Mariapandora.com
[Visita nuestro patrocinador]

Literatura | Música | Imagen | Ciencia | Desasosiegos





mariapandora.com
Transmetropolitan: I love it here

por Sergi Puertas

 

"Si te sientes deprimido, crispado y agotado, entonces estás en el estado de ánimo perfecto para hacer buen periodismo."

Spider Jerusalem.

Hace ya unos años, una tipa sagaz de DC comics, la sacrosanta editorial de comics que parió a Superman, se supo oler que los tebeos al uso, en plazo breve, no iban a interesar ni a la hija de tu vecino. Es decir, enciende la tele, arranca la consola de videojuegos. Bájate al kiosco o agárrate una cinta en el vídeo club. Ve al cine. Ahora piénsalo bien: ¿qué clase de competencia ofrecen contra todo eso supervillanos y héroes de pega? ¿Mamotretos estáticos embutidos en mallas y que vomitan tontería pura? Contra decenas de canales de televisión por cable y cientos de experiencias interactivas en CD-ROM? Oh, al infierno con ellos y pon ya Cartoon TV...

Efectivamente, la industria del comic yankee estaba por entrar en una crisis de campeonato de la que aún hoy no ha salido del todo. Pero Karen Berger se la vio venir anticipadamente. Fue así como la buena de Karen, que trabajaba en DC como editora de los pocos comics "adultos" de la compañía, propuso la fundación de un sello específicamente "adulto" que se daría en llamar Vértigo.

Vértigo ha tratado desde entonces de ofrecer lo que ninguno de los otros medios ofrecía; a tender a los extremos en una cultura en que todo tiende al centro y en la que nadie arriesga en propuestas diferentes. Vértigo juega al papel del radicalismo; un radicalismo moderado, ojo: no debemos olvidar que DC se encuentra detrás. Pero aun así, el propósito de Vértigo es rellenar los huecos que los demás medios dejan con un material presuntamente inteligente y alternativo.

En este marco surgió Transmetropolitan. Si bien sus primeros números aparecieron bajo otro sello llamado Helix, pronto se le concedió el sello Vértigo. Y es que Transmetropolitan cumplía perfectamente con los tres requisitos básicos de los comics Vértigo: a) Se trataba de un comic de autor. b) Iba dirigido a un publico adulto. c) Era "diferente".



Ambientado en un futuro totalmente desquiciado y apocalíptico, Transmetropolitan nos narra el día a día de Spider Jerusalem, el columnista más salvaje de una ciudad en la que, estadísticamente, una nueva religión nace a cada minuto. Spider Jerusalem tiene un tatuaje justo por encima del culo que reza: "Besa aquí". Spider Jerusalem tiene fama de ser el hombre más peligroso del mundo con un teléfono: la última vez que le dejaron a solas con uno, con unas pocas llamadas desencadenó el suicidio en masa de toda la cúpula del poder de Praga. Spider Jerusalem encadena los pitillos mientras hace tambalearse al país tecleando su columna, "I hate it here". Y si bien su principal arma es su ordenador portátil, podemos también ocasionalmente verle armado con un bazooka o con un disruptor intestinal, un arma ilegal de fabricación casera que provoca diarrea súbita. Ya sabéis, esa clase de tío. Típico. Su ex-mujer pidió ser criogenizada y mantenida en estado de hibernación con orden expresa de no ser descongelada hasta que exista certeza absoluta de que Spider Jerusalem esta muerto y bien muerto. No os digo más. Todo un personaje.

Su creador no es otro que Warren Ellis, un británico famosillo ya en su tierra natal por escribir Lazarus Churchyard, un título de culto. Ocurre que esto de ser un escritor de tebeos de culto en U.K. parece ser que no paga las facturas. Así, cuando a Warren le salió un chanchullo para escribir superheroes para Marvel Comics, ni corto ni perezoso, se fue para los USA a hacer carrera. Como Warren era un tío con mucho oficio, campeó esta etapa con bastante dignidad; sólo que escribir diálogos para señores en pijama que vuelan y dan tortas es poco gratificante. Por eso Warren presentó a DC el que iba su proyecto más personal hasta la fecha. Y DC se lo aprobó. De plasmar sus elucubraciones se encarga Darick Robertson, un dibujante de talento que, hasta la fecha había también trabajado en tebeos de poca monta y que, de pronto, se encontró dibujando mes a mes el título de su vida.

Warren y Darick están desde entonces tomándose la revancha a los mandos de Transmetropolitan. Como dos amordazados a los que de pronto retiráramos el esparadrapo, Warren y Darick gritan a pleno pulmón todo aquello que llevaban ya tiempo queriendo decir. Transmetropolitan es un comic que rezuma odio por los cuatro costados. Un comic que aborrece a las masas pero que, en ocasiones, despierta ternura por el individuo. Y aunque es probablemente imposible hojear uno de sus números sin hallar mil veces la palabra "Fuck" y derivados, Transmetropolitan está en las antípodas de la crítica descerebrada y obvia. Transmetropolitan es un tebeo inteligente e incisivo que, en clave de humor negro, señala las lacras del presente a través de un retrato de los horrores del futuro. Un tebeo que, a un tiempo, da risa y acidez de estomago.

Hace unos pocos meses, Norma editorial tuvo el detalle de ofrecernos, en cuatro tomitos, la edición castellana de los primeros ocho números de la serie americana; serie americana que, por cierto, ha rebasado ya la veintena de números y que prosigue implacable su avance cosechando premios y el reconocimiento de la critica especializada. Sólo queda confiar en que las cifras de ventas sean en nuestro país lo suficientemente lucrativas para que la cosa no acabe aquí.

Tal vez Transmetropolitan no sea el mejor comic que has leído jamás. Posiblemente tampoco sea el mejor de la línea Vértigo. Habrá quien señale que Transmetropolitan carece del estilismo literario del Sandman de Neil Gaiman, o de las propuestas vanguardistas y psicotrópicas a las que Grant Morrison nos tiene acostumbrados en The Invisibles. Y tendrá su razón: Transmetropolitan no va a cambiar ni tu vida ni el comic-book tal como lo conocemos. Transmetropolitan es básicamente entretenimiento inteligente de primerísima división y eso es todo, pero, ¿sabéis qué? Yo soy de quienes creen que éste es el mayor cumplido que se puede hacer a cualquier producto, cualquiera que sea su medio.

 

 

Texto, Copyright © 2000 Sergi Puertas. Todos los derechos reservados.
Sitio web oficial de Warren Ellis: www.warrenellis.com
mariapandora.com
[Visita nuestro patrocinador]

 


Babab.com
Correo: Colaboraciones
Última actualización: viernes, 31 de diciembre de 1999

Copyright © 2000-01 Mañana Es Arte A.C.
Prohibida la reproducción de cualquier parte de este sitio web sin permiso del editor. Todos los derechos reservados.