Biblioteca Babab
[Visita nuestra Biblioteca: libros completos totalmente gratis]

Literatura | Música | Imagen | Sabidurías | Desasosiegos | Foro | Biblioteca





MariaPandora.com
Mythos. La Historia se construye sobre miles de cadáveres

por Paz Mediavilla

El Festival de Otoño que organiza la Comunidad de Madrid y que este año ha estado dirigido por Ariel Goldenberg, nos ha traído al Odin Teatret, grupo danés a cuya cabeza se encuentra Eugenio Barba. Fue divertido, como anécdota de la rueda de prensa que ofreció en Madrid, una pregunta de una periodista presente: ¿cómo es que viniendo de Dinamarca está usted tan moreno? Risa general de todos los presentes, pero la verdad es que no es una pregunta tonta si pensamos que el Odin Teatret está afincado en Dinamarca y el señor Barba es de un moreno tal que parece pasarse el día tomando el sol en la playa y además llevaba sandalias en pleno mes de noviembre. Con una media sonrisa le contestó: "Usted olvida mi origen, yo soy de Italia del sur. Como usted sabe, la mitad de la población de mi aldea estuvo en contacto con los turcos, por eso...".



[Fotografías: Jan Rüsz]

Y es que este hombre es una mezcla curiosa de nacionalidades y experiencias que ha dado y sigue dando unos buenos frutos en el campo de la creación teatral. Nació en Brindisi en 1936 "...yo soy italiano, pero a los 16 años emigré a Noruega donde trabajé como obrero y después de algunos años comencé a estudiar en la universidad. Cuando decidí dedicarme al teatro fui a Polonia para estudiar como director y durante tres años seguí el trabajo de Grotowski (entre 1961 y 1964), cuando él era totalmente desconocido. Estaba justo en esa transición que después se tradujo en los resultados que lo volvieron muy conocido".

A su vuelta a Noruega, en 1964, no encontró trabajo y reunió a algunas personas que estaban en su situación: actores no admitidos en la Escuela Oficial de Teatro, y formaron un grupo. Durante dos años estuvieron en Noruega y después emigraron a Dinamarca, al municipio de Holstebro concretamente, que les ofreció una subvención y un lugar para que continuaran con su trabajo. A partir de este momento dejan de ser un grupo de actores noruegos para pasar a ser un grupo de actores escandinavos, formado por noruegos, finlandeses, suecos y daneses. Esta circunstancia hace que el Odin sea un grupo de "excluidos doblemente, por un lado de la institución oficial teatral y por otro, de su propia lengua. Al tener que emigrar a Dinamarca pierden el don de la palabra". La forma que tienen de afrontar esta pérdida será una de las características del grupo: tienen la necesidad de utilizar la palabra de una forma especial puesto que sus componentes hablan diferentes lenguas y, en principio, sus espectadores hablan también una lengua diferente, el danés.

Por otra parte, el Odin realiza al menos cinco o seis giras al año por muy diversos lugares, así que el no usar una lengua determinada les hace tener una lengua universal. "Cada actor tiene su propio idioma... cada espectáculo está construido de manera diferente. A veces se habla el idioma de un lugar pero, claro, nosotros estamos mucho de gira en diferentes países, con diferentes idiomas. A veces la gente lo puede entender, a veces no entiende. A veces traducimos algunos fragmentos del espectáculo, otras veces inventamos otro idioma, por ejemplo, un idioma muerto como el copto...".

Tienen como maestros a los reformadores del teatro, a los heréticos, nihilistas, revolucionarios o místicos: desde Stanislavski a Grotowski, de Meyerhold a Julian Beck, de Artaud a Judith Malina, de Brecht a Copeau. En Sudamérica a Augusto Boal, Osvaldo Dragún, Atahualpa del Cioppo.

