Biblioteca Babab
[Visita nuestra Biblioteca: libros completos totalmente gratis]

Literatura | Música | Imagen | Sabidurías | Desasosiegos | Foro | Biblioteca



Andamios a priori IV: Alicia y su extraño espejo

por Raúl Devia


Tal vez la primavera no sea la época del año más propicia para hablar de matemáticas. Las flores prácticamente estallan ante nuestros ojos y millones de especies pugnan por perpetuar sus genes. Es lo que los herederos de nuestro querido Walt Disney bautizaron como "el ciclo de la vida". En estas condiciones, pedidles atención durante diez minutos supone un atrevimiento del que, sin duda, la pasión por lo que escribo me absuelve. Aparten su mirada de esa alegre pareja de gorriones que picotea sus flores en el alfeizar de la ventana. Bajen ligeramente las persianas. Olviden durante un instante que el exterior de su casa cada día se parece mas a un cuadro de Monet y acompáñenme durante las siguientes paginas de esta cuarta entrega de la serie "Andamios a priori". (Debido al carácter internacional de la publicación en la que escribo, y a la rotación terrestre, puede que el párrafo anterior carezca de sentido para usted, lector de otras latitudes. En ese caso, el otoño melancólico se estará adueñando, paso a paso, de los paisajes de su ciudad. ¿Necesita otro argumento más para seguir con nosotros, siquiera unos minutos?)

Una fiel seguidora de esta serie de artículos y gran amiga mía, bucea durante estos días por la paginas de Rayuela. Algo tan matemático como el orden y la natural correlación entre los números es la excusa que Cortazar utiliza para jugar con sus capítulos y de paso, con el transcurrir del tiempo.
¿Pero, realmente tienen algo que ver las matemáticas con la literatura? No sólo existe una relación clara, sino que en algunos casos esta se vuelve sustancial e imprescindible para la comprensión de determinadas obras. (Quedan lejos de los objetivos de este artículo un análisis filológico de los autores que cite. Bastará con que me sirvan de apoyo para la tesis que expongo.)

Para empezar, veamos el ejemplo de Borges. Este autor argentino da a todos sus escritos un carácter analítico que le hace parecer un frío cirujano del diccionario.
Detrás de la mayoría de sus obras se esconde un orden que fascina a sus lectores, casi una forma de ver el mundo en cada línea. Exacta. Nada sobra. Calculada. Muy calculada. Este carácter lógico en la obra del genial escritor, la mayoría de las veces, se revela con un olor muy habitual para los matemáticos. Hay algo de insinuación lógica, de belleza formal y de maximalismo tremendamente ambicioso, que las matemáticas a un nivel superior conocen muy bien.

Pero también hay cuentos (¿ensayos, relatos?) en los que todo esto deja de ser un eco lejano, y pasa a un primer plano en el que Borges deja muy claro lo que otras obras sólo insinúan. Un ejemplo claro es La biblioteca de Babel aunque se pueden encontrar otros igualmente validos.

Con esta historia, el autor hace un ejercicio de exposición meta-literaria y matemática que se unen como los hilos que componen una cuerda. La cuerda de la metafísica. Técnicamente, Borges juega con elementos muy comunes en la Teoría de Conjuntos y la combinatoria. El resultado final es un "juego" lógico-filosófico que entronca claramente con elementos de la cábala y la tradición judía.

Avanzando unos años en nuestro ya finalizado siglo XX, topamos con la figura del italiano Umberto Eco. Este novelista, entre otras muchas cosas, introduce en cada una de sus obras un barniz lógico-científico que habitualmente mezcla con elementos históricos para buscar la complicidad del lector.

