Biblioteca Babab
[Visita nuestra Biblioteca: libros completos totalmente gratis]











Festivales de poesía: ¿para qué?
Reseña mínima, parcial e injusta de los eventos de este tipo que se suceden en el mundo

por Jairo Bernal


No hay que ser muy observador para darse cuenta de que la realización de festivales de poesía ha gozado (o sufrido, ¿tal vez?) de una verdadera explosión en los último lustros.

La reseña, lo advierto, puede ser agotadora: el Festival Internacional de Poesía de Medellín, de cuya reciente versión 13ª, sus propios organizadores predicaron que era "el más importante del mundo"; el Festival Internacional de Poesía de Bogotá, que ajusta 12 años y en cuya última edición, debo decirlo para no hacer incurrir al lector en error —no obstante la mentira es inmanente a la poesía— el autor de este artículo ejerce como coordinador general; el Festival Mundial de Poesía Venezuela 2004, que recién este año efectuara su ópera prima, el Festival Internacional de Poesía de Río de Janeiro, el Festival Internacional de Poesía de la Ciudad de México, el Festival de Poesía de Morelia, el Festival Latinoamericano de Poesía de Rosario, el Festival Internacional de Poesía de La Habana, el Festival de Poesía Caribeño, el Festival Internacional de Poesía de El Salvador, el Festival Internacional de Poesía de Costa Rica, —de donde vengo tras haber ayudado a perpetrar su tercera puesta en escena—, el Festival de Poesía en la Montaña de Jarabacoa, celebrado en República Dominicana, el Festivalísimo de Montreal Canadá, Patio Azul o el "festival de poesía más importante del Perú", como lo proclaman los organizadores del evento, el Festival de Poesía SEERJ (Sindicato dos Escritores do Estado do Rio de Janeiro), el Festival de Poesía de Los Ángeles, el Festival de Poesía Hispano Americano en Uruguay, y los que abren sus ojos al mundo en el próximo año; tal el caso de Santa Palabra, nombre otorgado por la Casa del Poeta Ramón López Velarde, al Festival que convoca la Casa de la Cultura del Estado de San Luis Potosí, México.

Y esto, contando sólo los festivales poéticos que se realizan en el "Nuevo Mundo", a los que habría que sumar otros no menos destacados, como el XIe Festival de la Poesia de Cataluña, el Festival de Poesía de Granada, El Festival Internacional de Poesia de Barcelona, el Festival de Poesia de Girona, convocado por la Fundación Casa de Cultura de la Diputación de Girona, el Festival Poético do Condado, que "logo duns anos suspendido, chega agora á súa XVII edición", el Festival de Poesia de la Mediterrània, organizado por la Fundació Casa Museu Llorenç Villalonga, el 35e Poetry International Festival Rotterdam, el Festival de Poesía de WAAP (Windham Area Poetry Project, WAAP), Ars Amandi o el Festival Internacional de Poesía del Mundo Latino, que se celebra cada dos años en Rumania, más el Festival de Poesía Digital E-Poetry, que se centra en obras en red y programables, obras cinético/visuales, hipertexto y en las múltiples prácticas en medio digital.

Como lo advertí, la lista, que por cierto no contempla por lo menos cinco festivales de poesía que se celebran en ciudades intermedias colombianas, amén de otros a nivel mundial que no han alcanzado la visibilidad de los citados, resulta tan fatigosa como inquietante.

¿Qué hace que una actividad, como la de escribir poesía, suficientemente vilipendiada y de poca trascendencia editorial, alcance entonces "tales vuelos" a la hora de manifestarse a través de la convocatoria a tan diverso y profuso abanico de festivales de poesía en el mundo? ¡Buena pregunta! No tanto por su formulación, que se cae de su peso sería planteada por cualquier Perogrullo, sino porque es de esas preguntas que se responden ellas solas, si nos atenemos a sus propios presupuestos: la poca trascendencia editorial de la palabra poética, pareciera exigir, a modo de compensación, espacios de canto a la poesía, donde el poeta pueda retornar -al menos intentar- a su lejana gloria.

