Biblioteca Babab
[Visita nuestra Biblioteca: libros completos totalmente gratis]

Literatura | Música | Imagen | Sabidurías | Desasosiegos | Foro | Biblioteca



Los Andes a vista de águila
(Estados Unidos amplía su presencia militar en la zona)

Por María Montealegre


El 20 de abril de 2001, y durante dos días, tuvo lugar en Quebec (Canadá) la Tercera Cumbre de las Américas, reunión que convocó a los presidentes americanos en torno a retos comunes, como el fortalecimiento de la democracia y la integración hemisférica. El marco fue aprovechado por el mandatario estadounidense, George Bush, para anunciar, con el nombre de Iniciativa Regional Andina, nuevas partidas de ayuda financiera y técnica a la zona. El objetivo: contrarrestar las amenazas que se ciernen sobre la región y que ponen en peligro la estabilidad del hemisferio occidental

Los gestores del nuevo orden mundial diseñaron a finales de los años ochenta la nueva agenda que contenía las nuevas amenazas al nuevo orden mundial y que, sin duda, debían ser contestadas desde el corazón del sistema para proteger la paz del planeta. Entre ellas se destacan: el narcotráfico, los flujos masivos de población, la gestión de los recursos medioambientales, las violaciones masivas a los Derechos Humanos y los conflictos regionales.

Arden los Andes

La región andina (Ecuador, Bolivia, Perú, Venezuela y Colombia) es hoy el foco del conflicto más importante de América. A los históricos problemas económicos, políticos y sociales, se les une el de ostentar el primer puesto mundial en la lista de productores y distribuidores de cocaína (en torno a 250 mil hectáreas cultivadas son responsables de la producción de más de 1.100 toneladas de cocaína al año).

La Iniciativa Regional Andina, columna vertebral de la política exterior de EEUU en América Latina, se centrará en tres aspectos: defensa de la democracia, desarrollo económico, liberalización del comercio y lucha antinarcóticos. Para estos objetivos se destina una ayuda de 882 millones de dólares para el año 2002(1).

"La democracia está bajo presión en todos los países de los Andes", se considera en Washington, así lo indica un breve recorrido por la zona:

En Ecuador, el último de los cinco presidentes que la nación ha conocido en cuatro años, Gustavo Noboa, ha tenido que hacer frente a críticas en torno a sus políticas de liberalización y dolarización de la economía. Recibirá 19 millones de dólares en asistencia militar, más 20 millones en asistencia económica, es decir, un total de 39 millones de dólares.

En Bolivia, el gobierno de Bánzer, hoy representado por su vicepresidente Jorge Quiroga, ha dirigido los destinos del país en la última treintena. El régimen ha sido puesto en jaque por sectores sociales que se han alzado contra la privatización de servicios públicos y que exigen proyectos de desarrollo integral para los cultivadores de coca. Recibirá 101 millones de dólares, 54 millones para asistencia militar.

Perú, tras la crisis política por la renuncia de Alberto Fujimori, muestra el inconformismo de una sociedad civil que demanda soluciones a problemas urgentes: pobreza, desempleo, crisis del campo. Recibe 156 millones de dólares en asistencia militar y ayuda económica.

El liderazgo de Hugo Chávez Frías en Venezuela y América Latina, con su "Revolución Bolivariana", es considerado un riesgo para las débiles democracias andinas. Recibirá 10 millones de dólares exclusivamente en asistencia militar.

El cuadro clínico más grave lo presenta Colombia con un conflicto armado antiguo, una aguda crisis económica y unos diálogos de paz entre el gobierno de Andrés Pastrana y el grupo guerrillero de las FARC, Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, que pareciera, avanzara más en el campo de batalla que en la mesa de negociación. Sobrados motivos convierten a Colombia en el eje de la estrategia en la zona. Recibirá el 50% del total de la ayuda para la región concretada en 400 millones de dólares, más de la mitad de los cuales serán destinados a ayuda militar en el año 2002.

 
Las FARC consideran el Plan Colombia una declaración de guerra. Puerto Caicedo

Aunque Panamá y Brasil no son países andinos, también recibirán el apoyo norteamericano para evitar que las consecuencias del conflicto armado de Colombia traspasen sus fronteras. Recibirán 11 y 15 millones de dólares respectivamente. La confección de un cordón alrededor de Colombia para evitar la vietnamización del conflicto, es un hecho.

