Biblioteca Babab
[Visita nuestra Biblioteca: libros completos totalmente gratis]

Literatura | Música | Imagen | Sabidurías | Desasosiegos | Foro | Biblioteca



Emil Nolde: otra mirada desde el expresionismo

por Sara Rivera


Emil Nolde (1867-1956) pintó mitos y leyendas, pero también él constituye un mito como pintor del ambiente artístico de fin de siglo. Aunque siempre se mantuvo al margen de grupos organizados y doctrinas estilísticas, Nolde da buena cuenta de una "Weltanschauung" común a los movimientos de vanguardia que ocuparon los últimos años de siglo XIX y las primeras décadas del XX. Mito que él mismo se encargó cuidadosamente de forjar, a través de los cuatro libros que forman su biografía; tal y como analiza Peter Vergo, Nolde intentó retratarse a sí mismo como un personaje sin una formación adecuada, ajeno a la sofisticación y comportamientos cultivados de la sociedad urbana que él consideraba superficiales. Mito por otro lado sin quererlo, puesto que esa desconfianza en el intelecto a favor de la pasión como elemento dominante en la actividad creadora ha sido característica fundamental en la "leyenda" de los artistas del siglo XX hasta nuestros días.

Nolde se mostró a sí mismo como rebelde, alejado de tendencias artísticas, apolítico, asocial, pintor incomprendido. Sin embargo su exploración de la vida interior, la búsqueda de la emoción y su estética distorsionada se integran perfectamente en la weltanschauung expresionista. Ha sido considerado concretamente parte de la tercera oleada expresionista, ya que comparte la expresión del sentimiento individual con pintores como Edvard Munch y Kokochska, pese a estar arraigado en motivaciones más conservadoras que proceden del siglo XIX , como la búsqueda de lo primitivo y lo salvaje como sentido primigenio, como ya ocurriera con los pintores orientalistas o el caso paradigmático de Gauguin y su huida a Tahití.

Emil Nolde formó parte brevemente del grupo Die Brücke en Dresde durante los años 1906 y 1907, y de la Berlín Secession entre 1908 y 1910; sin embargo, pronto se distanció del grupo, y a raíz de la polémica que protagonizó enfrentándose a Max Liebermann decide unirse a una expedición científica dirigida a las colonias alemanas de los Mares del Sur. La expedición atravesó en primer lugar Moscú, Siberia y Manchuria, Nolde dedicó su atención a pintar a la gente del pueblo, a los campesinos, mostrando su interés por la variedad de tipos humanos que el viaje le ofrecería. Continuó realizando esos retratos de grupo tras su paso por Japón, China y Corea, y sobre todo a su llegada a Nueva Guinea. Nolde buscaba en los indígenas, desde su mentalidad europea, la unión del hombre con la naturaleza en estado "primitivo", como había hecho Gauguin dos décadas antes, aunque a diferencia del pintor francés Nolde no trabaja delante del motivo, sino que desarrollaba sus propias imágenes mentales a partir de las visiones exóticas que había contemplado.

En 1914 decide regresar a Europa, en un momento en que la Primera Guerra Mundial había estallado. En ningún momento el conflicto bélico aparece reflejado en su producción artística, del mismo modo que en tierras orientales nunca pinta lo que ve. De nuevo seguimos las explicaciones de Peter Vergo al respecto:

"Aunque encontró una gran riqueza de asuntos exóticos y lejanos, es apreciable que su encuentro con los "pueblos primitivos" y sus colores ardientes no cambiaron dramáticamente su forma de pintar. Más bien, en cierto sentido el pinta lo que esperaba encontrar: los fuertes tipos raciales que el veía en su imaginación, y para el simbolizaban esa frontera crucial entre los seres humanos y su estado natural en el entorno. Él no pinta lo que tiene a los ojos, sino una visión idealizada de lo que constituía en su mente el carácter esencial en la región, mostrando poco interés en los cambios sociales o en el proceso de modernización que el tuvo oportunidad de observar". 1

En efecto, mientras los futuristas y cierto sector de los dadaístas estuvieron fascinados por la ciudad, el movimiento, el avance de la máquina y la industrialización de una sociedad marcada por el cambio, Nolde se mantuvo al margen de estas preocupaciones, centrando su foco de interés en esa espiritualidad interior de índole romántica. Sólo realizó algunos cuadros que retrataban la vida nocturna de Berlín entre 1910 y 1911, mostrando cafés y cabarets como un mundo decadente por el que, no obstante, él se sentía atraído. De hecho lo que refleja sus cuadros son los sentimientos del pintor ante el espectáculo de la ciudad.

Pero los temas que interesaron a Nolde fueron otros. Toda su trayectoria artística esta marcada por la plasmación de sus emociones internas dentro de una estética distorsionada y extrema expresada fundamentalmente a través del color y de la saturación de materia; colores fuertes dispuestos en marcado contrate sobre la superficie del lienzo para traducir los sentimientos del artista, como un eco tardío de las obras de Van Gogh, también por la pincelada corta y empastada. Allí donde Van Gogh expresaba angustia y muerte, Emil Nolde indaga una y otra vez en una intensa espiritualidad que inunda todos los temas por él tratados, desde los paisajes hasta las escenas religiosas, donde sin duda desarrolló su estilo más personal.

