Biblioteca Babab
[Visita nuestra Biblioteca: libros completos totalmente gratis]

Literatura | Música | Imagen | Sabidurías | Desasosiegos | Foro | Biblioteca



Sara Baras, palíndromo de arte y locura

por Armando G. Tejeda

Un palíndromo de arte y locura. Un braceo que aterciopela el baile. Un flamenco en perpetuo vaivén entre el abismo del amor y el zapateado, el canto y el silencio. Sara Baras escrudiña en la liturgia del flamenco con la valentía que requiere la ruptura de arquetipos, correspondencia lírica entre el cante jondo y el amor y la locura despeñados por bulerías.

Sara Baras es Juana la Loca. La bailarina gaditana que responde al nombre de un palíndromo perfecto encarna en su nueva puesta en escena, la tercera que firma como Compañía, la pasión desbordada de la reina Juana I, hija de los Reyes Católicos Isabel y Fernando, que, enamorada y traicionada por Felipe El Hermoso, sucumbe en los abismos de la locura.



[ Sara Baras ]

Juana La Loca (Vivir por amor) se estrenó el pasado 12 de septiembre en el Teatro de la Maestranza de Sevilla, España, en el marco de la Bienal de Flamenco. La música es obra de los dos guitarristas, Jesús de Rosario y Mario Montoya, al violinista Raul Marquez, a la percusión de Pepe Motos y de los cantaores Taila Marin, Antonio Amador y Miguel "el de la Toleá". La representación de Juana la Loca contó con la dirección escénica de Luis Olmos, prestigioso dramaturgo español, y tiene como artista invitado a José Serrano, miembro del Ballet Nacional de España.

Antes de emprender una gira internacional que le llevara a mas de quince países de Latinoamérica, Asía y Europa, la bailarina gaditana Sara Baras conversó con BABAB sobre el significado del "silencio" en el arte flamenco, de cómo, exhausta y profanada por la fuerza de un personaje como Juana la Loca, encuentra en cada zapateado una palabra, y así, entre zapateado, canto y silencio "sus manos y sus brazos aterciopelan el baile que interpreta con la salada gracia de las salinas de su tierra".

ARMANDO G. TEJEDA - ¿Por qué elige a Juana la loca como el personaje a interpretar en su primer ballet con argumento que firma como Compañía?

SARA BARAS - Porque el personaje histórico me pareció adecuado para adaptarlo al flamenco, que es todo corazón y toda pasión. Juana La Loca me pareció una mujer con una fuerza increíble y con una historia que resaltaba. No es lo mismo bailar por bailar, que es lo que hecho siempre, que tener que introducir en la cabeza a un personaje, después llegó el momento que, con la ayuda por supuesto del director escénico Luis Olmos, he sufrido junto con Juana La Loca y eso ayuda a que la forma de transmitirlo al público sea más real.

AGT - En este sentido se transmite en la obra un cúmulo de sentimientos, todos muy intensos y vivos: el amor desde su forma inocente, los celos, la traición, el odio, la reconciliación y al final la locura…

SB - Creo que lo que destaca más en ella es que a pesar de haber sido traicionada y haber sufrido el desengaño, ella tenía tal pasion por ese hombre que se volvió loca, pero además de eso, tuvo la mala de suerte de que tanto su padre como su hijo la traicionaron para ocupar ellos el poder del Reino. El amor es lo más importante que hay en la vida, pero el amor de pareja puede desencadenar una locura, tanto es así que cuando se muere Felipe El Hermoso se llevo el cadáver a Granada y se lo llevo por los caminos desde Lyon hasta Granada, en cuyo trayecto al parecer cuando se detienen en un convento de monjas, hizo levantar a toda la Corte y ordenó salir inmediatamente a todos porque no quería estar en un lugar donde hubiera mujeres, a pesar de que su esposo estaba muerto. O sea una locura del todo, por lo que ha sido una pasión que era tan incondicional que hoy tenemos mas que visto que las mujeres intentan ayudarse unas a otras y razonar, y cuando un hombre te hace una traición y no se porta bien, las personas interponen el sentido común sobre la pasión, mientras Juana La Loca siempre interpuso la pasión al sentido común.

