Biblioteca Babab
[Visita nuestra Biblioteca: libros completos totalmente gratis]



La desnudez como carta de presentación.

por José Luis Saíz*

Escrito en el agua es el título de un poema, casi testamento, de Luis Cernuda. No existía como texto teatral: es su historia con sus escritos ordenados según el itinerario de un viaje, un viaje no sólo físico sino mental, mezclando textos en prosa, Ocnos, y en verso, La realidad y el deseo.

Un viaje que comienza en la última estación, el último suelo español que Cernuda pisó, que continúa en un exilio por diferentes lugares de Europa y que acaba con su llegada al nuevo Continente, América. Historia que no pocos españoles protagonizaron y que Cernuda nos legó como poesía.


A través de sus poemas hacemos un recorrido por lo que sintió una generación determinada, la de 1927, con el poeta considerado como el primer ejemplo de la modernidad.

Mi propuesta de guión, de espectáculo, intenta plasmar sobre un mundo musical que sirva de soporte la historia de unos hombres, de un hombre -Cernuda-, intentando habituarse día a día a la huida y a la búsqueda.

En ningún momento se ha elegido el camino del recital poético sino el de crear un clima propicio en el escenario para escuchar la palabra. Y la palabra apoyada en acciones, paseando por el mundo de sus emociones y sentimientos a través de los recuerdos de infancia, de la importancia, por ausencia, del amor absoluto, del descubrimiento de su sexualidad, primero escondida y luego enérgicamente defendida para finalmente, como casi siempre, encontrarse con la soledad: última compañera de viaje.

Para ello la elección de tres actores, tres edades diferentes del hombre Cernuda. Como si pudiéramos con un golpe de magia ver toda la vida en un instante.



Sobre la dramaturgia

Éste fue el texto del programa de mano que escribí para el estreno de Escrito en el agua que tuvo lugar en el Festival de Otoño de Madrid 1994 antes y después de una serie de actuaciones por varios puntos de la geografía española. Y también una declaración de intenciones que aunque cualquier texto de programa de mano puede serlo en este caso, tenía que ser resaltado ya que tanto el espectador en ese momento como yo cuando inicié el trabajo de dramaturgia, nos encontrábamos con un material, el escrito, no pensado para ser representado en un escenario.

Y eso fue lo fascinante del trabajo aunque en algunos momentos también bastante mortificante ya que los puntos de partida fueron para mí completamente nuevos respecto a lo que había hecho hasta entonces.

En un primer lugar se hallaba mi propio entusiasmo respecto a unos textos que me habían emocionado desde la adolescencia, la época en que llegué a acercarme a Cernuda, que se convirtió en mi introductor al mundo de la poesía escrita y por tanto fue como reencontrarme con un viejo amigo que después de largo viaje, tantas cosas tiene que contarme. Con la depuración de su lenguaje y la minuciosidad del detalle, que sin entrar en otras valoraciones, tiene la exactitud del orfebre y la incisión del cirujano. Tenía que elegir, ahí la libertad y el vértigo, entre su material.

Sobre el papel épocas diferentes, mundos odiados y otros amados por él, en especial uno que paradójicamente le producía amor, dolor y añoranza: su propio país, del que había salido circunstancialmente y al que acabada la guerra civil ya no volvería. Direcciones que podían converger en un espacio único que nos llevaría a los actores, el joven, el maduro, y el viejo Cernuda con sus correspondientes rasgos psicológicos e ideológicos a compartir el mismo carácter convirtiendo desde ese momento a Luis Cernuda en su propio personaje. Sin añadir una palabra que no fuera suya.

Ese lugar de encuentro debía ser físicamente de paso, así su continua peripecia personal me lo señalaba, en donde cualquiera de sus pensamientos, poemas, pudiera tener cabida.


¿Quién era Luis Cernuda? Como poeta estaban sus escritos, pero como hombre, ya convertido dramáticamente en personaje, su carácter, sus decisiones, sus razones profundas, su vida en una palabra, ¿era una mera enumeración de fechas y lugares? ¿la biografía de un poeta se reduce a la asepsia de esas cuatro líneas en el reverso de un libro? ¿cuál era el camino?

En el año 1988 cuando este proyecto recibe la ayuda a la creación del Ministerio de Cultura español y por tanto fuera de eventos centenarios y oportunistas por doquier, Luis Cernuda era tan admirado como poeta fuera de los círculos oficiales y aún oficiosos como desconocida su persona. Rojo, homosexual y escritor, el léxico actual sería aún mas duro, molesto para la izquierda partidista y casi endemoniado para la derecha que hoy dice declararse conversa. Juan Gil-Albert, poeta valenciano contemporáneo de generación y avatares en el exilio, así como Jaime Gil de Biedma fueron mis cómplices informadores, poetas con el mismo desprecio por el sistema que el propio Cernuda. También sus herederos desde la admiración hacia su tío y la sorpresa que les producía entonces que alguien quisiera hacer un espectáculo teatral con sus textos, y que me facilitaron fotos, cartas y recuerdos con afecto y disimulado temor de que determinados aspectos y rasgos de la vida de Cernuda, incluso escandalosos para sus compañeros de generación poética que el valientemente reivindicaba, pudieran ser malinterpretados.