Los estudiosos del teatro latinoamericano consideran a Eugenio Barba el padre del teatro de grupo en América Latina. Ante esto, él es muy prudente y me dice: "Desde el 76 el Odin ha viajado a América Latina casi cada año dos, tres, cuatro veces y esto ha generado fuertes conexiones, relaciones con muchas personas, muchos artistas de teatro, grupos. Países como Colombia, Perú, Argentina, Brasil, Chile... hemos estado en todos los lugares desde 1976. Ha existido este profundo intercambio que ha hecho que nosotros los hemos visitado en su porpio país, hemos hecho proyectos juntos... y al mismo tiempo, ellos nos han visitado en Dinamarca. Pero entre el teatro de grupo de América Latina y el Odin Teatret hay grandes diferencias: el Odin es un teatro de grupo donde los componentes forman parte del mismo desde hace 36 años, 34 años, 27 años, el que menos 21 años. Es un grupo que no pierde la sabiduría, la experiencia acumulada. Normalmente en los grupos no se funciona así. Se pierde la experiencia. Uno de los grupos que se ha mantenido es Yuyachkani (Perú)... hay muchas afinidades. Claro que todo el contexto hace que un teatro de grupo en Europa sea profundamente diferente: nosotros trabajamos en oposición a una tradición. El teatro de grupo en América Latina no trabaja en oposición a una tradición, al contrario, intentan construir una tradición... y las soluciones son completamente diversas".

El último espectáculo del Odin, representado este otoño en Madrid precisamente habla sobre esto. Se llama Mythos. Está basado en poesías del danés Henrik Nordbrandt y textos del Odin y dedicado a Atahualpa del Cioppo (director y dramaturgo urugüayo). El espectáculo representa un velatorio, al final del milenio y de un siglo breve que se inicia en 1917 con la revolución soviética y termina en 1989 con la caída del muro de Berlín. Alrededor del cadáver de un revolucionario se reúnen los personajes de los mitos griegos que recitan para él, que ha luchado por una humanidad internacional y justa. Suena la Internacional en el velatorio y suena a música fúnebre. Vuelve a sonar como tema recurrente en algunas otras partes de la representación. La Revolución pasa a ser un mito más y como ellos está agotada, muerta. La Historia se construye sobre miles de cadáveres, que en escena se reproducen como símbolo poético a través de pequeñas manos hechas con huesos.

El espacio escénico está en el centro de un rectángulo alrededor del cual se encuentran los espectadores. Este es uno de los modelos propuestos por Grotowski y uno de los que permiten mayor proximidad con lo que sucede en la escena al espectador. Mythos comienza con un velatorio y, debido a esta disposición del espacio escénico, el espectador se siente un asistente más a este acto fúnebre. También es destacable la labor de cada uno de los actores cuando usan sus voces o cuando hacen trabajo callado, artesanal en ocasiones y fundamental para que se desarrolle el espectáculo.

Los 36 años de vida del Odin Teatret han sido muy productivos. Han puesto en escena 23 espectáculos. En 1979, Eugenio Barba funda ISTA (International School of Theatre Anthropology), tiene en su haber numerosas publicaciones y trabajo de asesor en publicaciones especializadas como "The Drama Review", "Performance Research" y "New Theatre Quarterly". También el Odin tiene una productora y distribuidora de películas y videos sobre espectáculos y trabajo del actor (Odin Teatret Film) y una editorial (Odin Teatrets Forlag). En su propia página web podéis encontrar información sobre todas sus actividades pasadas, actuales y futuras.

Pese a toda esta experiencia acumulada Eugenio Barba en su discurso de agradecimiento al último premio recibido (The Sonning Prize, abril 2000) expresó su deseo de continuar con su sueño de juventud: "To be like the San nomads of the Kalahari desert who move towards the lightning, because where there is storm, there is water, vegetation, life" (Ser como los nómadas del desierto de Kalahari que se mueven hacia los rayos, porque donde está la tormenta es donde hay agua, vegetación, vida).

 

 

Texto, Copyright © 2001 Paz Mediavilla. Todos los derechos reservados.
mariapandora.com

 


Babab.com
Correo: Colaboraciones
Última actualización: domingo, 31 de diciembre de 2000

Copyright © 2000-01 Mañana Es Arte A.C.
Prohibida la reproducción de cualquier parte de este sitio web sin permiso del editor. Todos los derechos reservados.