Biblioteca Babab
[Visita nuestra Biblioteca: libros completos totalmente gratis]



La globalizacion a debate: "Movimiento de resistencia global: la historia continuará..."

por María Montealegre*


Tras la caída del muro de Berlín, a finales de la década de los ochenta, y con él de los sistemas político-económicos que habían optado por el socialismo real como alternativa, pareciera que el mejor horizonte a divisar en la escena internacional se constituyera en la asunción del tandem democracia-libre mercado por todos los estados del planeta. Así se ponía de manifiesto en numerosas aportaciones teóricas, que desde la academia fueron llamadas a reconstruir un nuevo orden mundial que descansara sobre estas dos bases fundamentales, entre ellas se destacó el archiconocido ensayo El fin de la historia y el último hombre del norteamericano Francis Fukuyama, en el que se predecía que el término de la historia de la humanidad estaba próximo con la mundialización de un sistema vacío de contradicciones, en el que el hombre en sociedad alcanzaría la felicidad plena. La gran esperanza en un mundo feliz en la era de postguerra fría ha tenido una corta vida, en el ocaso del siglo XX los pilares que sostenían el pretendido paraíso en la tierra empezarán a agrietarse y cuestionarse al grito de otro mundo es posible, la voz de una comunidad que a escala planetaria se resiste a conformarse con un futuro-presente ya visualizado como poco prometedor, en el que es norma el aumento de las desigualdades y la miseria, de la discriminación y la xenofobia, de las violaciones de derechos humanos y el deterioro ambiental, de los conflictos y de la guerra.... La actual fase de la globalización capitalista, más conocida como neoliberalismo es el flanco de todas las críticas, al que el mal llamado y peor conocido "movimiento antiglobalización", hace responsable de la mala salud del planeta y de los que en él, habitan.

Que el capitalismo está globalizado es una realidad antigua. Ya desde sus orígenes históricos, durante la disolución de la Edad Media, este sistema de acumulación económica nació con vocación de expansión universal. En palabras de James Petras:

"La globalización comenzó a finales del siglo XV con la ascensión del capitalismo y su expansión hacia ultramar: la conquista de América Latina, Asia y Africa son claros ejemplos de globalización, que desde el principio estuvo ligada al imperialismo"(1).

La consideración, por otro lado general en el imaginario colectivo, de la globalización como un fenómeno novedoso, es uno de los mitos que es necesario desvelar cuando hablamos de un proceso, que como la mundialización capitalista, se extiende por lo menos desde hace quinientos años, y cuyo principal objetivo fue y sigue siendo, la apertura de mercados y el abastecimiento de materias a los centros industrializados de Europa y posteriormente de EE.UU, eso sí, revestidos estos fines con el manto de "misión civilizadora".

Esta histórica y antigua realidad adquiere unas características específicas en los últimos treinta años, se trata de una nueva etapa en la acumulación del capital, que en su fase neoliberal, se inicia a finales de los años setenta y en la que la Gran Bretaña de Margaret Thatcher y su socio natural EE.UU, liderado en aquel momento por Ronald Reagan, serán su primera estación. Después el neoliberalismo será parada obligada para gran parte de los estados del mundo.

Este nuevo rumbo del capitalismo se identificará fundamentalmente por un aumento espectacular en las interrelaciones entre los distintos actores del sistema internacional, hecho que sin duda se vio favorecido por el gran desarrollo alcanzado en el sector de los transportes y las comunicaciones tras la revolución tecnológica. No es extraño que a menudo la globalización sea entendida como un fenómeno puramente económico, y es que a pesar de ser un proceso multifacético, pues esta tendencia se presenta y afecta a todos los campos de la actividad humana (político, social, cultural), la actividad económica si goza de un especial protagonismo.

