Biblioteca Babab
[Visita nuestra Biblioteca: libros completos totalmente gratis]

Literatura | Música | Imagen | Sabidurías | Desasosiegos | Foro | Biblioteca



Homenaje a la figura del dramaturgo Enrique Jardiel Poncela: entrevista con Sergi Belbel

por Paz Mediavilla

Nuestra revista, Babab, no quiere dejar de sumarse al homenaje que se ha ofrecido a lo largo del año 2001 al dramaturgo español Enrique Jardiel Poncela.

Nació Jardiel el 15 de octubre del año 1901, y durante este 2001 se han realizado diferentes actividades para conmemorarlo: puestas en escena de algunas de sus obras, conferencias, publicaciones, exposiciones, proyecciones de las películas que se han realizado en base a algunas de sus comedias, etc.

Jardiel y su personal sentido del humor no siempre fue comprendido y no estoy segura de que ahora lo haya sido. El teatro fue su medio de vida y no fue una vida "regalada", como suele suceder con quienes eligen la pluma para poder comer. Valga como ejemplo unas frases suyas en el prólogo a su comedia Un marido de ida y vuelta:

"CIRCUNSTANCIAS EN QUE SE IMAGINÓ, SE ESCRIBIÓ Y SE ESTRENÓ UN MARIDO DE IDA Y VUELTA (año 1939)

- ¿Escribes?
- Sí.

..................................................
- ¿Lo llevas ya muy adelantado?
- Mucho...

..................................................
- ¿Qué? ¿Avanzas?
- ¡Uf!
..................................................
- ¿Vas a acabar pronto el primer acto?
- En seguida.
..................................................
- ¿Cómo va ese primer acto?
- Colosal.
..................................................
- Que tenemos que estrenar en San Sebastián.
- ¡Ya, ya!.
..................................................
- Mira que quiero llevarme el primer acto.
- ¡No faltaba más!

Y el primer acto de la obra, ni empezado, claro.
Y la obra, ni pensada siquiera.
Era una situación muy mona".

Sirva este diálogo con el productor como ejemplo de su manera de ser y de vivir. Pero, de repente, surgía "la idea" y a partir de ahí comenzaba la elaboración imparable de cualquiera de sus comedias. Siempre fue polémico, por moderno. Se le ha tachado de ideólogo y, a la vez, de superficial. Inclasificable Jardiel. Siempre fresco. Innovador. Sus descripciones de la escena son lecciones de escenografía intemporal que, seguidas al pie de la letra, consiguen unos espacios escénicos absolutamente actuales (tanto ahora como hace casi cien años) y perfectos para su teatro.

Cuatro directores se han puesto este año en Madrid al frente de cuatro de sus obras: Mara Recatero, de Eloísa está debajo de un almendro; Sergi Belbel, Madre, el drama padre; Alonso Millán, Usted tiene ojos de mujer fatal y Gerardo Malla, Una noche de primavera sin sueño, la primera obra que estrenó Jardiel.

La Eloísa está debajo de un almendro de Mara Recatero, se estrena en el teatro Español y con un estupendo reparto: Ana María Vidal, Ramiro Oliveros, Antonio Medina, Paloma Paso Jardiel, etc. Las tres escenografías que utiliza para la función están realizadas por Carlos Abad con todo lujo de detalles, el vestuario es fantástico. Con todos estos buenos preliminares extraña un poco que el resultado de la función sea un tanto aburrido, raye en el histrionismo y resulte pesada. Para no faltar a la verdad tiene sus aciertos interpretativos y el profundo aroma jardielesco que invade el teatro es valorable. No consigue la directora conseguir un resultado redondo con todos estos elementos a su alcance.





