Biblioteca Babab
[Visita nuestra Biblioteca: libros completos totalmente gratis]

Literatura | Música | Imagen | Sabidurías | Desasosiegos | Foro | Biblioteca





MariaPandora.com
The Parking Lot Is Full: Disneylandia después de la oscuridad o el surrealismo sucio

por Sergi Puertas

Vamos a decirlo a las claras: el problema con el humorismo es que todo el mundo se cree medio gracioso y así nos va. Cuando te vas a cortar el pelo el barbero te crucifica a chistecillos picantes y a la que te descuidas tu compañero de oficina te perpetra un gag. En las cenas de empresa, una vez nuestros comensales han dado buena cuenta del vino, solemos terminar chapoteando en una ciénaga de humor grueso y mas tarde, menuda suerte la nuestra, el taxista que nos conduce de vuelta a casa resulta ser un bromista vocacional. Vivimos, está visto, rodeados de una miríada de cachondos mentales, que Dios nos asista. Pero como lo de Dios está por demostrar, también los medios de comunicación y artísticos andan copados por esos mismos seres donairosos que tan esforzadamente nos alegran la jornada a golpe de chascarrillo. Efectivamente, se conoce que a fuerza de asestar chistes como machetazos, un porcentaje de estos, nuestros graciosos cotidianos, consiguen hacer oficio de su propensión por la risotada chusca. Y lo dicho, así nos va.

Supongo que es precisamente esta situación tan siniestra, este monstruario permanente de ocurrentes de vía estrecha, lo que propicia que surjan propuestas como The Parking Lot Is Full y lo que provoca que, aun tratándose de un producto tan obviamente minoritario, sus seguidores a nivel mundial sean -seamos- legión.



[Dos viñetas de The Parking Lot Is Full traducidas por Sergi Puertas]

The Parking Lot is Full, la tira semanal de Pat Spacek (guión) y Jack McLaren (dibujo), es un ejemplo de hasta qué punto Internet puede servir de escaparate para que un par de tipos con ideas brillantes y poco más consigan una audiencia más que nutrida. Nacida en 1994 y colgada en una de esas direcciones web llenas de carpetas y barras y más subcarpetas, PLIF ha ido ganando y ganando publico hasta poder permitirse, con el transcurso de los años, tener un dominio propio, publicar varios libros recopilatorios en papel y crear su propia línea de merchandising. Por si fuera poco durante los dos últimos años ha pasado también a publicarse primero en un periódico universitario y actualmente en un diario de ámbito local. Pero vayamos a lo que nos ocupa: ¿Qué demonios es esto de El Parking Está Lleno? ¿Quién es ese tal Pat Spacek que guioniza el invento?

Si quisiéramos despacharlo rápido podríamos definirlo como a un Gary Larson de un universo paralelo que se pasara el día subido de PCP, escribiendo sus tiras entre flashbacks del ácido, delirios conspiratorios y fantasmas de una infancia traumática. Pero para aquellos que desconozcan al maestro Larson y su genial colección de tiras de cómic The Far Side, Pat es lo mas parecido a un genio del caos que podemos encontrar en la red. Por PLIF, ese su universo psicótico y surreal creado a medida, podemos ver desfilar semanalmente a un Hitler virtual, a señoras que sueñan con hombres que les orinan los zapatos, a Macaulay Culkin chutándose heroína, militares que planifican las guerras de Sudamérica frente a un filete, muñecas repollo que tienen sus propios campos de concentración, pederastas obsesionados con Disney, Jesuses de Nazareth que practican la lucha libre americana, y dioses que, cuando llueve, nos mean mientras nos aseguran que están llorando. El porno viene de una dimensión paralela donde copular es un infierno, las mujeres terrestres llevan décadas siendo inseminadas por alienígenas y en las playas aparecen periódicamente centenares de hombres rana muertos que el gobierno se apresura rápidamente a tapar. Todo es una conspiración y la abuela, que es la única que tenía noción, apareció devorada por los cerdos. Parece como que Mickey Mouse tuvo algo que ver en todo este tejemaneje tan turbio pero, ¿quién conoce a nadie?



[Viñeta de The Parking Lot Is Full traducida por Sergi Puertas]

Si bien a estas alturas habrás ya decidido que el señor Spacek sería un sujeto más bien inquietante como canguro de tus niñas, es cierto que este profesor de inglés afincado en Corea del Sur -desde donde semanalmente manda su guión a través de la red para que sea dibujado por Jack McLaren- tiene algo. El surrealismo ha sido de siempre terreno pantanoso y, sin embargo, el tipo se maneja en este mundo del absurdo como Pedro por su casa. También en el proceso de destrucción de los iconos de nuestra cultura -como los personajes de dibujos animados o los de la Biblia- es fácil caer en el ridículo, en la mamarrachada fácil, y sin embargo Par Spaceck consigue un producto tan hilarante como desconcertante, un resultado final que la mayoría de semanas huele a genialidad en estado puro. Junto al dibujo de McLaren, que ha ido evolucionando desde unos principios algo bizarros a un complemento perfectamente competente a sus elucubraciones, el PLIF de cada semana constituye para muchos de nosotros el flotador al que agarrarse en este océano de graciosos.

En definitiva: pruébalo. Esta en la red y es gratis. Un ultimo consejo: si te gusta, no dejes de apuntarte a la lista de correo. Con más de dos mil feligreses suscritos, en ella no sólo se te informará puntualmente de la aparición de cada nueva tira, sino que además podrás disfrutar ocasionalmente de introducciones escritas por el propio Spacek tan interesantes como el cómic mismo. Como los microcuentos del Santa Claus alternativo o los poemas del skinhead nazi. Y si no te gusta, bien, siempre te quedarán los patéticos humoristas patrios. Y que Dios te guarde y nosotros que lo veamos. Y cuando el jefe cuente alguno verde no olvides echar la cabeza atrás y retumbar de pecho como si te fuera la vida en ello.

 

 

Texto, Copyright © 2000 Sergi Puertas. Todos los derechos reservados.
Sitio web oficial de PLIF, http://www.plif.com
mariapandora.com

 


Babab.com
Correo: Colaboraciones
Última actualización: miércoles, 01 de noviembre de 2000

Copyright © 2000-01 Mañana Es Arte A.C.
Prohibida la reproducción de cualquier parte de este sitio web sin permiso del editor. Todos los derechos reservados.