Artículos de Rafael Fauquié

Detenido eco del azar

El instante posee un eco: el de la palabra que lo enuncia; y si la palabra es el eco del azar, la escritura es el azar detenido, el orden enfrentado al azar o el orden decantándose en medio del azar.

“Había una vez…”, por Rafael Fauquié

Nuestro tiempo individual deja oír sus ecos en las voces que escogemos escuchar o decir. ¿Cuándo comienza nuestro tiempo? ¿Cuándo empezamos a ser realmente nosotros, a conocer el mundo y a reconocernos dentro de él? Podemos evocar sus inicios a la manera de esas historias que comienzan con la fórmula “Había una vez...” Y, así, los recuerdos con que evocamos nuestra historia comenzarían de la misma manera: “Había una vez...” con los puntos suspensivos abriendo las puertas a cualquier argumento.