Las estrategias que caracterizan a esta nueva etapa de la mundialización capitalista son en el plano político, la reducción del papel de los estados como entes tomadores de decisiones y redistribuidores de riqueza, lo cual se llevó a cabo a través de olas privatizadoras en sectores estratégicos de las economías nacionales, reduciendo el gasto público mediante el cual el estado garantizaba servicios y bienestar social. Estas reformas tuvieron como objetivo permitir la apertura y liberalización de los mercados y de las inversiones y como consecuencia se observó una tendencia a la concentración de la producción y de la distribución en manos de unas pocas y grandes empresas, que sin tener en cuenta las fronteras nacionales potenciaron, la des-regularización para dejar en libertad de movimiento a los capitales, sobre todo financieros, y fomentar su expansión sin ningún tipo de trabas. Mucho se ha hablado del protagonismo alcanzado por el mercado, al que algunos tildan de "fundamentalista"2, y que sustituye opacando, el papel que otrora jugaban los estados, sin embargo el mercado no debe ser considerado como un ente autónomo, ya que no toma decisiones por si solo, estas decisiones son tomadas por personas e instituciones que diseñan políticas económicas de acuerdo a los intereses y a los resultados que con ellas esperan obtener y que son, los principales beneficiarios del estado actual de la globalización, entre ellos se destacan los estados potencia y las corporaciones multinacionales vinculados a ellos. Estos beneficiarios se ven representados, a la hora de defender sus intereses, por organismos multilaterales, que promueven las políticas económicas y monetarias para el mundo (OMC, FMI, BM).

En este proceso de acelerada interconexión, obvia señalar, que no todos los actores del sistema internacional participan de igual forma, ni en el diseño, ni en los contenidos de la globalización, cuestión que provoca contradictorios efectos al interior del citado proceso. Según Samir Amín

"Los protagonistas más beneficiados de la globalización actual se constituyen en la triada del centro, que conformada por EE.UU-Canadá, la Unión Europea y Japón sustentan su hegemonía en el control monopolístico de cinco áreas estratégicas: la tecnología, el control de los flujos financieros, el acceso a los recursos naturales del planeta, el campo de las comunicaciones y finalmente el monopolio de armas de destrucción masiva"(3).

De entre los efectos producidos como consecuencia del proceso globalizador contemporáneo el más sobresaliente es la intensificación considerable de los flujos de bienes, servicios y factores. En los últimos años el comercio transfronterizo ha aumentado dramáticamente y en la actualidad representa alrededor del 50% del PIB mundial, así mismo la movilidad del capital ha ido en aumento, siempre en la búsqueda de mayor rentabilidad y la IED (Inversión Extranjera Directa) sigue siendo una fuerza conductora de la actual fase de la globalización.

Si bien es cierto que el sistema capitalista globalizado se ha mostrado como estrategia exitosa a la hora de generar riqueza, también lo es que nunca antes había existido tanta riqueza pero tan mal distribuida. Un repaso por informes de distintas organizaciones4 así lo ponen de manifiesto. Según el BM (Banco Mundial), nunca hubo tanta pobreza en un mundo tan rico, hoy más de una quinta parte de la población mundial (1300 millones de personas), vive por debajo de la línea que marca la diferencia, y otro cuarto lo hace en condiciones miserables (con menos de dos dólares diarios). Esta situación está en estrecha relación con el crecimiento de las desigualdades, ya que la brecha entre ricos y pobres (tanto inter como intra país), también se profundizó de forma desmesurada durante este periodo, en la actualidad se estima que el 20% más rico de la población del mundo es responsable del 86% del consumo, mientras al 20% más pobre le corresponde apenas un escueto 1,3%5. Por si esto fuera poco también hay que considerar el impacto que sobre el medio ambiente ha tenido la puesta en marcha, de un modelo basado en la explotación intensiva de los recursos naturales con idea de provecho a corto plazo, y que ha tenido como consecuencia el crecimiento del deterioro ambiental provocando una crisis ecológica que se manifiesta en los cambios de clima y en la escasez del agua y que pone en riesgo la supervivencia del planeta tierra y de muchas de las culturas que lo habitan. Este sistema de producción no está garantizando la seguridad alimenticia de gran parte de los pueblos del mundo, situación que los condena a la pena de muerte por hambre.

