Biblioteca Babab
[Visita nuestra Biblioteca: libros completos totalmente gratis]



EMAK BAKIA: Frecuencias devastadoras desde algún lugar grisáceo de Madrid

por Eric Gamboa


Dos automóviles se aproximan uno contra el otro a toda velocidad sobre una calle vertiginosa y oscura. Dentro del auto izquierdo viene manejando la electrónica experimental sin ver con claridad el auto que se le aproxima a causa de su visión pobre afectada por tantas drogas, mientras que del sentido opuesto viene un automóvil viejo conducido por el folk visceral, como siempre, mirando hacia atrás taciturnamente con un cigarrillo entre los labios. Frecuencias de un rojo devastador es la representación metafórica del encuentro de estos dos géneros plasmada en un disco, es un comic lluvioso en el que no se han usado colores claros en lo absoluto, sólo oscuros, igual de tristes y húmedos como sus autores. Todo aquél que ha tenido el descaro de afirmar que el folk había muerto estaba equivocado, porque como todo organismo vivo, éste tenía que evolucionar y sufrir mutaciones físicas grotescas; al igual que Darwin, Coque Yturriaga, Abel Hernández, y David Fernández, han estado ahí, observando con sus oídos rasgados, dibujando garabatos, anotando todo en sus ordenadores desde algún lugar grisáceo de Madrid.


Babab: El sonido de Frecuencias de un rojo devastador, además de ser un excelente título, a primera instancia parece bastante difícil de reproducir en vivo. ¿Qué equipo manejáis en el escenario?

Coque Yturriaga: Pues la verdad es que requiere mucha preparación trasladar lo que hemos hecho en el disco al directo. Ahora mismo trabajamos con dos ordenadores portátiles (que usamos como sintetizadores y samplers) además de una guitarra, tres teclados, una caja de ritmos y los platos de DJ. Todo tocado por nosotros tres.

Babab: ¿Cuál es vuestro proceso de composición? ¿Es todo un complejo ritual artístico o un acto desenfadado en el que sólo encendéis el ordenador y dejáis que la canción del momento os guíe?

C.Y.: En este disco hemos cambiado bastante la forma de trabajar las canciones. Durante meses hemos estado los tres tocando en el local de ensayo. Casi todos los temas han salido allí. No es como antes, que Abel y yo componíamos cada uno los temas y luego se lo enseñábamos al otro, que aportaba arreglos. Ahora hemos sido los tres, trabajando como grupo, durante muchas horas.

Abel Hernández: En cualquier caso, el proceso en sí, obedece al proceso en sí. Es decir que es en el tocar juntos, probando, mejorando, aturdiéndonos unos a otros y también alentando ideas en lo que los otros tocan, donde está la creación de la que surgen las canciones. No hay mucho traído de casa. Algo sí, pero lo fundamental sale del hecho de encender los aparatos, mirarnos y comenzar a tocar. Luego, claro está, seleccionamos aquello que nos emociona, que nos parece que va a alguna parte, que no se nos va a morir en cuanto lo toquemos varias veces.


Babab: ¿Qué opináis de las etiquetas periodísticas? ¿Creen que términos como indietrónica, y tech-folk realmente sirven para concretar el estilo de una banda?

C.Y.: La verdad es que no los entendemos mucho. No nos gustan nada las etiquetas ya que ni nosotros mismos nos ponemos de acuerdo en como definir nuestra música. Quizás podríamos coincidir los tres en que es un disco que tiene bastante de hip hop y electrónica. Pero vamos, para gustos, los colores.

A.H.: Yo aportaría una nueva definición: pop contemporáneo con un pie en lo electrónico y abstracto y otro en lo orgánico y narrativo-descriptivo. Todo ello bañado en el pulso rítmico y compositivo del Hip hop. Los horizontes musicales para situar a Emak Bakia, sobre todo en este disco, deben abrirse a cosas como Kraftwerk, Laurie Anderson, Anticon o New Order. ¡Somos los New Order de ahora!

Babab: Si vosotros fueseis uno de esos críticos musicales esnobs ¿cómo describiríais el sonido de Emak Bakia a la gente que os desconoce?

A.H.: ¿"Deambulaciones en torno a una sinalepsia procesual con elementos estrógenos"?

C.Y.: No sabría decirte... quizás, mmm, "música nocturna con elementos underground".


Babab: ¿Cuáles son vuestras influencias musicales en este momento? No perdón, olvidadlo, es mejor preguntar: ¿qué discos habéis escuchado esta semana?

A.H.: Personalmente: Fandamplus de El-P, The Mess we made de Matt Elliott, Four Last Songs de Richard Strauss, Space is the place de Sun Ra, Rock Bottom de Robert Wyatt, la maqueta de lo nuevo de Burd Early, Pt.2 The Glow de The Microphones...

