Biblioteca Babab
[Visita nuestra Biblioteca: libros completos totalmente gratis]



Microcuentos: Reminiscencias y Mientras: tanto

por Daniel Dessein


Mientras: tanto

Cuatro de la mañana, en mi casa, escribiendo; mientras en alguna parte de la ciudad, un grupo de jóvenes se agita en una disco; mientras en otra ciudad, una pareja envejece mirando una foto del hijo que se marchó para no volver; mientras en otro lado del mundo un genocida sonríe, despreocupadamente, tirado sobre una cama en su mansión; mientras en otro lugar, un hombre inocente es puesto en prisión; mientras un hipócrita recibe obsecuentes agasajos; mientras un niño llora porque no puede conseguir un mendrugo de pan; mientras, en otro extremo, una multitud grita alborozada porque un negro de dos metros ha embocado una pelota naranja en un aro; mientras un hombre y una mujer se prometen amor eterno bajo una luna que ilumina sus rostros; mientras un soldado arroja un puñado de tierra sobre un cajón de madera que encierra definitivamente a su hermano; mientras un grupo de amigos llena de risas una mesa en torno a la cual despliegan sus recuerdos; mientras un chino permanece estático en un templo con la mirada perdida en un muro sin fronteras; mientras el mundo gira y gira, hasta que el que escribe estas líneas se agite en una disco, el grupo de jóvenes envejezca, la pareja sonría despreocupadamente en su mansión, el genocida sea puesto en prisión, el hombre inocente sea agasajado, el hipócrita llore, el niño grite porque una pelota ha entrado en un aro, la multitud se prometa amor eterno, el hombre y la mujer arrojen tierra sobre un cajón, el militar llene de risas una mesa, el grupo de amigos permanezca estático en un templo, el chino de una vuelta, y el mundo deje de girar.



Reminiscencias

Caminando por la calle vi pasar a una mujer con un cuaderno bajo el brazo, que me recordó a uno que tenía yo de niño, en el que atesoraba dibujos en los que intentaba atrapar mis sueños; donde una tarde tracé las líneas del rostro de una chica que soñé. Soñé amarla y la amé soñando, con la intensidad de quien no distingue la realidad de su imaginación. Nunca pensé, que ese cuaderno que un día perdí, habría de encontrarlo, años después, caminando por la calle, bajo el brazo de la dueña de ese soñado rostro.




Texto, Copyright © 2003 Daniel Dessein.
Todos los derechos reservados.


 


Babab.com
Para contactar con nosotros entra aquí
Última actualización: sábado, 1 de noviembre de 2003

Copyright © 2000-03 Babab
Prohibida la reproducción de cualquier parte de este sitio web sin permiso del editor. Todos los derechos reservados.