Biblioteca Babab
[Visita nuestra Biblioteca: libros completos totalmente gratis]











Guadalupe Elizalde, un itinerario con la poesía

por Lic. Miguel Fajardo Korea
Premio Nacional de Promoción y Difusión Cultural (Costa Rica)

"Esta noche no pregunte cómo.
Ausente la verdad siéntese y vea con calma,
porque hoy até mis zapatos con el último renglón de la noche
por robar una hora a la esperanza;
de noche
              y por robar,
aún ahora ahorcaría mis zapatos con la última cuerda de la noche(...)
quién le diga dónde estoy, miente
pudo más su mano que el peso en la tierra".

Guadalupe Elizalde es de México, pero su obra cultural le pertenece a toda América. Miembro de la Asociación de Escritores de su país. Es abogada y periodista. Ha escrito numerosos libros, de los cuales 16 libros se encuentran publicados, en los géneros de novela, cuento, poesía, ensayo, investigación y periodismo. Trabajó en las agencias Notipress y Nacional de Información. Ha obtenido los premios Sor Juana Inés de la Cruz, Nacional de poesía y Nacional de periodismo. "Sinestesia" obtuvo el reconocimiento al mérito creativo por su poesía virtual y alternativa al libro objeto en Madrid, donde se mezclan: poesía, reportaje de guerra y material fotográfico. Ha escrito la biografía "Mario Moreno y Cantinflas, rompen el silencio". Ha viajado a numerosos países. La conocí en 1997. Nos encontramos en el XII Festival Internacional de Poesía de Bogotá-2004 y, ahora, ha venido a compartir su experiencia creativa en centros educativos y con el Centro Literario de Guanacaste, fundado hace treinta años, en un reencuentro desde la cultura.

La poesía es un acontecer en el universo lírico que sustenta Guadalupe Elizalde. Es, también, un calendario que denuncia como un huracán, porque "un verso explica/ el itinerario de la muerte".

Su perspectiva dicotomiza conceptualizaciones decisivas. En su orbe lírico "un ladrón hunde sus dagas de ternura/ y otro rompe los bolsillos del insomnio/ con la navaja del tedio".

La hablante muestra asombro ante un universo vital, donde "Un solo amanecer/ ya es milagro suficiente". Una respuesta con la vida siempre representa una esperanza. El espanto de la confrontación encuentra su dedo acusador "en esta guerra donde los espectros montan guardia [...] decidimos que no habría víctimas". Desde la poesía debemos defender el espacio de la esperanza para vencer al hambre, a los victimarios que asesinan los sueños del alba, que coartan el derecho de la vida y no nos permiten sonreír.

Uno de los temas eternos que ha elegido a la creadora es la soledad; encuentra asidero en el orbe lírico de Guadalupe Elizalde, y alcanza giros poéticos de ruptura, pues dicho nudo de significación "se promete virgen en la cama sin techo de las avenidas". La soledad es como un espejo en abandono, sin embargo, "el cielo es vía de luz fabricada", porque "Uno sale de viaje siempre con el alma en los bolsillos".

El recuento de la cotidianeidad que registra el cuerpo léxico en la poesía de Elizalde muestra un amplio abordaje nominal: ojos, mares, voces, ausencias, amores, lluvias, parques, humedades, avenidas o ciudades. Y es así, porque la poesía es un camino "para que no se olvide cómo se olvida". Las estructuras nominales le confieren frescura semántica y gran dinamismo simbólico a dicho corpus léxico.

El espacio poético de Guadalupe Elizalde incorpora todos los riesgos, inclusive, "la renuncia de mares en días de fiesta". Increpa a los poetas a decir verdades aceptables, es decir, plantea una diatriba necesaria, pero no se conforma con esa condición y pide que se grite bien alto "También Dios/ tiene derecho/a reírse". Su propuesta estética encara una condición social para el arte, en pro de las capas sociales menos favorecidas, entre ellas, los niños de la oscuridad, los niños de la calle, los desposeídos, los desherados del sol o la luna, quienes tienen derecho a una esperanza grandiosa: la vida con dignididad.

Sus textos breves son apabullantes. En "Comunicación I" poetiza "El hombre/ es el teléfono/ que opera/ entre Dios/ y el diablo". Los cuatro referentes textuales se entrelazan con solo citarlos como "el antifaz que seduce la muerte".