"Si la economía es la acción humana destinada a establecer las bases materiales de la vida física y cultural de todos los seres humanos... el capitalismo no ha sido eficaz"(6).

Todos estos motivos hacen pensar a muchos analistas y estudiosos del tema que el modelo de desarrollo que en el momento rige el mundo no está funcionado y que urge su revisión, en palabras de Noam Chomski, "el subdesarrollo es ya insostenible"7.

Este será el caldo de cultivo en el que germinarán los mal llamados y peor conocidos "movimientos antiglobalización". Sobre este fenómeno existen numerosas incógnitas, no pocos cuestionamientos y demasiadas malas interpretaciones.


Si pocos se ponen de acuerdo en la conceptualización del fenómeno, menos lo hacen, si de datar se trata la fecha de su surgimiento. Empezando por el término, hay que decir que en general los activistas difícilmente aceptan la etiqueta "antiglobalización" alegando, "no estamos en contra de la globalización, si nos oponemos a la forma en la que se está llevando a cabo"8., prefieren ser conocidos como movimiento de resistencia global (un movimiento de movimientos) a favor de otra globalización que supere las contradicciones que muestra el actual proceso. Aunque no hay unanimidad sobre cual es la fecha de partida en la aparición de este novedoso fenómeno, en el que la sociedad civil es protagonista, hay consenso de que esta se sitúa a mediados de la década de los noventa del siglo pasado, concretamente alrededor del levantamiento zapatista en Chiapas, coincidiendo con la entrada en vigor del NAFTA (acuerdo de libre comercio entre EE.UU, Canadá y México) en 1994, después vendrá la llamada "batalla de Seattle" en 1999, que concentrará a numerosos ciudadanos durante y en contra la celebración de la cumbre de la OMC en esta ciudad estadounidense, y que será el bautismo internacional del fenómeno por el impacto global generado.

La seña de identidad más sobresaliente del movimiento la constituye sin duda la gran diversidad de los grupos, colectivos, asociaciones y ciudadanos que de él se sienten parte, esta diversidad lejos de ser una debilidad en la constitución de los mismos se convierte en una de sus mayores fortalezas, "un encuentro buscado y querido de lo diverso y lo diferente"9. Muchos se preguntarán que tienen que ver un indígena de Chiapas con un estudiante de Seattle o un obrero industrial en Génova, la respuesta es que todos se sienten afectados negativamente y rechazan un proceso globalizador, considerado enemigo común, que no solo los margina en la toma de decisiones, sino que además está mostrando una poderosa capacidad de destrucción generando desigualdad y miseria. El mínimo común denominador será pués una identificación negativa, en este caso en contra de la globalización neoliberal, que introduce un nuevo parámetro en la concepción de las relaciones internacionales e intranacionales, pasando del trasnochado enfoque norte/sur a la actual dicotomía abierta y profundizada, entre globalizadores y globalizados. En palabras de los "antiglobalización": entre los amos del mundo versus los ciudadanos del planeta.

Cabe preguntarse que hay de nuevo en este proceso, ¿es que no existieron siempre fuerzas antisitémicas?. Algunos caracterizan al movimiento de resistencia global como una versión renovada de antiguas expresiones sociales, mezcla de las internacionales socialistas, con toques de mayo de 68 y salpicados por los movimientos pacifistas de los setenta, otros ven en ellos nuevas formas de organización, expresión y participación colectiva que se corresponderían con el nuevo contexto político-económico internacional, en momentos

"en que la democracia representativa sufre una crisis de legitimidad... que obliga a una radical modificación en las maneras y en las instituciones de hacer política".(10)

