Biblioteca Babab
[Visita nuestra Biblioteca: libros completos totalmente gratis]

Literatura | Música | Imagen | Sabidurías | Desasosiegos | Foro | Biblioteca



Andamios a Priori III: Interludio

por Raul Devia


Y llegó la primavera, y con ella el ecuador de nuestra serie de artículos sobre las matemáticas. Después de dos entregas y una extensa argumentación, la actualidad nos ofrece una oportunidad de oro para introducir lo que será el siguiente capítulo.

Con el estreno de la película A beautiful mind se impone una pausa, valorativa como en el teatro, para analizar la relación entre arte y matemáticas desde un punto de vista casi "psiquiátrico".

 

No se trata aquí de valorar la calidad del filme, mas que aceptable viniendo de donde viene, sino de intentar explicar por qué no es casual que la vida de un matemático sirva de molde para lo que realmente es esta película: una historia de búsqueda obsesiva de la verdad (hasta limites poco saludables ).

El protagonista, bien interpretado por Russell Crowe, se pasa media película encajando piezas que solo su mente es capaz de ver debido a su excepcional capacidad para las matemáticas. Las escenas en las que John Nash deduce posiciones militares y coordenadas de ataques de una amalgama de datos aparentemente inconexos, son el ejemplo perfecto de lo que trata de hacer cualquier matemático: exprimir la realidad.

Cuando un matemático trabaja, se sumerge, de una forma consciente o inconsciente, en un viaje hasta los limites de la verdad. A diferencia de otros científicos, no se detiene en la realidad sensible. Cuando un físico, un químico, o un astrónomo, por ejemplo, realiza sus estudios, el empirismo y la realidad circundante sirven de "frontera" a sus teorías. En el caso del matemático, no.

Imaginemos que el mundo fuera un teatro de marionetas (¿acaso no lo es?), mientras que el resto de científicos se preocupa por cómo reaccionan nuestros brazos ante los hilos, la longitud de los mismos o su grosor, los matemáticos y los filósofos buscan al titiritero, hablan con él y en muchos casos se atreven a llevarle la contraria.

En este "viaje hasta los limites de la verdad" del que hablábamos antes, en el que se sumerge un matemático, nuestra razón se deja llevar por un río de una belleza terriblemente adictiva del que desconoce su destino. Bajo estas circunstancias, el peligro de desequilibrio psíquico es obvio.

Pero éste no es, por supuesto, un riesgo exclusivo de las matemáticas. Precisamente es aquí donde arte y matemáticas se rozan , si es que no se unen , de una manera mas evidente.

Cabría preguntarse, ¿qué hace especial a un artista en relación a los demás seres humanos? . Para mi, un artista es alguien que filtra la realidad , la huele y transcribe lo que siente con cierta fortuna técnica. Alguien que vive a tres velocidades menos que el resto del mundo. Un ser especial y único por definición . Alguien que sin saber por qué se lanza de cabeza a un " viaje hasta los limites de la verdad". Allí se encontrará (aunque es un viaje que siempre hay que hacer solo) con los matemáticos, estableciendo así el nexo de unión mas fuerte: la soledad en la búsqueda, la búsqueda de la verdad.

Si analizamos el comportamiento de Nash a lo largo de la película, su vida está marcada por la búsqueda de la que hablábamos antes. Desde los primeros fotogramas, en los que intenta "buscar una pauta de comportamiento en el movimiento de las palomas", hasta las conspiraciones comunistas , el protagonista de la cinta lucha consigo mismo para buscar la verdad. A veces fuerza esa búsqueda doblegando su propio yo, y ese es el principio del vértigo.

La película no es estrictamente matemática, ni creo que pretenda serlo, sino que nos acerca a la mente de un hombre, que condicionado por su labor de matemático lleva ese "viaje hasta los limites de la verdad" mas allá de los citados limites.

Un riesgo que a lo largo la historia han corrido también Nietzche, Kafka, y un largo etcétera de artistas con mayúsculas.

¿Por qué seguir negando lo evidente? Las herramientas de un matemático para su investigación metafísica son la lógica que nos hemos dado los hombres (¿nos la hemos dado o nos viene dada?) y su propia capacidad para estirarla. De igual forma que un poeta juega con las palabras y esa capacidad de estirar de la que hablábamos antes, los matemáticos sustituimos las palabras (exclusivas de cada pueblo) por la lógica universal. Aparentemente, en ésta sustitución se pierde "capacidad estética", pero realmente no es así (ésta idea será el centro sobre el que gire la siguiente entrega).

Para finalizar me gustaría apuntalar la idea que motiva éste artículo: la sensibilidad matemática , como cualquier otra sensibilidad de claro trasfondo metafísico, es susceptible de hacerse extrema, y con ello de provocar desviaciones de carácter psicológico. (Otro punto más de coincidencia con las demás sensibilidades artísticas). Ya casi al final de la película, John Nash comenta a los pocos alumnos que le rodean que "las matemáticas son un arte, nunca hagáis caso de lo que os digan". Pues eso.

Para acabar me gustaría aclarar por qué ningún matemático se lleva el premio Nobel de Matemáticas y acaban siendo premiados en otros campos, como la economía en el caso de Nash. La razón no puede ser mas fácil de explicar ... no existe Nobel de matemáticas. Podríamos decir que el equivalente en el mundo matemático al Nobel es la Medalla Fields que otorga una fundación norteamericana cada año.

Un rumor que nunca nadie se ha atrevido a confirmarme concluyentemente dice que Nobel tuvo con su mujer un pequeño problema de infidelidad. El tercero en discordia (nunca mejor dicho) era un matemático y esto motivó la venganza del mecenas y la prohibición explicita de que dicho premio fuera otorgado como tal en la categoría de matemáticas.

Me llevaría varios artículos demostrar la indudable correlación entre atractivo físico y sensibilidad matemática. Nobel la vivió en su propia piel y no creo que halla sido el único. Prefiero dejar esta demostración como ejercicio personal y no adentrarme más en cuestiones evidentemente apasionantes pero poco expresables en papel.

¡Hasta el próximo número!

 

 

Texto, Copyright © 2002 Raul Devia. Todos los derechos reservados.
mariapandora.com

 


Babab.com
Para contactar con nosotros entra aquí
Última actualización: jueves, 28 de febrero de 2002

Copyright © 2000-02 Mañana Es Arte A.C.
Prohibida la reproducción de cualquier parte de este sitio web sin permiso del editor. Todos los derechos reservados.