Biblioteca Babab
[Visita nuestra Biblioteca: libros completos totalmente gratis]

Literatura | Música | Imagen | Sabidurías | Desasosiegos | Foro | Biblioteca



Nortec: Sacar un sampler y a rolar

por Claudia Ortiz

La ciudad fronteriza de Tijuana tiene mil caras. Para los mexicanos es la última parada de un arriesgado viaje hacia el primer mundo en búsqueda del "sueño americano". Para cientos de adolescentes estadounidenses, es el lugar más cercano para poder consumir bebidas alcohólicas y drogas sin tener que mostrar un carnet de identidad, ya que la mayoría de edad en México es de 18 años, mientras que en Estados Unidos es de 21. Para los que han nacido y crecido ahí, es un lugar donde la cultura no es ni mexicana ni americana, donde la pobreza extrema se encuentra cara a cara diariamente con la riqueza excesiva.

En Tijuana la clase media mexicana tiene acceso a más propuestas musicales que el resto del país, suelen acudir a conciertos de grupos tanto americanos como europeos los fines de semana a ciudades como San Diego, San Francisco y Los Angeles, conciertos de grupos que ni siquiera consideran la posibilidad de tocar en el D.F., o en cualquier otra gran ciudad el país. Esto se debe a que no existe una distribución seria de la música de los sellos independientes en México, que deciden de manera prudente no presentarse en lugares donde la promoción es prácticamente inexistente. Las grandes discográficas y distribuidoras no se toman la molestia de editar o distribuir esta música porque la música que más dinero da es la música ranchera, la cumbia, la salsa y la música norteña. Curiosamente y casi sin querer, el colectivo Nortec ha fusionado el sonido tradicional de la música norteña y la música de la escena electrónica americana y europea más actual. Sonidos que van desde el house al techno pasando por el breakbeat y el drum 'n'bass, que surgen de las bases rítmicas características de la música norteña y la tambora, una música tradicional de la parte norte del país que utiliza instrumentos como la tuba, la tarola, y el clarinete.



Durante la última edición del Sónar, el Festival Internacional de Música Avanzada y Arte Multimedia de Barcelona, tuvimos la oportunidad de charlar con Roberto Mendoza, mejor conocido como Panóptica, quien ha sido parte esencial en el nacimiento del sonido "Nortec" y que ha estado más de una década marcando la pauta de la música electrónica mexicana, primero con el grupo Artefakto y más tarde con Fussible.

CLAUDIA ORTIZ - ¿Quién tuvo la idea de la fusión de la música norteña y la electrónica?

ROBERTO MENDOZA - Nadie dijó "yo quiero", lo que si te puedo decir es que todo empezó en Fussible, dejamos de ser Artefakto porque ya no nos sentíamos a gusto con el estilo que estabamos manejando. Con Fussible empezamos a experimentar con el breakbeat y todos esos rollos, pero de repente nos dimos cuenta que tampoco nos gustaba, como que no nos encontrábamos. Entonces, Pepe Mogt (la otra mitad de Fussible) y yo empezamos a buscar algo nuevo que pudiéramos incorporar a lo que estábamos haciendo, aunque es obvio que ya todo está hecho. Estuvimos casi un año sin hacer nada, pensando, supuestamente íbamos a ensayar y hacíamos cosas quince o veinte minutos y hablábamos durante dos horas. Entonces llegamos a la conclusión de que teníamos que hacer algo más regional, pero no en el sentido de regional estrictamente hablando, sino latino.

CO - Más mexicano, ¿no?

RM - Al principio no era la idea, empezamos a pensar en la cumbia, cosas así... buscábamos algo, hasta que un día Pepe llegó y dijo "ya lo tengo". Le pregunté qué era y me dijo: "estaba en una boda, y tenía la tambora en la oreja, y oí unos breaks perrísimos" y le dije "vamos a verlo". Y ahí empezó todo.

CO - ¿Cuándo comenzaron a grabar?

RM - Yo todavía estaba en Fussible, y estaba empezando a echar a andar Panóptica. Pepe me dijo "llévate el material a tu casa y a ver qué haces"; y él se puso a trabajar las cosas. Llamamos a Ramón Amezcua (Bostich) y comenzó a hacer otras cosas, fuimos los primeros que empezamos a generar todo, los tres tracks que salieron de ahí fueron como la muestra para los otros grupos.

Estos tres temas pueden encontrarse en el álbum Tijuana Sessions "aunque ya están muy puliditos" comenta Roberto, "Son "Polaris" de Bostich, "And L" (pronunciado Andele) de Panóptica y "Ventilador" de Fussible". La primera edición de estos tres temas fue en formato de vinilo, y de manera totalmente independiente patrocinado por Dj Tolo, imposible conseguir ya porque sólo se hicieron quinientas copias.

CO - ¿Los sonidos los sacaron de samplear discos de música norteña?

RM - No, de un estudio que graba a los grupos que van a restaurantes, que tocan en la calle. Y ellos graban ahí sus demos para que les contraten en restaurantes. El estudio está en una zona roja de la ciudad de Tijuana y tienen mucho material, nos conectamos por medio de Luis Elorza que es muy amigo de Pepe. Se pagó una sesión y comenzó a sacar cosas y eso fue lo que se empezó a distribuir a todos.

