Biblioteca Babab
[Visita nuestra Biblioteca: libros completos totalmente gratis]



Travesía por la inmensa alfombra roja: crónica en diecinueve fotos de un viaje al Ulurú

por Manuel Bausc


¿Será volar a "The Alice" como volar al país de las maravillas?
Alice Springs, en el medio de un rincón de la tierra, abre sus carnes en verano para llevarnos a Uluru.
Su verano es Enero: ¡estamos en Australia!


Casi tres horas pegado a la ventanilla para no poder imaginarme el inmenso vacío de un desierto rojo, rojo.


El tiempo varado en la tierra granada por sus ríos de sed. El avión ya no se mueve, ha dejado de volar, ahora es el desierto que gira debajo. Su aliento candente llega hasta mi sándwich y le seca aún más. El mar que sale de sus entrañas, blanco de sal y azul de viento, endulza este tórrido sándwich.



Adiós triste Alice, adiós, no me puedo quedar, me voy a Uluru. Casi no te veo entre las hojas de eucaliptos y los nativos de narices anchas y ojos cansados. ¿Dónde te escondes Alice?


¡Corre, corre que el tornado nos lleva!. Escupes hasta el aire que te rodea, y el se lleva briznas de ti al mas allá.


La gasolinera más próxima a 300 kilómetros. Brian no sale, me da la llave del pozo de petróleo. Una cerveza y un sombrero para aliviar el sol descomunal que me quema. La crema ya la traía. ¡Ponte crema!


Eres intratable. Tu piel hierve y tu cielo abrasa. Tus tormentas dejan un rastro de vida anhelante en tu superficie. Y un silencio profundo. Nunca el silencio fue tan penetrante. Tan absoluto que das miedo a la luz del día. No quiero imaginar la noche.


¡Uluru existe!. Esta a quince kilómetros pero mis ojos ya lo arrullan. Tengo la boca seca y respiro un aire flamante. No soy yo el que ha llegado, deben ser los sueños de mis sueños, porque no recuerdo haberlo soñado.


Ahora no te escapas. Ya te toco con mis manos, y, si quieres, te voy a dejar que me zarandees. No sé si estremecerme como hacen los turistas. Al fin y al cabo todos somos turistas o paisajes para turistas. Me conformare con respirarte.






Ávida de agua. Te adoran porque recoges agua para la vida que se esconde dentro de ti. Si afuera de ti el aire hierve y se quema mas allá de la epidermis, dentro de ti hay agua, aves, alimañas, y hasta la mujer del hombre puede parir en paz.



Es el aire del verano el que se incendia en el desierto y el rojo pasa de la tierra al cielo. Un instante, solo un instante que mañana volverá a repetirse. Easy! Solamente es una foto. Túmbate en el suelo y espera a que se enfríe en la noche de las serpientes.


Y también duerme. Hasta que el sol mira a la luna y lleva ojos de cera a fundirse contra el brillo de la roca. Piedra de otro mundo. Piedra insolente.






Texto, Copyright © 2004 Manuel Bausc.
Todos los derechos reservados.


 


Babab.com
Para contactar con nosotros entra aquí
Última actualización: jueves, 1 de julio de 2004

Copyright © 2000-04 Babab
Prohibida la reproducción de cualquier parte de este sitio web sin permiso del editor. Todos los derechos reservados.