Biblioteca Babab
[Visita nuestra Biblioteca: libros completos totalmente gratis]



Secuestrar poetas: noticias sobre el secuestro de Rogerio Tenorio





 

SIN NOTICIAS DE UN SECUESTRO
por Luis Miguel Madrid


El poeta Rogerio Tenorio desapareció de Buga, en Colombia, el último día 12 de diciembre. No hay noticias, ya que como suele suceder, las noticias sobre los secuestros sólo hablan de acontecimientos anteriores a la desaparición y como es habitual en el mundo de las "no noticias", el desconcierto es grande, ya que en el mismo momento en el que se pierde un hombre, se ocultan los caminos de la información y la actualidad se muestra en negro con fondo del mismo color. Es como si escondieran los diarios, como si una mano oculta desenchufara todos los televisores y apagara las radios.

Es siempre un hecho igual de inexplicable y doloroso pero cuando se trata de un poeta, los que nos quedamos fuera del apresamiento notamos enseguida que se difuminan ciertos elementos de escritura y algunas imágenes pierden sus poderes o se despistan utilizando atribuciones equivocadas. Algunas rimas y los sonetos especialmente, desconectan el uso de medidas, los cuartetos se hacen impares, las sílabas menguan, los versos se multiplican y no hay estrofa en la que no aparezca la palabra soledad.

Afortunadamente, nos queda la opción de rescatar cierto tipo de noticias, incluso de carácter más verdadero, como son las que produce la agencia Deseo & Esperanza, digna de todo nuestro crédito. En sus boletines se dice que Rogerio está bien, que se toma sus pastillas para la tensión y las de la circulación de la sangre, que tiene un cuaderno y escribe a diario, que está ideando un proyecto para crear una empresa avicultora en los alrededores de donde se encuentra, que se acuerda mucho de su familia y cada día, aunque sea en silencio, habla con ellos y también con sus amigos de Buga y que no se cansa de leer y que se le agota el lápiz de tanto corregir las Crónicas de un joven de provincia secuestrado. Ya lleva veinte y tantos capítulos redactados, uno por día, casi listos para llevarlos a la imprenta, ahora a su regreso. Y poemas nuevos, Rogerio Tenorio encuentra tiempo cada tarde para poner al día las medidas de los versos o la construcción lógica de sonetos con dos cuartetos y dos tercetos.

Queremos añadir, aunque no se corresponda con lo publicado en las "no noticias" o las de nuestra agencia de confianza, que quitarle a un hombre la posibilidad de estar con quien quiere, donde quiere y como quiere no es bonito, no es correcto, que amarga. A él, a los suyos y sin duda debería amargar a los mismos que no dejan a un hombre ser él mismo.


subir


 


UN POETA SECUESTRADO

por Harold Alvarado Tenorio

La noticia llegó como un campanazo siniestro: Rogerio Tenorio, un joven y lúcido poeta de 83 años, valiente y bueno, ha sido secuestrado en Buga, Valle del Cauca, Colombia, el 12 de Diciembre de 2003, por la cáfila de sepultureros a sueldo que se aprovecha de un régimen dando bastonazos de ciego y una sociedad sorda y muda que solo se conmueve con el fútbol y se defiende con jaculatorias. Patadas y oraciones, porque el que peca y reza empata. Los secuestrados en Colombia llegan hoy a cerca de cinco mil.

Rogerio Tenorio (Buga, 1921), quedó huérfano de padre cuando tenía siete años. Autodidacta, hizo hasta tercer grado de primaria, aprendió por correo contabilidad y durante su juventud trabajó como labriego en las cordilleras cercanas a su pueblo. Desde muy joven se dedicó al periodismo en la Radio Guadalajara y creó la oficina de la Compañía Suramericana de Seguros, destacándose durante mas de una década como uno de sus corredores estrellas. Durante la década de los años setenta ocupó en dos ocasiones la alcaldía de Buga y fue concejal y diputado ante la Asamblea Departamental del Valle. A los veinticinco años publicó su primer libro de poemas, Campanario del alba y en 1976 En la orilla del tiempo. En 2001, al cumplir ochenta años, fue dada a la imprenta una selección de sus crónicas bajo el rótulo de Crónicas de un joven de provincia.