Eloísa está debajo de un almendro de Mara Recatero

Gerardo Malla monta Una primavera sin sueño, estrenada en Madrid, por primera vez en 1927. Clara alusión al Sueño de una noche de verano de Shakespeare. Es la primera obra teatral estrenada de Jardiel y la última que se ha montado este año. Dice de él Malla: "Hay otras gentes de su momento que no me gustan y no los dirijo, pero Jardiel me parece un tipo inteligente en una época en que el teatro no lo es. Tiene la suficiente ironía como para dar la vuelta a esa sociedad conservadora a la que por otra parte pertenecía. Su teatro tenía audacia y sentido relativo de la vida, cierto pesimismo o cinismo sobre la sociedad y eso siempre ha sido señal de inteligencia y de sabiduría". El Centro Cultural de la Villa es el espacio elegido y al frente del reparto, el veterano y gran actor, Pedro Osinaga, que ha tenido que cambiar algo el registro que últimamente le caracteriza por la interpretación de personajes anglosajones.

El Teatro Real Cinema acogió el montaje de Usted tiene ojos de mujer fatal, producido por los hermanos Cornejo y dirigido por Juan José Alonso Millán. Lo primero que nos envuelve al entrar en la sala es la impronta de Antonio Mingote que hizo el diseño del escenario. La función consta de dos escenas, ambas conseguidas a partir de telones tradicionales (con dibujos de Mingote) y un mobiliario realista de la época. También muy patente el tono personalísimo de Alonso Millán en la dirección de actores. Entre ellos Miguel Caiceo y Marisol Ayuso que consiguen que el público se ría a placer. También encomiable el trabajo de Pilar Velázquez y Juan Meseguer, que se mueven en esa cuerda floja del realismo-absurdo de Jardiel como si de su propia casa se tratara.





Pase de mano de Usted tiene ojos de mujer fatal, realizado por Mingote

Así como en Una primavera sin sueño Jardiel parafraseaba la comedia juvenil de Shakespeare, en Usted tiene ojos de mujer fatal, nuestro autor recrea el mito de don Juan. Dice Alonso Millán de Jardiel: "Yo soy admirador de Jardiel. Sin ánimo de exagerar puedo decir que ha sido, es y será mi norte y guía; reconozco en él al genio que revolucionó la comedia en España. De hecho, mi pasión por el teatro nació cuando siendo un crío leía sus obras con un amigo".

Y, como colofón a estos grandes trabajos, el en mi opinión mejor de los cuatro: Madre, el drama padre. Producción del Centro Dramático Nacional y dirigido por el joven director Sergi Belbel.





Madre, el drama padre

En esta ocasión y, por encontrarse en obras el Teatro María Guerrero, sede habitual del Centro Dramático Nacional, se trasladaron todos al Teatro La Latina. En aquel espacio y con una escenografía realizada al pie de la letra de lo dictado por Jardiel, por Max Glaenzel y Estel Cristiá, nos encontramos en un escenario espectacular que invita a entrar y perderse en el mundo de Jardiel. La música hecha "ad hoc" para el espectáculo encaja perfectamente con la escenografía y el sentido de la obra. Complemento indispensable al texto. Un gran trabajo de Albert Guinovart.

La lista de actores, con Blanca Portillo a la cabeza, sería muy larga para citarla en esta ocasión porque cabe destacar el trabajo de todos y cada uno de ellos. Y todos estos logros nos llevan inevitablemente al personaje que los ha conjugado y seleccionado perfectamente, el director: Sergi Belbel.

Con él entablamos una conversación acerca de Jardiel y de sí mismo:

BABAB: ¿Cuál es el "secreto de su éxito"? (Quiero decir: tiene 38 años, termina la carrera en 1985 e inmediatamente empieza a publicar, monta casi todo lo que escribe normalmente con profesionales reconocidos-, trabaja con las instituciones públicas: CDN, CDC, consigue proyección internacional, reconocimiento, premios, etc)

