Mariapandora.com
[Visita nuestro patrocinador]

Literatura | Música | Imagen | Ciencia | Desasosiegos





Deabruak.com
Alicia Moreno: "Creo que después de la Sanidad y la Educación está la Cultura"

por Paz Mediavilla

Pensaba que conocía a Alicia Moreno de verla sobre las tablas. Precisamente, la última vez, fue en la presentación del Festival de Otoño del año pasado en el que tuvo una participación en escena. Pensé: qué privilegio tener una Consejera de Cultura que además es actriz y vive el mundo de la creación artística desde dentro absolutamente... pero me equivocaba "...pero no sólo tú: todo el mundo, incluso físicamente -que no me parezco en nada a mi hermana, ella rubia platino de pequeña y yo totalmente morena- nos confunden y nos han confundido constantemente".

Parece que la confusión entre estas dos hermanas es generalizada. Mi entrevista es a Alicia Moreno, Consejera de Cultura de la Comunidad de Madrid y Directora del Festival de Otoño desde 1997 hasta 1999. En lo que no me equivocaba es en el conocimiento desde lo más profundo de la materia que tiene entre manos esta mujer. Hija de la actriz Nuria Espert y hermana de Nuria Moreno, con la que se produce la confusión de la que hablaba al principio. Nuria lleva trabajando desde hace veinte años con la Compañía Lindsay Kemp. "En el año 89 montaron Alicia, basado en la obra Alicia en el país de las maravillas y desde entonces ya la confusión es total", me comentaba Alicia en esta entrevista, "tanto Nuria como yo estamos acostumbradas a que nos confundan permanentemente los nombres, ambas contestamos a Nuria y Alicia con total naturalidad".



Fotografía: Paz Mediavilla.

Alicia Moreno, hoy Consejera de Cultura coincidió en la comañía de Lindsay Kemp con su hermana durante nueve o diez años, pero su trabajo fue detrás de las tablas, concretamente en la distribuidora y productora de la compañía. Su trabajo nunca ha estado encima del escenario. Eso sí, ha participado en varias películas, una de ellas cuando tenía once años "y todo el mundo decidió que iba a ser actriz, menos yo".

Así que me encuentro con la real Alicia Moreno en su despacho de Consejera y que me aclara cuál es su función como tal "en principio me ha pillado la separación de las dos Consejerías: Cultura por un lado y Educación por otro, con lo que empezábamos de cero, creando una Consejería nueva con todo lo que conlleva de trabajo administrativo, desde la creación de los puestos de trabajo hasta todos los trámites de la separación. La Consejería se ha quedado con dos Direcciones Generales, de un lado está teatro, danza, cine y música y, de otro, están archivos, museos, bibliotecas y exposiciones. Así que el trabajo tiene una parte administrativa propiamente, de administración de fondos y otra de intentar llevar a cabo los proyectos, intentar realizar sueños...".

Precisamente por todas las actividades que esta Consejería conlleva, va a abandonar la dirección del Festival de Otoño de Teatro que, como decía ha realizado durante tres ediciones. 1999 ha sido su último año al frente del mismo. Entrando en su gestión me confesaba Alicia Moreno que ha intentado apostar por el riesgo, por ofrecer cosas diferentes a las que ofrece habitualmente la cartelera. El público del Festival demanda cosas nuevas, cosas de las que ha oído hablar y quiere tener acceso a ellas. Dice haber sido criticada por impulsar el teatro más que actividades como la danza o la música "pero es que yo creo que el teatro internacionalmente de los tres era el que salía peor parado... creo que a lo largo del año son muy pocas las ocasiones en las que ves compañías extranjeras, salvo esporádicamente en el Círculo de Bellas Artes o antes en la sala Olimpia...".