En "Comunicación II", la hablante espeta una perspectiva divergente "Lo más terrible del amor/ es que nos hace huéspedes/ forzados de otro infierno". En cierto modo, el título es irónico como lo es el fragmento: "El pigmeo imaginista sale/ y de vez en cuando se disfraza para seguir engañando/ a los enanos". El arte sabe reírse de sí mismo, de las ambivalencias, muchas veces injustificables. La vertiente subterránea del humor mexicano es un espejo de identidad. La ironía es creativa y posibilita una reflexión o una sonrisa de asentimiento.

Existe una honda preocupación por el olvido "Tu mano que inventó al poema", es como si la fugacidad del tiempo asediara la ruta de la madrugada. Aquí existe certeza de la importancia de la menlancolía, porque permite la oxigenación de la memoria, la inserción de lo misterioso y lo unitario en la diversidad.

Los textos breves signan una condensación de sentido. No descalifica a la electrónica, pero "Aún repite el teléfono/ tu número equivocado". Por otra parte, existe una apelación a los elementos de la naturaleza, como si la hablante quisiese tomar distancia de lo terrenal. El movimiento especial va desde lo terrestre hasta lo infinito o viceversa "Hoy, / todo ha muerto/ a la Luna exacta de romperse el espejismo". Se inventa un mar de sequía y hay lamentación de los minutos perdidos por "Los habitantes del Arca", cuyo título alude a fuertes indagaciones intertextuales.

En "Telegrama III" apela a Dios y endiña: "Aquí, en el arca llevamos de todo, / la semilla del próximo diluvio, / inclusive". La certeza de lo poetizado excluye la mentira, en virtud de ello, se materializa uno de sus principales hilos discursivos.

La voz femenina es crítica del comportamiento patriarcal. En "Telegrama I" expresa que "Nuestro campo de amor/ fue devastado/ por una parvada/ de sindetalles y olvidos". No es una descalificación del hombre, pero sí una concienciación que le permite conceptualizar dicha frontalidad, que se plasma en "Ley del Talión": "Decidido a interesar el culto/ perfora con hambre las velas./ La sonrisa oportuna, amorosa, lo invita a la unión". Se plantea, aquí, un patriarcalismo histórico que debe irse superando, pues lo ha desgastado su práctica insensible".

En "Signos", la hablante incorpora diversos animales, con la particularidad semántica de la simbología cultural: la pantera, el tigre, el saltamontes, la mosca, la araña, el escarabajo, la jirafa, el cornezuelo, el carrotié o la hiedra "Simple en su sed por salir de la manzana". Cada uno de ellos posee un registro dentro de la simbólica cultural, con multiplicidad de sentidos.

Otro de los hilos temáticos que maneja el presupuesto poético de Guadalupe Elizalde es una preocupación por la vía ecológica desde una máxima "Aquí,/ seguimos sin entender el asunto de las siete plagas". Es una toma de conciencia. Urge que ampliemos el coro en defensa del planeta, de nosotros mismos y por los demás.

En "Pinacoteca" censura el dolor contra el ser humano; indaga con adhesión fraternal "Los mejores cuadros de horror/ quedan a la vista,/ perfectos,/ en alguna de esas exposiciones/ que creíamos/ privadas". Las imágenes las guardamos en la memoria del dolor, en la tragedia del silencio, en las bitácoras del miedo, pero hay que escribirlas, sin censura interior, con el compromiso epocal a favor del ser humano integral.

"Telar" consta de tres apartados. Sobre la base del intertexto de Penélope, es una crítica contra la perspectiva del goce sexual masculino, en detrimento de la integridad de la mujer, tanto física como espiritual. En dicho poema, "la viuda teje" (...) para que el osado no olvide/ el precio que pagaría al invadir/ el surco cristal de sus habitaciones".

El cronotopo se torna una arista de crítica "sobre el arpa el macho preludia las notas. / Sinfonía implacable donde apura la cárcola / tejiendo y deshilando". La cosmovisión del sujeto femenino se llena de profunda criticidad contra los cánones históricos que deben ir cambiando en procura de la armonía entre los géneros.

