Biblioteca Babab
[Visita nuestra Biblioteca: libros completos totalmente gratis]

Literatura | Música | Imagen | Sabidurías | Desasosiegos | Foro | Biblioteca



El Plan Colombia en el contexto de las Negociaciones de Paz

por Rosa Duro

El encuentro sobre Medicina Tradicional Siona celebrado en Bogotá en los días 9, 10 y 11 de octubre de 2000, se produce en un contexto en que se está empezando a ejecutar el Plan Colombia, que en su primera fase cubrirá el área del sur occidente del país en la que se encuentra ubicado el departamento del Putumayo (región amazónica y fronteriza con Perú y Ecuador). Debido a estos condicionamientos creemos pertinente abrir el debate sobre el destino de estas tierras y sus gentes.

El Plan Colombia, inscrito en el contexto de las negociaciones de paz, que desde 1998 se proponen como salida al conflicto armado que vive el país, está destinado a acabar con el problema del narcotráfico al que se considera eje fundamental de este conflicto, además de apoyar la gobernabilidad del estado fortaleciendo sus instituciones.

En su primera fase la lucha antinarcóticos se focalizará en el sur de Colombia, sobretodo en el Putumayo por ser el área donde se concentra la mayor extensión de cultivos de coca en el mundo (50.000 hectáreas aprox.).

Un Plan, con un costo aproximado de 7.500 millones de dólares, que será financiado por el estado colombiano (4.000 millones) y por los aportes de la Comunidad Internacional (3.500 millones).



EEUU, considerando el narcotráfico como principal amenaza a su seguridad nacional y por ende a la seguridad mundial, hará un aporte de 1318 millones de dólares de los cuales un 80% se destinarán a la compra de equipos, armamento y entrenamiento en apoyo a las Fuerzas Armadas colombianas en su lucha antinarcóticos, el resto del monto (20%) se destinará a la financiación de proyectos de sustitución de cultivos, cobertura a desplazados y fortalecimiento de las instituciones democráticas colombianas.

Por parte de los europeos la Unión se ha pronunciado claramente en apoyo del proceso de paz como salida a los numerosos conflictos que vive el país, en este sentido la Unión Europea compromete sus aportes financieros en el fortalecimiento de la democracia a través de proyectos dirigidos a los sectores sociales desfavorecidos y excluidos y de desarrollo sostenible como forma de superación de la pobreza (150 millones dólares).



El Plan ha sido recibido con dudas y críticas desde distintas organizaciones de la sociedad civil y de ONG´s tanto nacionales como foráneas por los efectos contradictorios en los que podría incurrir:

1/ Como Plan Antinarcóticos:

Para la erradicación de cultivos se propone como prioritaria la estrategia de la Fumigación de las áreas cultivadas con productos químicos y biológicos (hongo Fusarium Oxisporum), cuya utilización supone daños irreparables a una tierra que queda estéril y los efectos sobre todo el ecosistema, incluyendo los seres humanos, están por evaluarse aunque se adivinan perniciosos.

A falta de propuestas reales para la sustitución de cultivos de coca y amapola por otros productos agrícolas que generen las rentas necesarias a los cultivadores, la fumigación no supondrá la desaparición de los "narcocultivos" sino un desplazamiento de los mismos hacia áreas selváticas con el costo añadido de deforestación y degradación ambiental.

La lucha antinarcóticos se dirige al eslabón más débil de la cadena del narcotráfico: los cultivadores que solo rentabilizan el 0.67% del tan lucrativo negocio en el que las ganancias se quedan en el norte (lavado de dólares, insumos químicos, compra de armas), que no se corresponsabiliza de un problema en que los consumidores son los demandantes (más de 50 millones)

2/ Como Plan que fortalece la Democracia:

Las críticas apuntan a un déficit democrático en la concertación del Plan con las comunidades afectadas así como un desconocimiento a las demandas que desde ellas se proponen. Falta de transparencia e información de un plan del que existen distintas versiones y del que se dice fue redactado en inglés con el nombre de Alianza Act.

3/ Como Plan para fortalecer la defensa de los Derechos Humanos:

El Plan desconoce los distintos conflictos que vive el país (económico, social, político y además armado. La narcotización del conflicto, con su estrategia de fumigación aumentará el número de desplazados en 50.000 en el sur del país que sumados a los 2 millones ya existentes, coloca a Colombia a la cabeza en cifras de desplazamiento forzoso interno tras Sudán y Angola. El problema de los desplazados implica a los países vecinos que serán los receptores de estos sin tierra (Ecuador).

Además el apoyo militar a instituciones señaladas desde distintos organismos (Human Rights Watch, Amnesty International) como violadoras de derechos humanos y connivencia con el paramilitarismo desconoce el respeto universal a estos derechos.

4/ Como Plan de Apoyo a la Paz:

Un Plan que hace hincapié en la ayuda militar (Colombia será el tercer receptor de ayuda norteamericana tras Egipto e Israel) desconociendo las negociaciones que se están desarrollando entre el gobierno y las FARC es un plan que no cree en la paz y que podría suponer una escalada en el conflicto ya que por lógica si un actor se arma la contraparte se rearma profundizándose en la guerra. Una guerra en el Sur que complicaría a las fronteras y podría extender el conflicto Ecuador, Perú, Brasil).

Desde el Sur, desde las comunidades se alzan propuestas alternativas que no desconozcan a las gentes y las tierras que se verán más afectadas:

1/ Erradicación manual voluntaria, hay un compromiso para evitar la fumigación y la esterilidad de la tierra.

2/ Sustitución de cultivos por productos rentables y con salida al mercado internacional de forma competitiva que permita el sostenimiento de las rentas campesinas (se pide responsabilidad de la comunidad internacional en la políticas comerciales y arancelarias)

3/ Proyectos de desarrollo sostenible y autocentrado que respete la identidad y especificidad de estos pueblos.

4/ Respeto a los saberes y culturas ancestrales en la apropiación, conservación y uso de los elementos necesarios para alimentación y salud.

Habrá que plantearse que hay detrás del tan traído y llevado Plan Colombia que bajo el velo de la lucha antinarcóticos esconde intereses en los recursos estratégicos de una región como la amazónica/andina rica en biodiversidad (rentabilizada por las industrias agroquímicas y farmacéuticas), rica en petróleo (en sociedades en que el hidrocarburo es la energía que mueve al mundo), rica en agua (recurso tan necesario para la vida como limitado en el planeta).

 

_______________
Rosa Duro Montealegre es politóloga y coordinadora de la Organización Ecológica OE.

 

 

Texto, Copyright © 2001 Rosa Duro. Todos los derechos reservados.
mariapandora.com

 


Babab.com
Correo: Colaboraciones
Última actualización: jueves, 01 de marzo de 2001

Copyright © 2000-01 Mañana Es Arte A.C.
Prohibida la reproducción de cualquier parte de este sitio web sin permiso del editor. Todos los derechos reservados.