Biblioteca Babab
[Visita nuestra Biblioteca: libros completos totalmente gratis]

Literatura | Música | Imagen | Sabidurías | Desasosiegos | Foro | Biblioteca



Maya Goded, fotógrafa de sexoservidoras

por Armando G. Tejeda

La imagen rompe lo mismo los grises, los blancos que los negros. Son retratos que se saben una sonora erupción de cuerpo derramado, olfateado entre las calles y callejones del barrio de La Merced por la mirada de la fotógrafa mexicana Maya Goded. La placidez en la amargura, las contradicciones, la sencillez con la que aflora el ir y venir atropellado de las prostitutas que viven entre la algarabía y la tiniebla del tradicional barrio de La Merced, encaramado en el centro de la Ciudad de los Palacios.

Maya Goded expone en el Museo Nacional del Centro de Arte Reina Sofía de Madrid una selección de veinte fotografías del trabajo al que se ha dedicado los últimos cinco años, fiel a la tradición de la escuela fotográfica mexicana contemporánea, que hunde sus raíces en Manuel Álvarez Bravo y que tiene como máximos exponentes a Graciela Iturbide, Mariana Yampolsky, Pablo Ortiz Monasteria y la propia Maya Goded.



El caminar de Maya Goded por las calles y callejuelas de ese barrio marginal le hace descubrir un mundo también repleto de historias sencillas atrapadas en el veloz trasiego de la ciudad de México. Un lugar que recuerda lo escrito por Italo Calvino en Las ciudades invisibles: "Ocurre con las ciudades lo que en los sueños: todo lo imaginable puede ser soñado, pero hasta el sueño más inesperado es un acertijo que esconde un deseo, o bien su inversa, un temor. Las ciudades, como los sueños, están construidas de deseos y temores, aunque el hilo de su discurrir sea secreto, sus normas absurdas, sus perspectivas engañosas, y cada cosa esconda otra".

Porque de las fotografías de Maya Goded a la palabra escrita en la mejor prosa sólo hay que pestañear unas veinte o treinta veces y saturar de verosimilitud y transgresión la mirada. Ese tiempo, durante el que recogió historias de "desigualdad, de transgresión, del cuerpo, del sexo, de la maternidad, de la niñez y la vejez, de creencias, de amor y desamor" quedó enquistado en su cámara fotográfica, preso de esos "matices grises" que Goded busca en la cotidianeidad.

Sexoservidoras es el titulo que da nombre al montaje que Maya Goded confeccionó para su exposición en el Espacio Uno de este museo de arte contemporáneo, que consta de veinte retratos y la emisión de un vídeo en el que otras muchas imágenes van dando rostro a los testimonios que Goded resguardó en su grabadora durante esos cinco años de inmersión en ese mundo de "gratos hallazgos" y "dolor", de largas conversaciones.

"Primero empezó cómo una curiosidad, no sabia muy bien que era lo que estaba buscando, quizá respuestas a algunas preguntas, dudas, miedos… Además, desde hace mucho, cuando me sentía sola en la ciudad de México, me iba a las bancas de la Plaza de Loreto, donde veía a las mujeres pasar. Entonces decidí, en parte porque yo estaba embarazada, platicar con mujeres mayores que se dedicaban a la prostitución. Un día llegue a la Plaza, le pague a una mujer y nos fuimos a un cuarto, donde estuvimos charlando, tomé las primeras fotos y así comenzó un poco todo. Ya después iba frecuentemente a charlar y a caminar con ellas. Me gustaba mucho vagar por ahí, buscando cosas", dijo la fotógrafa en una charla con Babab.



Además de sentirse "muy emocionada de que un trabajo social" de estas características pueda ser expuesto en "un museo de arte contemporáneo como el Reina Sofía, porque resulta muy interesante que venga un grupo feminista y hable de los derechos de las prostitutas y de la necesidad de su legalización como actividad, aquí dentro, en el Museo, y se hable en definitiva sobre la situación de la mujer y sus derechos".

"Esta actividad esta tolerada por la sociedad, pero la discriminación de que son objeto las prostitutas provoca que la violencia, los asesinatos, la explotación y la extorsión por las autoridades, siempre queden impunes. La sociedad es cómplice de esta impunidad y la justicia se reserva solo para otra "categoría" de mujeres".

