Biblioteca Babab
[Visita nuestra Biblioteca: libros completos totalmente gratis]

Literatura | Música | Imagen | Sabidurías | Desasosiegos | Foro | Biblioteca





MariaPandora.com
Sebastiao Salgado: "Mi trabajo es denuncia y testimonio"

por Sanjuana Martínez

El fotógrafo brasileño Sebastiao Salgado muestra en su último trabajo a los refugiados y desplazados de todo el mundo. La exposición Éxodos y retratos se presenta hasta diciembre en el Círculo de Bellas Artes de Madrid.

Salgado emprendió en 1993 un proyecto de investigación sobre la reorganización de la familia humana en el siglo XXI. El resultado se presenta ahora en una muestra dividida en cinco secciones: "Emigrantes y refugiados. El instinto de la supervivencia"; "La Tragedia africana: Un continente a la deriva"; "Latinoamérica: éxodo rural, caos urbano"; "Asia: el nuevo rostro urbano del mundo" y "Niños de hoy, hombres y mujeres del nuevo siglo".

Durante toda su trayectoria fotográfica, la intención de Salgado ha sido denunciar los grandes problemas que afectan a la humanidad en su conjunto. Las tragedias del mundo le afectan, pero particularmente lo que sucede en su Brasil natal, donde el número de pobres aumenta cada día. En Brasil, un país con mas de 400 millones de hectáreas fértiles para la agricultura que son propiedad del 2 por ciento de la población, existen 25 millones de personas "sin tierra". Su vida, su drama y su muerte son denunciadas también por Sebastiao Salgado.



[Vietnam / Sudán]

Precisamente dentro de un proyecto mundial, el fotógrafo brasileño afincado en París editó su libro Terra con una tirada de 60.000 ejemplares, para solicitar el apoyo internacional a favor de una reforma agraria en Brasil.

El libro muestra con más de 100 fotografías la tierra de Brasil acaparada por pocas manos, los conflictos agrarios, la violencia rural, la violación de derechos humanos y la lucha de los campesinos sin tierra.

"Brasil no podrá desarrollarse como país, mientras tenga un sistema agrícola feudal. El latifundio es propiedad de un tercio de los diputados y senadores, además de una parte de la Iglesia católica más reaccionaria. Ellos son los terratenientes", manifiesta.

Salgado apoya con su libro el "Movimiento de los Sin Tierra" que constantemente está reclamando al gobierno sus derechos en el campo donde se cultivan solo 60 millones de hectáreas, de las cuales solo se utiliza el 15% para el desarrollo agrícola, el resto son latifundios en estado de improductividad.

Para Salgado "un rostro revela la historia y el sufrimiento de todo un pueblo", por eso ha dedicado 20 años de su trabajo a la actividad en el campo de Brasil. Con su equipo ha fotografiado los acontecimientos humanos del mundo, desde Etiopía y Zaire, hasta Sudamérica.

"En Brasil no ha habido una revolución como en México, por eso no existe la distribución de la tierra. Desde el descubrimiento del país, nunca se ha permitido que la gente del pueblo tenga la tierra para trabajarla".



[Bombay / Yakarta]

Acompañado de su esposa Lalia Wanick, que ha concebido y diseñado su libro, del compositor y poeta brasileño Chico Buarque, y el escritor portugués y premio Nobel José Saramago, Salgado denuncia la actual impunidad que se vive en Brasil donde los últimos años la policía militar ha asesinado a más de 2.000 campesinos.

"Hace 30 años, el 80 por ciento de la población de Brasil vivía en los campos. Ahora el 76 por ciento vive en la ciudad. Ha habido una expulsión del campo, pero ahora los campesinos no quieren abandonar su lugar de origen, por eso ha nacido el movimiento de los sin tierra".

Uno de los mayores problemas del éxodo masivo de las poblaciones rurales es la desintegración de las familias: "inicialmente‚ estas familias intentan mantener el núcleo comunitario, procurando todos sus miembros ayudarse unos a otros, sin embargo, la persistente falta de recursos, poco a poco, rompe la cohesión del grupo, de tal manera que en la búsqueda de soluciones aceptables para la supervivencia, cada uno se entrega al sálvese quien pueda: la mendicidad, el robo y la prostitución. Los hijos adolescentes abandonan a los padres, que, a su vez, abandonan a los hijos menores".