SERGI BELBEL: primero tengo que decir que ignoro exactamente lo que significa la palabra "éxito". Evidentemente no tengo absolutamente ningún motivo de queja en lo que se refiere a mi "trayectoria" profesional. Las cosas me van bien, estreno mis obras aquí y en el extranjero, no paro de dirigir en óptimas condiciones... Pero para mí el éxito auténtico no reside ahí, en no parar de trabajar, sino en realizar algo que me llene y me satisfaga al cien por cien y llene y satisfaga al cien por cien a los que ejecutan ese "algo" y a los que lo miran y escuchan. Y no creo haberlo conseguido todavía. Creo que me siento afortunado. He tenido mucha suerte en mi trabajo y siempre he encontrado gente que me ha ayudado muchísimo, que me ha apoyado y ha creído en mí. Creo que también he sabido aprovechar cada una de las oportunidades que he ido teniendo y eso es también importante. Muchas veces fracasamos en algo porque no sabemos valorar lo que tenemos más cerca y estamos demasiado obsesionados con nosotros mismos. En teatro, si hay alguna "clave secreta" para el éxito, creo que hay que buscarla en simplicidad, en la transparencia, en la sana ambición (es decir, lo contrario de la envidia) y en la generosidad. Es absolutamente fundamental tener las ideas claras pero sin dejar de escuchar a los demás y admitiendo la duda cuando ésta surge (y surge constantemente, claro). El trabajo en equipo es fundamental. Si noto que un actor no está satisfecho de mí o de su propio trabajo, he fracasado. No se debe perseguir pues un éxito personal o, al menos, no creo que sea eso lo que yo busco. Hay que intentar conseguir el éxito a través de los demás, en la satisfacción y el placer que puedes llegar a provocar en los demás. El día que pueda llegar a "dar placer" (en todos los aspectos, claro, no sólo en el sentido de "complacer" sino sobre todo en el de "llenar") a todo el mundo, diré: sí, ya sé lo que es el éxito de verdad. Y entonces, dejaré de hacer teatro. La insatisfacción es, seguramente, el mejor motor para la creación.





Sergi Belbel

B: ¿Cómo surge la dirección de Madre (el drama padre), de Jardiel Poncela para el Centro Dramático Nacional?

SB: Hace bastantes años que quería montar alguna obra de Jardiel y no lo conseguía por la magnitud de sus obras. Todas tienen entre 15 y 30 personajes y eso en teatro es carísimo. Además, en Barcelona es difícil montar a este autor. Los teatros públicos catalanes programan básicamente autores clásicos y contemporáneos extranjeros y Jardiel está en la "zona" difícil. Recibí una llamada de Juan Carlos Pérez de la Fuente proponiéndome la dirección de Madre.... Él ya conocía mi admiración por Jardiel. Dije que sí enseguida, aunque tengo que reconocer que me cuesta mucho trabajar fuera de Barcelona por motivos personales, familiares, y no siempre estoy dispuesto a estar dos meses fuera de aquí. Pero en esta ocasión no pude decir que no. Me entusiasmaba demasiado Jardiel para perder una ocasión como ésta. Y no me arrepiento. Le estoy muy agradecido a Juan Carlos y a todo el equipo del CDN. Me lo he pasado en grande trabajando en Madre..., sobre todo con los 20 actores.

B: Después de leer sus declaraciones sobre Jardiel (nunca se compromete a situarle), por favor, defínase y localícele literariamente (Vanguardia, teatro del absurdo, un "elemento especial" sin más, difícil de clasificar, etc...).

SB: No me puedo "definir", lo siento. Creo que el teatro de Jardiel sólo puede tener un adjetivo que le haga justicia. Es "teatral". Su teatro es un teatro "teatral" y punto. Todas las demás etiquetas que queramos ponerle (absurdo, surrealista, grotesco, bufonesco, vanguardista, etc) no serán más que eso: etiquetas. A los analistas y a los filólogos les encanta poner etiquetas (Babab: Sí, es verdad. Je, je. *nota de la autora.) porque forma parte de su trabajo. Mi trabajo como director es montar una obra creyendo ciegamente en ella. No tengo por qué definir ni situar nada. He montado a Jardiel con el mismo rigor y el mismo entusiasmo con el que montaría un Molière o un Shakespeare. Y si alguien se lleva las manos a la cabeza porque sigo eso, qué le vamos a hacer, ha sido así. Creo que los actores con los que he trabajado pueden dar fe de ello.