"La mayoría de ellas empiezan a trabajar muy jóvenes. Muchas de las redes de prostitución van a los estados mas pobres de nuestro país, Oaxaca, Puebla, Veracruz, Chiapas, y se las traen engañadas. Además la educación y la violencia dentro del seno familiar no ayudan, pues en ocasiones vienen de un hogar en el que a lo mejor hay abusos sexuales y mucha miseria, entonces ellas tienen que salir a las ciudades a buscar trabajo. Eso hace propicio que estos enganchadores las enganchen y se las lleven a las ciudades a prostituirse. Además en México, todavía, hay muchos lugares en los que si no eres virgen y tienes un hijo, ya no vales nada".



"Me impresionó mucho ver las redes de prostitución y de padrotes, en Puebla, por ejemplo, si se compran y se venden mujeres, hay pueblos enteros en los que se da esta situación. Ahí si, a las mujeres les da mucho miedo platicarte. O en la propia ciudad de México, donde hay cuadras controladas por judiciales y donde hablar con una mujer es muy difícil. Eso se me hace tremendo, pues, al menos en el caso de Puebla, todos están ligados a esta compra y venta de mujeres, desde las autoridades hasta los propios pueblos. Yo fui con una de ellas a Laredo y me di cuenta que ahí sigue la red, que no para ahí, sino que sigue incluso hasta Nueva York".

Goded mantiene incólume ese carácter "social" en su obra, que también se vuelve denuncia, afirmación: "Crecí en la ciudad de México, donde la sexualidad femenina está dominada por la moral cristiana, por la imagen idealizada de la buena madre y la buena mujer y por una mistificación sin cuestionamientos de la maternidad. Después de cinco años de fotografiar entendí mejor lo que buscaba: Los secretos y significados que se encierran en el cuerpo de las mujeres".

Maya Goded parafrasea a Estela V. Welldon para espetar: "¿Acaso la prostitución constituye, como el incesto, una maniobra simbólica para mantener unida a la familia? ¿Acaso la función de la prostitución preserva a la familia, mediante una proveedora de sexo eterna? A estas preguntas da respuesta, de algún modo, Marilu, ya vieja en el oficio y rescatada de las calles de la ciudad por la cámara fotográfica de la artista mexicana: "Una es doctora de corazón para todos los clientes. Vienen y te platican problemas familiares y uno qué les puede decir, pues: si estas enojado con tu mujer, lo mejor que debes hacer es conquistarla otra vez, cómprale una rosas, tómala y llévasela, y dile "mira mijita te traje esta flor, pero con amor". Y él me dice: tú si me das buenas opiniones. Pues si, le digo, pues es que como a mi no me lo hacían, yo me imagino que es la mejor opción para conquistar a la mujer… Luego dicen ellos: les he comprado muchas joyas finas, y ahí muchas veces les digo que están comprando el amor, como si me estuvieran comprando a mí."

Goded confiesa que en estos cinco años de trabajo ha sido "difícil" entender la figura del padrote: "desde fuera solo se le ve como un explotador, pero para la prostituta es a menudo, no digo que siempre, su sostén afectivo y su defensa o apoyo frente al cliente, la policía y la sociedad. Este padrote establece una relación económica sobre una relación afectiva, convenciendo a la mujer a prostituirse a través del amor o la violencia. Para mi la relación de una prostituta y un padrote, en términos simbólicos, es muy parecida a la relación que se establece en una pareja cualquiera. En nuestra cultura, las mujeres dependen de la promesa de amor, y buscando esta promesa se someten a relaciones de maltrato que vulneran su individualidad. Encontré en las prostitutas, aunque en un modo mas extremo, la misma problemática de violencia y discriminación que aqueja a la mayoría de las mujeres".

Goded reconoce que su aspiración en este trabajo es que este "ayude a transformar los clichés sociales que pesan sobre la prostitución y se propicie otro tipo de cuestionamientos que nos permitan entender mejor este fenómeno".

 

 

Texto, Copyright © 2001 Armando G. Tejeda. Todos los derechos reservados.
Fotografía, Copyright © 2001 Maya Goded. Todos los derechos reservados.
mariapandora.com

 


Babab.com
Correo: Colaboraciones
Última actualización: jueves, 01 de marzo de 2001

Copyright © 2000-01 Mañana Es Arte A.C.
Prohibida la reproducción de cualquier parte de este sitio web sin permiso del editor. Todos los derechos reservados.