Biblioteca Babab
[Visita nuestra Biblioteca: libros completos totalmente gratis]











Diego El Cigala: "El flamenco es un mensaje de paz y armonía"

por Ana Anabitarte


La voz de Diego El Cigala posee el desgarro más íntimo y veraz. De su garganta surge un sonido virtuoso, la esencia más auténtica de una música de origen milenario: el flamenco. El arte de su cante se encontró recientemente con otra genialidad, la de un artista de una tradición musical lejana: el pianista cubano Bebo Valdés. De ese encuentro nació una nueva propuesta musical en la que se mezcló el flamenco con el son cubano y nació el disco Lágrimas negras.

El Cigala se llama Diego Jiménez Salazar, un artista gitano que nació en 1968 y creció entre la algarabía del madrileño barrio del Rastro, un cantaor que siempre ha estado rodeado de flamenco y que desde los doce años inició una fulgurante carrera en los escenarios más exigentes del mundo.

Diego El Cigala reconoce que el encuentro con el octagenario pianista cubano le permitió descubrir una "templanza" musical y vivencial, que además le catapultó como una de las voces más reconocidas y admiradas. Este cantaor gitano, en una entrevista a Babab.com, defendió un flamenco "sin embelecos" que sea capaz de mezclar su tradición y su historia, pero sólo con músicas y expresiones artísticas tan vitales y auténticas.

BABAB: ¿A qué atribuye el enorme éxito de Lágrimas negras?
DIEGO EL CIGALA: El éxito de nuestro disco supongo que se debe a que está mezclado el flamenco con la música afrocubana, eso es lo que más llama la atención de la gente, ya que a pesar de que antes se ha tratado de hacer por otros medios, creo que no han fraguado esos intentos, lo que no significa que no hayan sido creaciones verdaderas. El flamenco está muy mezclado con otras músicas y géneros, pero sí sabemos que no se debe embelacar, por eso cuando nos topamos con genios de la talla de Bebo Valdés se asume sin comentar, porque no deja de ser flamenco y porque él es un pianista cubano que a todos nos encanta por su tradición y por su clasicismo, que le han hecho convertirse en uno de los grandes de la música cubana.
Nos gustaría que todo el mundo en América Latina escuche las canciones de Lágrimas negras, por supuesto que también el público cubano, por eso hemos dado un concierto en La Habana, en Colombia o en México, donde la primera vez que canté fue una experiencia muy bonita, con un público muy cariñoso y que conoce mucho y muy bien el flamenco. Un público que tenía muchas heridas.

P: ¿Qué le ha aportado Bebo Valdés a nivel personal?
R: Templanza, mucha templanza. Tanto a la hora de cantar como cuando estoy fuera y dentro del escenario. Me ha enseñado a ser más persona.

P: ¿Y usted qué cree que le ha aportado a él?
R: Yo creo que a conocer mejor el mundo del flamenco. Yo no le conocía personalmente, pero sí había escuchado algo de su música. Desde que nos encontramos, yo le he acompañado a conocer el mundo del flamenco, por eso cuando escucho el disco es como si lo sintiera por primera vez, pero es todavía más sorprendente cuando lo cantamos en directo, que es cuando yo creo que le sacamos todo el jugo a esas canciones. Es un disco que no lo buscamos, simplemente llegó y por eso supongo que estaba predestinado, sobre todo cuando tuve la fortuna de encontrarme con esa clase de genio.

P: ¿Cómo fue el proceso de creación del disco?
R: Lo más importante es que ninguno de nosotros intentó forzar la maquina, simplemente dejamos que todo fluyera y que el proceso de creación fuera sin una idea previa. Lo grabamos en tres días, cuando terminamos recuerdo que nos sentamos a escucharlo, junto con Fernando Trueba, y creo que los tres nos quedamos locos por lo que habíamos hecho. No sabíamos si se iba a distribuir ni si tendríamos una discográfica que respaldara el disco, por lo tanto no teníamos ningún afán de lucro ni motivaciones económicas, era simplemente el amor a la música. Ha sido sin duda una de las experiencias más bonitas que me han pasado en mi vida.
En ese diálogo lo importante es eso que llama Bebo los sonidos negros, esos sonidos que te tocan el alma. Se trata de un diálogo entre músicas que te rompen por dentro, que te hacen sentir. Músicas de raíces muy profundas. No hay fusión alguna, sino un diálogo entre estos sonidos que salen del alma del que canta y llegan al alma del que escucha. Lo importante es que la música está viva y que el corazón se te llene hasta el punto de poder emocionarte y llorar por ella.

