Sin categoría

LAS MUJERES ROJAS DE RAS

 

Las mujeres rojas de Ras llegarán en septiembre. De momento se han ido colocando por aquí, entre la portada y el primer archivo a la derecha de BABAB, llenando de líneas coloradas el lugar de los recuerdos locos y los desbaratados.
Ras se llama también Rashid El Jaouhari y quiere a las mujeres.
Será en septiembre, a partir de las nueve de la tarde del día 19 de septiembre.

La reunión de todas ellas se llamará MUJERES.
Será en la Champañería Librería MARÍA PANDORA

LMM

LA CONSTANTE DE RAS

Hace unos meses estaba buscando algo por la casa y me encontré con un montón de fotos. Por supuesto, como todos, dejé de buscar y me puse a mirar las fotos. En ellas encontré varias de Ras, en una estábamos en un puesto de la feria del libro, en otra en un concierto, otra era de mi cumpleaños, otra era cenando, en otra haciendo una lámpara… Tenía muchas fotos suyas en actividades diferentes y me pregunté cuantas cosas había estado haciendo Ras en su vida, cuántos trabajos había tenido, y sin quererlo me descubrí mirando uno de sus dibujos que tengo colgado en casa, uno que me regalaron para mi cumpleaños.

Entonces me di cuenta que la verdadera constante en Ras eran sus dibujos. Él podía estar trabajando en la música pero de vez en cuando nos enseñaba un dibujito. Cambiaba de trabajo pero no dejaba de dibujar, cambiaba de casa y seguía dibujando. Desde un hombre tocando el piano hasta una pareja en el parque con sus niños-bestia, temáticas diferentes y formatos complicados como la puerta de una casa, siempre predominando el blanco y negro y algunas veces introduciendo un poco de color.

Unos días después del momento de las fotos me llamó Ras y me dijo que había organizado una exposición con sus nuevos dibujos. Por supuesto eran de una temática que no había tocado aún y en formatos diferentes. Le dije que siempre me sorprendía y que tenía ganas de ver la expo y acabé escribiendo un texto.

Jack Burton

 

Conocí a Rashid hace no mucho tiempo para mí, hace mucho según él.

Me siento afortunada por haber visto gran parte de su obra (y milagros), incluso un día “me abrió” sus carpetas para que investigara. Y aunque como él mismo reconoce, parte de ella debería estar en la basura… otras tantas son piezas verdaderamente interesantes.

Cuando accedí a ver la que es/será su próxima exposición… la verdad, me dejó completamente a cuadros. Hacía siete años de su última expo de la que aún guardo buen recuerdo, incluso alguno de sus cuadros preside mi despacho, pero tras ver esta nueva serie esos buenos recuerdos han pasado a un segundo plano. Esto es muchísimo mejor a nada de lo que haya podido hacer antes.

Adiós al “cubismo chistoso”, adiós al “surrealismo étnico”, adiós “muchachas de instituto”. Hola MUJERES. Pues esta colección está dedicada plenamente a nosotras, captadas con total naturalidad y respeto. Gordas. Delgadas. Fuertes. Altas. Bajas. Con pechos grandes. Con pechos pequeños. Mujeres normales. En situaciones cotidianas la mayoría de ellas. Como si hubiera detenido el tiempo en un instante en el que nadie más hubiéra reparado. Pero Rashid, sí.

Su estilo aún respira una clara influencia del cómic, aunque por momentos, por mucho que esa obsesión ya la tenga superada, reluzca cierto sabor a Alphonse Mucha, Gustav Klimt o Egon Schiele (salvando las distancias, claro, pero el sabor está ahí…). Parece que por fin se ha encontrado a sí mismo artísticamente, y si no es así (puesto que a saber con qué puede sorprenderme la próxima vez…), al menos, sí ha madurado.

Con muy pocas líneas, ha sabido plasmar a la perfección a cada una de sus protagonistas. No hay sombras, no entra en detalles, incluso se permite el lujo de no finalizarlas como cualquier otro haría. No. Se queda sólo con lo esencial. Y aún así, se arrepiente de haber cargado en exceso algunas de ellas. Me ha llamado especialmente la atención el cómo ha recurrido al color rojo para resaltar sus melenas y peinados, como siempre defendió (y defiende), “la verdadera personalidad de una mujer la muestra su pelo”. Me negaré siempre, en rotundo, a aceptar esta afirmación, pero también es cierto que nunca le falló. Y parte del encanto de “sus mujeres”, es que todas ellas tienen personalidad propia, en muchos casos compartida, todo sea dicho, pero a él le gustan así.

A quienes veáis las piezas finales, enmarcadas a su manera, descubriréis que su talento va más allá de saber plasmar en papel las imágenes que pasan por su cabeza. Todo un acierto su juego con los espacios y la ubicación de las láminas en los mismos, algo con lo que ya le había visto jugar.

Hay muchos detalles por los que darle un buen tirón de orejas, pero ya es más que consciente de ellos. Y posiblemente este no sea el lugar ni el momento, así que hasta la siguiente visita, te lo perdonaré.

Ahora… nada de esto servirá si vuelve a desaparecer otro puñado de años. Aunque Rashid es así. No se lo tengáis en cuenta.

Enhorabuena Ras! Este sí que es tu camino.

V.M.

 

MUJERES – EXPOSICIÓN VIRTUAL

 


Imágenes Copyright © 2012 Rashid El Jaouhari
Textos Copyright © 2012 Los autores
Todos los derechos reservados.



Danos tu opinión