Esa una explicación, mas no la única. También puede decirse (con menos mala leche) que en épocas de crisis, cuando la búsqueda de la belleza y la justicia se hacen áridas, si no imposibles tareas, se multiplican los Diógenes que linterna en mano escarban por los más recónditos lugares, en procura de destellos de verdad o de mentiras bellas, con las cuales ayudar a hacer menos angustioso el paso fugaz por el desierto de la vida. Así, los festivales de poesía se convierten en lugar de encuentro, por excelencia, de hábiles buscadores que durante unos cuantos días dan al sitio pactado, una lumbre que jamás lograría por otras épocas.

No obstante lo anterior, las explicaciones pueden ampliarse, esta vez en términos menos líricos, máxime si tenemos en cuenta que aún hoy día no se ha zanjado el debate sobre "si la poesía es aquello que produce el encuentro silencioso entre unos ojos y un texto o si, por el contrario, es materia en voz alta, palabra en el tiempo, música conceptual para oídos atentos", con lo cual y como lo señalara el poeta y crítico uruguayo Eduardo Milán, a propósito de la edición antológica del Festival Internacional de Poesía de la Ciudad de México, México, El tucán de Virginia, 1988, la necesidad de realizar festivales de poesía no se aleja de una moda cualquiera, de una superproducción (ó miniproducción), propicia más al consumo de miméticos políticos sin estatura y periodistas de farándula, con lo que su organización no pasa de ser un modus vivendi y operandi de unos cuantos "gestores culturales" del ámbito nacional e internacional.

De las aseveraciones del Uruguayo no deja de asombrar la terrible vigencia de sus palabras, que a modo de premonición de otras caras del fenómeno, rezaron:

"Festivales de poesía para media docena de elegidos no son festivales: son ejercicios de narcisismo que caen como hechos a la medida (de) momentos históricos a-utópicos y de completo vacío ideológico y moral"

Y de no menos punzante verdad:

"poetas que jamás, por razones ideológicas o estéticas, aceptarían posar juntos, ahí están retratados como sorprendidos por la cámara en un momento de distracción de su tarea cáustica, órfica o proteica", todo por "un evento que no tiene más interés que la reunión de cuatro o cinco amigos en un olimpo kitsch"

No se trata, por supuesto, de dar al traste con la titánica y no pocas veces quijotesca tarea de adelantar estos eventos, sobre los que no dudo, se ciernen todo tipo de peligros, como para ofrecer argumentos peregrinos y gratuitos, pero no es menos cierto, que la naturaleza, origen, desarrollo y buena salud (física y mental) de los festivales de poesía demanda de los poetas y de los organizadores, especialmente de los poetas organizadores, una reflexión crítica, de suerte que "la palabra poética [cumpla] un fundamento de palabra en la calle, de circulación de la lírica fuera de los compartimentos rituales y canónicos. Música fuera de la corte, lejos del príncipe y sus consejeros del lobo. (...) acercamiento entre arte y vida, de ruptura de los diques de contención que separan la estética del hombre cotidiano", pues de lo contrario, las posibilidades de hermanar a los poetas de diferentes latitudes y a estos con los públicos, con los pueblos ávidos de la palabra poética, no dejará de ser mera retórica, expresión huera en boca de falsos mecenas, jinetes apocalípticos para quienes antes que el filo de la palabra, es preferible, adictivo, el aplauso fácil y la lisonja ligera y para ello, intrigan, urden, acallan... haciendo de la expresión poética el simple caballo de batalla de una dudosa y "nueva" militancia, que en nada se parece ni a la poesía ni a la vida.

Así pues, desde la generosidad de BABAB, permanente y desinteresado ente impulsor de eventos de naturaleza realmente poética, no queda sino llamar a despejar de nubarrones el cielo de la poesía como espectáculo comprometido con el público y como tal, llamado a transgredir y a recuperar ó fortalecer de esa forma la verdadera esencia de la creación poética.




Texto, Copyright © 2004 Jairo Bernal.
Todos los derechos reservados.


 


Babab.com
Para contactar con nosotros entra aquí
Última actualización: enero 2005

Copyright © 2000-05 Babab
Prohibida la reproducción de cualquier parte de este sitio web sin permiso del editor. Todos los derechos reservados.