Respecto a esto, me parece oportuno preguntarle a Alicia Moreno por el Festival Internacional de Teatro y el porqué de su desaparición. Me aclara que era algo organizado por las tres Administraciones Ministerio, Ayuntamiento y Comunidad y que desconoce las razones por las que dejó de existir. En principio coexistieron Festival de Otoño y Festival Internacional de Teatro, por eso, piensa se potenció más la música por parte del Festival. También el hecho de que ahora exista un Auditorio y un Teatro Real hace que se programe menos música en el Festival, puesto que estos lugares tienen sus propias programaciones permanentemente, "de modo que con los años va variando el momento histórico e incluso político que determina que las cosas evolucionen en un sentido u otro".

Volviendo al riesgo que rige sus planteamientos a la hora de programar hablamos de Bob Wilson, una de las estrellas de este último Festival "Wilson es un número uno. Sin verlo, su espectáculo es sí o sí primera calidad, es siempre un hombre que tiene cosas que decir y cosas muy importantes, cuál es el riesgo... pues que el espectáculo no guste, pero ningún otro. En el estreno de Wilson había sentado en el teatro arquitectos, pintores, directores de cine, es decir, gente que habitualmente no encuentras en los estrenos de teatro. Es lo bueno de los espectáculos en vivo, que tienen el poder de verdaderamente hacerte pensar, recapacitar, de alimentarte".

Otro planteamiento claro de su labor desde la Administración es prioritariamente la de difundir, promocionar y dar a conocer, antes que la rentabilidad de un espectáculo "yo creo que nuestros números salen si el espectáculo interesa, si el espectáculo aporta al día a día, creo que después de la sanidad y la educación está la cultura, o al lado".

Sin ningún tipo de vacilación, por otra parte, lanza una crítica clara al ciudadano que no tiene ninguna inquietud cultural y que se queda en su casa sentado delante de la televisión "pienso que no se necesita una preparación especializada para ver un espectáculo, excepto el tiempo de sentarte y dejarte llevar por lo que ves. Por otra parte para mí el hecho teatral es tan cotidiano que cuando pienso en que hay mucha gente que tiene mi edad que no ha pisado nunca un teatro no deja de sorprenderme. Creo que se pierden una parte muy importante de la vida. Hay cosas tremendas a colación de lo que hablamos, como el fútbol, por ejemplo, si tú le das al ciudadano medio fútbol doce horas al día no pide ninguna otra cosa...".

Entramos en el terreno de la financiación del Festival que hasta ahora es íntegramente pagado con los fondos de la Comunidad, aunque se está estudiando seriamente la cofinanciación por parte de empresas privadas también. "Aunque la taquilla es parte del hecho teatral pues sin taquilla no hay teatro, lo prioritario no es colgar el cartel de no hay localidades", aunque me confiesa, "es una de las cosas que más placer da en el mundo".

Con los Festivales, pues desde la Consejería no se lleva sólo el Festival de Otoño, están también el Festival Alternativo, Teatralia, para niños, Música de Arte Sacro, Madrid en Danza, Clásicos en Verano, lo que se persigue es complementar la oferta cultural de Madrid. "Se nos critica a veces de estar solapando la oferta teatral privada, pero pienso que es indemostrable y que el teatro está funcionando muy bien en todos los ámbitos".

Concluimos la entrevista con los deseos que mueven la gestión de Alicia Moreno "a mí me gustaría que se me viera como un apoyo más que ninguna otra cosa, poder llevar a cabo proyectos que eso hace mucha ilusión y pelear para que salgan y estar atentos y alerta a los proyectos importantes, por interesantes o porque necesiten de un apoyo institucional. Eso es lo que creo que nos mantiene a todos aquí, el hecho de poder de verdad realizar los sueños. Muchos de ellos obviamente no se pueden cumplir, pero otros muchos sí". El sueño que ahora la ocupa es levantar un teatro, un espacio "yo creo que la Comunidad tiene que tener un teatro. Es el proyecto número uno. Madrid necesita un teatro propio y en ello estamos trabajando".



Fotografías: Tilde de Tulio.

 

Robert Wilson, con su espectáculo The days before: death, destruction & Detroit III (Los días anteriores: muerte, destrucción y Detroit III), fue una de las estrellas del Festival de Otoño.