AGT - Usted ha representado varios meses la vida de Juana la Loca, ¿el diálogo con el personaje de qué manera ha evolucionado, qué ha dado la reina loca a Sara Baras?

SB - Al principio, me costaba trabajo pensar en interpretar un personaje, porque ya implicaba hacer una dramaturgia. Además yo desde chica me he dedicado a bailar y lo que he sentido durante todo este tiempo ha sido el baile. No es lo mismo sentir esa pasión cuando escucho a un cantaor y a una guitarra a tener que interpretar y meterte en la piel de una persona, ya que tienes que exteriorizar la tragedia, los gestos, la amargura, el amor a través del baile. El personaje de Juana La Loca siempre me atrajo mucho, leí todos los libros que habían aparecido sobre su vida, estaba obsesionada con el personaje, pero a medida que ha ido pasando el tiempo me he ido familiarizando con Juana La Loca, que me parece un personaje entrañable, lleno de interrogantes y que reúne todos los elementos de una tragedia.

AGT - Juana la Loca también era inocente, impúdica, desesperada…

SB - Creo que ni tan tonta ni tan loca estaba Juana. Creo que era una mujer que no pudo dominar la pasión que sentía. En aquella época en la que los reyes se casaban con las personas que les imponían, ella al principio protestaba, defendiendo su derecho a casarse enamorada. Dio la casualidad que cuando conoció a Felipe el Hermoso quedo prendada hasta el punto de que tuvieron que adelantar la boda por la urgencia que tenían de estar juntos. Pero después vino la desesperación, cuando él la traicionó. Después, cuando él se muere, ella acude y, según cuenta una de las versiones, Felipe le pidió perdón y le dijo a Juana que ella había sido siempre el amor de su vida.

AGT - De alguna manera también fue una feminista, según usted ha llegado a decir que alguna ocasión.

SB - Sí, por supuesto, ya que considero que el sitio que hoy ha conseguido tener la mujer antes no lo tenía, que sufrían una serie de injusticias, pero las mujeres hemos conseguido subir. Juana fue una mujer que luchó por lo que creía y que defendió hasta la locura esas creencias. Creo que por eso la encerraron, pues por encima de todo antepuso sus preferencias, a pesar de que era una Reina.

AGT - La coreografía también representa una parte esencial de la puesta en escena.

SB - Gracias a la inspiración que me provocaba el personaje, me resulto muy gratificante confeccionar la coreografía, aunque también la música me sirvió de guía, me llevaba y me inspiraba muchísimo. Por eso creo que la selección y composición de la música ha sido un enorme acierto, porque cuando yo voy a bailar por soleá, la música es la que me lleva a sentir ese sentimiento, que no es lo mismo que cuando yo voy a bailar por bulerías, doonde la música me inspira gracia, movimientos sencillos, simpáticos. También la música me hace sentir que la tristeza de Juana se puede convertir en una seguiriya o una soleá. Cuando conoce a Felipe el Hermoso, su felicidad se puede bailar por bulerías. Luego en la coreografía de los pasos a dos me ayudo del artista invitado, José Serrano, con quien creo que al final hemos conseguido un buen trabajo, pues además nos hemos propuesto mostrar la danza en toda su riqueza, al intercalar el flamenco con movimientos contemporáneos y de danza clásica.

AGT - Esta ya es la tercera obra que realiza como Compañía, que parece ya un equipo compenetrado.

SB - Creo que el mérito es de todos, pues las cosas se hacen en la unión de muchas personas. La compañía, después de dos años juntos, se lleva muy bien. Las bailarinas son alumnas de mi madre y están conmigo desde que eran niñas, por lo que hay una compenetración que continúa después de que nos bajamos del escenario y creo que eso es importante para conseguir que sea un equipo formado y consolidado.

AGT - La respuesta del público ha sido estupenda, ¿no le parece?

