámbito familiar50.

La República Islámica de Irán, instaurada en 1979, se opuso a toda autonomía kurda; aunque fue más permisiva que Turquía en materia lingüística, se mostró intransigente en cuanto a la unidad política de la comunidad musulmana.

Federalismo e independencia

El federalismo es un proyecto compartido por el PDK y la UPK en los diferentes países donde ambos tienen influencia.

Dentro de este marco, el PDK tiene su propia Constitución para la región kurda de Iraq, así como un proyecto federalista resumido en quince puntos. Recordemos que en este país, la autonomía del Kurdistán cuenta con un "ejército" propio, fuerzas de seguridad, un sistema judicial y, sobre todo, con un parlamento formado tras las elecciones democráticas de mayo de 1992.

El artículo primero de la Constitución51, describe la región como un República Federal, con un sistema democrático multipartidista en el que Kirkuk, que, según el artículo cinco, sería la capital de la región del Kurdistán y, como queda recogido en el séptimo, el kurdo sería la lengua oficial. Por lo tanto, la correspondencia oficial entre las autoridades regionales y federales sería bilingüe, en árabe y kurdo. De igual modo, el turcomano y el siriaco, serían considerados, junto con el kurdo, lengua de enseñanza para los hablantes de ambos idiomas.

En los artículos 14 y 15 exigen el derecho a moverse libremente fuera y dentro del país, así como el derecho a la libertad de expresión, de prensa, de manifestación, etc.

En relación con el proyecto federal, es interesante hacer alusión a una nota de prensa recogida en el diario digital Comercio52,en la que los dos dirigentes kurdos, Jalal Talabani, de la UPK y Masud Barzani, del PDK, declaraban lo siguiente: "Nos gustaría que el futuro gobierno represente a todos los iraquíes", "será un mosaico"; El federalismo es la solución para los kurdos en un nuevo IRAQ". Por su lado, Talabani reiteró que no aspira a un Kurdistán independiente: "Nuestro sueño es vivir en el marco de un Iraq democrático, aunque pensemos que el pueblo kurdo tiene, como todos los demás pueblos del mundo, derecho a la autodeterminación; hoy queremos trabajar en el marco de Iraq". "Hay que construir un verdadero sistema federal: ésa es nuestra principal condición para cooperar en la construcción del futuro de Iraq", mantenía el líder en Dohuk de la UPK recientemente53. Dispuestos a afianzar su sistema de autogobierno, en las recientes elecciones los kurdos también han elegido a su Parlamento autónomo.

En Siria también reclaman en derecho a constituirse como régimen autónomo o, incluso, como Estado Independiente, con los otros grupos kurdos repartidos entre Iraq, Irán y Turquía.

Por otra parte, el PKK nunca ha rechazado el recurso de la violencia en su lucha por la independencia del pueblo kurdo, y una parte muy importante de sus miembros se han exiliado a distintos países en los que también ha protagonizado acciones terroristas, perseguidos durante años por el gobierno de Ankara.


Iraq: La capitalidad en Kirkuk

"Estamos seguros de que tras la normalización de la situación en Kirkuk, la organización de un referéndum demostrará que la inmensa mayoría de sus habitantes son kurdos. Estamos seguros por consiguiente de que Kirkuk volverá al Kurdistán iraquí." Esta declaración de Barzani durante una conferencia de prensa54, ilustra sobradamente la postura del PDK respecto a la capitalidad de la ciudad. Según el jefe del PDK, el conflicto en Kirkuk entre las diferentes etnias kurda, árabe y turcomana "no está del todo motivado por el petróleo, que pertenece a todos los iraquíes".El 2 de octubre pasado, centenares de kurdos se manifestaron en Kirkuk para pedir la organización de un referéndum sobre el futuro del Kurdistán y la reincorporación de la ciudad.


Otros derechos

Las reformas emprendidas en Turquía no parecen ser suficientes a pesar de que el clima de violencia parece haber desaparecido. Se sigue criticando la ausencia de inversión en servicios públicos e infraestructuras en el sudeste del país, la falta de medios audiovisuales en kurdo, así como un ambiente de libertad mayor para esta comunidad.

En Siria, aunque les son reconocidos su lenguaje y su cultura, los kurdos sirios reivindican derechos políticos y administrativos "en el marco de la integridad territorial del país".

No olvidemos que las autoridades todavía se niegan a aceptar "Kurdistán sirio" como denominación de la zona; que, si bien pueden acceder a cargos de responsabilidad tanto en la Administración como en el Baaz, no existen, sin embargo, formaciones políticas ni asociaciones exclusivamente kurdas; y, como ya dijimos, se les impide celebrar fiestas importantes del calendario kurdo, como la fiesta de Nowroz, de Año Nuevo. Asimismo, cerca de 200.000 kurdos no tienen nacionalidad como resultado de un censo elaborado en 1962. Damasco les niega la nacionalidad siria alegando que son extranjeros y, sin embargo, les obliga a servir en el ejército. Por último, recordemos también que el estado de emergencia sigue vigente en este país desde hace 41 años, a partir de la llegada al poder de los baazistas en 1963 (en Turquía ha sido abolido hace apenas un par de años).

