Mariapandora.com
[Visita nuestro patrocinador]

Literatura | Música | Imagen | Ciencia | Desasosiegos





Deabruak.com
Lucrecia: "Sigo yendo a contracorriente"

por Vicky Bastos

Enciendo el móvil y tengo un nuevo mensaje en el contestador que me llama la atención. Una voz dulce, profunda, y con mucho acento cubano me dice que dejemos la entrevista para más tarde: "Estoy agotada, por la mañana un programa de radio, tú sabes... y luego mi Carlitos que lleva toda la tarde haciéndome las trenzas".

Y cuando me encuentro con Lucrecia tiene un nuevo peinado. Eso sí, toda ella es color y no sólo sus trenzas. Lleva un anillo de arco iris que adorna su larga mano morena y unas gafas de sol que esconden sus expresivos ojos. Y yo pienso: ¡Qué guapa es! Pero luego me olvido cuando la escucho. Porque sus palabras y la energía que desprende son como un torbellino de luz y de alegría.

VICKY BASTOS - ¿Cuántos años llevas ya en Barcelona?

LUCRECIA - Pues mira, nueve años como quién dice la cosa.

VB - Desde Cuba a España. ¿Qué te motivó cruzar el océano?

L - Mira, yo trabajaba en la orquesta de mujeres más famosa de Cuba, Anacaona, y nos invitaron a actuar a Barcelona. Hacíamos repertorio cubano y propio. Sobre todo versiones de Celia Cruz.

VB - Y una vez en la Ciudad Condal decides quedarte a probar fortuna.

L - Antes de nada he de decirte que yo empecé desde cero y que nadie me regaló nada.

VB - Sí claro, pero tú eras diferente. Una cubana atípica, diría yo.

L - Al principio, todo el mundo me decía que iba contracorriente. Esperaban de mí, brillo, vestidos cortos. Yo creo en lo que tú comuniques como persona, ser fiel a través de la música siempre.

VB - Lucrecia, cuéntanos cómo fue tu primera toma de contacto con la música.

L - A "mami" le gustaba mucho. Y cuando yo tenía siete años me llevó a la escuela para hacer las pruebas de piano. Al conseguir cien puntos, se dijo: "Esta es la mía" (ja, ja, ja). Y así fue como comencé. Pero yo estaba loca por jugar a la bicicleta y a la "suiza" y tenía que ir a estudiar. Era demasiado flaca. ¡No paraba quieta ni un momento!

VB - Aunque luego dirigiste tu carrera hacia el canto.

L - Sí, bueno, a mí lo que me gustaba era cantar. Y comencé con la música popular cubana. Luego gané premios en Cuba con mi propio repertorio. Hacía arreglos y orquestaciones para la Orquesta Anacaona, hasta que llegué a España.

VB - ¿Fueron duros los comienzos? Para los músicos en sí ya lo son. Y más si vienes de fuera...

Al principio casi. Confieso que estuve a punto de tirarlo todo por la borda. Yo pensaba: "Pero si mi país me quiere".

VB - ¿Qué te hizo permanecer en España?

L - Conocí a un señor que quería promocionar la música cubana y le gustó lo que yo hacía. Así que firmé un contrato discográfico. Gracias a esto me quedé.

En España no hay una educación musical importante

VB - Hablemos de tú música. ¿Qué evolución ha sufrido a lo largo de estos años?

L - La gente que conoce mi trabajo sabe que tengo dos partes. Por un lado, los boleros y por la otra, la música más bailable. Realmente, a mí me gustaría enfocar mi carrera de cara al teatro, es decir, hacer un espectáculo más acústico e íntimo, donde el sonido se ensucie menos.

VB - Pero existen los compromisos discográficos y el mercado, que a veces no le permiten a uno hacer lo que quiere.

L - Ante todo yo me considero "música", realmente. Más que una artista con su marketing premeditado. Yo no quiero pensar en ventas, quiero hacer lo que me dé la gana, pero claro, todo esto te condiciona. Lo que yo hago no es, por ejemplo, como el jazz que no hay una competencia constante. Yo sólo quiero estar tranquila, crear la música que quiero y dirigirme al público que me quiera.

VB - Dura lucha la que planteas en un mundo cada vez más mercantilizado.

L - Es que se estereotipa mucho. Si pretendes hacer algo diferente y con tu propio sello, resulta muy complicado para el oído que se le ha inculcado a la gente. En la radio ponen música demasiado simple. Aquí en España no hay una educación musical importante.

VB - Pero es que tú vienes de Cuba, cuna de grandes maestros...