La sangre posee, dentro del orbe lírico de "Antología y bestiario" una significación denunciante, llena de linces "por la sangre que ofrece/ para la próxima noche de luna". Muchas veces, el goce y el placer sexuales se ven asediados por los comportamientos patriarcales. El texto de Guadalupe Elizalde es una propuesta de cambio, con una actitud indagatoria para "olvidar la vida sobre el tálamo,/ beber los abalorios y proseguir".

"Verde en fuga" es un texto lúdico, donde la hablante integra la musicalidad interna de las palabras. En ellas, establece un código expresivo. Sobre el basilisco aduce: "Mi cola, látigo y letanía de anillos, es para ti apenas raíz reptante". El signo aliterado se comporta como una ruptura de la linealidad. El movimiento es dinámico. Ondula y "corre sobre el agua y el desierto que la sed nos promete siempre". Otras veces, el movimiento se aquieta "Seré un quietísimo pavor entre las ramas/ superando (...) hasta volver al verde original del calambuco,/ a la ternura del endrino (...) Soy y no soy. / Y volaremos en pedazos cuando la mandíbula del caimán/ hunda su presa y corte/ el espejo del agua". La recursividad del texto operacionaliza como un "follaje invasivo". El universo de las especies animales es una alusión a los "Contornos de la selva": ¿Dónde está la selva? ¿Tiene contextos? ¿Dónde están los animales? ¿Quiénes son los salvajes?

"De ciervos y cazadores" referencializa una de las bajas condiciones del ser humano ¡Cuánta mentira esconde toda guerra! Se puede inferir la critica contra algunos disvalores: egoísmo, envidia, incomprensión o maldad. La dicotomía entre el cazador y la presa alcanza una crítica ruta donde se topicaliza "Conocerás a los cazadores por su jaula./ Ríen en sus sarcófagos, cazan sangre viva". Desafortunadamente, hay seres humanos que asfixian al mundo con su maldad; son cazadores que depredan de memoria.

La hablante censura las artes atávicas, de madriguera, de quienes "Creen que morder el corazón del ciervo abrirá sus vetas; de igual modo sostiene "Si pudieran, ya habrían bajado la luna a palos. Esos cazadores "Malhablan de lunes a sábado (...) y pasan el domingo masticando ceniza. El cierre del poema abre la esperanza, porque los ciervos pueden ganar la lucha "juegan al ping pong con la luna/ en su eclipse eterno, sin contrincantes", es decir, el cazador puede ser derrotado por su presa e invertir los roles. Todo es posible. Desde la poesía se puede vencer la insania, la incomprensión y la maledicencia de algunos contra la bondad del espíritu y los proyectos espirituales más hermosos de siempre. La honestidad debe imponerse para decir la verdad, sin cortapisas.

En síntesis, el poemario ANTOLGÍA Y BESTIARIO, de Guadalupe Elizalde, conjuga múltiples voces poéticas. Su estro artístico es una propuesta de cambio: plantea una cosmovisión desde la diversidad humana, una perspectiva que aborda temas candentes dentro del contexto de América y el mundo.

En el marco costarricense del III Festival Internacional de Poesía, el mejor cierre para esta noche con la poesía sin fronteras es el inicio del poema de Guadalupe Elizalde, titulado "Penúltimo renglón"; leamos:

"Esta noche no pregunte cómo.
Ausente la verdad siéntese y vea con calma,
porque hoy até mis zapatos con el último renglón de la noche
por robar una hora a la esperanza;
de noche
             y por robar,
aún ahora ahorcaría mis zapatos con la última cuerda de la noche(...)
quien le diga dónde estoy, miente.
Pudo más su mano que el peso en la tierra".

Gracias Guadalupe Elizalde, por venir a Costa Rica, por encontrarte en Guanacaste, nuestra patria regional. Sabemos que Guanacaste será un tema poético por incorporar en tus próximas entregas editoriales, porque la solidaridad se vive desde el corazón de las manos, desde la frontera más hermosa: la amistad en el tiempo desde el DF, en cualquier lugar de Guanacaste o en el universo de todos, el corazón de la conciencia.




Texto, Copyright © 2004 Lic. Miguel Fajardo Korea.
Todos los derechos reservados.


 


Babab.com
Para contactar con nosotros entra aquí
Última actualización: enero 2005

Copyright © 2000-05 Babab
Prohibida la reproducción de cualquier parte de este sitio web sin permiso del editor. Todos los derechos reservados.