 

B: Ha seguido fielmente el texto de Jardiel: ¿le ha resultado difícil?

SB: Lo de no cortar el texto fue una decisión personal. Si la gente no hubiera acudido a ver la obra porque era larga, quizá hubiera cortado. Pero la gente salía diciendo: es larga pero me lo he pasado bien. ¿Por qué tenemos que los espectáculos teatrales a la medida de las series de televisión o de las películas, con sus 90 minutitos de rigor? ¿Y encima en un teatro público? Jardiel escribió una obra larga y nosotros ofrecimos un espectáculo largo. Y ya está. Si hay escenas que quiero cortar o cambiar, sencillamente no monto la obra. Si me dan ganas de hacer algo diferente de lo que el texto dice, para mí es mala señal. Prefiero escribir yo una obra nueva.

B: Criterios para la selección de actores. Lo hace usted personalmente o hay alguien encargado de ello. Excelentes. ¿Cómo se consigue la identificación que tienen los actores con sus personajes?. Cuénteme un poco cómo fue el proceso de creación de Madre..., ya que el texto se respeta al máximo, cómo se consigue que sea tan actual y que nos haga reír así.

SB: Los actores y actrices de Madre... fueron elegidos absolutamente todos por mí. Fue una selección lenta y muy meditada. No es ninguna tontería decir que el 90 por ciento del éxito de un montaje está en una acertada elección de los actores y las actrices. Los criterios para la selección...pues, la verdad, son muy personales. A veces buscas una presencia, otras veces una "voz". Y muchas veces una personalidad. Una vez que están todos elegidos, llega lo más difícil: hacer que todos crean en lo que hacen. Inspirar confianza y espíritu de trabajo colectivo y disfrutar, disfrutar mucho, porque somos unos privilegiados por hacer el trabajo que hacemos. Lo de conseguir hacer reír a veces es un misterio, pero en el caso de Jardiel creo que pasa por "sentir" la comedia sin "mostrarla", sin reducirla a algo burdo. Muchas veces nos meábamos de risa en los ensayos cuanto más seriamente interpretábamos las escenas.

B: Cree usted que Jardiel se adelantó a su tiempo con esta función y por eso no fue comprendida en su momento, aunque se representó mucho, no así ahora con su montaje que puede decirse que ha sido un éxito rotundo. Mis más sinceras felicitaciones.

SB: Creo que Jardiel se adelantó en general a todo, pero a quien se adelantó realmente fue a sus críticos y a las gentes de teatro. Lamentablemente ni la crítica ni, sobre todo, las condiciones de producción de la época le dejaron ir "a sus anchas". Por eso se vio obligado muchas veces a dar giros extraños a sus obras para que cuadraran en una lógica teatral más, por llamarlo de algún modo, decimonónica. Pero a pesar de esas "caídas" o salidas de tono, conserva todo su ingenio en los diálogos y los caracteres de los personajes, que rompen cualquier tipo de lógica y son profundamente revolucionarios. Creo que no acompañó nada a Jardiel vivir en la España en que vivió, aunque tuviera que situarse dentro del régimen y lo defendiera. Creo que en realidad era un iconoclasta y un ácrata. Aunque para sobrevivir (para estrenar, vaya) tuviera que adaptar su ingenio a los gustos del momento.

 

Texto, Copyright © 2001 Paz Mediavilla. Todos los derechos reservados.
mariapandora.com

 


Babab.com
Correo: Colaboraciones
Última actualización: lunes, 31 de diciembre de 2001

Copyright © 2000-02 Mañana Es Arte A.C.
Prohibida la reproducción de cualquier parte de este sitio web sin permiso del editor. Todos los derechos reservados.