Nada nuevo

La Iniciativa Regional Andina es la ampliación del Plan Colombia, definido en 1999 como: "Plan para la paz, la prosperidad y el fortalecimiento del estado"(2). Entiende este Plan, que el eje del conflicto es el narcotráfico. Como consecuencia, su principal estrategia será una arremetida frontal contra el mismo. El gobierno de Bill Clinton, se comprometió con una asistencia 1.300 millones de dólares, que en un 70 %, serán destinadas a las fuerzas armadas colombianas para la lucha antinarcóticos.

La primera fase del Plan se ejecuta en el departamento del Putumayo, las razones: esta apartada región del sur de Colombia concentra la mayor extensión de cultivos de coca del mundo, según distintas fuentes consultadas, el área cultivada supera las 70 mil hectáreas. Además, se constituye en uno de los fortines de las FARC.

Verde, el Putumayo

Si hay algo que define al Putumayo es el verde. Un verde intenso en violento contraste con el azul brillante de sus cielos, verde de naturaleza virgen, verde de esperanza añorada.

El Putumayo se ubica en el suroeste colombiano, región amazónica, y toma su nombre del río que baña la región, Izá, en lengua indígena y significa "río de la caña brava", frontera natural entre Colombia, Perú y Ecuador. Con una extensión de 25.570 kilómetros cuadrados y una población de 332 mil habitantes, (12 mil de los cuales son indígenas), es de las regiones más afectadas por la violencia que vive el país.

Su historia está ligada a las bonanzas económicas que han marcado la zona; al principio, de extracción mineral fundamentalmente; y más adelante la última de ellas, los cultivos ilícitos. La llegada de los narcocultivos, desplazados de Perú y Bolivia, después de agresivas campañas de erradicación forzosa, supondrá un punto de inflexión en el desarrollo político, económico, social y cultural de la región.

A pesar de todo ha sido abandonado por el Estado. La ausencia de inversión social caracterizan a esta reserva natural del país, lo que hace de la zona un terreno abonado para la aparición de actores armados (guerrillas y paramilitares) que se disputan el territorio a sangre y fuego y están detrás del control de sus numerosos recursos. Las FARC, consideran al Putumayo como una de sus principales bases territoriales y sociales en el país. Según Manuel Alzate, alcalde del municipio putumayense de Puerto Asís: "en la zona operan el frente 32, el frente 48 y el frente15, y aquí las FARC no se van a quedar quietas"(3), asegura en previsión de la escalada del conflicto con la ejecución del Plan Colombia. Desde el año1997, el paramilitarismo reaparece con bases en los centros cocaleros más importantes, aumentando así las tasas de violencia. Según un informe de la Presidencia de la República de Colombia: "Las tasas de homicidio multiplican por cuatro la media nacional, situándose en 140 por cada 100 mil habitantes"(4).

 
Terminal de transporte Mocoa, Putumayo

La ejecución de la primera fase del Plan Colombia se expresa en la creación de tres nuevos batallones antinarcóticos que, con una dotación de 3000 hombres equipados con modernos equipos y entrenados por personal norteamericano, llevan a cabo la llamada "guerra del sur".

Las fumigaciones de los cultivos de coca del Plan, se realizaron en el Putumayo entre diciembre de 2000 y marzo de 2001, el resultado: más de 32 mil hectáreas fumigadas con el dañino herbicida Glifosato. Las consecuencias no se han hecho esperar. A los dos millones de desplazados del país, se suman ahora los desplazados del sur que buscan refugio. Aunque no existen datos fiables sobre las nuevas oleadas de desplazamiento, según el último informe de CODHES(5), estarían rondando los 100 mil. Como previsión, el ACNUR, Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, construyó un campamento en la provincia ecuatoriana de Sucumbios que, con capacidad para 5000 desplazados, ha visto desbordados los cálculos más pesimistas.

Los efectos del Plan Colombia ya se sienten en las regiones ecuatorianas fronterizas de Sucumbios y Carchi, según Manuel Salgado, ex diputado de Carchi: "el comercio fronterizo ha bajado un 85%, asimismo tenemos noticias de la presencia de grupos armados colombianos en territorio ecuatoriano, al que incursionan en busca de abituayamiento, y ya se han producido casos de reclutamiento forzoso de ciudadanos ecuatorianos", así mismo reconoce la destrucción de cultivos de pancoger a consecuencia de las fumigaciones, que obligan a numerosos ecuatorianos a desplazarse hacia el interior del país.

