Biblioteca Babab
[Visita nuestra Biblioteca: libros completos totalmente gratis]



El ladrón de Bagdad

por Teófilo Menta*


La práctica de ciertas actitudes, por efecto o defecto, nos hacen parecer humanos y respetuosos, al menos con nuestra propia especie -llorar frente al difunto, sonreír ante el halago, dolerse con los demás dolores-. Otras frías actitudes nos hacen pensar en personajes extraterrestres, como puede ser por ejemplo la de ordenar una masacre y citarse con la parienta para cenar mientras llegan los misiles a su destino y tras los postres, anunciar a bombo y platillo la ocurrencia. Eso es lo que hizo el emperador Bush el pasado jueves con el respaldo, según él, del mismísimo dios.

Con su actitud arrogante, sobrada y despótica, el presidente de los EEUU ha convertido a la ONU en una oficina de traspapelar papeles y ha puesto a la diplomacia mundial en la poco honorable situación de tragar con su propuesta sin respuesta al ritmo de son lentejas, si las quieres las tomas y si no las dejas. Se las ha comido, como siempre, el Reino Unido y también España -perdón, el gobierno español, porque ha quedado claro que la población española prefiere dejarse las lentejas en el plato. Y también algunos otros de los que andan por ahí lampando y sueñan con USAS en forma de panacea. Pocos más se han comido las lentejas de esta guerra de adoquines. Resulta patético el inmenso despliegue de fuerza, tecnología puntera armamentística, precauciones, coacciones y ventajas adquiridas a base de intimidaciones para convertir una de las cunas de la civilización en un páramo. Eso sí, salvando los pozos de petróleo, único fin de tanta parafernalia guerrera.

Del zafio argumento de almacenar armas de destrucción masiva no se salva ni el gato y mucho menos los gobiernos de EEUU y del RU que ampliamente las mostrarán -ya las están mostrando- en esta misma farsa. En cualquier caso, es el momento para comprobar el terrible arsenal de armas de destrucción masiva que dispone Sadam, ya que sería la ocasión ideal para utilizarlas en su legítima defensa. El carácter belicista, intolerante y pesetero del mandatario norteamericano es el único que hace peligrar la seguridad de la población civil, recursos económicos e instituciones de las sociedades con distinta lengua, religión o postura. Y en ese punto de mira estamos todos, porque después de Irak será Corea y después será China o quizás la mismísima Francia que al parecer está vetando más de la cuenta. Lo tratan de hacer bonito aunque por más que se apliquen en adornar con falsos miedos, compren o impongan adhesiones o recen antes de ejecutar no hay ética que les cobije ni razón que les ampare. Matan por un plato de petróleo, esa es la única realidad.

La excusa del atentado contra las torres gemelas utilizado para arrasar Afganistán y en parte para promover esta otra atrocidad en Irak no deja de sembrar dudas conociendo la capacidad norteamericana para encontrar causas para atacar, atacándose a sí mismos, ya lo hicieron por ejemplo haciendo estallar el acorazado Maine con la nata de sus marines a bordo para poder justificar su guerra contra España en 1.898, achacándoles el atentado. Les salió bien entonces, igual que les saldrá ahora porque tienen todos los ases y figuras en la mano. Los demás no somos nadie y la única baza que nos queda es el derecho al pataleo y es la que buenamente jugamos por medio de manifestaciones, de indignación, escritos, firmas y desconsuelo ante tanta injusticia, tanta prepotencia, tanto horror.

La evidencia es malvada y duele. La evidencia es malvada y ya dolía antes de los inspectores y antes de que diseñaran el nuevo modelo de las torres. Dice la evidencia que ganará el resplandor de los barriles en este juego de misiles y el emperador Bush lo arrasará todo. Eso dice la evidencia. Y dice también que nuestro pataleo debe dejar al emperador sordo.

__________________

Nota:
*. Teófilo Menta es el heterónimo de uno de nuestros más antiguos colaboradores, y moderador del foro de Babab.



Texto, Copyright © 2003 Teófilo Menta


 


Babab.com
Para contactar con nosotros entra aquí
Última actualización: marzo 2003

Copyright © 2000-06 Babab
Prohibida la reproducción de cualquier parte de este sitio web sin permiso del editor. Todos los derechos reservados.