Biblioteca Babab
[Visita nuestra Biblioteca: libros completos totalmente gratis]



Félix Grande: Los poetas que no se jubilan anticipadamente se autorepiten.

por Óscar Jara Albán

El paso del tiempo fue y es materia preferida de los poemas de Félix Grande (Mérida 1.937). Sus 65 años (65 plazos como escribió en un poema) están rizados en sus cabellos blancos. Su casa en Madrid es un largo pasillo con un enjambre de libros. En el pequeño salón, un retrato del poeta pintado por Luis Eduardo Aute, y los cuadros del su suegro, Lorenzo Aguirre, pintor republicano fusilado en la Guerra Civil, presiden los diálogos y guardan la memoria de intelectuales, artistas, flamencos que han pasado por la casa de Félix Grande, no sólo por poeta y director de Cuadernos Hispanoamericanos, sino por su conversación directa y sincera.

Nos recibe informal, en zapatillas de andar por casa, y comienza confesando que la poesía le ha jubilado: "llevo mucho tiempo sin escribir poesía. Hace 35 años que publiqué el último libro. He escrito uno más como terapia, y lo tengo guardado para no herir a nadie, y porque ese texto ha cumplido ya su misión".

Félix Grande sigue escribiendo ensayos, divulga el flamenco con un estilo de conocedor, pero la poesía según afirma, sólo está hecha para los jóvenes.


BABAB: ¿Qué hace un poeta jubilado?

FÉLIX GRANDE: Serenarse. A los 24 años tenía unos niveles de angustia que son el alimento base para la poesía. Ahora que objetivamente la muerte se aproxima, y también esa otra fatalidad que es la vejez está más cerca, la angustia no viene más que cuando tiene motivos, me deja una carta y se marcha. Un aprendiz de poeta lo que busca es la conquista de la angustia y los años te colonizan la serenidad.

B: ¿Los años transcurridos no son una buena perspectiva para escribir y ver metáforas que pasan desapercibidos a los jóvenes?

F.G.: Con los años uno puede ser disciplinado para escribir y técnicamente se puede hacer un soneto todos los días, pero el lenguaje poético no tiene que ver con el hábito del trabajo, sino con una coordinación de las emociones Por eso la poesía es, con excepciones muy escasas, patrimonio de la juventud. La pérdida o disminución de la inocencia hace más difícil, a cierta edad, percibir la emoción.
En los primeros tiempos los poetas nos servimos de las palabras como un vehículo para contar nuestras emociones. Con la edad somos más responsables con esas palabras milenarias, con canas de 1.000 años, y nos acercamos con respeto a ellas. Ya no jugamos como al principio, ya no nos acostamos con ellas, el riesgo no es propio de los viejos poetas, sólo los genios conservan la inocencia necesaria para seguir escribiendo poemas. Hay muchos viejos que escriben poemas pero ya son autorepeticiones.


Lector impenitente y serio de César Vallejo, se califica de "aprendiz de discípulo" del peruano, y se siente muy orgulloso de haber sido nombrado hijo adoptivo de Santiago de Chuco, pueblo donde nació Vallejo, y esta ciudad andina es para Grande un destino a volver: "sueño con volver a Perú. Yo que he amado la poesía de Vallejo, ser nombrado hijo de Santiago de Chuco es algo parecido a conseguir el Premio Nóbel, y viajé a este pueblo con la alegría que cualquier persona codiciosa puede tener al viajar a Estocolmo".

B: ¿Se jubiló Vallejo alguna vez?

F.G.: César Vallejo pertenece a una reducida minoría. Tuvo el coraje de no despojarse del candor y la inocencia de la infancia y de la angustia de su adolescencia, y cargó con ello sobre sus hombros hasta cuando murió escribiendo su última página.

B: En el globo que habitamos, cada vez más reducido, sin embargo hay muchos cambios y nuevos muros y fronteras que se alzan. ¿Será por esto que hay que hablar en otro lenguaje diferente a la poesía?.

F.G.: hay que hablar de todo sin callar, pero con el lenguaje que tenga un destino. José Hierro dijo que escribía espaciadamente porque: "cuando no tengo nada que decir no lo digo, y cuando tengo algo que decir y no sé cómo decirlo, tampoco lo digo".
Hay que hablar también de los cambios, aunque las cosas cambian menos de lo que parece. Los acontecimientos son vertiginosos, salen a montones en las primeras páginas de los diarios, pero en cambio, la historia es lenta.
Las palabras deben dejar testimonio y cumplir su misión. Si hablamos de migración, debemos de hacer palpable el drama de los fugados de los países pobres a los países ricos, que es un cambio de no tener nada a una esclavitud. Los inmigrantes vienen a conocer nuevas formas de morir, y debemos preguntar si Europa será capaz de prescindir de su soberbia y darles un trato humano a estos hijos de otras culturas que vienen inermes. Yo tengo mis dudas. Las comunidades son racistas y los políticos son capaces de lo que sea para no perder un voto, aunque sea el voto de un racista.
Las palabras están al servicio de estas causas y hay que precisarlas. Hay palabras que me espantan como la palabras PUREZA, porque era la palabra favorita de la inquisición para echar a la gente a la hoguera.. Yo prefiero hablar de autenticidad como se hace en el flamenco, y eso sirve tanto para el arte como para la vida.

B: ¿Se reconocerá en España que la migración dará impulso a una nueva cultura?

F.G.: Esta península llamada Ibérica es un prodigioso mestizaje, y no es coincidencia que en el Sur haya nacido el flamenco, sea cuna de una gran poesía y arte plástico, ya que es el resultado de sucesivas invasiones que han ido dejando su fuerza espiritual y que esta tierra lo ha digerido.
Los inmigrantes que llegan ahora de América del Sur, de África o del Este de Europa, en dos generaciones habrán dejado, junto a su sudor y plusvalía sus formas artísticas originarias que se mezclarán con lo existente en España, enriqueciéndose mutuamente.
Las salas de música de salsa son un indicio, y los ritmos afroamericanos se mezclan con la guitarra flamenca y aumenta su fuerza expresiva.
La migración primero enriquece a los poderosos explotadores, pero nos puede mejorar a todos si sabemos valorarla como fuente de cultura.
No existe en el mundo de hoy una sola comunidad que no sea mestiza, y eso se comprueba fácilmente con cualquier manual de historia. Sólo el delirio de unos pocos pretende ignorar la historia.

 

Texto, Copyright © 2002 Óscar Jara Albán. Todos los derechos reservados.
mariapandora.com

 


Babab.com
Para contactar con nosotros entra aquí
Última actualización: domingo, 30 de junio de 2002

Copyright © 2000-02 Mañana Es Arte A.C.
Prohibida la reproducción de cualquier parte de este sitio web sin permiso del editor. Todos los derechos reservados.