Literatura Narrativa

Amagi, una novela de Sagar Prakash Khatnani

Amagi

spacer30x60

por Eva Contreras 

“Sólo estamos vivos mientras somos felices”

amagiportada

Atrás quedaron los tiempos en que un autor novel dependía de que alguno de los muchos editores a los que había enviado su manuscrito le diera una oportunidad y publicara su primera obra. Actualmente Internet ofrece otros cauces para aquellos que quieren darse a conocer. Sagar Prakash Khatnani, tras pasar varios años escribiendo Amagi, su primera novela, la autoeditó y distribuyó a través de Amazon promocionándola en las redes sociales. No necesitó de nadie para darse a conocer. Sin embargo el éxito depende de un factor más: tu libro debe ser bueno. Cuando consigues más de 2000 descargas y que editoriales como Planeta, Ediciones B, Mondadori y Suma de Letras se interesen por él está claro que vas por el buen camino. Pero ¿qué tiene Amagi de especial?

El propio autor, Sagar Prakash Khatnani, joven escritor de origen indio, aunque nacido en Tenerife, describe su obra como “una novela de aventuras, intriga, amor y principalmente autoayuda y espiritualidad”. Una mezcla atractiva y adictiva en la que encontramos ecos de Paulo Coelho y de Las Mil y una noches, que ha sido comparada con la obra de Gibrán Khalil, Bucay o Benedetti en la que se esconde también la sombra de El Principito aderezada con una gran dosis de exotismo y sabiduría.

La novela cuenta la historia de Yuseph, un joven que sueña desde siempre con una palabra que desconoce, “Amagi”. La búsqueda de su significado le guiará en un viaje de aprendizaje lleno de aventuras. Junto a él recibiremos enseñanzas de los personajes y situaciones con que se encuentra, perlas de sabiduría recogidas de antiguas tradiciones y culturas que configuran una filosofía de vida enfocada a la consecución de la verdadera felicidad.

Amagi, es, en palabras del autor, una “palabra sumeria de más de 3000 años de antigüedad considerada el primer vocablo inventado para designar el concepto de libertad.” La libertad de ser uno mismo sin miedo para poder alcanzar la felicidad.

“Criticas que la sociedad te obligue a comportarte como el resto de la gente. ‘¡Ellos me están robando la felicidad!. ¡Estoy obligado por los deberes y las tradiciones!’. Pero no son ellos quienes te controlan, eres tú quien te autocensuras. Culpas de tu sufrimiento a los demás y así puedes seguir dormido.”

La búsqueda de Yuseph se hace nuestra mientras leemos, aprendemos con él en esta suerte de colección de cuentos con moraleja que nos hace sentir otra vez niños que leen libros de aventuras. Los giros de la trama nos sorprenden, las soluciones ingeniosas se suceden y al final es inevitable preguntarnos cómo un escritor tan joven ha llegado a recopilar tanta sabiduría.

Este cuento para adultos, intemporal, como una fábula, está lleno de espiritualidad. La idea de que hay algo más allá de nosotros mismos planea sobre la historia. Todo tiene significado, todo pasa por algo:

“como en un rompecabezas cada pieza de nuestra vida tiene una razón, un sentido, y un porqué”

“La persona que llega a tu vida siempre es la persona correcta, hay algo que debes aprender de ella”.

La historia de Yuseph es una historia de transformación y crecimiento interior que invita a abrir la mente y no dejarnos llevar por las apariencias: “No vemos lo que es sino lo que creemos”. Al leer Amagi hacemos nuestro su aprendizaje porque su búsqueda es la de todos.

Hay libros que pasan por nuestras vidas dejando un recuerdo, las imágenes suscitadas por una historia que nos hizo disfrutar o al menos entretenernos durante un tiempo. Pero hay otros que logran permanecer en nuestro interior porque nos cuentan algo que en el fondo ya sabíamos, y los hacemos nuestros para siempre. Amagi pertenece a esta segunda categoría.

spacer30x60

Entrevista con Sagar Prakash Khatnani

sagar

“En la vida hay que estar despierto porque
todo son apariencias y nada es lo que parece”

¿Quién es Sagar?
Nací en Canarias en 1983, soy de origen indio, he estudiado un ciclo superior de imagen y sonido y otro de Técnico en Protocolo Internacional, además de varios cursos de cinematografía y fotografía en Madrid. Actualmente estoy cursando la carrera de periodismo.

Es sorprendente que siendo tan joven escribas una obra que contiene tanta sabiduría. ¿De dónde viene todo ese saber que has incluido en Amagi?
Supongo que de la necesidad de conocer, de aprender, de desvelar algo de este maravilloso misterio que es vivir.

¿De dónde surge la idea de escribir Amagi?
Era un reto personal, una meta con la que había soñado siempre. Pero la historia tenía que elegirme, y Amagi me buscó a mí. Creo que cada hecho de mi vida, cada inquietud me llevó irremediablemente a contar esta fábula sobre los sueños. Pasados los años, me alegra, me satisface, me entusiasma levantarme por las mañanas y descubrir los maravillosos mensajes que me envían desde todas partes del mundo, felicitándome y dándome las gracias por escribir una fábula como Amagi. Siento que mi esfuerzo ha valido la pena, que he cumplido mi sueño y que es un logro superior a mí, que tiene vida propia. Amagi ya no me pertenece, vuela por su cuenta y anida en el corazón de los lectores.