Discurrir sobre su vida con sus textos fue mi propósito renunciando a la posibilidad de un narrador o introductor que distanciara al emisor del receptor. No me sentía obligado a la utilización cronológica de los textos, treinta poemas, ya que la decisión de hacer el reparto de actores por edades daba esa información al espectador. Sobre un eje central, el hombre en el exilio, hice girar la dramaturgia. Un hombre en un camino sin final con una sola maleta como compañía, casa y familia, que puede hablar consigo mismo, los poetas a veces sitúan un segundo personaje con el que pueden dialogar, negar o increpar y Cernuda lo hace incluso dándole un nombre, llenando su soledad de "Cernudas" callados, a veces antagónicos, otras cómplices, dando como réplica su propio texto en otro momento de su vida.

Al dinamizar estos poemas intenté conseguir un clima y movimiento escénico que convertían en material secuenciado, pequeñas escenas, textos que podían ser interrumpidos por otros, algunos convertidos en canciones, por lo que siempre desde la dirección escénica el sentimiento que destilaba cada texto podía ser reforzado por esa acción centrípeta a veces, centrífuga en otras, intentando trasladar al espectador el espíritu y estado de ánimo del poeta en el preciso momento de su escritura, desde los poemas de evocación: recuerdos de infancia, lugares que el tiempo y su acontecer habían destruido hasta los que reflejan la adopción de una postura tanto política, Un español habla de su tierra, como amorosa a un lugar, Jardín perdido, a una persona, El amante, o al nihilismo de su madurez, Escrito en el agua, que da título al espectáculo.

Esa fue mi manera de abordarlo con respeto y cuidado también con cierta osadía, discutible, claro, pero esa fue la que elegí.



Sobre la puesta en escena

Ese continuo ir y venir emocional intenta que el espectador sepa en qué momento. bajo qué circunstancias y edad Cernuda lo sentía, convirtiendo ese escrito poético en algo casi físico a través de la exaltación o el resquebrajamiento que ahí mismo se está produciendo en los actores ante el público.

La elegancia de su poesía sugería una puesta también formalmente elegante.

Traté al hombre como género ampliado en un imaginario espejo que lo duplica y triplica. El dandy como acto de dignidad que ni en los momentos más difíciles permitirá que su figura deje de ser impoluta, casi más como provocación que por vanidad personal.

Y la mujer como ausencia física en donde solo su voz se siente como una lejana protección, un pacto acordado y respetado.

La utilización de la música en vivo debía ser ritual, a veces sobre la voz hablada del actor o acompañando instrumentalmente sobre el actor cantante. Siendo la palabra lo importante, porqué no jugar a hacer determinadas entradas musicales de ritual, un rito abiertamente copia a otros que a su vez también lo hicieron, cierto ambiente litúrgico sonoro puede que nos llevara a un oratorio a tres voces. Ese era formalmente uno de los propósitos.

Ante un lenguaje escrito tan carente de artificio y barroquismo la aparente sencillez escenográfica debía ser una buena aliada. Un banco, a veces incómodo sofá de la ansiada casa nunca conseguida como refugio, otras, asiento de parque de cualquier ciudad, unas frágiles sillas y una mesita -estamos en un continuo viaje- contrastan con ese tesoro oculto que los tres Cernuda llevan en sus maletas: sus libros, sus escritos, esa manta que nos cubre y disfraza, la calidez de lo que fueron juguetes que con los años devienen objetos perversos y extraños. Ese estar en ningún sitio hasta el próximo ningún otro sitio donde el refugio acaba siendo uno mismo: la propia piel que la luz afila, corta y golpea hace que la desnudez, con su fragilidad y su fuerza, quizás sea la mejor carta de presentación.



GIRA AMERICANA
  • BUENOS AIRES (ARGENTINA)
    Representación: 05.11.02 - 21.00h
    Centro Cultural Gral. San Martín - Sala Enrique Muiño
    Dirección: Sarmiento 1551. 1042 BUENOS AIRES
  • SANTIAGO DE CHILE
    Representación: horario por determinar
    Embajada de España (Centro Cultural)
    Dirección: Av. Andrés Bello 1895, Providencia
    TEL ( 562) 2351105
    FAX. (562) 2355836
  • LIMA (PERÚ)
    Representación: 13.11.02 - 20.00h
    Aurditorio Centro Cultural de España
    Dirección: Natalio Sánchez 181-185, LIMA
    TFNO. (57-1) 6422190
  • BOGOTÁ (COLOMBIA)
    Representación: 18 y 19.11.02
    Teatro Delia Zapata
    Dirección: Calle 6 Nº 10-76
    TELS. ( 571) 282 54 92
  • MÉXICO D.F (MÉXICO)
    Representación: 23.11.02 - 19.00h
    Embajada de España en Mexico, Centro Cultural de España en Mexico
    Dirección: Guatemala 18, 06010 MEXICO D.F

__________________

Notas:
*. José Luis Saíz es actor y director de escena español. Ha formado parte del equipo de dirección de la Compañía Nacional de Teatro con Lluis Pasqual, Adolfo Marsillac y José Luis Alonso, ha dirigido ópera y teatro para el Teatro de la Zarzuela, Festival de Almagro, etc. entre otras muchas actividades.

 

Texto, Copyright © 2002 José Luis Saíz. Todos los derechos reservados.
mariapandora.com

 


Babab.com
Para contactar con nosotros entra aquí
Última actualización: viernes, 1 de noviembre de 2002

Copyright © 2000-02 Mañana Es Arte A.C.
Prohibida la reproducción de cualquier parte de este sitio web sin permiso del editor. Todos los derechos reservados.