Fundador de una de las empresas avícolas mas antiguas de Colombia, también se ha destacado como dirigente gremial de varias asociaciones nacionales del ramo.


subir


 


LA POESIA NO HA MUERTO

por Francisco Gómez Valderrama
Occidente, Cali, 20 de Febrero de 1976

Acostumbrado uno, casi que por obligación o necesidad profesional, a la lectura de tanta producción literaria, encuentra que la poesía es cada vez más esquiva, menos frecuente, y que hay cierta uniformidad grisácea en la producción de los nuevos valores.

Decir por ello que "la poesía no ha muerto", es ratificar el descubrimiento de un nuevo filón, de una veta con brillo particular que surge cuando menos se espera y donde menos se piensa. Entonces leer un poema se convierte en una sensación inefable e indefinible de júbilo espiritual, asi como una fusión inmediata con las cosas que se aman, se sienten y se intuyen.

Debo agregar, como otra ratificación de mis gustos intelectuales hecha en favor de un poeta de quien voy a ocuparme enseguida, que poca afición tengo por la lectura poética. O mejor dicho, que selecciono con un gran cuidado estas lecturas porque no ocurre con la poesía lo que con la prosa, donde unas cualidades pueden ocultar o compensar ciertos defectos o fallas. Para mí la poesía debe ser íntegra, totalmente hermosa, sin una quiebra, sin una fisura por donde podría deslizarse el desencanto.
Pues bien; a mi mesa llegó un pequeño cuaderno de pasta morada con este sugestivo título: En la Orilla del Tiempo. Se trata de los poemas de un vallecaucano oriundo de Buga, Rogerio Tenorio; la edición ha estado a cargo de la editorial Londir. Se trata de la recopilación de breves sonetos al parecer fruto selecto de una permanente cosecha entre 1947 y 1976.

Me he deslumbrado con la lectura de estos versos, tan sugestivos, tan llenos de vitalidad, tan patéticos y humanos pero, al mismo tiempo, acariciados e inspirados por un hálito de eternidad que hace necesariamente vagar el pensamiento en pos de algún alado genio, de cuya savia prodigiosa ha tomado este auténtico poeta vallecaucano todo el calor, al tiempo que la dulzura, capaces de convertir las palabras de piedra en espíritus vibrantes y sonoros.

Como un regalo para los lectores, transcribo a continuación uno de los sonetos del libro de poemas En la Orilla del Tiempo, en la seguridad de que su producción está llamada a figurar en primera línea dentro de la actual poesía colombiana:

Esta hora quebrándose en instantes
sobre el mundo y su angustia desolada,
esta plena conciencia de la nada,
le da al dolor dureza de diamante.

El corazón padece el flagelante
sopor que me circunda. La cascada
de mi sangre es más alta, y la anhelada
ilusión de olvidar, se hace distante.

Y el amor, renacido de repente,
crece sobre el cadáver de la tarde
grabándome recuerdos en la mente.
Huérfana el alma, siéntese cobarde
ante este olvido que al dolor ofrenda
una ausencia más cierta y más tremenda.


subir


 


POEMAS DE ROGERIO TENORIO SANCLEMENTE

Para leer los poemas haz click
aquí


subir

__________________

Otras noticias:

El Pais.com.co



Texto, Copyright © 2004 Rogerio Tenorio Sanclemente, Harold Alvarado Tenorio, Francisco Gómez Valderrama, Luis Miguel Madrid.
Todos los derechos reservados.


 


Babab.com
Para contactar con nosotros entra aquí
Última actualización: jueves, 1 de enero de 2004

Copyright © 2000-04 Babab
Prohibida la reproducción de cualquier parte de este sitio web sin permiso del editor. Todos los derechos reservados.