“Cada pieza de nuestra vida tiene una razón, un sentido, y un porqué”, “La persona que llega a tu vida siempre es la persona correcta, hay algo que debes aprender de ella” ¿Quién organiza de tal modo nuestra vida?
Considero que uno mismo. Sin embargo, es innegable que estamos determinados por nuestro entorno.

¿En qué cree Sagar?
En que la motivación por alcanzar nuestros anhelos jamás puede ir impulsada por el miedo a la decepción o el deber, sino por el amor y la pasión por nuestros sueños. Los deseos importantes son aquellos que imaginamos cuando estamos despiertos. Aquellos que nos impulsan a levantarnos e ir a por ellos a pesar de la dificultad y el reto que entrañan. No hay que olvidar que soñar es importante, pero despertar lo es aún más.

¿Cuál es tu historia favorita de las que contiene Amagi?
Si hay una enseñanza en el libro que me ha marcado y me parece muy profunda, es la del cardamomo y el Judío, aquella en la que descubrimos que todo en la vida es pasajero.

¿Cuáles han sido tus influencias y tus fuentes?
Amagi recoge todos los cuentos del Hinduísmo, del Sufismo, el Taoísmo, el jasidismo e incluso el cristianismo, ensartados como las cuentas de un gran collar en la historia de Yuseph, el aprendiz que se convierte en maestro, el esclavo que quiso dominar el mundo. He bebido de Gibrán Khalil, de Rajneesh, Rabindranath Tagore, Krishnamurti, Vivekananda… Y al final, Amagi no es más que la historia de todos nosotros: la del paso que va de la adolescencia a la madurez.

¿Qué otros escritores te gustan?
Me encanta la literatura británica: Charles Dickens, Henry Fielding, las hermanas Brontë, Elizabeth Gaskel, George Eliot, Gerald Durrell…

¿Cuál crees que es el público ideal de tu novela?
Todos los públicos. Decirles a los amantes del entretenimiento que Amagi es una historia de aventuras, de amor, de venganzas y traiciones, reencuentros entre antiguos personajes, con una narración fluida, plagada de giros inesperados y con sorpresa final. Para los amantes de la novela de autoayuda, es una novela de filosofía vital, reflexiva, que ensarta las enseñanzas de culturas milenarias y ancestrales, y lo que muy poca gente sabe: el libro empieza por la palabra Amagi y termina con la palabra Amagi, es una obra circular.

¿Qué te parece más acertado, que relacionen Amagi con Las Mil y una Noches o con Paulo Coelho?
Con Las Mil y una Noches, con un cuento de cuentos.

¿Alguna recomendación para otros autores noveles? ¿Les aconsejas que se autoediten?
Yo diría que hoy en día, los escritores noveles tenemos una oportunidad de oro. Las redes sociales son muy democráticas y la gente comparte aquello que les gusta y disfrutan. Y si algo gusta a la gente, a las grandes editoriales también les gusta. Ahora que vero cumplido mi sueño con Amagi en las librerías de España, Argentina, México y Perú, con la oferta de la traducción al ruso, una segunda edición pendiente y más de 10.000 seguidores en facebook… sé que todo empezó cuesta arriba en una escaleras en las que me senté cinco largos años a escribir un cuento de cuentos que me inspirase a mí y a millones de personas… Puede que no llegue nunca a esa luna que un día señalé, pero me sentiré satisfecho si logro alcanzar la cima de la montaña.

¿Tienes en mente ya otra novela? ¿Puedes adelantar algo?
Hace unas semanas me llamó la editorial ofreciéndome el proyecto de escribir una recopilación de cuentos ancestrales. Y como toda aventura comienza con un sí, ésta no podía ser menos. También estoy colaborando mensualmente con el periódico El País, en el blog Migrados y con la revista Mente Sana.

Por último, ¿qué le dirías a alguien que aún no se ha leído el libro para persuadirle de que lo hiciera? ¿Cuál es para ti la clave de Amagi?
Según los propios lectores Amagi es un libro ameno, muy fácil de leer, plagado de frases y pensamientos para subrayar. Algunos me escriben diciéndome que es para leerlo dos veces: una para devorarlo, otra para meditarlo. Amagi es una novela que sorprende en cada una de sus páginas. Está narrada con un lenguaje sencillo y fácil, donde se combinan la fantasía, el misterio, el amor, drama y pasión en una historia que recoge los cuentos más inspiradores de las tradiciones budistas, hinduistas, sufíes o jasídicas.Si hubiese que resumirlo, diría que Amagi te muestra dónde mirar, pero no te dice qué ver.

Más información sobre Amagi: 

Web oficial

Página de facebook


Texto © Eva Contreras, 2014
Todos los derechos reservados.


Danos tu opinión