CO - Al poco tiempo, ya tenían material suficiente para un álbum.

RM - Comenzamos a tocar en lugares pequeñitos, y Pepe dijo "no vamos a esperar a que alguien nos los saque, vamos a pagar y sacamos un disco, como un sampler, y lo rolamos". Entonces juntamos ya el material de todos y se sacó un sampler que se empezó a rolar.



Para la edición de este sampler, el colectivo creó el sello Mil Records. Poco a poco, el sonido Nortec comenzó a llegar a otras partes de México, a Nueva York, a Los Ángeles y a Londres. Fue entonces cuando Kim Buie del sello Palm Pictures -propiedad de Chris Blackwell, fundador de Island Records-, firma un contrato de distribución con ellos y lanza el Tijuana Sessions Vol. 1 en los Estados Unidos en febrero de este año, tras escuchar el Nortec Sampler. Poco después, el Tijuana Sessions se edita también en Inglaterra. El lanzamiento de este álbum supone para el colectivo una lluvia torrencial de halagos por parte de la prensa especializada, halagos que se confirman en todas y cada una de sus presentaciones americanas y europeas.

Durante la última edición del Festival Sónar se presentaron en el Sónar Village, un escenario que no deja que el que se presente pase desapercibido, debido a su ubicación.

CO - ¿Qué les pareció el recibimiento de la gente ayer?

RM - Shhhhhhh! Poco a poco fue creciendo... Imagínate el peso ¿no? De decir bueno, ¿quiénes son estos mexicanos? ¿Qué onda con esto? Al principio si empezamos a estar nerviosos, pero ya estando allá arriba, era como si estuviéramos en México. Como que te sientes en familia cuando empiezas a sentir la vibra de la gente, y la respuesta fue más de lo que yo esperaba.

Y la respuesta fue algo que, honestamente, se ve muy pocas veces con grupos que no son conocidos: el césped artificial del Sonár Village se pobló de gente que bailaba entusiasmada.

CO - En México hay escasez de sellos independientes, lugares para tocar, promotores de conciertos... ¿habéis venido porque hay mayores oportunidades de difusión y de éxito en Europa?

RM - En México, como tú dices, no hay una infraestructura, pero no es cuestión de que digamos "vamos a Europa a tener más éxito" sino que las cosas se van dando poco a poco. Aquí se puede pensar que llevamos dos años trabajando, cuando realmente tenemos quince años desde Artefakto, y eso es una trayectoria muy larga, ya no somos tan jóvenes y más o menos conocemos el medio. A pesar de todo, todavía tenemos el espíritu de "pan-rock" y queremos hacer las cosas nosotros, si no hay quien haga los conciertos, nosotros los hacemos, si no hay quien saque discos, nosotros los sacamos. La mentalidad de "hazlo tu mismo". Por lo menos en Tijuana hemos logrado el objetivo de esa pequeña escena que está alrededor de nosotros, pero es muy difícil todo en México. Ha sido algo muy sorprendente. De tocar ante cincuenta personas o máximo cien, ahora cuando toca el colectivo completo, hablamos de dos mil a cuatro mil personas. De hecho todas las propuestas nuevas e interesantes en México se están produciendo en Tijuana, salvo algunas excepciones.

CO - En cuanto al panorama musical en México, ¿hay alguien que os parezca interesante?

RM - He oído hablar de Nopalbeat, o Noiselab, pero nunca los he escuchado, se quienes son porque alguna vez hemos tenido contacto, pero musicalmente no los conozco. Tijuana está completamente aislada de México, sólo conozco a la gente de Parador Análogo, que según yo es la alternativa musical a todo lo que sucede en el D.F. Me encantan Balboa y Sánchez & Ruiz, creo que es de lo mejorcito que ha salido ahora en México.

El Colectivo Nortec ha recibido mayor cobertura mediática en el extranjero que en su país, y al contrario de lo que pueda pensarse, esto no tiene que ver con que ellos no quieran conceder entrevistas a los medios mexicanos, sino simple y sencillamente porque los medios no les conocen o no les interesa. Algo que suele ser común no sólo en la música sino en otros campos artísticos de su país. Usualmente las propuestas más innovadoras reciben mejores críticas y mayor apoyo de fuera. Una verdadera lástima, ya lo dice el refrán: "nadie es profeta en su tierra". Algo que puede aplicarse perfectamente a Roberto, quien acaba de estrenar álbum en el mes de julio con su proyecto Panóptica de la mano del sello inglés Certificate 18, y ha sido gratamente acogido por la prensa especializada, de hecho ha sido elegido como álbum del mes de la prestigiosa revista inglesa Sleazenation. Estad atentos que la revolución no ha hecho más que comenzar.

 

 

Texto, Copyright © 2001 Claudia Ortiz. Todos los derechos reservados.
mariapandora.com

 


Babab.com
Correo: Colaboraciones
Última actualización: jueves, 06 de septiembre de 2001

Copyright © 2000-01 Mañana Es Arte A.C.
Prohibida la reproducción de cualquier parte de este sitio web sin permiso del editor . Todos los derechos reservados.