El "movimiento antiglobalización", sí aporta novedades al análisis teórico de los nuevos movimientos sociales, para empezar es el primer movimiento social mundializado con apoyos en todos los puntos del planeta, estamos asistiendo al surgimiento de un nuevo actor, ahora social, en el plano político internacional. Su diversidad también lo hace diferente a antiguos movimientos de masas adscritos las clases sociales, y además, algo que le imprime originalidad al fenómeno es que, aprovechando las bondades de la globalización, este movimiento hace de la red de redes un espacio virtual, "activismo electrónico"11 desde el que se comunican, organizan y planean acciones. El impulso de las tecnologías, a través de internet, permitió la conexión entre distintos pueblos y lugares de la tierra plantando la semilla de una conciencia global, ahora planetaria. A los integrantes de los mismos les gusta resaltar la incompatibilidad con antiguas formas de hacer política, señalando que no están de acuerdo, ni con los métodos ni con los objetivos, por eso, al escudriñar al interno del "movimiento antiglobalización" comprobamos que su estructura y organización se desmarcan de las clásicas jerarquías y burocracias para adoptar modelos descentralizados, en los que las decisiones se toman en asambleas, en rechazo manifiesto, al proceso de concentración, tanto del poder político como económico, que tanto critican y en la búsqueda de superar el déficit democrático que caracteriza a la actual fase de la globalización. Las calles de cualquier ciudad del mundo se convierten en la arena política desde donde el movimiento retoma el espacio público, planteando alternativas a las políticas actuales y configurando así, una esfera pública transnacional.

A pesar de su juventud, el movimiento se encuentra en estado todavía embrionario, el "antiglobalización" ha sido diana de numerosas críticas provenientes de diferentes sectores, fundamentalmente del académico y del político. La más común ha sido la que hace referencia a su consideración como movimiento crítico y de protesta y de su nula capacidad para generar propuestas que se concreten en acciones. Ellos responden que todavía están en proceso de construcción y que no se les puede pedir la madurez exigida a organizaciones con larga trayectoria, pero ya desde los slogans, mediante los que expresan su sentimientos, se observa una avance de la protesta a la propuesta, (de "el mundo no es una mercancía" a "otro mundo es posible" hay un salto cuantitativo y cualitativo). Aunque se han especializado en las movilizaciones masivas (contracumbres, Seattle, Praga, Barcelona, Génova, etc...), aprovechando las cumbres que reúnen a "los amos del mundo", estas no son las únicas acciones que llevan a cabo estos movimientos, pero si las más difundidas por los medios de comunicación. Basta echar un vistazo a los materiales de trabajo de estos grupos para evidenciar el esfuerzo que supuso el paso de la visión crítica inicial, a la propuesta de alternativas reales y concretas destinadas a un mejoramiento de la situación del mundo con el fin de darle a la globalización un rostro más humano. Para ello proponen: la abolición de la deuda externa, la creación de la tasa Tobin, modelos de desarrollo sostenibles en los que se promuevan relaciones más armónicas entre hombre y naturaleza, reformas institucionales que propendan a la participación, etc... Ya hay conquistas que se pueden achacar a esta lucha pacífica, la "diplomacia alternativa" que llevan a cabo estos grupos, ha conseguido pequeños triunfos como es que las agendas oficiales incluyan en su seno temas y enfoques por ellos propuestos, a resaltar el tema de la pobreza retomado en las últimas cumbres de BA, Banco Mundial.

Otro de los "peros" que se le hacen, es el que los pone en la mira como un movimiento contrario a la civilización y a los valores occidentales, a lo que alegan que la visión de mundo no se puede reducir al "pensamiento único" vigente en la globalización, sino que debe respetar, incluir y proteger la diversidad cultural y de cosmovisiones existentes en el planeta y que enriquecería el enfoque vigente reduciendo las posibilidades de conflicto en el sistema internacional.