__________________

BIBLIOGRAFÍA:

Ali, Tariq, Bush en Babilonia. Madrid, Alianza, 2003.

Grupo de investigación en economía política, "Lo que hay tras la guerra de Iraq: los datos básicos", La segunda guerra del golfo: Iraq, 2003. Barcelona, Hacer editorial, 2004.

Gutiérrez de Terán, Ignacio, "Minorías en el mundo árabe". Nación Árabe, nº30. Año XI, 1997.
____ "Caso Ocalán y la crisis sirio-turca". Nación Árabe nº37,1999.

Halkut, Hakim, "¿Quiere Turquía realmente la región de Mósul?". Nación Árabe, nº 37. Año XII, 1999.

Jawad Sa'adm, Iraq and the Kurdish Question 1958-1970. Ithaca Press, 1981.

López García, Bernabé, El mundo árabo-islámico contemporáneo. Madrid, Síntesis, 2000.

Marirrodirga, Jorge, "Los kurdos de Siria salen del ostracismo". El País 7-4-2004.

Sanz, Juan Carlos. El País Semanal, 30-1-2005.

Martín Muñoz, Gema. Iraq, un fracaso de Occidente. Tusquets, Barcelona, 2003.

Martorell, Manuel, "El pueblo del fuego", La aventura de la historia, nº 9, 1999.

Saleh, Waleed, "¿Choque de civilizaciones o choque de intereses?" Iraq, un mar de mentiras. Ediciones Olivium, Madrid, 2003.
____ "Iraq: de la dictadura del Baaz a la coalición de los clérigos", Oriente Medio, el laberinto de Bagdad. Madrid, Editorial Doble, 2004.

Sales, Ferrán, "Revuelta nacionalista kurda en Siria". El País, 16-3-2004

Sanz, Juan Carlos, "Los kurdos emergen de su condena histórica". El País, 26-12-2004.
____ "La hora de un pueblo sin Estado". El País, 26-12-2004.
____ "Turquía libera a Leyla Zana, símbolo de los nacionalistas kurdos", El País, 10-6-2004.

Segura, Antoni, Iraq en la encrucijada. RBA, Barcelona, 2003.

Sellier, Jeans y Sellier, André, Átlas de los pueblos de Oriente. Madrid, Acento editorial, 1997.

The Treaties of Peace 1919-1923, Vol. II, Carnegie Endowment for International Peace, New York, 1924.

Tripp, Charles, Historia de Iraq. Cambridge University Press, Madrid, 2003.



Páginas Web:

Declaración de Dogan Cudi, portavoz del Frente de Liberación Nacional del Kurdistán, 16 de mayo de 1997. www.nodo50.org (Organización de Kurdistán)

diariodeleon.es

Lukor.com, 14-1-2005

Organización del Kurdistán: www.nodo50.org/Kurdistan/

Peinó Vila, Teresa, "La relación Turquía-OTAN y sus repercusiones sobre la cuestión kurda". www.nodo50.org (Organización de Kurdistán).

__________________

Notas:

1. Tariq Alí, Bush en Babilonia. La recolonización de Iraq. Madrid, Alianza Editorial, 2003, pág. 173.

2. Saleh, Waleed, "¿Choque de civilizaciones o choque de intereses?" Iraq, un mar de mentiras. Ediciones Olivium, Madrid, 2003, págs 165 y 180.

3. Declaración de Dogan Cudi, portavoz del Frente de Liberación Nacional del Kurdistán, 16 de mayo de 1997. www.nodo50.org (Organización de Kurdistán)

4. Peinó Vila, Teresa, "La relación Turquía-OTAN y sus repercusiones sobre la cuestión kurda". www.nodo50.org (Organización de Kurdistán).

5. La cuestión kurda ha sido, muchas veces, la excusa que Siria y Turquía han manejado para presionar al contrario sobre los asuntos que verdaderamente importaban: intereses bilaterales sin resolver (la provincia turca de Hatay,Iskandarún, reclamada por Siria; las aguas del Éufrates y el acuerdo militar turco-israelí).