C.Y.: No te podría decir de esta última semana, pero sí que escuchamos de todo. Desde electrónica underground a pop con guitarras. Desde El-P a The Postal Service. No nos cerramos a nada mientras nos guste.

Babab: He leído que os agrada el hip-hop, eso me ha entusiasmado bastante. ¿Qué opinión tenéis sobre el reciente auge de EL-P y sus secuaces de la Def Jux?, ¿en verdad creéis que son la nueva gran mierda del hip-hop callejero?

C.Y.: Las modas son las modas. Yo entre El-P y Dj Shadow me quedo con el segundo, aunque también me encantan Blacaklicious. Y no dejo de escuchar hip hop más antiguo como Guru, Jungla Brothers, Public Enemy. Creo que el hip hop es la música que mas nos une a los tres. A Abel y a mi nos encanta el Folk, David prefiere cosas como Boards of Canada. Pero en cambio, el hip hop nos atrae a los tres.

A.H.: Me encanta el Hip Hop en sí, pero la verdad es que cada vez soporto menos el Hip Hop comercial. Ahora sólo me interesa (aunque el otro aún haga que mueva la cabeza y los pies) el hip hop inquieto, indagador. Gente con la me gustaría hacer algo.


Babab: ¿Qué piensa Emak Bakia de la evolución del rock acústico, el folk; de su encuentro casi erótico con la tecnología? ¿Creéis que esta colisión ha repercutido de alguna manera sobre los sentimientos que emana este género tan íntimo?

C.Y.: Estos cambios, como en todo, es mejor verlos en perspectiva. Cuando hubo la explosión del grunge, al final uno sacaba de todo eso que los verdaderamente buenos eran Sonic Youth. Habrá que dejar pasar el tiempo para ver que es lo que verdaderamente vale la pena de todos estos nuevos grupos que acercan estos dos estilos en teoría muy dispares. Hay como siempre, mucha paja, y poco a poco se verá que es lo que merece realmente la pena.

Babab: Frecuencias de un rojo devastador en diversos lapsos tiende a nublarse, se oscurece metafóricamente hablando, ¿creen que vuestro entorno geográfico ha contribuido? En España es difícil encontrar música como la de vosotros.

C.Y.: Creo que el entorno de Madrid, mas bien... Es un disco muy urbano, muy de ciudad. Seguramente un disco que pega mucho en un bar, por la noche. Pero no creo que se nuble. Más bien es oscuro en algunos momentos, pero es más bien fruto de la historia que contamos. Cuando el héroe de nuestra historia es detenido y torturado (en "Una guerra muda"), la música sufre una especie de aceleración, sobre todo en el momento de la tortura, para reflejar la confusión y el delirio del héroe.


Babab: Vuestro sonido es muy cinematográfico, incluso pareciera que la primera y última canción del álbum se han colocado de tal manera para representar una historia sonora a base de canciones extrañas. ¿Es cierto o he bebido mucho café esta mañana?

C.Y.: Es cierto que las dos canciones están puestas como preludio y desenlace de la historia. Son, en cuanto a letra, una forma de aclarar más la historia y contrasta, musicalmente, con la intensidad del resto del disco. En este disco hay más referencias al cómic que al cine, pero no deja de ser una forma de contar una historia. Un lenguaje distinto.

A.H.: Sí, podrían funcionar como esos carteles con los que empiezan y acaban algunas películas y comics, (más bien estos últimos) para situar y aclarar qué va a pasar y qué ha pasado. Eso también ocurre en las canciones 2 y 13, donde una voz de radio virtual explica las cosas desde el punto de vista exterior, social, políticamente correcto, desde el punto de vista del Poder. Por eso nos interesaba abrir y cerrar con un punto de vista, que es el de uno de los personajes de la historia (fíjense en las voces y en las letras, amiguitos)

Babab: Finalmente, ahora que ya habéis grabado tres discos, ¿qué diferencia anímica consideráis que haya entre trabajar con Migala y componer para Emak Bakia?

C.Y.: No nos gusta comparar a los dos grupos. Sobre todo porque David, que es ya la tercera parte de Emak Bakia tiene también otro grupo. Pero lo que si tenemos claro es que Emak Bakia no tiene NADA que ver con Migala o con A room with a view. En todos los aspectos... la forma de trabajar es muy distinta, la música, sus intensidades...todo es distinto.


__________________

Frecuencias de un Rojo Devastador actualmente es editado por Acuarela Discos.
Enlace: http://www.acuareladiscos.com

 

 


Babab.com
Para contactar con nosotros entra aquí
Última actualización: martes, 1 de julio de 2003

Copyright © 2000-03 Mañana Es Arte A.C.
Prohibida la reproducción de cualquier parte de este sitio web sin permiso del editor. Todos los derechos reservados. © Copyright de los textos: los autores