Dijo que según la Fundación Estatal del Bienestar del Menor (FEBEM) la proporción de niños abandonados permaneció estabilizada en el 10 por ciento durante mucho tiempo, pero aumentó en los últimos años hasta el 35 por ciento.

El "Movimiento de los Sin Tierra" también es denominado "Movimiento de Trabajadores Rurales" (MCT) y nació hace quince años. Lo agrupan millones de campesinos de los 23 estados de Brasil: "es el más grande movimiento campesino de América Latina, son pacifistas, solo quieren justicia". Explica que en Brasil no existe una ley agraria, solo un "Estatuto de la tierra" que apareció en 1964 elaborado por la dictadura militar y que posibilita la expropiación de las áreas clasificadas como latifundios por explotación o por dimensión: "ese estatuto fue impuesto por los Estados Unidos, que tienen todavía tanto interés en Brasil".

Sin embargo, afirma que esa legislación, sobre todo en lo que se refiere a la reforma agraria, permanece como letra muerta en lo esencial, ya que, aunque asegura la expropiación de la tierra que no sea productiva, en la práctica este mandato no es respetado por los latifundistas.

Salgado comenta que en total existen 850 millones de hectáreas: "la única forma de llegar a una reforma agraria, es con una exigencia popular y el apoyo internacional".

El drama

Con semblante serio, el fotógrafo comenta las condiciones de vida de estos campesinos: "existen decenas de millares de familias brasileñas que viven en campamentos a la vera de las carreteras en varios puntos del país. Son familias de sin tierra que, poco a poco, se van uniendo y formando verdaderas ciudades, a veces con una población superior a los diez mil habitantes. Las condiciones de vida son rudimentarias, falta de todo: agua, alimentación, instalaciones sanitarias, escuelas para los niños, asistencia médica."

Señala que otro de los problemas que padecen es la inseguridad, ya que además de la policía militar, existen las guardias privadas de los terratenientes.

"Son personas que viven inseguras, sujetas a las provocaciones y violencias que infligen los matones y otras fuerzas de represión organizadas por los latifundistas, que temen la ocupación de sus propiedades improductivas. La situación en esas ciudades es, de hecho, peor que la de los campos de refugiados en África, pues los sin tierra no cuentan con la protección de las autoridades, no reciben asistencia institucional y ninguna organización humanitaria ni la ONU les presta ayuda".

El mayor problema, dijo, es la impunidad que actualmente prevalece en Brasil: "hay una violación tremenda de derechos humanos. La represión ejercida por las policías militares aumenta. El año pasado asesinaron a 19 campesinos y todavía no hay culpables, porque la policía militar no puede ser juzgada por tribunales civiles, sino por el ejército, entonces los oficiales asesinos nunca son condenados, ninguno a lo largo de la historia ha sido encarcelado".

Afirma que en definitiva el "Movimiento de los sin tierra" hace la parte que le corresponde al gobierno de una mejor distribución de la tierra, ya que en ocasiones toman las tierras de los grandes propietarios en un "acto legítimo" para hacerlas productivas. "Los propietarios de tierra, latifundios en general, todavía viven "parasitariamente" en virtud de la lógica trágica de las capitanías hereditarias, establecida por los portugueses a principio de la colonización. Quedó arraigada en la mentalidad de la clase dominante del nordeste brasileño la idea del señor de la tierra, tierra como símbolo de poder e influencia en la sociedad".

Salgado explica los puntos básicos que debe tener una reforma agraria: "una distribución de las tierras improductivas, un presupuesto real para la compra de las tierras, porque el movimiento de los sin tierra no quiere la tierra regalada, sino quiere comprarla con prestamos que le puedan otorgar, y además se requiere un apoyo en infraestructura agrícola".

"La propuesta del MCT no es solo tener la tierra, sino luchar por la ciudadanía, es decir, por tener escuela, medicina y la información técnica para el plantío y la comercialización del producto".

Informa que en Brasil se cultiva café, azúcar y soja, y tiene el más grande rebaño bovino económico del mundo, con 170 millones de cabezas de ganado.