Pero sin duda la crítica más dura que han debido soportar los "globalifóbicos" es la que a menudo los vincula con grupos terroristas o a favor de la violencia, situación que se verá agravada tras los sucesos del 11 de septiembre y que traducirá en la criminalización generalizada de la protesta social. Ya se han producido serias confrontaciones entre las fuerzas del orden público y los manifestantes, la más grave, la sostenida en Génova, durante la celebración de la cumbre de G-8 y que se saldó con la muerte del joven activista italiano Antonio Giuliani, los "antiglobalización" ya tienen a su primer mártir. El movimiento ha tratado en numerosas ocasiones de sacudirse el apelativo de violento, revisando la Carta de Principios del Foro Social Mundial12 (Foro más importante que reúne a representantes de movimiento y que se celebra anualmente en Portoalegre), se aprecia un claro distanciamiento de aquellos que utilizan la violencia y el terrorismo como forma de manifestación política. En este foro hubo un veto expreso a la participación y la asistencia de grupos catalogados como terroristas, es más en su última edición celebrada en enero de 2003, el encuentro se cerró con una declaración, en la que el pronunciamiento más resaltable, fue él ¡no! unánime a la guerra y a favor de la paz en el mundo.

Algo nuevo ha surgido y no hace más que crecer, la sociedad civil del globo dejó de ser un sujeto pasivo, la aparición en el escenario internacional de una conciencia crítica que a escala mundial nos hace plantearnos ¿que sociedad queremos? y ¿como la vamos a construir?, cuestionando las bases de un orden mundial excluyente e injusto para muchos de los que lo integran y proponiendo alternativas en las que la ética sea recuperada para la política y la política para todos. El gran pueblo común de la tierra está en esa búsqueda en la que todavía queda un largo camino por recorrer y mucha historia por vivir haciendo.



GLOSARIO ANTI/GLOBALIZACIÒN

ACTIVISTA: Así se denomina a la persona simpatizante y participante de estos grupos y que están en continua movilización en contra de la globalización neoliberal y a favor de la construcción de una sociedad más justa.

AGP: Acción Global de los Pueblos. Creada en Ginebra en 1998 para coordinar la resistencia contra la OMC y el libre comercio.

ATTAC: Asociación por una Tasación de las Transacciones Financieras para la Ayuda a los Ciudadanos, creada en Francia en 1998. Promueven el control democrático del sistema financiero mundial.

BM: Banco Mundial, organismo financiero internacional creado en 1946, financia proyectos de desarrollo en el tercer mundo y su labor ha sido muy criticada por los globalifóbicos.

CONTRACUMBRES: Los movimientos antiglobalización aprovechan la celebración de Cumbres internacionales para concentrarse en las calles y manifestarse en contra de la globalización neoliberal (Seattle, Praga, Gotteburgo, Barcelona, Génova, etc...).

CUMBRES: Reuniones al más alto nivel que congregan a representantes de estados, gobiernos e instituciones internacionales (OMC, UE, G-8, FMI, BM) y donde se diseñan las políticas económicas, monetarias que rigen en el sistema internacional.

DEUDA EXTERNA: Deuda de los países en vías de desarrollo que se ha multiplicado en los últimos años. La abolición de la misma es una de las grandes reivindicaciones de los antiglobalización.

FEM: Foro Económico Mundial, se reúne en Davos, Suiza anualmente y diseñan las políticas económicas mundiales.

FMI: Fondo Monetario Internacional, creado en 1946, se encarga de dirigir las políticas macroeconómicas para el mundo. Muy criticados han sido los planes de ajuste estructural propuestos por el Fondo para el tercer mundo.

FSM: Foro Social mundial, se celebra en Portoalegre (Brasil), ya ha tenido tres ediciones desde 2001, reúne a los integrantes del movimiento antiglobalización del mundo y es el principal foro alternativo al Foro Económico Mundial de Davos, Suiza. El próximo, en 2004 se celebrará en la India.

G-8: Grupo de los siete países más ricos del mundo (EE.UU, Japón, Francia, Reino Unido, Alemania, Canadá e Italia), más Rusia. Se reúnen en cumbres para tratar temas económicos y políticos de relevancia mundial.

GATT: Conjunto de acuerdos internacionales cuyo objetivo es la liberalización del comercio a nivel mundial.

JUBILEO 2000: Campaña de abolición de la deuda externa apoyada por la iglesia católica en cabeza del Papa Juan Pablo II.

KIOTO: Protocolo de, asume el nombre de la ciudad japonesa donde auspiciada por la ONU se celebró en 1997, la Convención sobre el cambio climático que obliga a los países a reducir sus emisiones de gas invernadero.

