Biblioteca Babab
[Visita nuestra Biblioteca: libros completos totalmente gratis]



Paper Monster, primer álbum solista de Dave Gahan, la cara y la voz de Depeche Mode

por Diego Gez


Pasaron más de 20 años para obtener una pista fuera de lo colectivo, una muestra acabada, algo que nos transporte al universo creativo y unipersonal de Dave Gahan, uno de los cantantes emblemáticos de los dorados años 80. Pero quizás él nunca estuvo pendiente del tiempo transcurrido desde que se transformó en la cara y la voz de Depeche Mode (hoy en un Stand By literal...) hasta hace un par de días atrás, momento en el que decidió desenmascarar sus temores (o permitirnos conocerlos) a través de Paper Monsters, su primer álbum solista.

Resulta inevitable al analizar de qué tratan estos monstruos de papel recordar el porqué de su génesis, que está ligado íntimamente a principios de los 90, a un cambio de clima radical en la vida de Gahan y definitivamente al comienzo de otra etapa, ya que al abandonar el Reino Unido por la ruidosa y caótica Los Ángeles, todo comenzó a mutar hacia el lado de los excesos (y en ese aspecto podríamos considerar a Los Angeles como La Meca), y vaya si sucedieron...


Los memoriosos recordarán lo atractivamente destructivos que resultaron para Gahan sus primeros tiempos en la ciudad, a tal punto que harían enrojecer o parecer un niño a Scott Weiland (si bien nunca fue tan mediático) ya que el rock and roll way of life pareció adoptar a un auténtico discípulo, un alumno graduado con las mejores calificaciones, que transformó en u na primera instancia la relación con sus compañeros de grupo (las sesiones de grabación de Songs & Faith of Devotion -93- en un principio constituyeron un caos alejado de todo signo de creatividad y luego fueron encaminadas por el cerebro creativo de Depeche Mode, Martin Gore, para finalizar el álbum tal como hoy lo conocemos) y posteriormente su vida personal (milagrosamente sobrevivió a una sobredosis de heroína).

De todo y del fin; de ésto habla Paper Monters, un álbum confesional, electrónico, optimista, pero cauto en el más puro de los sentidos, donde parece que Gahan ha encontrado un puerto para descansar y que se ve reflejado en temas como Hold on, A little piece , Stay (inspirado en el nacimiento de su hija), y en otros, como Living Bottle, la prosa se mantiene llevándonos a conocer otras aristas personales que parecen haber quedado atrás, un blues en 4 x 4 que asoma alimentado a tracción a sangre actuando a manera de exorcismo liberador.


Compuesto junto a un amigo multi-instrumentista neoyorkino, Knox Chandler, y producido por Ken Thomas (quien hiciese lo mismo para Sigur Ros), parte del hilo intimista del álbum se basa en la producción, ya que por momentos, y conductivamente, la atmósfera del álbum parecería ser una marca registrada del productor, hecho que, acompañado por la voz de Gahan, constituye un logrado acierto, aunque a medida que se suceden los temas resulta inevitable advertir su pasado con Depeche Mode y esto lo enfrentamos en temas como I Need You, donde las bases percusivas, hipnóticas, no hacen otra cosa que remitirnos a el uso otrora dado por Martin Gore. Aunque esto no signifique algo en particular, después de todo resulta inevitable (algo que Gahan debe conocer muy bien) que vaya donde vaya represente a Depeche Mode, máxime teniendo en cuenta lo importante de su figura como frontman de la banda.

Saludamos a la primer incursión como solista de Dave Gahan, quien se deshizo de sus monstruos privados y se animó a dar forma a una obra madura, que no defrauda, pero que sobre todo otorga un crédito que muchos ya le daban y que otros no necesitaban que demostrase...

 

 


Babab.com
Para contactar con nosotros entra aquí
Última actualización: martes, 1 de julio de 2003

Copyright © 2000-03 Mañana Es Arte A.C.
Prohibida la reproducción de cualquier parte de este sitio web sin permiso del editor. Todos los derechos reservados. © Copyright de los textos: los autores