6. Martín Muñoz, Gema. Iraq, un fracaso de Occidente. Tusquets, Barcelona, 2003, pág. 64.

7. Waleed, Saleh , Oriente Medio, el laberinto de Bagdad. Madrid, Editorial Doble, 2004, 31-32

8.Véase apéndice: mapa nº 1

9. Véase apéndice: mapa nº 2

10. Véase apéndice: mapa nº3

11. Martorell, Manuel, "El pueblo del fuego", La aventura de la historia, nº 9, 1999. Pág 17

12. Jawad, Saad, Iraq and the Kurdish Question 1958-1970. London, Ithaca Press London, 1981, pág 1.

13. Sellier, Jeans y Sellier, André, Átlas de los pueblos de Oriente. Madrid, Acento editorial, 1997.

14. Gutiérrez de Terán, Ignacio, "Minorías en el mundo árabe". Nación Árabe, nº30. Año XI, 1997, pág. 77.

15. Martín Muñoz, Gema, op. cit. pág. 47.

16. Sanz, Juan Carlos, El País Semanal, 30 de enero de 2005.

17. Jawad, Saad, op cit. pág. 3.

18. Sadam Hussein, originario de Takrit como Saladino, desarrolló un culto a su personalidad que lo llevó a compararse con el vencedor de los cruzados.

19. Martín Muñoz, Gema, op. cit. pág. 55.

20. Ver apéndice: mapa nº 4.

21. The Treaties of Peace 1919-1923, Vol. II, Carnegie Endowment for International Peace, New York, 1924.

22. Jawad, Saad, op. cit. pág. 300

23. Martín Muñoz, Gema, op. cit. pág. 56.

24. Ver apéndice: mapa nº 5.

25. Jawad, Saad, op. cit. pág 324.

26. Jawad, Saad, op. cit. pág 200.

27. Segura, Antoni, Iraq en la encrucijada. Barcelona, RBA, 2003, págs 25-40.

28. Alí, Tariq, op. cit. pág 162

29. www.univsul.com/sulaimani.htm

30. Segura, Antoni, op cit, pág 33

31. López García, Bernabé, El mundo árabo-islámico contemporáneo. Madrid, Síntesis, 2000, pág 282.

32. Alí, Tariq, op. cit. pág 173

33. Trip, Charles, Historia de Iraq. Madrid, Cambridge University Press, 2003, pág 312.

34. Saleh, Waleed, "Iraq: de la dictadura del Baaz a la coalición de los clérigos", Oriente Medio, el laberinto de Bagdad, Madrid, Editorial Doble, 2004, pág. 27

35. Tripp, Charles, op. cit. pág. 341.

36. Fundado en 1991 y compuesto por diversas formaciones políticas, en el FNK convivieron un nacionalismo progresista del PDK, el más radical del UPK (una suma de grupos minoritarios marxistas-leninistas y socialistas) y los minoritarios del Partido Popular Democrático del Kurdistán (escisión "radical" del PDK), así como el Partido Socialista del Kurdistán y el Partido Socialista Kurdo. Por encima de las ideologías, parece que prevalecía el carisma de sus líderes.

37. Grupo de investigación en economía política, "Lo que hay tras la guerra de Iraq: los datos básicos", La segunda guerra del golfo: Iraq, 2003. Barcelona, Hacer editorial, 2004, pág, 62)

38. Citado de la página de la Organización del Kurdistán: www.nodo50.org/Kurdistan/

39. Peinó Vila, Teresa, "La relación Turquía-OTAN y sus repercusiones sobre la cuestión kurda". www.nodo50.org (Organización de Kurdistán).

40. Halkut, Hakim, "¿Quiere Turquía realmente la región de Mósul?". Nación Árabe, nº 37. Año XII, 1999, pág 91.

41. Sanz, Juan Carlos, "Los kurdos emergen de su condena histórica". El País, 26-12-2004.

42. Gutiérrez de Terán, Ignacio, "Caso Ocalán y la crisis sirio-turca". Nación Árabe, nº37,.1999, págs 34-35.

43. Gutiérrez de Terán, Ignacio, op. cit. págs 36-37

44. Gutiérrez de Terán, Ignacio, op. cit. pág 44

45. Sales, Ferrán, "Revuelta nacionalista kurda en Siria". El País, 16-3-2004

46. www.nodo50.org/Kurdistan/d3.htm

47. Sanz, Juan Carlos, "La hora de un pueblo sin Estado". El País, 26-12-2004.

48. El País, op. cit. 26-12-2004.

49. Sanz, J.C. "Turquía libera a Leyla Zana, símbolo de los nacionalistas kurdos", El País, 10-6-2004.

50. Marirrodirga, Jorge, "Los kurdos de Siria salen del ostracismo". El País 7-4-2004.

51. Ver apéndice: Constitución y Proyecto Federal del PDK.

52. Comercio.com 22-4- 2003

53. Sanz, Juan Carlos. El País Semanal, 30 enero de 2005.

54. Lukor.com, 14-1-2005




Texto, Copyright © 2005 Zara Fernández de Moya.
Todos los derechos reservados.


 


Babab.com
Para contactar con nosotros entra aquí
Última actualización: julio 2005

Copyright © 2000-05 Babab
Prohibida la reproducción de cualquier parte de este sitio web sin permiso del editor. Todos los derechos reservados.