MOVIMIENTO ANTIGLOBALIZACION: Movimiento de movimientos que integra internacionalmente a asociaciones de ciudadanos a favor de una globalización más justa, entre estos grupos están Attac, Tutte Bianche, Reclaim the streets, MST, etc...

MTS: Movimiento Sin Tierra de Brasil, en el se reúne a casi dos millones de campesinos en demanda de la reforma agraria y que ocupan tierras para activar su uso.

OMC: Organización Mundial del Comercio, creada en 1995, establece las reglas para el comercio mundial abogando por la liberalización del comercio.

SLOGANS: Lemas conocidos del movimiento antiglobalización y que expresan su pensamiento son: "El mundo no es una mercancía", "otro mundo es posible", "deuda externa, deuda eterna"

TASA TOBIN: Impuesto que gravaría las transacciones especulativas de capital, ideado por James Tobin premio nobel de economía. La puesta en marcha de este impuesto es demandada por el movimiento de resistencia global.

TRANSGÊNICOS: Alimentos alterados geneticamente y cuestionados desde el movimiento antiglobalización, por sus efectos tanto en la salud humana como en el medio ambiente.

TRIPS: Acuerdo de la OMC sobre los derechos de propiedad y patentes vía para comercializar y patentar recursos naturales y conocimientos ancestrales que son lesivos para los pueblos indígenas

VIA CAMPESINA: Organización que agrupa a asociaciones agrarias de todo el mundo, denuncian la concentración en la propiedad de la tierra y el dominio de las multinacionales en el mercado agroalimentario.

Fuente: Carbajosa, A., "Diccionario de la Globalización", ELPAIS.ES

__________________

Notas:
*. María Montealegre es politóloga internacionalista de la Universidad Complutense de Madrid.
1. Petras, J., 1998, "El mito de la globalización", en Revista Ajoblanco, España.
2. Stiglitz, J., 2002, "Single Economic Models does not suit whole world", en Times Online. La expresión "fundamentalismo de Mercado" es utilizada por Joseph Stiglitz para definir las doctrinas impuestas por el Consenso de Washington a través de las instituciones financieras internacionales.
3. Amín, S., 2001, "¿Globalización o apartheid a escala global?", extraído del texto presentado en la Conferencia Mundial contra el racismo celebrada en Durban, Sudáfrica en septiembre de 2001.
4. Goldsmith, E., Retallack, S, 2000, "Special Report: Globalising Poverty", en The Ecologist, England.
5. Taibó, C., 2002, Cien Preguntas sobre el Nuevo Desorden, Madrid.
6. Houtart, F., 2002, "El estado actual de la globalización", en http://antiglobalizacion.org.
7. Chomski, N., 2001 "Subdesarrollo insostenible", en El Viejo Topo, Barcelona.
8. Aportes de entrevistas realizadas por la autora a activistas de movimientos de resistencia global. María, miembro de Attac, Madrid, diciembre de 2002.
9. Chaves, P., 2001, "Respetar el código de Circulación", en revista El Viejo Topo, Barcelona, España.
10. Etxezarreta, M., 2001, "Está naciendo algo grande y bello", en Revista El Viejo Topo, Barcelona, España.
11. Pastor, M., 2001, "Los Movimientos Antiglobalización neoliberal", publicado en http://www.nodo.org.
12. Carta de Principios del Foro Social Mundial, en http://www.forumsocial.org.br.

__________________

*Para más información sobre el "movimiento antiglobalización", consultar las siguientes direcciones en la web: www.attac.org, www.sodepaz.org.

 

Texto, Copyright © 2003 María Montealegre. Todos los derechos reservados.

 


Babab.com
Para contactar con nosotros entra aquí
Última actualización: jueves, 1 de mayo de 2003

Copyright © 2000-03 Mañana Es Arte A.C.
Prohibida la reproducción de cualquier parte de este sitio web sin permiso del editor. Todos los derechos reservados.