SB - La acogida del público es la recompensa más grande que tengo a mi trabajo, a mi dedicación desde niña a lo que ahora se ha convertido en mi vida: yo vivo para bailar y no para oír flamenco. Entonces la recompensa al sacrificio de dejar mi playa de Cádiz, a mi familia, a mis amistades del pueblo, es la respuesta de la gente. Pero el bailar es una profesión en la que tienes que entregar el alma y el cuerpo, si no, no vale. Esto es magia, pues cuando vuelves a encontrarte en un teatro vacío, tu vida empieza a prepararse para la siguiente representación, con miedos y dudas sobre como saldrá la función, pues el nervio, la pasión siempre está en el baile, que no es solo lo mecánico y la técnica, sino meterte en el personaje y lograr la compenetración de todos.

AGT - Se dice de su zapateado que es preciso y potente.

SB - Antiguamente las mujeres no bailaban de pie, yo me pregunto que por qué una mujer no va tener fuerza para poder zapatear. Todo el mundo dice que yo tengo mucha habilidad para el zapateado, quizá es verdad, porque el zapateado habla, es un instrumento en el escenario como si fuera una guitarra, que marca muy bien el compás y tiene soniquete.

AGT - El zapateado también son palabras.

SB - Claro que sí, el zapateado es un lenguaje y la fuerza y el lamento están presentes. Pero lo que me parece más especial todavía es el silencio, cuando no hay ningún paso por medio, ni ningún giro maravilloso y a través del silencio lo estás diciendo todo.

AGT - De su braceo dicen que es terso, delicado…

SB - El braceo es un complemento, es la dulzura, es la feminidad, es la elegancia y creo que quizá sea mas difícil mover bien los brazos que mover bien los pies. El movimiento de una mano viene más de dentro.

AGT - Ser payo o ser gitano, ¿es un debate estéril en el flamenco?

SB - Esto creo que no tiene gran importancia. Yo soy paya y lo digo muy orgullosa, pero ante todo soy flamenca y el que siente el flamenco, creo que es indistinto que sea payo o gitano. El flamenco es un lenguaje, una forma de comunicar. Y a la hora de expresar sentimientos es tan intenso o valido como cualquiera de las posibilidades de creación e interpretación. Aunque más que de estética, yo hablaría, repito, de lenguaje. De vehículo de comunicación. En el que cada paso de baile es una palabra.

AGT - Parece que el flamenco vive un momento de esplendor, fértil y con cada vez más inclinación al mestizaje.

SB - El futuro del flamenco está de acuerdo a los tiempos, que van evolucionado y la riqueza del mestizaje actualmente es primordial, que está presente en la música, en la danza y en el flamenco en general, que también se está enriqueciendo de todo lo que hay por el mundo. Soy partidaria de que en el flamenco está todo inventado. Tenemos la suerte de expresarnos tal y como nos sentimos, y aunque tiene una leyes, estas son muy relativas. Como algunos dicen, el flamenco se escribe con faltas de ortografías.

AGT - Su nombre es un palíndromo, ¿cuál es la historia?

SB - Me gustan los palíndromos, pero además he tenido la suerte de que mi madre se llame Concha Baras; cuando yo empecé a bailar nadie pensó en lo del palíndromo, pero yo era Sara Baras para todo el mundo del flamenco de Andalucía porque yo era la niña de Concha Baras. Mi tía, la hermana de mi madre, que es la verdadera Sara Baras, sabía que era capicúa pero no que era palíndromo, hasta que nos dimos cuenta que se leía igual al revés, por lo que al saber además que era una cosa de buena suerte, decidimos mantenerlo como mi nombre.

 

 

Texto, Copyright © 2001 Armando G. Tejeda. Todos los derechos reservados.
mariapandora.com

 


Babab.com
Correo: Colaboraciones
Última actualización: miércoles, 04 de julio de 2001

Copyright © 2000-01 Mañana Es Arte A.C.
Prohibida la reproducción de cualquier parte de este sitio web sin permiso del editor. Todos los derechos reservados.