Iglesia y selva

Salgado, nacido en Aimorós, tiene 53 años, es economista de formación y sus inicios en la fotografía datan de 1973 con un reportaje sobre la sequía en el Sahel. Comenta que Brasil siempre ha tenido una iglesia católica militante muy cerca del pueblo, con las comunidades de base agrupadas en la teología de la liberación: "los obispos formaron un movimiento que se llama "las pastorales de la tierra" y eso dio una formación fabulosa a la gente. La reforma agraria no puede venir del presidente brasileño, sino de la presión social". Sin embargo, dijo que después de la llegada de Juan Pablo II, la jerarquía católica inició una desmovilización total de la iglesia militante brasileña: "pero el Papa no se dio cuenta que todo ese trabajo de la Iglesia hecho antes no desapareció, sino que se materializó en el movimiento de los sin tierra. Ahora en este movimiento hay muchos curas que han abandonado la Iglesia para participar en las exigencias de los campesinos". Añade: "la teología de la liberación ha sido desmovilizada porque la Iglesia de Juan Pablo II es una iglesia hecha para ahorrar, que piensa en hacer catedrales, no en el ser humano".

Dijo que una buena parte de los obispos que apoyan el movimiento de los sin tierra han aportado, sin el apoyo del Vaticano, hectáreas de tierra para los que la quieran trabajar: "pero hay otra parte muy reaccionaria, que todavía posee muchas tierras, grandes extensiones de tierra".

Otro de los problemas es la deforestación de la tierra selvática y recordó el caso de Beiradao, ciudad próxima al Proyecto Jari, ideado por el millonario norteamericano Daniel K. Ludwig, que recibió del gobierno militar en 1967 la concesión de tres millones de hectáreas de la selva virgen del Amazonas.

"Entre los principales objetivos del proyecto, figuraban la producción de celulosa, para lo que fue necesaria la destrucción de centenares de millares de hectáreas de selva virgen, luego sustituida por otras especies no autóctonas, y la extracción de las reservas de caolín, que es usado para mejorar y aclarar la celulosa, e incluso, en las industrias de la goma y farmacéutica. Las reservas de ambos existentes en las áreas concedidas eran suficientes para atender las necesidades del proyecto, aunque sin embargo estas tierras fueron explotadas sobre todo para la exportación de la producción de arroz a gran escala, en un área de catorce mil hectáreas, y para la cría extensiva de ganado bovino".

Salgado se refiere también al problema del cacao: "extraño destino el del cacao. El precio de todo aquello que se obtiene a partir del cacao no para de subir, pero el precio del cacao en el mercado internacional no para de caer. Se trata de uno de esos productos cuyo precio se determina en países que jamás han producido ni un solo fruto".

Denuncia y testimonio

Los derechos de autor de Terra han sido donados por Salgado al los "Sin tierra". Además de la publicación del libro se ha montado una exposición "democrática" con una cincuentena de fotografías de gran formato que cualquier museo o institución puede adquirir por 500 dólares, una cantidad que servirá para ayudar al movimiento campesino brasileño.

Al comentarle que algunos críticos lo acusan de vivir de la pobreza de los demás, responde: "Eso se ha convertido en una moda, me acusan también de utilizar la estética para explotar. Yo tengo que vivir, no soy un fotógrafo rico, tengo un equipo y les pago un salario, además para equilibrar mi presupuesto me es muy difícil llegar a final de mes. Con la venta de los pósters en el mundo, el movimiento de los sin tierra se quedará con el 60%. Los críticos viven de eso, esta semana el Financial Times puso en duda si soy periodista, porque he tomado partido por un movimiento de campesinos. ¿Quiénes son ellos para criticarme, que están totalmente comprometidos con el capital mundial?." Añade: "vengo de un país pobre, lo humano me interesa mucho, con la fotografía documental que hago intento provocar un debate. La fotografía es como un vector ligado con los problemas. No fotografío a miserables, sino a pobres que tienen una enorme dignidad y luchan para mejorar su vida. Mi trabajo es denuncia y testimonio".

 

 

Texto, Copyright © 2000 Sanjuana Martínez. Todos los derechos reservados.
Fotografías, Copyright © 2000 Sebastiao Salgado. Todos los derechos reservados.
mariapandora.com

 


Babab.com
Correo: Colaboraciones
Última actualización: miércoles, 01 de noviembre de 2000

Copyright © 2000-01 Mañana Es Arte A.C.
Prohibida la reproducción de cualquier parte de este sitio web sin permiso del editor. Todos los derechos reservados.