Sin categoría

Con la boca abierta. Una visión mordaz de la cultura mitigada por la gastronomía

Con la boca abierta

Harold Bloom, tan buen cocinero de paellas como crítico literario, escribió de Antonio Bernabéu: “Todos los días, a la hora de cenar, le digo a mi mujer que no tenemos a nadie como él en New Haven ni en toda la ciudad de Nueva York.»

«Aunque en ocasiones puede oler a cocina, no es éste, en estricto sentido, un libro sobre gastronomía […]. Su propósito manifiesto es sentar a la mesa a ciertos personajes para sorprender su candor, ya que la mesa configura un recinto, desideologizado e inerme, y tribal por supuesto, en el que la afinidad electiva brota de una forma espontánea. Y aquí hay que recordar que nuestra civilización fue tramada entre el ágora y el banquete…». Antonio Bernabéu

En este ejercicio, el juego literario pretende transformar la mera nutrición en un ámbito de cultura, que disuelve fronteras entre el cuerpo y el mundo, que restaura los mitos y que aporta cumplidas proyecciones simbólicas a las obtusas existencias humanas. Anecdotario, diríase, extraño, inusual y ameno al que si se le buscan precedentes de género terminaremos tropezando con la curiosa voluntad, miniaturista, candorosa e inerme, iniciada por el biógrafo John Aubrey, a mediados del siglo XVII, en Inglaterra; a la que Lytton Strachey pudo añadir complejidad y enjundia y a la que, más tarde, Edith Sitwell logró sacar de quicio con sus excéntricos ingleses. La cumbre de este género la constituyen, sin que nos quepa duda, las Vidas imaginarias, del francés Marcel Schwob, una obra de medido lirismo que, según reconocía Borges, constituye el inicio de su narrativa. Bernabéu añade, a esta larga e ilustre tradición biográfica, de pequeño formato y gran intensidad, un claro acento cultural, una vindicación irónica y el distanciamiento preciso para dejar desnudos, a sus protagonistas –James Joyce, Ferrán Adrià, Emily Dickinson, Ibn Jaldún, Groucho Marx, Voltaire, Dinesen, Nietzsche, Rabelais, Sciascia, Flaubert, Keynes, Bach, Shakespeare, Churchill, Balzac, etc.–, de cualquier fetichismo. Pariente de la gastronomía y enemigo feroz del libro de recetas, este hilarante divertimento retoma el camino, hoy un tanto dejado de la mano de Dios, que recorrieron los maestros de la literatura culinaria española Néstor Luján y Álvaro Cunqueiro.

Antonio Bernabéu

Nace en Burjassot, Valencia. Se incorpora muy joven, en Madrid, a la redacción de la revista Triunfo. A partir de entonces ha alternado el trabajo periodístico con un empeño decidido por introducir en la vida cultural española, a través de varios ciclos de conferencias temáticas y de invitaciones personales, a destacados representantes del ensamiento contemporáneo. En este sentido, desfilaron por sus eventos culturales gentes como Susan Sontag, Georges Duby, Richard Sennett o Ilya Prigogine. Concretamente, Harold Bloom anticipó en Madrid, en una de estas intervenciones, el contenido de lo que, más tarde, constituiría su libro “El cánon occidental”.

Con la boca abierta

Páginas: 230

PVP: 15.50€

ISBN: 978-84-93955-22-9

Formato: 14 * 22 cm

Danos tu opinión