En El péndulo de Foucault ese elemento histórico, los templarios, se mezcla con elementos tradicionales de otras culturas, la cábala, para crear una intriga que tiene, posiblemente, la misma proporción de metafísica que de numerología , aunque realmente ambas partes se mezclan para crear un todo en el que cuesta separarlas. Pero tal vez sea en El nombre de la rosa donde se aprecie con mayor claridad lo anteriormente expuesto. Eco nos lleva a los inicios de la lucha entre la iglesia tradicional y la escolástica, entre razón y fe, aplicando un concepto de razón de origen griego. Nos traslada a una época en la que metafísica y matemáticas vuelven a encajar y complementarse como lo solían hacer en la época helénica. Es el inicio de un camino que sumerge y hace indistintas a las matemáticas de la especulación metafísica. La intriga, casi policíaca, y la forma de afrontar la investigación, usando la lógica, nos sirven de punto de apoyo en nuestro intento de enlazar la matemática ( que es, si me perdonan lo grafico de la expresión, zumo de razón) con las verdades últimas que abordan la filosofía, la literatura y el arte en general. Los libros, el orden y disposición de los mismos, las letra de una palabra , el orden de dichas letras, orden, orden ... el orden como principio máximo de las matemáticas y Dios como inteligencia que emana orden al mundo.

Para finalizar con esta obra tal vez sea útil recordar unas palabras extraídas de ella.

"Solo en las matemáticas, como dice Averroes, existe identidad entre las cosas que nosotros conocemos y las que se conocen de un modo absoluto.
Los conocimientos matemáticos son proposiciones que construye nuestro intelecto para que siempre funcionen como verdaderas, porque son innatas o bien porque las matemáticas se inventaron antes que las otras ciencias"
El nombre de la rosa, Umberto Eco.

Llegamos ya a nuestro tercer y ultimo ejemplo, aunque por supuesto no menos importante, de relación entre las matemáticas y la literatura.
Elegir a Lewis Carroll como paradigma de unión entre ambas disciplinas no es tan obvio como pueda parecer a primera vista. Evidentemente, que durante su vida fuera tanto matemático como escritor seria una razón mas que suficiente para proclamar tal unión. Pero si analizamos su obra encontramos, tal vez el mejor referente de lo que las matemáticas pueden aportar a un escritor, a un pensador... a una persona.


Fijemos nuestra atención en la mas conocida de sus obras: Alicia en el país de las maravillas. Si tuviera que responder a alguien la pregunta ya típica de ¿ Por qué estudiar matemáticas? este libro seria mi mejor argumento. Un matemático se acostumbra a buscar una unión lógica entre todo lo que su mente intenta aprehender, un porqué en lo que piensa, en lo que siente, que le hace cuestionarse todo siquiera de una forma inconsciente. Y si preguntamos hasta el final y desbaratamos la realidad de hilos sólo aparentemente lógicos llegamos a formas de arte, de literatura tremendamente bellas.

Un personaje de la mencionada novela, ante la forma desesperada de correr de Alicia para evitar un retraso, responde que en su país hay que correr mucho para permanecer en el mismo sitio. No tiene el engolamiento del surrealismo, tal vez parezca demasiado naif para sesudos estudiosos, pero posee una preciosa elegancia matemática que convierte su lectura en una delicia.

Tanto si leemos Alicia en el país de la maravillas como A través del espejo podremos hacernos una idea de lo que pasa por la mente de un matemático creador y lo que es más importante, lo que puede aportar una visión matemática de la vida al mundo de la literatura.

Les recomiendo, de una forma que roza el fanatismo, ambos libros y les aseguro que sólo una perspectiva matemática permite dar vida a personajes como los que aparecen en ellos.

Tras estos tres ejemplos, espero que mis intentos por hacer comprender como las matemáticas se cuelan en las rendijas de la literatura de forma mucho más habitual de lo aparentemente normal, hallan sido medianamente claros. Realmente todo este articulo se podría resumir en la lectura de las aventuras de la infantil Alicia, historia esta que surgió como un cuento de niños y que reúne perfectamente todos los elementos necesarios para tener una idea global de como un matemático ve el mundo. Así que ya tienen algo que hacer durante los próximos dos meses. Si no lo han leído todavía me lo agradecerán el resto de su, a partir de ahora mas completa y satisfactoria, vida.

Les espero el próximo número (nunca mejor dicho).

 

 

Texto, Copyright © 2002 Raúl Devia. Todos los derechos reservados.
mariapandora.com

 


Babab.com
Para contactar con nosotros entra aquí
Última actualización: martes, 30 de abril de 2002

Copyright © 2000-02 Mañana Es Arte A.C.
Prohibida la reproducción de cualquier parte de este sitio web sin permiso del editor. Todos los derechos reservados.