L - En mi país somos "requetemusicales". Allí se oye de todo, pero se conoce más la música americana que la cubana. Claro , y el dólar, tu sabes (ja, ja, ja). Las canciones las escuchábamos a través de cintas que llegaban no se sabe cómo. No venían los nombres de los grupos, ni nada. Así conocí yo a Steps Ahead, Benson, Pat Metheny...

VB - Tus letras, tus melodías, no son sólo canciones de amor y ritmos bailables. También está la intención de los mensajes.

L - Trato de que mis canciones no sean superfluas e intento que contengan grandes dosis de reflexión y de melancolía. La vida diaria es bastante dura. Y yo sigo yendo contracorriente. No pienso en un mercado, sino que razono, razono mucho.

Antes vivía en una cápsula, hasta que abrí los ojos

VB - Aunque sabemos que no te gusta hablar de la política de tu país, nos resulta inevitable. Sobre todo porque ello marcó mucho tus primeros pasos en España.

L - Cuando llegué a Barcelona todo el mundo quería saber de qué parte era. Si era de aquí o de allá. Y yo decía: "Yo soy yo". Pero no lo entendían.

VB - Pero algo tendrías que decir al respecto, o por lo menos justificar esa ausencia de compromiso político.

L - Con mi primer disco ("Me debes un beso", 1993, Magic Music) nada de política. Pero desde 1993 a 1995 me pasaron muchas cosas y empecé a abrir los ojos. Vivía en una cápsula y no me inmiscuía en nada, sólo en actos antirracistas. Luego comencé a participar en actos de solidaridad a Cuba.

VB - Y ahora, ¿eres de alguna parte?

L - Mira, yo solo quiero que la gente se lleve lo mejor que pueda. Todos somos cubanos ¿no?, y bastante tenemos con el exilio para estar "fajados" entre nosotros mismos.

Decidimos enfocar el tema hacia otros derroteros. Lucrecia se ha puesto seria y hasta ahora no había parado de reír. De nuevo se le ilumina el rostro cuando le preguntamos acerca de sus últimas colaboraciones artísticas.

L - No he parado. En Agosto trabajé con Alex Acuña en Los Ángeles (Tolú) que hace latin jazz. Luego, con Paquito de Rivera, con un tema que cantaba Beny Moré, llamado "Cómo fue" (Tropicana Nights). Aquí en España, grabé con Los especialistas (Un pez en mi maleta). Y recientemente me fui a Estados Unidos a participar en un disco de la UNICEF que homenajeaba a la música latina. En este CD, Tocando Tierra, colaboran artistas importantísimos tales como Rubén Blades, Willy Colón, Mercedes Sosa, Tito Puente, Willy Chirino. Y a mí me tocó cantar el tema que titula el disco: (Y Lucrecia canta) "Yo soy del Sur, soy del Norte y el universo es mi pasaporte".

VB - Últimamente también te has sumergido en el mundo del celuloide.

L - Tuve una escena en la película Segunda Piel, donde cantaba "Yucali" en forma de bolero. Y ya más como actriz, en Ataque Verbal, donde hago de una jinetera cubana que se enamora de la protagonista.

VB - Háblanos acerca de tus próximos proyectos.

L - Seguiré dando conciertos por todo el territorio español presentando mi último disco Cubáname (Universal, 1999). En junio haré una gira por Europa con un espectáculo en el que también estarán Celia Cruz, Willy Chirino y Paquito de Rivera como director musical.

¡Casi nada! Pero Lucrecia ha trabajado duro para llegar alto.

Hará alrededor de siete años, actuaba con cierta asiduidad en el Café Central (Madrid). Era un espectáculo en el que cantaba boleros de siempre, pero había algo en esta mujer que la hacía diferente porque con su cálida voz era capaz de transmitir esas letras de amor y desamor de una manera personal, creando una atmósfera íntima y mágica, como es ella.

VB - Lucrecia, ¿Cómo ves tu futuro?

L - Mi futuro no lo veo (ja, ja, ja). Voy fluyendo como el agua y veo como se desarrolla mi futuro. Y aplico la frase que me dijo una amiga: "El pasado es ya pasado, el futuro es un misterio, y el presente es nuestro regalo".

 

 

Texto, Copyright © 2000 Vicky Bastos. Todos los derechos reservados.
mariapandora.com
[Visita nuestro patrocinador]

 


Babab.com
Correo: Colaboraciones
Última actualización: miércoles, 08 de marzo de 2000

Copyright © 2000-01 Mañana Es Arte A.C.
Prohibida la reproducción de cualquier parte de este sitio web sin permiso del editor. Todos los derechos reservados.