P: ¿Nunca pensó que el disco iba a tener tanto éxito?
R: La verdad es que no, pero tampoco fue algo que me haya planteado y posiblemente si hubiera pensado en todo lo que ha conseguido el disco -los premios, el éxito de ventas o el reconocimiento internacional- no hubiera disfrutado tanto ni me hubiera sentido tan libre en el proceso creativo. Ahora estamos en un momento muy bueno e incluso tenemos el proyecto de grabar otro disco.

P: ¿Hay un antes y un después en su vida gracias a Lágrimas negras?
R: Sí, tanto personalmente como musicalmente, a pesar de que yo soy flamenco, pero ésta es una música en la que no pierdo esa flamencura que a la vez me ha permitido cantar unas canciones clásicas a las que yo he aportado mi propia sensibilidad. Esa es una ventaja enorme. Pero sigo teniendo los pies en la tierra, solamente que trabajo mucho más y estoy haciendo lo que siempre he querido. La música es una terapia de paz, es un arte con el que aporto mi propio visión de la vida. En lugar de poner bombas, yo con mi música a veces logro que haya personas que puedan disfrutar de un momento en armonía y de paz. Mi música nace de una necesidad de cantar al mundo, no importa dónde, si en México o en Colombia, sólo quiero dar un mensaje de paz a través de mi música.

P: ¿Está lo sufientemente reconocido el flamenco en España?
R: Yo creo que sí, me siento muy querido y reconocido en España. Antes era mucho más difícil, como en la época de la dictadura y la guerra, que se atacaba al flamenco. Eso lo tuvieron que sufrir mi padre y los grandes genios del flamenco del siglo pasado. Ahora el flamenco está respetado y reconocido a nivel universal, que se debe a la buena música que se está haciendo y a que se ha convertido posiblemente en la mejor música actual del mundo.

P: ¿El flamenco se asoció a la dictadura, al igual que a los toros?
R: Sí, a veces sólo se reconocía al flamenco cuando se trataba de divertir a los señoritos, por lo que no se reconocía a los grandes talentos y genios que había entonces. Era una époco muchísimo más dura que ahora.

P: ¿Hay que ser gitano para ser un buen cantaor de flamenco?
R: Creo que sí, porque esa forma de cantar es un lamento del pueblo gitano que nace con nosotros, de nuestros antepasados y de tiempos milenarios. Es algo nuestro y ya está, por eso creo que nunca podrá cantar un payo como lo hace un gitano. Pero también hay payos que cantan muy bonito y también te digo que ahora tenemos al mejor guitarrista de todos los tiempos, que es payo y se llama Paco de Lucía. Él es del más allá, conoce a los gitanos y se ha criado con ellos. Lo mismo que digo eso, te repito que para cantar hay que ser gitano.

P: ¿Cree que la dura vida que ha tenido le ha ayudado a llegar a su condición actual?
R: Sí, por supuesto, pues a pesar de que en aquellos años llegué a pensar que era mejor morirse a seguir sufriendo, ahora al paso de los años miro para atrás y veo todo muy positivo. Todo ese malestar y fátiga se ha convertido en alegría, porque además sé cómo va el mundo y cómo me las he tenido que buscar desde joven, lo que le da mucho más valor a mis logros. Ahora vivo en la Sierra y prefiero estar todo el día en un estudio a trasnochar, o estar con mi familia a andar por ahí autodestruyéndome, como hacen muchos en el flamenco, que durante muchos años ha estado vinculado a alcohol y a las drogas.

P: ¿Usted sí cayó en las drogas?
R: Sí, cuando era más joven, pero todo eso ha valido para que cambie mi punto de vista de la vida. Creo que esa relación entre el flamenco y la droga es un espejismo, es vano y ficticio. La autodestrucción en la noche no ayuda a la creación musical y de las experiencias malas siempre hay que sacar algo positivo.




Texto, Copyright © 2004 Ana Anabitarte.
Todos los derechos reservados.


 


Babab.com
Para contactar con nosotros entra aquí
Última actualización: enero 2005

Copyright © 2000-05 Babab
Prohibida la reproducción de cualquier parte de este sitio web sin permiso del editor. Todos los derechos reservados.