El estreno de esta obra se produce en Detroit en 1978 (Detroit I), se hace una segunda representación en Berlín (Detroit II) y finalmente el estreno oficial en Europa que ha sido en Madrid del 18 al 21 de noviembre de 1999 enmarcado en el Festival de Otoño (Detroit III).

The Days before: Death, Destruction & Detroit III nace de varias fases de desarrollo a lo largo de tres seminarios de verano en Watermill Center, fundado por Robert Wilson en Southampton, Long Island, en 1992. Este centro se creó para ayudar a la creación de nuevos enfoques artísticos y ofrecer a los nuevos creadores la oportunidad de dedicarse a la creación y a la investigación artísticas. Desde el centro se potencia el espíritu innovador que ha caracterizado a todos los trabajos de su creador Bob Wilson. También la interrelación y cooperación entre diversas disciplinas. Así, The Days before... es el resultado de los esfuerzos conjuntos de los participantes en Watermill.

La primera fase de elaboración se inicia en 1996, una segunda fase se realizó en el seminario de 1997 y en una tercera etapa, en 1998, se incorporaron el texto y el sonido. Primero fue concebida visualmente y después se buscó un texto.

La obra consta de dos actos. Un primer acto en el que aparece el gallo (personaje principal o protagonista). Y un segundo en que aparece la lechuza (antagonista). Son las máscaras de un mismo personaje. Dice Bob Wilson. "uno y uno no es igual a uno, pero dos sí es igual a uno. Es una sola máscara con dos caras. O como las dos manos del mismo cuerpo, que son dos pero forman parte de una unidad. Muy parecidas, pero completamente distintas".

En cuanto a la manera en que se acoplan el texto y lo visual en la obra, Wilson ponía un ejemplo muy gráfico: "son como dos rejillas que pueden superponerse de diferentes maneras. De modo que no hay sólo un camino de asociación". Sería como la unión de una comedia muda y un serial de radio. La mezcla de imágenes y sonido se hizo libremente consiguiendo así muy diferentes resultados a través de la misma.

La obra fue creada para el final del milenio, pero desde la perspectiva del que mira a todo el milenio pasado. La posición espacial es un punto indefinido, en el que no está claro si se mira hacia adelante o hacia atrás -suspensión en el tiempo y en el espacio-.

Tanto el texto de Eco como el montaje es un tipo de viaje mental. La música hace referencia a diferentes culturas. El montaje está lleno de referencias temporales, es decir, no es una obra "intemporal", porque aunque carece de referente temporal específico, la obra "está llena de tiempo".

Como texto de la obra, se han tomado dos voces totalmente diferentes: textos de The Island of the Day before, de Umberto Eco y Tone Poems, de Christopher Knowles. Este último más musical. Es tonal, matemático, estructurado. Le da el contrapunto al texto de Eco, lleno de contenidos bastante duros.

El montaje intenta no dar una lectura, no dar un significado, sino la posibilidad de dar al espectador la distancia para que cada uno vea su propio significado.

También es característico la mezcla internacional de actores, de diferentes edades, culturas, educaciones, de diferentes experiencias y bagajes. Esto ofrece la posibilidad de tener cualquier voz. "En el mundo en que vivimos no nos dan la oportunidad de escuchar todas o algunas de las voces".

 

 

Texto, Copyright © 2000 Paz Mediavilla. Todos los derechos reservados.
Fotografía, Copyright © 2000 Paz Mediavilla. Todos los derechos reservados.
Fotografías, Copyright © 2000 Tilde de Tulio. Todos los derechos reservados.
mariapandora.com
[Visita nuestro patrocinador]

 


Babab.com
Correo: Colaboraciones
Última actualización: martes, 09 de mayo de 2000

Copyright © 2000-01 Mañana Es Arte A.C.
Prohibida la reproducción de cualquier parte de este sitio web sin permiso del editor. Todos los derechos reservados.