Editorial

 

Babab cumple años

La Canción Del Cuatro

por Luis Miguel Madrid



Cada día Babab es más rabo de nube[1] y menos la revista de cultura que queríamos que fuera. Y no es malo ni bueno. Es, y la gracia de este torbellino inmenso por el que nos hemos dejado llevar es la de la razón, aunque lo decimos con cara de oso panda porque siempre habíamos pensado que la razón tenía ciertas virtudes pero no precisamente gracia.

La cuestión es que Babab ha decidido cumplir su cuarto año siendo un sueño razonable, uno de esos en los que no es preciso agitarse ni gritar o despertarse entre sudores. Todo lo contrario, Babab es una de esas revistas que sueña que está jugando silenciosamente al póker, apostando al riesgo de la escalera de color y la razón de los faroles.

En ese duermevela de jugador de fortuna, Babab ha ido creciendo a la velocidad del cachalote y se está convirtiendo en un jugador lleno de aletas intercontinentales con más de cien mil fichas de visitantes. Y lo que es mejor, los colores de sus países aumentan y también crecen los de las nacionalidades de sus colaboradores, consiguiendo que tanta mezcla de colores proporcione la ausencia de color.

Gracias pues a todos los jugadores, visitantes y artistas variopintos con los que Babab está construyendo una casa transparente y razonablemente graciosa.

Los cuatro años, cuatro, de esta canción -la canción del cuatro- se han ido escribiendo con ilusión incrédula, tratando de ser los mismos siendo diferentes. Pasamos los meses dando bienvenidas a las nuevas figuras y echando de menos a las que se tomaron un respiro. Todos ellos han creado este sueño que hoy se llama Cuatro para llevarlo hasta un número indefinido de colores numéricos.

Hoy ha comenzado el siguiente, se llama Cinco y aunque tendrá grandes parecidos con sueños anteriores, nace con la esperanza de ser aún más compartido, quiere Babab que sus colaboradores y sus lectores sean también socios, que sus amigos sean partícipes directos de esta historia común que se llama como la madre de Babab: Mañana Es Arte[2]

Entre la última época y la que vendrá estamos tratando de realizar las reformas que nos pedía el cuerpo de la revista, tratando de evolucionar sin perder la compostura: un poquito de diseño por aquí, incorporar el pdf por allá -para los que gustan descargar los archivos y leerlos en papel-, secciones nuevas, aumentaremos el número de publicaciones de la biblioteca, continuaremos y fomentaremos la política de puertas abiertas a los creadores variopintos, trataremos de conservar la calidad -o razón- en la selección de los artículos y nos seguiremos relacionando con las revistas, entes o asociaciones afines, como ARDE -Asociación de Revistas Digitales de España-[3], constituida y puesta en marcha con la participación de Babab durante el pasado año.

Finalmente, ratificamos por cuarto año nuestra adicción al libre albedrío, la contradicción, la tolerancia y el sin sentido de donde nace el arte.

_______________________

Notas:

1. Así es como llaman a los tornados en el caribe.

2. Asociación cultural sin ánimo de lucro, editora de Babab. Los interesados en formar parte de este proyecto pueden solicitarlo en cualquiera de las direcciones de la redacción de Babab.

3. La página de ARDE es: www.ardeweb.org






Volver al sumario


Opina sobre este artículo
Nombre:
E-mail:
Asunto:

¿Qué opinas sobre este artículo?
  

Texto, Copyright © 2004 Luis Miguel Madrid. Todos los derechos reservados.



[ Entra ahora en Babab.com ]
Entra en Babab.com

 


Babab.com
Suscríbete a Babab y recíbelo puntualmente en tu buzón
Última actualización: enero de 2004

Copyright © 2000-04 Mañana Es Arte A.C.
Prohibida la reproducción de cualquier parte de este sitio web sin permiso del editor. Todos los derechos reservados.