A pesar de la defensa de las fumigaciones por parte de los gobiernos colombiano y estadounidense, recientes estudios arrojan resultados nefastos sobre la lucha antinarcóticos. Según datos del SIMC, Sistema Integral de Monitoreo de Cultivos Ilícitos, basado en un rastreo que realiza el servicio de fotografía satelital Spottimage(6), el aumento del área cultivada es proporcional al área fumigada y tras las campañas en Colombia se ha observado un aumento de la superficie cultivada en Perú y Bolivia. Y es que, para Guillermo Taborda, líder campesino de Puerto Asís: "la falta de alternativas reales de sustitución de cultivos hacen que los campesinos se desplacen y desplacen con ellos a los cultivos ilícitos para mantener sus rentas". La experiencia de los pactos de erradicación voluntaria, firmados en Puerto Asís en diciembre del 2000 entre el gobierno y las comunidades para evitar la fumigación, ha sido un fracaso, la ayuda gubernamental de dos millones de pesos en concepto de seguridad alimenticia prometida a los campesinos, no ha llegado. "Nosotros cumplimos con nuestra parte, erradicar los cultivos manualmente en un año, pero no hemos visto un peso de lo prometido por el gobierno, ya no nos fiamos", dice Cecilia Anaya, presidenta departamental de la ANUC, Asociación Nacional de Usuarios Campesinos.

Desde el sur se alzan voces para revisar la fracasada política antidrogas y se demandan soluciones integrales a los problemas campesinos: "nos tratan como narcotraficantes y solo cultivamos para subsistir. Además, para la cultura andina, la hoja de coca es sagrada y base de nuestra cosmovisión, en estado natural se utiliza en rituales, también para el hambre y la sed y más que todo para aliviar el sufrimiento de muchas familias bolivianas", lamenta William Condori, líder del movimiento cocalero boliviano.

Es de resaltar el esfuerzo de los gobernadores del sur de Colombia, que proponen alternativas al Plan gubernamental defendiendo la erradicación manual de cultivos de coca y amapola, "estamos en contra del componente militar del Plan Colombia, nuestro plan alterno es un plan integral que responde a las necesidades de educación, salud y salida al comercio de nuestros productos" comenta el Taita Floro Tunubalá, gobernador del departamento colombiano del Cauca y líder de la iniciativa.

La presencia militar norteamericana en la región andina para preservar la seguridad hemisférica es ya un hecho incuestionable: la militarización de las fronteras colombianas; la base de Manta en Ecuador; las tres bases militares con 10 mil hombres en el Chapare, y en los yungas de la Paz, principales zonas cocaleras en Bolivia; las bases en los centros cocaleros de Perú (Nauta, Santa Lucía, Palma Pampa y Madre de Dios). Desde Venezuela Hugo Chávez habla de una crisis que acabará comprometiendo a la región en una guerra entre naciones hermanas.

La estabilidad, entendida nuevamente en términos de dominio e imposición, es una prioridad. Se juega el proyecto de integración económica más ambicioso actualmente: el ALCA, Área de Libre Comercio para las Américas que, previsto para el 2005, exige poner en orden el caos regional. El precio: la IRA (Iniciativa Regional Andina) del águila imperial sobrevuela en el altiplano.

___________


* María Montealegre es politóloga de Madrid y reside desde 1996 en Colombia.
* Todos los testimonios citados son partes de entrevistas realizadas por la autora en la región entre el año 2000 y la actualidad.

Notas:

(1). Documento Política norteamericana en los Andes, publicado por la Embajada de EE UU en Colombia el 16 de mayo del 2001.

(2). Documento titulado: Plan Colombia: plan para la paz, la prosperidad y el fortalecimiento del Estado publicado por el Departamento Nacional de Planeación, enero 2000. Bogotá, Colombia

(3). Manuel Alzate es el alcalde del municipio de Puerto Asís, Putumayo. Este es un aparte de una entrevista que la autora del artículo le realizó en septiembre del año 2000 en Puerto Asís, en el foro: El sur le responde al plan Colombia.

(4). Datos extraídos del documento Una mirada al Putumayo, publicado por la Presidencia de la República de Colombia en Junio del año 2001. Bogotá, Colombia.

(5). Desplazamiento forzado: conflicto, paz y desarrollo. Consultoría para los Derechos humanos y el Desplazamiento (CODHES), abril 2001.

(6). Spottimage, servicio francés de fotografía satelital que es la encargada de rastrear la extensión de las plantaciones de coca en Colombia.

 

 

Texto y fotografías, Copyright © 2002 María Montealegre. Todos los derechos reservados.
mariapandora.com

 


Babab.com
Para contactar con nosotros entra aquí
Última actualización: jueves, 28 de febrero de 2002

Copyright © 2000-02 Mañana Es Arte A.C.
Prohibida la reproducción de cualquier parte de este sitio web sin permiso del editor. Todos los derechos reservados.