Legend: Saint Mary of Egypt. Death in the Desert - FRAGMENTO

Legend: Saint Mary of Egypt. Death in the Desert - FRAGMENTO

Los paisajes y cuadros de flores están construidos a partir de un sentimiento de unión con la naturaleza, que podríamos interpretar como herencia de ese carácter germánico que el tanto insistió en subrayar, ya presente en pintores que le precedieron como Fiedrich. Se trata de buscar el interior humano, al igual que los demás expresionistas, pero Nolde lo encuentra en el estado más elemental, desde su perspectiva la vuelta a lo natural, por lo tanto en su obra llevado a la pintura en los paisajes y los cuadros de indígenas. Del mismo modo los cuadros religiosos remiten a ese estado primario y salvaje, porque para Nolde la religión era una especie de energía espiritual, la religión significaba el abandono de la racionalidad o de cualquier dogma organizado. La religión implica en su concepción un cierto regreso al origen, a un estado de éxtasis, hasta tal punto que estas imágenes suelen estar cargadas de contenido erótico, siendo exhibidos como arte degenerado por los nazis. La sexualidad y tensión entre hombre y mujer es patente en los pasajes bíblicos representados, así como en los cuadros que él denominó leyendas, como Legend: Saint Mary of Egypt. Death in the Desert o la historia de San Simeón, basados en textos apócrifos. También erotismo en las series fantásticas de 1905 formadas por temas puramente imaginados por el artista, clasificados como grotescos o fantásticos, basados en los mitos populares de la tradición germánica. En ellas Nolde crea figuras antropomórficas, como Sea Woman en paisajes visionarios donde el artista proyecta con plena libertad sus visiones interiores.

En todas esas representaciones de espiritualidad intensa y pasiones desinhibidas la figura femenina adquiere un papel protagonista. La mujer aparece en actitudes de abandono, exhibiendo su sensualidad y dominada por el hombre. En el limitado número de retratos de personajes reales que pintó, Nolde cultiva el arquetipo de mujer como madre y protectora, en cuadros que subrayan su dulzura y su belleza. Sin embargo los personajes femeninos imaginados (la gran mayoría) aluden a un estado salvaje, son imágenes que enfatizan las sexualidad libremente . La mujer aparece como ser conducido por el instinto, la mujer es al mismo tiempo la tentación y el placer. Como explica Felicity Lunn Nolde pertenece a esa mentalidad dominante del siglo XIX que frente a la concepción tradicional de mujer como símbolo de maternidad y virtud empieza a contraponer la imagen de la mujer fatal, aquellas figuras femeninas vampíricas que obsesionaban a los pintores simbolistas y que tuvieron su culminación con los surrealistas y las mujeres-monstruo de Picasso.

Candle Dancers - FRAGMENTO

Candle Dancers - FRAGMENTO

Hombre y mujer juegan papeles distintos en la narración, y Nolde lo representa a través del contraste de colores, además de mostrar mujeres jóvenes y bellas frente a hombres de edad madura. Así, tenemos de nuevo la plasmación de los conflictos interiores del pintor. Sólo algunas obras como In the Lemon Garden muestran escenas de amor en términos de igualdad, junto con sus propios retratos con Ada, pero lo habitual es que la relación se establezca en términos de fuerza, con una mujer vulnerable al deseo masculino, especialmente en loas cuadros de ambientes exóticos, en los cuadros de leyendas, y muy concretamente en las representaciones de danzas. Nolde consideraba la danza como una de las expresiones más espontáneas de vida, por lo que lo valoraba especialmente dado el paralelismo con sus propias inquietudes artísticas. Cuadros como Candle Dancers reflejan esa gusto por la danza.

Emil Nolde abordó a lo largo de toda su producción los mismos temas, y en definitiva, en el mismo registro de introspección. La fuerza de sus pinturas llega a resultar chocante al espectador, puesto que en ocasiones consigue tal intensidad que consigue abrumar por su belleza extraña; contemplando sus pinturas podemos comprender su manera de entender el arte:

Inventing and forming gave me much hapiness. I felt constrained by nothing except the technical possibilities. All my power of invention could work their effect freely, past, present, future, all the same, I have only my desires to follow.

___________________

Notas:

1. Emil Nolde. Peter Vergo y Felicity Lunn. Whitechapel Art Gallery

BIBLIOGRAFÍA

Escritos de Emil Nolde:

  • Das eigene Leben (1867-1902)
  • Jahre der Kämpfe (1902-1914)
  • Welt und Heimat (1913-1918)
  • Reisen-Achtung-Befreiung (1919-1946)

Otros autores:

  • Emil Nolde. Peter Vergo y Felicity Lunn. Whitechapel Art Gallery.
  • Naturaleza y Religión. Emil Nolde. Fundación Juan March, 1997.
  • La pintura expresionista alemana. Peter Selz. Madrid, Alianza, 1989.
  • Inner Visions: German prints from the Age of Expressionism. Mary Priester. Portland Art Museum. 1992

 

 

Texto, Copyright © 2002 Sara Rivera. Todos los derechos reservados.
mariapandora.com

 


Babab.com
Para contactar con nosotros entra aquí
Última actualización: martes, 30 de abril de 2002

Copyright © 2000-02 Mañana Es Arte A.C.
Prohibida la reproducción de cualquier parte de este sitio web sin permiso del editor. Todos los derechos reservados.